Posts Tagged ‘VI’

Convocatoria a la sexta Muestra de perspectiva de género

febrero 9, 2017

unnamed

La Muestra Internacional de Cine con Perspectiva de Género (MICGénero) efectuará su sexta edición del 3 de agosto al 10 de septiembre de 2017, en México, y del 14 de septiembre al 1 de octubre de 2017, en Argentina por lo que abrió su convocatoria a largometrajes de ficción o documental –mínimo 50 minutos– y cortometrajes de cualquier género y país, relacionados con las secciones: vs. media; Democracia, medios & feminismo; Derechos sexuales y reproductivos; Etarismo y relaciones intergeneracionales; Ecofeminismos; Queer y postporno; Encierros y reclusión; Disonancias; Cuerpo atlético; Resiliencia; Movilidad humana y migración; Minoridades en foco; Niñez y Derechos Humanos.

Hay tres periodos de inscripción, la temprana, al 24 de febrero, gratuita; la regular, al 31 de marzo, con un costo de 15 dólares, y la tardía, al 30 de abril, por 30 dólares.

unnamed-1

Convocatoria al VI Festival Márgenes

julio 16, 2016

cno-dmywiaa0x5b

La sexta edición del Festival Márgenes abrió el plazo de inscripción para todas aquellas obras que deseen integrar su Sección Oficial, procedentes de Latinoamérica, España y Portugal, producidas a partir del 1 de enero de 2015 y que tengan una duración mínima de 40 minutos, que entiendan al cine como valor cultural, artístico, político, ético y social y sean películas de marcado carácter autoral que hacen de la innovación narrativa y formal su consigna y con un fuerte compromiso con la sociedad y el lenguaje audiovisual. Las películas seleccionadas pondrán verse en streaming gratuito, a través de la página electrónica del festival, entre el 11 y el 31 de diciembre de 2016 además de en las siguientes salas: La Casa Encendida, en Madrid; la Filmoteca de Andalucía, en Córdoba; La Casa de Cine, en la Ciudad de México; la Cinemateca Uruguaya, en Montevideo, y el Centro Cultural de España, en Santiago de Chile.

La convocatoria cierra el 20 de septiembre de 2016.

VI Festival Internacional de Cine en el Desierto

mayo 11, 2016

Una ventana hacia adentro

Por Oliver Rendón y Fernando Álvarez Rebeil

El aislamiento geográfico, convertido a menudo en uno de índole cultural, ha convertido a Sonora, en un territorio lejano de las principales urbes y de los principales rasgos de identidad del resto del país. Y el asunto se agrava en materia cinematográfica, por lo que el Festival Internacional de Cine en el Desierto se erige como una opción para conocer, en la primera quincena de mayo, películas y realizadores que difícilmente llegarían a la ciudad de Hermosillo de otra manera. Y sin glamour ni alfombras rojas.

foto_paulina

Sonora ha sido, siempre, una región aislada del resto de la República Mexicana. Durante mucho tiempo, el acceso a sus poblaciones fue complicado y la relación con los principales centros urbanos del país era casi imposible. La geografía jugó un papel preponderante para que lo sonorenses dirigieran su mirada hacia el norte y forjaran una identidad cultural muy aparte de la del resto de México y, más aún, de la de otros países al sur del territorio nacional. Sin embargo, esta región comparte muchos rasgos –políticos, económicos, sociales, lingüísticos– con el resto de America Latina. Y prácticamente nada de eso se ve reflejado en las películas que se ofrecen en las salas de cine del estado.

Fue por estas razones que hace seis años, un grupo de cinéfilos y cineastas sonorenses tuvo la inquietud de organizar una serie de actividades que contrarrestaran esta situación y que condensaran los intentos por llenar distintas carencias, principalmente con la conformación de una cartelera –libre de Hollywood y sus imitaciones– en la que nuestra realidad se viera reflejada, junto con la organización de espacios de formación cinematográfica y otros foros en los que se pudieran entablar discusiones con cineastas de otras partes. Estando en la última frontera latinoamericana se decidió abrir una ventana hacia el sur, pero también hacia adentro, hacia uno mismo, hacia el cine que se quería hacer en casa. Por ello la metáfora no fue accidental: había      que titularlo Festival Internacional de Cine en el Desierto (FICD). Pues en esta zona, la del desierto sonorense, resultaba urgente saciar su sed de ver, de conocer y de sentir diferente, al menos en términos fílmicos.

Nuestra programación se conforma por alrededor de 20 largometrajes, divididos en cuatro secciones: Muestra Mexicana, Muestra Latinoamericana, Muestra del País Invitado y Muestra para Niños y Jóvenes. Además, tenemos cuatro secciones en competencia: Cortometraje Latinoamericano de Ficción, Cortometraje Latinoamericano Documental, Cortometraje Sonorense y Guión de Cortometraje. Todas las proyecciones son gratuitas y se ofrecen en espacios públicos.

Para nuestra sexta edición, a realizarse del 11 al 15 de mayo, contaremos nuevamente con cineastas de México y de otras latitudes que vienen a dialogar sobre sus películas con los sonorenses y a formar parte de foros y talleres en los que se reflexiona acerca del cine latinoamericano contemporáneo, se discuta sobre un cine sin fórmulas y se planteen propuestas para realizar un cine cuya posibilidad de materialización se adecue más a nuestra realidad.

El FICD no contempla al cine desde una perspectiva industrial. Nos interesa enfocarnos en el cine como manifestación artística a escala humana, en obras autorales y producciones independientes. Nuestro contexto no nos presiona a conseguir estrenos mundiales ni nacionales. Tampoco nos hemos propuesto organizar desfiles sobre alfombras rojas. No consideramos que un festival de cine deba tener una correlación directa con el glamour, pues estamos en desacuerdo en que esos gestos puedan acercar el cine a la gente y viceversa. No creemos que esas costumbres sean acordes a nuestra realidad. Al menos no en Sonora.

Gracias a esta apertura, estudiantes de distintos rincones del país y de Latinoamérica se han acercado a nuestros espacios de formación. También ha provocado que, el año pasado, en respuesta a nuestras convocatorias se recibieran más de 280 cortometrajes de diez diferentes países de la región para nuestra área de competencia. Y lo más importante es que cada año crece exponencialmente el número de personas que se sienten convocadas a formar parte de este evento, tomándolo como un motivo para el encuentro corpóreo y rompiendo la lógica de fragmentación social que tanto se vive actualmente en muchas entidades de este país.

Con cada edición del festival se confirma la avidez de los sonorenses por ver más un tipo de cine –tanto mexicano como latinoamericano– cuyas formas y contenidos cuestionan el estado de las cosas y demuestra la necesidad que ese tipo de cine tiene por exhibirse en nuevos rincones geográficos, diferentes a los habituales. De tal manera, hemos hecho posible el encuentro entre el público de este estado y los filmes de directores como Alejo Moguillansky, Camila José Donoso, Alejandro Fernández Almendras, Matías Piñeiro, Gustavo Gamou, Matías Piñeiro, Everardo González, Tatiana Huezo, Fernando Guzzoni, Paula Markovitch, Ricardo Silva y Nicolás Pereda, entre otros.

Esta sexta edición tendremos como país invitado a Argentina. Además de poseer una cinematografía rica, plural y de relevancia mundial, este año se cumple el cuarenta aniversario del exilio argentino ante el cual México abrió sus puertas a miles de personas originarias de ese país que huían de la dictadura y mucho aportaron a nuestra sociedad. Aprovechando la conmemoración de este suceso, pensamos que era importante vincularnos como pueblo con esta memoria que tiene tanto eco en el presente nacional. La programación de esta edición versa sobre el exilio, el desplazamiento y la marginación. De la patria, de la casa, de lo que es de uno. De periodistas, de mujeres, de hombres, de jóvenes, de niñas y niños, de ancianos, de familias enteras, de pueblos enteros. Con historias de Sonora, de la Ciudad de México, de Tijuana, de Chiapas, de Ciudad Juárez, de Sinaloa y de Michoacán. También de Argentina, Perú, Cuba, Chile y Venezuela.

Recibiremos estudiantes de distintos lugares de América Latina que se han inscrito en el ii Laboratorio para un Cine Posible que impartirán conjuntamente, a manera de asesorías para proyectos en etapa de desarrollo, el guatemalteco Julio Hernández Cordón y el argentino Martín Rejtman –la primera edición de este Laboratorio se realizó el año pasado bajo el mismo esquema y fue dirigido por el mexicano Nicolás Pereda y por el argentino Matías Piñeiro. Tendremos cinco foros de discusión –titulados Conversaciones en el desierto– en varios recintos académicos en los que se vinculará al cine con profesionales de otras disciplinas y áreas de estudio. A su vez, el Instituto de Tratamiento y Aplicación de Medidas para Adolescentes (ITAMA), nos abrirá sus puertas para que uno de nuestros cineastas invitados presente su película ante los internos. Por primera vez, en Sonora, proyectaremos en pantalla grande el largometraje ganador del primer Concurso de Cine Experimental del Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica, La fórmula secreta (México, 1965), de Rubén Gámez (Cananea, 1928), oriundo de este estado.

Nos gusta pensar que preparamos, durante todo el año, un festival con películas excepcionales que encontrarán funciones llenas de espectadores dispuestos a verse confrontados e identificados. Que sentirán la confianza de compartir sus impresiones y cuestionamientos. Estamos trabajando con universidades, embajadas, instituciones públicas y privadas, así como con organizaciones ciudadanas, para que nos ayuden a formar una comunidad cada vez más grande y más sólida. Hasta ahora, este festival no ha tenido una etiqueta presupuestal ni ha dependido de un fondo destinado para el mismo. Por lo tanto, nuestro trabajo implica, cada año, dar pruebas a nuestros colaboradores del valor que tiene este evento cultural. El comité organizador es verdaderamente reducido y no cabe duda de que falta mucho por mejorar, pero el crecimiento obtenido nos alienta a seguir trabajando con mucho ánimo.

Los invitamos a que nos acompañen en el sexto Festival Internacional de Cine en el Desierto, que se llevará a cabo del 11 al 15 de mayo de 2016 en Hermosillo, Sonora, un lugar para encontrar miradas frescas del cine latinoamericano contemporáneo. Un lugar para encontrar a otros con una insaciable sed de cine. Como dijo un querido artista argentino, Luis Alberto Spinetta: “Esto es un desierto, asociémonos”.

get

Este artículo forma parte de los contenidos del número 46 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

Poster FICD

 

Un vistazo al sexto FICUNAM

febrero 24, 2016

Osadía y sentido del humor

Por Eva Sangiorgi, directora fundadora del FICUNAM

thr-arabian-nights-still

Este año se inscribieron 600 trabajos a la convocatoria para nuestra sexta edición –a realizarse del 24 de febrero al primero de marzo de 2016− y realmente nos sorprendió encontrar trabajos tan en sintonía con nuestra propuesta, además de películas de autores que ya conocemos y cuyo trabajo estimamos el trabajo; nos complace mucho verificar que la línea editorial del Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM), es clara también para los realizadores.

El proceso de selección es bastante demandante, sobre todo este año, porque somos un equipo muy reducido y la producción, en particular la nacional del último año, es rica en sorpresas. Sin duda, estamos muy satisfechos de la propuesta de programación que logramos compaginar en la Competencia Internacional: es una selección diversa y realmente representativa de las distintas geografías del cine independiente. Pero lo que más me enorgullece este año es la sección mexicana en competencia, Ahora México: muchos estrenos de gran calidad de realizadores ya consagrados y de nuevos directores.

Fue muy difícil cerrar esta sección por la cantidad de trabajos –todos muy valiosos– que recibimos. Sin embargo, se trata también de eso: de seleccionar. Es parte del oficio y del respeto a las películas decidir que algunas quedan y otras no, para poder crear un discurso coherente entre las películas.

La imagen oficial tanto del diseño del cartel como del cineminuto se encarga por invitación. El Dr. Alderete nos había manifestado su interés y aprovechamos la oportunidad. Se trata un poco de jugar, de apostar a la creatividad, que es el espíritu del festival. En realidad, los artistas son completamente libres de proponer su trabajo, de imaginar. Con anterioridad y durante el proceso conversamos con ellos largamente.

Lo que nos motiva también es que sabemos, con cierta seguridad, que nuestro público no tiene la necesidad de ver representado el cine con la simbología usual y que, más bien, se sorprende frente a la provocación y a la fantasía que surge de propuestas tan distintas. En todos los casos, se trata de artistas visuales muy afines al cine de FICUNAM, que comparten la osadía y cierto sentido del humor. Claro, la diversión es parte del proceso. FICUNAM se trata de esto, de cine de autor, de miradas críticas, de discursos originales en el panorama tan diverso que presenta el cine. Una de las responsabilidades de nuestro festival es hacer honor a esta diversidad y es parte del oficio el trabajo de recuperar lo que se ha quedado marginado o en el olvido. Revisar, discutir, evaluar, programar con esta finalidad, la de promover el cine y alimentar la diversidad siempre enriquecedora. No es cuestión de hacerse los alternativos, sino de respetar la complejidad del trabajo artístico en materia de cine.

Confieso que siento que cada año la emoción aumenta: nos sigue sorprendiendo la vivacidad del cine, que es un medio con todavía muchas posibilidades por explorar. Este año realizaremos retrospectivas del georgiano Marlen Kutsiev, del mexicano Leobardo López Aretche, además del portugués Miguel Gomes. Y el argentino Lisandro Alonso dictará una clase magistral.

FICUNAM 6 mantiene la línea editorial de los años pasados: secciones en competencia, retrospectivas y homenajes a la memoria del cine −como la presentación especial de dos películas de Paulo Rocha restauradas recientemente por la Cinemateca Portuguesa−, además de un panorama amplio de cine contemporáneo, tanto de autores reconocidos como de nuevos descubrimientos.

Lo que cambia es la apertura de nuevos espacios y sedes en la Ciudad de México, como el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris” y, por supuesto, tenemos nuevos retos: alcanzar un público más amplio a través de plataformas digitales para quienes no pueden participar en el evento porque no se encuentran en la urbe. Pero, sobre todo, el reto es desarrollar un trabajo más puntual en términos de difusión. Estamos conscientes de que las propuestas de FICUNAM son, en muchos casos, películas que representan un descubrimiento, una novedad para el público. Por eso, nuestro compromiso este año es, más que nunca y a raíz de la experiencia adquirida, el de acompañar a la audiencia con textos, entrevistas y un rico trabajo editorial. Complementamos este esfuerzo con una selección más estricta, más precisa, que dé a entender la existencia de un diseño general.

Y que los cinéfilos esperen en pantalla la obra de los grandes que nos visitan una vez al año: Manuel de Oliveira, Jean-Marie Straub, Corneliu Porumboiu y Hong Sang-soo, entre otros.

Dos-Fiodors-Marlen-Khutsiev

ficunam2016

VI Distrital Festival

enero 20, 2016

Un espacio menos impositivo y más abierto

Por Paula Astorga, directora fundadora de Distrital

Separado en dos segmentos bianuales, uno concentrado en la formación que se efectúa durante el verano y el otro, más en un formato más ortodoxo de festival, Distrital. Cine y otros mundos alcanza su sexta edición en enero, convertido en el primer festival latinoamericano en línea, con una sección principal, Movimientos Manifiestos, conformada por 13 autores –entre ellos dos parejas− que exploran nuevas formas fílmicas, así como un seminario concentrado en las plataformas digitales.

Lucifer _1

En el 2015, decidimos separar Distrital. Cine y otros mundos, en dos eventos a realizarse en diferentes momentos en el año. También decidimos abrir el año con un suceso que propone más un encuentro de corte festivalero y que puede servir de forma muy puntual para dictar las pautas que habremos de seguir como línea de trabajo a lo largo del año, pensando en las audiencias y en el valor de la promoción del audiovisual de cara a un cierto público. Creemos, por otro lado, que tanto 3 Puertos Cine como los talleres que podemos ofrecer en el verano, enmarcados en el concepto Distrital Formación, gozan de cierta especificidad y para nosotros es muy importante que ambas agendas no compitan entre sí. De pronto, resulta muy impresionante enfrentar un festival enorme, en el que todo sucede simultáneamente, pero para nosotros, por ahora, es muy importante mantener en Distrital Festival una posibilidad de encuentro con creadores, pensadores, profesionales y el cine mismo, enfocados en ese diálogo particular y, en un momento distinto, mantener un espacio concentrado en el desarrollo artístico donde un joven cineasta no tenga que preguntarse si asistir al taller o ir a ver una película. Indudablemente, son dos actividades complementarias y ricas para la cultura cinematográfica, pero con objetivos distintos… En resumen, en enero se realiza Distrital Festival y en el verano Distrital Formación.

 

Verano formativo

Respecto a la realización de Distrital Formación, hace medio año, estamos muy contentos con los resultados. Por un lado, Tres Puertos Cine generó un encuentro particularmente rico, tanto para los proyectos participantes como para los que lo organizamos. Derivado del encuentro, conceptualmente, reconocernos entre todos fue lo más placentero de este intercambio, ya que compartimos visiones, confluimos en necesidades y vimos madurar los proyectos entre México y Valdivia, lo que resultó ampliamente gratificante. En términos de promoción cultural, se logró un espacio visionario e innovador al ofrecer en línea 12 películas de la Colección Tres Puertos Cine en la plataforma Cinema Uno (cinemauno.com/colecciones/tres-puertos).Tres Puertos Cine es el único lab de desarrollo de proyectos en el mundo que ha provisto a un grupo de cineastas, desde sus primeras obras, de una ventana inmediata de exhibición en un territorio en el que sus trabajos no habían sido exhibidos previamente… la sensibilidad y la apertura de los directivos de Cinema Uno para recibir estos materiales e invertir en ellos, realmente me parece trascendental.

Del Taller CineBruto no podríamos estar más satisfechos: el estimulante José Celestino Campusano dejó huella y estamos muy emocionados pues, basados en su taller y durante los días de trabajo en que estuvo, los participantes desarrollaron una primera obra creada participativamente, titulada Contraviento (México, 2016), la película será estrenada en esta sexta edición de Distrital Festival.

 

Plataformas digitales y nuevas formas

El seminario El público del futuro se realizará de nuevo en esta sexta edición de Distrital pues realmente se ha ido consolidando como un espacio único para hablar sobre la exhibición. Creo que hemos ganado mucho terreno y que los circuitos alternativos se han profesionalizado y que, además, son de lo más socorrido para la exhibición del documental y, en general, del cine independiente mexicano. Los cineclubes, las salas y los proyectos que cada año se reúnen, han forjado una comunidad, redes de trabajo y de recorridos itinerantes. Creo que este punto de encuentro es fundamental para ellos y todos están al pendiente para ser parte…

Este año vamos a hablar sobre las plataformas digitales y nos vamos a enfocar mucho en la programación: en qué es construir un discurso a partir del cine, generar puntos de encuentro temáticos, entender movimientos y fenómenos comunitarios a partir del audiovisual…

Respecto a la programación, seguimos manteniendo la misma línea editorial, es decir, estamos interesados en las nuevas formas y en propuestas que están, en su mayoría, completamente fuera de las formas tradicionales narrativas. La sección central ha sido titulada Movimientos Manifiestos y está conformada por 13 cineastas –incluidas dos parejas de codirectores− qué indudablemente han roto las formas en su cinematografía: a veces por la temática, a veces por el formato, mucho por una búsqueda artística o discursiva que va más allá de lo tradicional… ¡Hay un alto nivel de provocación en la selección de este año!

 

Festival en línea

El momento actual, en general, del ámbito de los festivales cinematográficos está lleno de grandes paradojas. Es muy difícil cuestionarlo porque hay resultados muy positivos, innegables, que están generando los festivales mexicanos; pero, por otro lado, cuando uno rasca tantito, estamos llenos de ocurrencias que carecen de fondo y que desde una perspectiva más crítica, suponen un atentado inmediato que no ofrece cabida para una reflexión más profunda o a fondo… Como que la promoción que apostaba por la cultura se volvió nada más promoción, sin apellido, sin un propósito claro… como que con muchos tweets y buenos números de asistencia pareciera que estamos cumpliendo como comunidad, además de que es muy cómodo no estarse haciendo tantas preguntas… No sé, por ejemplo programar pareciera, de pronto, resumirse a enlistar películas que participan no por ser parte de algo importante sino porque aspiran a un jugoso premio… Pensar en la cultura o en la calidad tiene una medida en asistentes como marco del éxito, pero no se logra entender muy bien qué está pasando, qué estamos haciendo, quiénes son las nuevas audiencias y cuáles son sus fenómenos, si existe una política institucional profunda o no la hay…

En Distrital, de manera incipiente, creo que el camino que estamos tomando tiene que ver con eso, con hacernos esas preguntas que son difíciles de responder y apostar por conformar un encuentro con otras voces, más horizontal respecto a la relación creador-público. Queremos ser un espacio menos impositivo y más abierto.

Ante el escaso contacto de la producción nacional con el público, creo que el cine mexicano puede escapar del autoconsumo reconociéndose con un poco más de honestidad, me parece, dejando ser su diversidad, encontrando espacios propios, haciendo comunidad sin tanta autocolonización…

¡La gran novedad de esta edición es que nos convertimos en el primer festival de cine en línea en Latinoamérica!

asuncion de jose

Nota bene: La sexta edición del Festival Distrital, se realizará entre el 21 de enero y el 11 de febrero de 2016 y tendrá como sedes la Cineteca Nacional, el Cine Tonalá, el Centro de Cultura Digital, Cinépolis Diana, el Centro Cultural de España en México, además que hará un recorrido itinerante por la red de cineclubes del Distrito Federal y por los distintas sedes de la Fábrica de Artes y Oficios (Faro). Además tendrá varias sedes digitales: Cinema Uno (cinemauno.com), Cinépolis Klic (www.cinepolisklic.com), Mubi (mubi.com) y la plataforma internacional para cine mexicano Festival Scope (www.festivalscope.com).

Distrital2016-CineToma

Este artículo forma parte de los contenidos del número 44 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

Adelantos al sexto Distrital Festival

diciembre 9, 2015

Distrital Festival 2016

La sexta edición del Distrital Festival se efectuará entre el 21 de enero y el 11 de febrero de 2016 en la Ciudad de México en sedes como la Cineteca Nacional, el Cine Tonalá, el Centro de Cultura Digital, Cinépolis Diana, el Centro Cultural de España en México y la red de Fábricas de Artes y Oficios (Faros) de la Ciudad de México además que, simultáneamente, y 135 de estos títulos estarán disponibles en las plataformas en línea: Cinema Uno, Cinépolis Klic, Mubi y la plataforma internacional para cine mexicano Festival Scope −exclusivamente para las películas mexicanas con alcance internacional−. Al terminar el festival, una selección de filmes circulará por la Red de Cineclubes de la Ciudad de México y en la Semana de las Juventudes del Injuve.

El realizador italiano Roberto Rossellini será objeto de una gran retrospectiva con una decenas de trabajos suyos restaurados y remasterizados, del proyecto The Rossellini Project, entre los que se incluyen Roma, Ciudad abierta (1945); Camarada (1946); Alemania, año cero (1948); El amor (1948); Stromboli, tierra de Dios (1950); La máquina malvada (1952); Ya no creo en el amor (1954); India (1959); Entrevista con Salvador Allende: la fuerza y la razón (1971). La función inaugural será otra película suya: Viaje a Italia (Viaggio in Italia, Francia-Italia, 1954) en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, la tarde del 21 de enero.

En la sección Estrenos Mexicanos se presentarán filmes como La caridad (México, 2015), de Marcelino Islas; Plan Sexenal (México, 2014), de Santiago Cendejas; Mañana psicotrópica (México, 2015), de Alexandro Aldrete; y la cinta colectiva Contraviento (México, 2016), realizada durante el taller Cine Bruto, impartido en el verano de 2015 por el argentino José Celestino Campusano en Distrital Formación. Todos estos filmes serán estrenos en la Ciudad de México.

La sección Movimientos Manifiestos, reúne la obra de trece realizadores de Francia, Reino Unido, Bélgica, Alemania, Canadá, Colombia, Chile, Perú y México que estarán presentes durante la exhibición de sus filmes más recientes, mientras que sus filmografías completas estarán disponibles en la página electrónica del festival.

Por sexta vez, se realizará el Seminario “El público del futuro”, con talleres y conferencias magistrales, en la Cineteca Nacional, entre el 16 y el 30 de enero.

Otras secciones que integran Distrital Festival son En Femenino, que presenta una selección de la obra de siete artistas interdisciplinarias francesas, y Cuadrante, curada por Juan Pablo Bastarrachea, con filmes en los que la música es protagonista.

Entre los cineastas invitados se encuentran los franceses Claire Doyon, con Penélope (2012) y Antoine Barraud, con Le Dos Rouge: Portrait mensonger de Bertrand Bonello (2015), así como el belga Gust Van den Berghe, director de Lucifer (2014); la italiana Bettina Perut y el chileno Iván Osnovikoff, directores de Surire (2015), así como Julián Hernández que presentará Yo soy la felicidad de este mundo (México, 2014) y una selección de sus cortometrajes más representativos.

Todas las películas que conforman la programación de Distrital Festival optarán al Reconocimiento arca, dotado con 5 mil dólares, por el voto del público.

Distrital Festival 2016-2Distrital

Convocatorias al sexto FICUNAM

septiembre 15, 2015

Ficunam conv

La sexta edición del Festival Internacional de Cine UNAM se realizará entre el 24 de febrero y el 3 de marzo de 2016 en la Ciudad de México por lo que se ha lanzado la convocatoria para sus tres categorías competitivas: Competencia Mexicana para todo tipo de películas producidas en México en el año 2015 hasta la fecha, que entrega el premio Puma de Plata México a Mejor Película más 100 mil pesos; Competencia Internacional para toda película con duración superior a 45 minutos, de producción nacional e internacional, del año 2015, y que entregará los premios Puma de Plata a Mejor Director más 100 mil pesos, Puma de Plata a Mejor Película más 100 mil pesos y el Premio del Público, además de Aciertos. Encuentro de Escuelas de Cine, para estudiantes de la región iberoamericana, que otorga la Medalla Puma a Mejor Cortometraje más 35 mil pesos.

La convocatoria cierra el 30 de octubre.

ficunnamed

VI Distrital Formación con José Celestino Campusano

julio 12, 2015

Internarse en los procesos de conceptualización

Por Paula Astorga

Redefinido en dos entregas anuales a partir de su sexta edición, el festival Distrital. Cine y otros mundos, se sumará y será sede, en la Ciudad de México, de Tres Puertos Cine, en colaboración con los festivales de Valdivia y Róterdam, un espacio de formación con profesionales del medio caracterizados por su genuina independencia y libertad critica, como es el caso del argentino José Celestino Campusano, quien ofrecerá charlas y al que se le realizará una retrospectiva integral de su cinematografía.

Placer y martirio

El festival Distrital. Cine y otros mundos, ha logrado definirse y consolidarse lentamente, entendiéndose a sí mismo y encontrando una identidad propia. Hemos apostado, desde el inicio, por abrir un diálogo multidisciplinar, por incluir un cine que va más allá de los géneros tradicionales y qué, efectivamente, se relaciona con otras expresiones. Sobre esta línea fundamental, la transformación de nuestras premisas y la búsqueda por mantener un espacio que se dibuje sobre la diversidad, los mecanismos creativos del audiovisual y sus nuevas formas sociales, es que se ha permitido un flujo de redefiniciones que parten de detectar, como una constante, esos pequeños espacios que no resultan tan obvios y que tampoco se están discutiendo o analizando en otros foros. Distrital complementa y redefine sus espacios sobre distintas maneras a partir de los cambios cotidianos y de nuevos movimientos emergentes y propuestas renovadas… Lo veo así: si hoy quisiéramos hacer lo que hicimos hace seis años, cuando tuvimos nuestra primera edición, no habríamos aprendido nada ni tendríamos nada novedoso ni interesante que compartir.

A partir de esta edición, Distrital se redefine al transformarse en dos eventos al año y enriquecerse con un nuevo espacio formativo que permite profundizar en temas y visiones puntuales, mediante un ejercicio de profesionalización que se vincula a procesos creativos, que no académicos, para la etapa de creación, siguiendo la misma lógica que ya mencionaba: el festival, como suceso, siempre ha estado apostado sobre el público y su experiencia –es por eso que en su marco se celebra el Seminario “El Publico del Futuro” y cumpliremos seis años de formar promotores y exhibidores en una dinámica única− pero, en términos de desarrollo de proyectos y de nuevos cineastas, partimos de una reflexión en la que nos parece fundamental generar un espacio nuevo que apueste por internarse en los procesos de conceptualización, sumando la perspectiva  de respetados profesionales que se caracterizan por su genuina independencia y libertad critica.

Espacio de reflexión transversal

Desde hace seis años he participado en las actividades de Australab, el espacio de industria y formación del Festival Internacional de Cine de Valdivia y ahí hemos conversado mucho con su director, Erick González sobre estos talleres de actualización, o labs, que existen y sobre la importancia del seguimiento en los procesos de un proyecto. Hemos visto pasar muchas películas por estas sesiones de trabajo… El cine y la horizontalidad latinoamericana entre los participantes, conversar y reconocernos entre todos, es lo más rico y placentero de este intercambio, creo que tiene que seguirse fortaleciendo. Es por eso que añadir a México como sede es sumamente importante. El valor que suma el Festival Internacional de Cine de Róterdam (iffr, por sus siglas en inglés), es enorme, porque es una puerta directa a los fondos europeos, tan socorridos en las producciones contemporáneas de estos días.

De hecho, cuando Distrital se sumó a este proyecto, ya existía el acuerdo con Róterdam por una experiencia previa en la que se incluyó al Buenos Aires Lab (bal) y todos se entusiasmaron enormemente con el involucramiento mexicano, abriendo el espacio a Distrital como parte de las tres estancias, ya que compartimos visiones, confluimos en necesidades y preocupaciones, además de que hay una enorme empatía en la línea editorial entre estos festivales.

En Tres Puertos Cine buscamos  crear un espacio de reflexión transversal, que pretende enfrentar la futura película como un todo y no solo como un guion que necesita financiarse y que debe gustar a todo mundo. Nuestro  foco es lo cualitativo, en términos estéticos, conceptuales, temáticos y narrativos, y no las estrategias de mercado ni la construcción de cómo debiera presentarse. Por otro lado, nos hemos propuesto un sistema en el que cada proyecto es abordado en su especificidad, atendiendo a las problemáticas y necesidades particulares de cada uno de ellos y justo este ejercicio personalizado, es lo que más nos entusiasma a cada uno de los Puertos y solo podemos imaginarlo desde el panorama creativo latinoamericano de hoy.

Creo que en México hemos crecido mucho en cuanto a estos espacios, los labs, de forma muy enriquecedora lo que es, indudablemente, muy importante. Sabemos cómo han crecido los espacios de pitching, las actividades de industria o los mercados de coproducción en los festivales que tenemos hoy día en el país, y cuando son internacionales podemos reconocer una presencia notable de otros países latinoamericanos, además que cada vez más hay coproducciones y alianzas que fomentan la viabilidad de producir. En estos laboratorios, en general, los talleres y charlas consisten en modelar proyectos desde la perspectiva de la viabilidad para fondearse, enfocándose en los productores y, en efecto, ya se suman muchos casos de éxito, ya se presentan carpetas muy profesionales y, agregando el altísimo valor que suman los premios que normalmente proveen empresas privadas de servicios cinematográficos, hay un resultado positivo y tangible. Vale agregar que ya hay un conocimiento mucho más certero en la gestión de fondos y que es atribuible a las redes y a los conocimientos que se comparten en estos encuentros por lo que hay que seguirlos fomentando.

Dos entregas anuales

Creemos que la parte formativa se debe llevar a cabo de manera más puntualizada. Además Distrital es una organización muy pequeña y realizar en México Tres Puertos Cine nos exige una presencia total −al menos para nosotros lo es−, pues es muy relevante estar presentes y participar de forma específica. El verano es ideal para proponer un espacio en el que, más que plantear una oferta amplísima con muchos cineastas, fiestas, en el que pasen muchas cosas, como suelen ser los festivales, nosotros lo imaginamos más preciso, sobre todo más personal, con actividades que tienen objetivos muy puntuales y que requieren atención. Es decir, tenemos una reflexión sobre nuestras propuestas en la que, de pronto, encontramos que las actividades formativas pueden complementarse, pero requieren, de nuestra parte, conformarse como un pequeño suceso en sí mismas, sin distractores ni muchos eventos que les compitan.

Por otro lado, la idea de los festivales como sucesos que mantienen fresca una aproximación al cine en un contexto festivo y como un aporte a la cultura cinematográfica y a sus reflexiones, o como espacios que se la siguen jugando por entender los pasos siguientes del cine, sus tendencias y fenómenos, etcétera, representan un diseño diferente de actividades que opera de otra manera.

En enero de 2016, recuperaremos el formato de festival, por lo que tendremos oportunidades y formas de concebir nuestra oferta desde una perspectiva que complementa y se alinea con Distrital Formación –que es un espacio formativo que corre de manera autónoma del festival Distrital −, pero con objetivos diferentes. Las películas, en sí mismas, como una oferta de contenido con vida y discursos propios, generan una experiencia distinta. Y eso es lo que estamos preparando para inicios del año siguiente, un Distrital en el que nuevamente se cavile desde el público y su experiencia, en un formato que, si bien resultará innovador, es más amplio y habla desde muchas voces que son, ni más ni menos, las de las películas y sus creadores.

Alianzas y becas

Por segundo año consecutivo, junto con el sae Institute México, Distrital otorgará una beca –consistente en el 90% de descuento a lo largo de toda la carrera− para que un joven, chico o chica, estudié cine formalmente. ¡Es una gran oportunidad!

Por otro lado, este año lanzamos la Beca mini-centro. La alianza surge desde las agendas y objetivos de una empresa preocupada por la vida urbana, el diseño y la tecnología, que es mini México, en conjugación con un nuevo posgrado que inicia en este año en la institución de educación superior centro diseño·cine·televisión, que es una Maestría en Ciudad, que se plantea desde la idea de los usos y el desarrollo arquitectónico de las ciudades, donde hay todo un planteamiento que tiene que ver con entender y construir en la ciudad y, por supuesto, en Distrital siempre estamos ligados a la idea de la Ciudad −de México− y de fomentar o de incentivar espacios relacionados a la exhibición cinematográfica. En fin, profesionales del diseño industrial, arquitectos, urbanistas, etcétera, tendrán la oportunidad de ganar una beca del 50% para dicha maestría, a partir de presentar el diseño de “El autocinema del futuro”. El proyecto deben presentarlo tomando en cuenta las especificaciones y las experiencias propias del cine, el uso de un espacio público y su trazo, volumen y disposiciones, como un lugar que apuesta a formar parte de una ciudad futura. ¡Vamos a ver!

Retrospectiva de Campusano

Hace ya un tiempo que consideramos que el argentino José Celestino Campusano hace un cine que tenemos que ver en México y ya llevábamos un tiempo considerando su cinematografía. Así como en años pasados organizamos encuentros con el cine del argentino Matías Piñeiro o del brasileño Cao Guimarães, pues creo que es bueno encontrarnos con directores que no hacen concesiones, que tienen una búsqueda personal usando el audiovisual como un medio de expresión artística, desde un acercamiento que va más allá del cine. En este caso específico, Juan Pablo Bastarrachea y  John Campos Gómez, que forman parte del equipo de programación, propusieron a Campusano y  todos lo encontramos oportuno para Distrital Formación, directamente como un representante de todo lo que buscamos. Cito textualmente a John Campos: “…caracterizado por su condición horizontal y participativa, el siempre audaz Campusano propone a las películas como dispositivos de auto-representación que deben ir acompañados de un inquebrantable pensamiento crítico.”  Y agrego: una tan genuina condición horizontal, audacia, conciencia crítica y  participativa como la que encontramos en el cine de Campusano, como postura, nos parece una oportunidad única de definición en lo que buscamos para Distrital Formación en su primera emisión.

Considero que si bien no tendrá un impacto masivo, definitivamente el cine de Campusano nos propone un modelo de construcción y una posibilidad fílmica que ojalá resulte muy inspiradora. Una retrospectiva integral de su cinematografía se presentará en el Cine Tonalá, que representa hoy un espacio oxigenante y me parece fundamental que acoja y se sume a los esfuerzos de presentar a un cineasta como él. Ver su cine, entender sus procesos y su discurso, bajo la condición de compartirla con cineastas o creadores aún en formación, me parece apenas lo mínimo. José Celestino Campusano es un cineasta auténtico que promueve una puesta en escena como ninguna otra en el cine latinoamericano, advierte John Campos. Y lo hace sin miedo alguno. Su trabajo no suscribe cánones importados sino que representa un cine original, genuino. Y esto nos interesa ante las posibilidades del cine mexicano y su futuro. Quiero decir que hay opciones diversas e inteligentes y qué mejor que conocerlas de cerca…

Seguir aprendiendo

Justo cuando creamos Distrital, en el 2010, me invitaron a ocupar la dirección de la Cineteca Nacional, por lo que en esos años, Distrital quedó en manos de un equipo sensacional. Como director artístico, Juan Pablo Bastarrachea consolidó la identidad del festival en los últimos años y lo mantuvo vivo, diferente. Para mí, retomar la dirección de Distrital es una oportunidad de la que me siento muy honrada. Si bien se fundó y se inventó en un momento que fue muy complejo, es un proyecto que me entusiasma mucho y al que la idea de renovarlo presenta muchos retos nuevos. Distrital ahora se organiza de la mano de Ache Producciones, una productora que hace miles de cosas y eventos diferentísimos, que se ha asociado al proyecto la revista Time Out México. Estas nuevas alianzas nos dan la oportunidad de fortalecer este extraño quehacer y, a la vez, han renovado su espíritu y es todo nuevo, ¡es seguir aprendiendo mucho!

En general, no pienso mucho en la idea de una carrera, me encanta lo que hago, que la gente vea películas y crear sucesos. Me preocupa la educación y me quita el sueño lo que pasa en México en materia de cultura. Siempre encuentro nuevas preocupaciones y surgen nuevas posibilidades… y aunque hay una percepción de que se efectúan muchas actividades −muchos festivales, muchos talleres, etcétera− yo encuentro siempre que hay más por hacer, mucho desde donde se puede seguir aportando. Y ahí se me ocurren muchas cosas, observo y, cuando me doy cuenta, ya estoy inmersa, otra vez planeando y buscando el modo de que algo más suceda, de que otro descubrimiento sea para todos, es algo intrínseco a estar viva y no sé qué significa en realidad, pero sí sé que está perfecto hacerlo de nuevo… es apasionante y muy divertido aunque sea complicado.

Enero de 2016

La estructura de Distrital se está reinventando un poco, pero más allá de su nomenclatura la identidad y la búsqueda que hemos trazado se mantienen. Secciones como Cuadrante para cine y música; los estrenos mexicanos y el Premio Arca del Público a mejor ópera prima, prevalecen como tales. Otros Mundos, que es la intersección del audiovisual con otras disciplinas, permanece como parte de la identidad del festival y habrá nuevas sorpresas. La clasificación de las otras secciones −Topografías, Meridianos, Archipiélago −, se está afinando, pero conceptualmente mantendremos una oferta similar, establecida desde los cineastas contemporáneos y con el espíritu de siempre.

El Seminario “El público del futuro” absorbió desde la última edición, en 2014, al Foro de Cineclubes y Desarrollo Comunitario. La fusión y la agenda de trabajo, en la que dejamos atrás las distinciones y trabajamos en conjunto reflexionando los modelos de exhibición, las posibilidades, los circuitos, las redes de trabajo, etcétera, creció y hay una madurez increíble −y tangible− en los promotores del audiovisual. Los grandes profesionales de la exhibición, incluidas las  grandes cadenas, compartiendo con cineclubistas, son riquísimas. Al final, el público es el público y las necesidades del cine, más allá de los objetivos de una sala comercial o de un recinto cultural pequeñito y que construye comunidad, confluyen en más de un punto.

El próximo seminario se llevará a cabo en el marco de la sexta edición de Distrital, en enero de 2016. ¡Y lo que estamos diseñando, está buenísimo!

 

Más de cien festivales

Cada año se realizan más de un centenar de festivales de cine en México, en los que considero que existe una agenda común y grandes temas que se comparten, pero también creo que hablar de una tendencia o establecer una prospectiva general única para todos es delicado, porque  hay muchos matices. Para mí, lo más delicado en este momento tiene que ver con los apoyos y con la amenaza continua que representan los recortes presupuestales para estas iniciativas. Creo que es indispensable detectar el peligro de desaparecer, que muchos afrontan por falta de apoyos institucionales o por las agendas gubernamentales, y que los festivales deberían ser eventos menos de paso y más sucesos culturales y de industria menos vulnerables. Creo que hay que reconocer a cada una de estas iniciativas como instituciones en sí mismas y denotar el valor en la diversidad cultural que cada una aporta. Y entender a profundidad la manera en que complementan las labores gubernamentales e institucionales sin representarles una competencia. El valor que generan, entre todos los festivales, tanto en lo formativo como cultural, en lo específico, así como las plataformas de cooperación internacional, fuentes de trabajo y de mercado, opciones únicas para nuestras producciones noveles, plataformas de la industria, magnificadores de iniciativas creativas que generan valor, de pronto no resulta tan obvio y que se dificulte su existencia por encima de su sentido de permanencia me parece que debe estimular una alianza más fuerte entre promotores.

Es por ello que para mí, la Red Mexicana de Festivales Cinematográficos (RedMexFest) debiera entenderse como un mecanismo de gestión y conocimiento, un punto de reunión de intereses que se deben defender y re-dimensionarse, tomando una nueva proporción de la labor particular que cada uno aporta a su comunidad. Es decir, para mí la etapa de cómo organizamos y promovemos, como principio, ha quedado atrás. Ya reconozco a grandes profesionales en la promoción del audiovisual y al reunirse deben atender intereses mayores. Los festivales tienen que defenderse y replantear sus mecanismos de gestión, sus respaldos, sus modos de financiamiento en relación a lo que aportan culturalmente, con mucha más seriedad y una visión ampliada hacia lo nacional.

El perro molina

Este artículo forma parte de los contenidos del número 41 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

CARTEL-DISTRITAL-FORMACIÓN-01-660x850

Sexta Muestra Nacional de Cine en Fresnillo

mayo 30, 2014

Revisión a la producción reciente

Por Gabriela Marcial

Aunque Fresnillo es el municipio con la más importante actividad económica y el mayor número de habitantes de la entidad, las actividades culturales usualmente se encuentran centralizadas en Zacatecas. Para combatir esta situación se creó la Muestra Nacional de Cine en 2009, misma que ofrece una selección del cine mexicano reciente, además de homenajes y talleres, siempre de manera gratuita.

Función al aire libre

La Muestra Nacional de Cine en Fresnillo (Munacifre) nació, a inicios de 2009, como una propuesta alternativa de difusión y promoción del cine en el estado de Zacatecas. Es, desde entonces, el festival de cine que ocurre en el estado de Zacatecas y ha sido el de mayor permanencia. La mayor parte de su programación es cine mexicano y busca propiciar el análisis y la crítica, a la vez de participar en la creación de nuevos públicos. Cabe destacar que todos los eventos que conforman su programación son gratuitos.

Carencias municipales

Hace diez años, mientras estudiaba en la Universidad Autónoma de Aguascalientes, podía asistir a los foros, ciclos y muestras de cine que ahí se organizaban. Tenían, además, una gran oferta de talleres y cursos de cine. Pero cuando regresaba los fines de semana a mi natal Fresnillo, con mi familia, podía observar que la actividad cinematográfica era nula. No había ciclos de cine, ni cineclubes, mucho menos talleres. La cartelera del cine era muy limitada, mucho más escaso el cine de calidad que llegaba, casi nunca mexicano. Si querías tener un poco más de opciones, debías acudir a Zacatecas.

Esa situación era inconcebible para mí. Que Fresnillo tuviera tantas carencias culturales siendo el municipio clave en la entidad, con el mayor número de habitantes y el de mayor actividad económica. Veía la ausencia del arte y la poca difusión, además de discriminación hacia algunas artes, de acuerdo al interés del funcionario en turno. ¿Y las demás artes?, me preguntaba cuando era universitaria. Han pasado diez años y aún sigo cuestionándolo, porque continúa ocurriendo en muchos lados. Y si la historia se repite, lo que significa que no estamos avanzando.

De ahí que comencé primero a presentar propuestas y ya luego a organizar ciclos de cine con el comité de la Feria de Fresnillo y con el Instituto Municipal de Cultura, pero no era una actividad permanente, apenas lo hacíamos un par de veces al año.

Para 2009, ya planeaba un ciclo con presencia de realizadores. Le platiqué el proyecto a varios amigos, entre ellos al fotógrafo Pedro Valtierra, oriundo de Fresnillo, quien resultó una persona fundamental para la creación de la Munacifre. El proyecto fue creciendo, se fueron sumando los apoyos de amigos, de empresarios y se llenó de funciones, pero también de talleres y exposiciones. Tocamos muchas puertas. Nos topamos con personajes que visualizaban a Fresnillo sólo con eventos populares: “¿Un Festival de cine? ¡La gente se va a espantar, aquí la gente no está preparada para eso!”, nos decían.

Finalmente, después de tanto insistir, logramos apoyos del Gobierno estatal y de la Presidencia Municipal, así como de instituciones educativas, restaurantes, bares, hoteles, papelerías como patrocinadores, además de personas que, de manera voluntaria, aportaron su tiempo para organizar la primera Munacifre.

Era momento que dentro de la cartelera cultural que tiene el estado de Zacatecas, Fresnillo tuviera una propuesta que ofrecer y es lo que intentamos con la Munacifre. Un Festival donde la mayor parte de las películas son nacionales. A nivel nacional, hay muy pocos festivales cuya programación esté integrada por cine mexicano.

Revisión reciente

La programación de la Munacifre resulta de una revisión a la más reciente producción nacional, por lo que acudimos a las principales muestras y festivales del país. Buscamos propuestas de calidad que ofrezcan un panorama del acontecer actual del cine mexicano.

Año con año damos espacio a lo que hacen los creadores zacatecanos. Hemos tenido además participación de otros festivales y muestras como el Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), de La Matatena, y el Short Shorts Film Festival México (ssffm).

La  sexta edición de la Munacifre se realizará del 28 de mayo al primero de junio y en ella haremos un homenaje al actor Ernesto Gómez Cruz, en reconocimiento a su importante trayectoria. Pero además de su presencia, proyectaremos tres de sus películas al aire libre.

Habrá paquetes de cortometrajes zacatecanos, películas para niños, funciones especiales fuera de competencia y la tradicional sección de Películas en Competencia –integrada solamente con producción mexicana reciente. La Munacifre otorga dos premios: el del Jurado y el del Público, justo para las películas de esta sección.

Contaremos también con presencia de realizadores y de actores, para que haya una retroalimentación con los espectadores.

Tendremos tres talleres: Apreciación de cine, Historia del Cine Mexicano y Periodismo Cinematográfico y Cultura. También lanzamos la Convocatoria Estatal de Cortometrajes “Vistas de Adolescencia”, dirigida a los adolescentes que tengan entre 11 y 16 años de edad, quienes pueden filmar con cámara fotográfica, de video o incluso con teléfono inteligente.

Nuestras convocatorias de cortometrajes, así como los talleres que ofrecemos, suelen tener participantes de varios municipios, lo cual nos llena de gusto, pues antes nos interesa llegar al público local y de toda la entidad, crear públicos y mantener a los que ya se tienen.  La primera convocatoria de cortometrajes fue para jóvenes, la de este año es para los adolescentes.

Siempre tiene su grado de complejidad conseguir ciertas películas e invitar a algunos directores. Afortunadamente, la mayoría van por igual a un festival pequeño que a uno grande, pues les interesa que su película llegue a la mayor cantidad de público posible.

Sobre todo cuando la Munacifre ha ido madurando y año con año va incrementando el número de asistentes, además de que ya cuenta con un público cautivo. Muchos fresnillenses e incluso zacatecanos ya lo esperan en mayo.

Para nosotros es una prioridad dar espacio a los realizadores zacatecanos. La Munacifre se ha convertido en un foro importante para presentar sus trabajos, puesto que es de las pocas ventanas que existen en el estado donde pueden dar muestra de su talento, además de la Cineteca Zacatecas.

El hecho de que la Munacifre cuente con talleres de cine implica que buscamos incentivar a quienes apenas comienzan así como impulsar la creación local.

Año con año se va ajustando el diseño de la propia Muestra. Pero tenemos muy en claro que queremos seguir dando este espacio al cine mexicano. Es y será un festival en el que predomine el cine nacional, con opciones para todos los públicos y todas las generaciones.

Voluntarios y presupuestos

Desde el primer año, el equipo que ha tenido la Munacifre es voluntario. Esto ha sido en parte clave, pues se trabaja por un mismo objetivo y de corazón. El equipo es muy diverso, está compuesto en su mayoría por jóvenes que son diseñadores, periodistas, estudiantes, artistas, promotores culturales, cineastas, etcétera.

Todos los integrantes del equipo estudian y/o trabajan. La mayoría somos solteros y a todos nos encanta el cine, que es lo que nos mantiene unidos como equipo. El 80% de los integrantes del equipo son fresnillenses y el 20% de Zacatecas, lo que me parece extraordinario, que exista un buen trabajo en equipo entre nosotros.

Para la existencia de este festival es fundamental que existan los apoyos municipales, estatales y federales. Ahí es donde te das cuenta de qué tan importante les resulta un evento con estas características. Ahí puedes reconocer su sensibilidad y la importancia que le dan al cine nacional. Pero sobre todo la oportunidad de que la gente tenga acceso a estos festivales dirigidos a todo el público y para todos los estratos sociales, por eso nuestra insistencia en que sea gratuito.

La Munacifre es un festival que ha sobrevivido a los cambios de gobierno. A dos gobiernos federales y estatales, y a tres municipales, casi siempre con cambios de partido. No depender por completo de ningún gobierno nos complica un poco la obtención de recursos, pero nos permite tener seguimiento y permanecer año con año.

Desde un inicio, la Munacifre ha tenido apoyo del gobierno del estado y del municipal, a veces menos, a veces casi nada, a veces más. Tratamos de tener buena comunicación e involucramiento de cada instancia y eso lo vamos logrando con el paso del tiempo, dando resultados para que puedan confiar en nosotros. Este año, por ejemplo, la coordinación con la Presidencia Municipal de Fresnillo, a través de la dirección de Desarrollo Económico, ha sido mejor que años anteriores.

IMG_1989

cartel-oficial-final

Convocatoria del VI Festival de Cine Mexicano de Durango

marzo 12, 2014

994569_511526465567326_1225709374_n1

El sexto Festival de Cine Mexicano de Durango se realizará del 4 al 8 de junio de 2014 y ha abierto su convocatoria de cortometrajes de ficción, animación y documental, terminado de filmar durante el periodo 2013-2014, con un máximo de duración de 15 minutos.

La fecha limite para inscribir proyectos es el primero de abril de 2014.

8f61653180232aacbf922d3e9dd82160