Finalmente será inaugurada la sala “Carlos Monsiváis” de la Cineteca Tijuana

Tijuana y sus fuertes vínculos históricos con el cine

Por Sergio Raúl López

TIJUANA, BC.- Al tener el gran núcleo de la producción industrial fílmica, Hollywood, a unas horas de distancia, la relación de esta ciudad fronteriza con el desarrollo cinematográfico ha sido longeva y constante, además de para- lela: el primer plano con los trazos urbanos de la ciudad data de 1889 y apenas seis años más tarde los hermanos Lumi?re crearían el cinematógrafo. Desde entonces, más de un centenar y medio de cintas han tenido a Tijuana como locación y la producción industrial llega muy rápido a sus cines. Y estamos a cinco días de que, finalmente, sea inaugurada la Cineteca Tijuana Carlos Monsiváis, una sala de 35mm para el cine de autor, de arte, del mundo.

Inherente a su condición de ciudad fronteriza, la capital de Baja California permite no sólo el cruce de personas -las menos- hacia Estados Unidos, sino prohíja una abundante y permisiva promiscuidad cultural ante el cruce de miles de expresiones artísticas. Y el arte fílmico es reflejo de ello, pues ha albergado producciones hollywoodenses desde The Heart of Paula (1916), de Julia Crawford y William Taylor, hasta Traffic (2000), de Steven Soderbergh, y Babel (2006), de Alejandro González Iñárritu, pero también producciones habladas en español que van del narcodrama español Perdita Durango (1997), de Álex de la Iglesia, a la comedia de enredos Norteado (2010), de Rigoberto Perezcano, pasando por el documental Tijuaneados anónimos (2009), de José Luis Figueroa y Ana Paula Rodríguez, o el videohome El Pozolero (2009), de Alfonso O. Lara, con John Solís.

Empero, la cartelera cinematográfica local se encontraba dominada -como en el resto del país- por el cine industrial y comercial producido, casi en su totalidad, en Estados Unidos. De modo que para corresponder con la pluralidad cultural de la ciudad fronteriza y para oponer un proyecto de cultura audiovisual a esta realidad, el Centro Cultural Tijuana (Cecut) ha mantenido una programación alternativa desde su fundación -hace 29 años- tanto en su Sala de Video como en el Domo Imax -que además dota al edificio de su característica esfera de concreto, conocida como La Bola- y proyecciones extramuros. Pero el miércoles 7 de diciembre, a las 19 horas (tiempo del noroeste), con la inauguración de la Sala Carlos Monsiváis, con Las razones del corazón (2011), el melodrama más reciente de Arturo Ripstein, se completará el proyecto bautizado como Cineteca Tijuana.

-Más que solamente un espacio físico es un concepto que engloba las actividades que en materia de cultura audiovisual viene realizando el Cecut desde su fundación. Debemos recordar que el primer recinto del Cecut que se abrió al público en 1982 fue, precisamente, el Domo IMAX, que en ese momento era la segunda sala de su tipo en el país, y desde entonces no ha dejado de proyectar películas de gran formato -precisa Víctor Magdaleno, gerente de Comunicación del Centro Cultural Tijuana.

Desde hace 18 años se realiza el San Diego Latino Film Festival, en una ciudad vecina, y más al norte Los Ángeles es asiento de las más poderosas productoras de cine; pero, además, persiste una importante actividad en la región, tanto porque universidades como la de las Californias ofrecen especialidades en cine, porque opera la Comisión de Filmaciones de Baja California como un vínculo de las casas productoras, junto con los estudios Baja Films donde se han rodado cintas como Titanic (1997), de James Cameron, y Little Boy (de Alejandro Monteverde, con Sean Astin y Kevin James, a estrenarse en 2012), advierte Magdaleno.

La primera programación de la Sala Carlos Monsiváis será la 53 Muestra Internacional de Cine, pues forma parte del programa Cineteca Va, que incluye convenios con las cinetecas de Zacatecas, Nuevo León, San Luis, la Red de Cineclubes de Sonora, el Cine Morelos de Cuernavaca, la Casa de Cultura de Ciudad Madero, el Parque Ceiba de Playa del Carmen, la Sala Miguel N. Lira de Tlaxcala, el Teatro Guillermo de Vivar de Pachuca y el Cineforo de la UdeG, entre otros.

La charla prosigue con Víctor Magdaleno:

-Aunque todo este año ya funcionaron propiamente como Cineteca Tijuana, ¿qué tanto crecerá el proyecto al contar con una sala especial para 35 mm?

-El crecimiento es notable si se tiene en cuenta el enriquecimiento de la oferta cultural que significa la alianza con Cineteca Nacional, lo que permitirá al público tijuanense conocer y disfrutar un tipo de cine que habitualmente está fuera de la cartelera comercial. La alianza establece la oportunidad de armar ciclos de autor, temáticos, por género, por país, o hacer revisiones críticas de directores, trayectorias, filmografías, etcétera. Las posibilidades de difundir cine nacional e internacional de calidad son muchas, pues equivale a una extensión de la Cineteca Nacional en nuestra ciudad, lo que redundará en la ampliación de la cultura cinematográfica en la región, así como la preparación de cuadros profesionales en materia de cine, toda vez que se incrementarán los cursos y diplomados sobre diferentes aspectos de la materia. Se trata de un convenio amplio de colaboración, si bien Cineteca Tijuana tendrá la libertad para contratar películas y servicios con otros proveedores.

-¿Funcionarán con actividades extra cinematográficas, es decir conferencias, cinedebates, mu- sicalizaciones y demás actividades reflexivas en torno al séptimo arte?

-Sí, de hecho la Sala Carlos Monsiváis se construyó con un foso para orquesta con la intención de poder ofrecer funciones con acompañamiento musical al estilo del cine silente. De modo que las musicalizaciones están previstas, al igual que conferencias ilustradas con imágenes y mesas de análisis. Una parte importante de las actividades de la Cineteca Tijuana tiene que ver con la capacitación de cuadros profesionales en distintas ramas, como escritura de guiones, aspectos de dirección, producción, etcétera. Desde hace años, el Cecut organiza cursos y diplomados imparti- dos por personal del CUEC, el CCC y otras instituciones relacionadas con el cine, lo que permitirá aprovechar las ventajas de una ciudad como Tijuana que históricamente ha tenido fuertes vínculos con el cine. El hecho de que en la vecina ciudad de Rosarito se encuentren los estudios Baja Films y que en el corredor San Diego-Los Ángeles, en California, se localice una buena cantidad de casas productoras y viva un número importante de cineastas independientes, abre toda una gama de posibilidades.

Este artículo se publicó originalmente en la sección de cultura del diario El Financiero (2/XII/2011).


Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: