Posts Tagged ‘para’

XXI Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños)

agosto 8, 2016

Es una Alma Mater

Desde 1995, la asociación civil La Matatena organiza Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), siempre durante el verano, en el que oponen una serie de títulos internacionales –siempre con doblaje en vivo– y nacionales, además de talleres infantiles, conferencias y una gran cantidad de actividades formativas de una noción crítica para los asistentes, sean adultos o infantes, en oposición a la cascada de estrenos comerciales que, principalmente Hollywood, prácticamente monopoliza la totalidad de las pantallas instaladas en el país. Para ejemplificar la labor en la construcción de un aparato crítico, de enseñanza y de pluralidad cultural que ha implicado, reunimos testimonios de cineastas que alguna vez, cuando niños, asistieron tanto al Festival como a los talleres.

Labyrinthus_1

Por Liset Cotera

A 21 años de existencia, hoy por hoy nos toca escuchar las experiencias de los espectadores, de los usuarios que han asistido al Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), a lo largo de este par de décadas y cachito que nos permitan conocer las experiencias, emociones encontradas, sorpresas otorgadas por el cine, viajes a otras latitudes, además de reconocernos en pantalla con las historias que nos narran otros niños en otros países. También se ha realizado una gran labor en materia de formación de públicos, de inculcar una cultura cinematográfica desde la temprana edad, de generar procesos y espacios de creación que nos permiten constatar y compartir los discursos que los infantes quieren expresar a través de las imágenes en movimiento de una manera muy creativa, lúdica, espontánea y con mensajes muy directos y de gran calidad a través de la animación.

Este es el festival de cine más longevo en México después de Guadalajara que atiende a una población muy importante la niñez de México, promueve la participación de niñas y niños, y es el foro por excelencia del reencuentro entre los niños y el cine cada año en la ciudad.

En este artículo la voz es la de sus espectadores, la de sus hacedores que comparten experiencia de vida y las experiencias que les ha otorgado el festival y, por ende, La Matatena, Asociación de Cine para Niñas y Niños, A.C. Nos toca escuchar a los más importantes de todos: espectadores y realizadores que han dejado un acervo muy valioso que expresan el sentir de varias generaciones de niñas y niños en nuestro país.

Este proyecto ha otorgado muchos insumos para las nuevas generaciones, a lo largo de estos años, por eso estamos convencidos de que la importancia que encierra un proyecto de esta magnitud tendría que estar considerado en la agenda cultural, en las políticas públicas diseñadas en materia de cine para niños en nuestro país, dadas las bondades que encierra y los beneficios que otorga.

TIGER-Still_01

El XXI Festival en cifras

En la vigésima primera edición del Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), se ofrecerán 90 materiales de 25 países en 54 funciones a lo largo de seis días, del 9 al 14 de agosto, en sedes como la Cineteca Nacional, la Filmoteca de unam, los Faro de Oriente y Aragón, y Universidad Autónoma Chapingo, además de la Sala Carlos Monsiváis del Centro Cultural Tijuana (Cecut).

El Jurado Infantil otorgará los siguientes premios: Mejor Largometraje, Mejor Cortometraje de Ficción, Mejor Cortometraje de Animación, Mejor Documental y Mejor Producción Nacional.

Habrá doblaje en sala en cada una de las proyecciones. Durante el Festival se montará una exposición de las siluetas con las que hacía películas de animación la alemana Lotte Reiniger (1899-1988). Habrá presencia de realizadoras y talleres de cine para niños.

Ninnoc_01

XXI La Matatena.jpg

Anuncios

En marcha, el XX Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), de La Matatena

agosto 2, 2015

20 Matatena 1

La vigésima edición del Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), organizado por La Matatena A.C., se realizará del 3 al 8 de agosto en distintas sedes de la Ciudad de México –Cineteca Nacional, Sala Julio Bracho del Centro Cultural Universitario, Faro de Oriente y Universidad Autónoma Chapingo– con una programación que integra ocho largometrajes, 28 cortometrajes de animación, cuatro de ficción, siete documentales y 20 cortitos realizados por niñas, niños y adolescentes de 24 países.

Entre los invitados, se encuentra el argentino Rodolfo Pastor, director en animación quien impartirá a una serie de talleres de animación para niños y una retrospectiva sobre su popular personaje Capelito Pastor. Otro de los invitados es el español Enrique Martínez-Salanova Sánchez, especialista en educación a través del cine, quien impartirá el seminario “El cine, una herramienta imprescindible para el aprendizaje”.

También, los realizadores Manolo Caramés y Jorge Estrada, charlarán sobre el largometraje mexicano Por mis bigotes, y lo mismo harán Carlos Carrera y Pablo Baksht sobre el largometraje animado Bruno y Ana.

Se ha conformado de nuevo un jurado infantil conformado por tres niñas y cinco niños, seleccionados a partir de los talleres de apreciación cinematográfica que imparte La Matatena, que premiarán en las categorías Largometrajes, Cortometrajes de animación, Cortometrajes de ficción y Documentales.

Del 10 al 12 de septiembre, en la Universidad Intercultural Indígena del Estado, en la Comunidad Indígena de San Francisco Pichátaro y en el Auditorio de la Casa de Cultura en Cherán, en Michoacán, también tendrá presencia el festival.

Los largometrajes seleccionados este año son:

Albert (Dinamarca, 2015), de Karsten Kiilerich.

Chicos rudos (De tøffeste gutta, Noruega, 2013), de Christian Lo.

Emil (Emil & Ida i Lönneberga, Suecia, 2013), de Per Åhlin y Alicja Björk Jaworski.

Félix (Felix, Sudáfrica, 2013), de Roberta Durrant.

Hocus Pocus, Alfie Atkins (Hokus pokus Albert Åberg, Noruega, 2013), de Torill Kove.

Lola (Lola Auf Der Erbse, Alemania, 2014), de Thomas Heinemann.

Mi amigo Raffi (Rettet Raffi, Alemania, 2015), de Arend Agthe.

Shana (Shana – The Wolf’s Music, Suiza-Canadá, 2014), de Nino Jacusso.
20 Matatena 2

20 Matatena 3

csm_20o-festival-cartel_18a51c2b17

XX Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños)

agosto 1, 2015

Una opción de calidad para el verano

Por Liset Cotera

Con una continuidad que alcanza los 20 años, el Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), se ha constituido como una de las escasas opciones veraniegas para el público infantil mexicano, que los alejan del uso mercantilista y como objetos de consumo, para ofertan filmes de calidad provenientes de todo el mundo, en el que se reflejan sus inquietudes y vivencias, pese a ocurrir en sitios muy distantes y con culturas distintas. Y es motivo de una gran celebración.

SO09_B02_HISTORIA_DE_UN_OSO_still_2

El Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), cumple dos décadas de ofrecer una opción cinematográfica durante las vacaciones de verano. Durante todos estos años ha logrado formar públicos desde la temprana edad, ya que es el espacio por excelencia en el que la población infantil puede acercarse a una cinematografía de una gran calidad, tanto en su realización como en su contenido, con la oferta de un gran abanico de filmes de distintas partes del mundo, que les abren posibilidades de encontrarse con sus pares, introducirse y conocer lo que sienten, piensan, anhelan las niñas y niños en otras latitudes, así como constatar cómo juegan, qué les sucede, cómo se relacionan entre ellos y con los adultos, cuáles son sus alegrías, sus vivencias, sus gustos sus miedos.

El festival se ha caracterizado siempre por una vasta programación, entre largometrajes, cortometrajes de ficción, animación y documental, con distintas técnicas, distintos discursos, personajes y ritmos de narrar, una infinidad de imágenes. Es un cine que apela a su imaginación y les enriquece por su gran contenido y la manera en que se abordan distintas temáticas. Eso les produce mucha curiosidad pero también les enriquece a cada momento.

Limitada oferta infantil

La oferta de cine para niños a nivel comercial sigue siendo muy limitado, pobre y no de tan buena calidad. A lo mejor soy muy drástica, si antes había dos o tres estrenos al año, ahora hay cinco. Pero, en realidad, no existe una oferta. Una gran oferta es la que otorgan los festivales de cine para niños, no sólo en México, sino en otros países, pues ahí hay un gran esfuerzo por hacer una curaduría, una gran selección del cine que producen distribuidores y productores independientes y que no tiene una salida comercial, pero que es muy bueno. De hecho, quienes hacen este cine están comprometidos con la población infantil. La selección de materiales y el gran esfuerzo que hacen los festivales debiera tener un eco a lo largo del año para ser exhibido en distintos espacios, ofrecer matinés en distintas salas cinematográficas de toda la República Mexicana o que existiera la consigna de procurar programar cine de calidad, para niñas y niños los sábados y domingos en las propias salas comerciales. En cuanto a la televisión sucede algo similar.

 

Miembro del CIFEJ

Ser miembro de Centro Internacional de Cine para la Infancia y la Juventud (CIFEJ, por sus siglas en francés) −organización no gubernamental que cuenta con 150 miembros de los cinco continentes−, me permitió conocer el mundo del cine para niños, entender el género, respetarlos más, además de conocer los diseños de los distintos festivales a nivel internacional. Ser parte de su consejo directivo, durante dos periodos, me permitió atestiguar que constantemente se discutían los criterios de producción, los diseños y compromisos que adquieren los festivales, así como la promoción de la participación de las niñas y niños, y lograr saltar la barrera del idioma mediante el doblaje en sala. También me ha permitido formar parte de una red de profesionales que aprecio mucho y con algunos tengo una amistad entrañable, con muchos hemos desarrollado metodologías y acercamientos importantes en el cine para niños. La semilla se ha sembrado y sigue germinando, aparte de la gran labor que se realiza en la formación de públicos y la oferta de una opción cinematográfica real.

La participación de México en la gira itinerante se gestó en una Asamblea General del CIFEJ realizada en Viena, en 1993. Ahí se habló de la posibilidad de que la segunda Gira Itinerante de Cine para Niños en Latinoamérica viajara a México, pero necesitaban a alguien con el interés, que realizará la gestión. Tomé la estafeta porque la idea me apasionó, me pareció un proyecto noble, con muchos alcances en el desarrollo infantil pero, sobre todo, así como la gran oportunidad de promover ciudadanía, de otorgar materiales con un enfoque de derechos, de la no discriminación, de la equidad de género, pero, sobre todo, un foro en el que desfilarán los mejores materiales cinematográficos a nivel internacional.

A partir del segundo festival tomé el concepto y el diseño con mucha responsabilidad y pasión para que dicho proyecto existiera en nuestro país y han transcurrido dos décadas con resultados muy positivos y un foro que ya está posicionado y ha atendido a muchas generaciones de niñas y niños. Algunos de ellos ahora son jóvenes y otros incluso empiezan a tener sus propias familias, y eso es algo muy lindo en verdad.

Talleres de cine

La primera vez que asistí a un festival de cine para niños fue al Children’s Film Festival LUCAS, en Frankfurt, Alemania, y la experiencia fue más que maravillosa, llena de sorpresas. Primero porque junto a la sede de exhibición instalaron un museo del cine; segundo por su programación vasta, con más de 15 largometrajes con acercamientos de los directores con el público y una sección de cortometrajes de ficción y animación de gran calidad, una retrospectiva o algún homenaje y, finalmente, una infinidad de talleres a la orilla del río Main, en carpas montadas y pensadas para las diversas edades los niños que asistían. Yo estaba exaltada, no daba crédito, para mí era increíble y la experiencia me enamoró, me fascinó el compromiso de los organizadores. Al regresar a México empecé a realizar las gestiones para que directores reconocidos pudieran venir a México e invité a Christina Schindler, una directora de animación que en ese momento acababa de ganar infinidad de premios a nivel internacional por sus cortometrajes Piratas del canal (Rinnsteinspiraten, Alemania, 1993) y Aves de Paso (Zugvögel, Alemania, 1997), a la cuarta edición del festival, donde impartió un taller en el lobby de la Sala “José Revueltas” del Centro Cultural Universitario que fue todo un éxito. Llegaron aproximadamente 70 niñas y niños y la experiencia fue maravillosa, realizaron un cortometraje colectivo que pudo proyectarse inmediatamente. Los niños no daban crédito de ver en pantalla lo que acababan de realizar.

De ahí me surgió la idea de invitar a otros directores a impartir talleres de cine de animación en el marco del festival. Y ya para el 2001 iniciamos el proceso de impartir, a lo largo del año, un taller de animación que hasta la fecha no ha parado. Ahora contamos con un acervo de 155 cortometrajes realizados por niñas y niños de México, tenemos la videoteca más amplia de cine para niños, con varios premios ganados que reconocen el trabajo puntual y profesional que ha realizado La Matatena, A.C. en todos estos años.

Hemos invitado a destacados profesionales como el director, productor y exhibidor quebequense Rock Demers; la visita de Co Hoedeman, ganador del Óscar a Mejor Animación por el cortometraje El castillo de arena (Le châteu de sable, Canadá, 1977); el español Enrique Martínez-Salanova, autor de libros entrañables y dueño un conocimiento amplio del cine y su importancia dentro y fuera de las aulas; la ya citada Christina Schindler, destacada maestra de animación en Potsdam. En fin, la lista de invitados que han estado presentes en este festival es larga.

El primer taller que se diseñó fue el de apreciación cinematográfica en esa cuarta edición, con la intención de formar un jurado infantil que revisara el material seleccionado en competencia y otorgara el premio al mejor largometraje, cortometraje de ficción, animación y documental del festival. Y desde hace tres años, a partir de la xvii edición se otorga un premio al mejor material nacional realizado para niñas y niños. Este proceso es valioso, interesante, los niños que han participado han hecho un trabajo espectacular y deben hacer una discusión seria y dejar saber las razones por las que consideran qué trabajo debe ser ganador en su categoría.

 

Sedes en aumento

Esa primera edición, las sedes fueron la Cineteca Nacional y la Filmoteca de la UNAM, ahora se han multiplicado y no sólo en la Ciudad de México, lo que implica un compromiso y un gran reto. Pero también resulta preocupante ver lo limitado que es el presupuesto, tan es así que Tijuana ha decidido retirarse como sede, luego de dos años de serlo, por carecer de recursos, realmente es una lástima, ¡así lo han decidido las autoridades! A mí me encantaría que el festival se llevará a cabo no sólo en la Ciudad de México, sino que se extendiera a otras entidades, que sea una opción en el interior de la República.

Estoy convencida que exponer a las niñas y niños al cine de calidad desde temprana edad les otorga herramientas muy valiosas y forma parte de sus derechos el tener acceso a espectáculos de calidad. El cine reconstruye el tejido social y permite trabajar con la población infantil. Creó que seguiré defendiendo que este proyecto se expanda pues tiene muchas bondades y un gran impacto así como un alcance muy positivo en las nuevas generaciones.

Este esquema de festival, con una extensión a otras entidades, implica un gran compromiso y un mayor presupuesto, una gestión puntual que busque mayores alcances para que la población se vea beneficiada el máximo. El festival se ha exhibido en 18 sedes y se ha extendido a cinco ciudades: Distrito Federal, Cuernavaca, Monterrey, Estado de México y Tijuana.

 

Una edición para celebrar

Es fácil decir 20 años, pero el tiempo pasa en verdad y cuando volteas y ves los chicos que llegaron de siete años, ahora son jóvenes de 22 y hasta 32 años, lo que me llena de orgullo y emoción, y me hace ponderar todos estos años, el trabajo, las semillas sembradas y los logros que se han obtenido, así como las metas que aún nos faltan por cumplir.

Este aniversario es un festejo muy especial y aunque la situación no es la más boyante, con un presupuesto muy pero muy limitado y en la medida de nuestras posibilidades, la intención es festejar, conmemorar y refrendar nuestro interés en la formación de públicos desde la temprana edad y crear un espacio que otorgue una posibilidad cinematográfica de mucha calidad para la población infantil de México.

Nuestra celebración consiste en continuar con la calidad que hemos brindado desde sus inicios y con la muestra y participación de grandes espectadores. El festival, como siempre, tendrá una programación impecable. Este año cuenta con una gran variedad de largometrajes de Alemania, Canadá, Noruega, Sudáfrica, Suiza y Suecia, con cortometrajes de ficción, animación y documentales de más de 41 países participantes.

De 250 materiales que se inscribieron al Festival, tendremos ocho largometrajes de gran calidad: Lola (Alemania, 2014), de Thomas Heinemann; Mí amigo Raffi (Alemania, 2014), de de Arend Agthe; Albert (Dinamarca, 2015),de Karsten Kiilerich; Hocus Pocus (Noruega, 2013), de Alfie Atkinsde y Torill Kove, y Los chicos malos (Noruega, 2013), de Christina Lo; Felix (Sudáfrica, 2013), de Roberta Durrant; Shanay la música de los lobos (Suiza-Canadá, 2014), de Nino Jacusso, y El pequeño Emil (Suecia, 2013), de de Per Åhlin, y Alicja (Suecia, 2013), de Björk Jaworski, todos ellos entrañables y atendiendo a distintas edades del público para niños en México.

Así como programaciones que están conformadas por excelentes animaciones, cortometrajes de acción viva y documentales y no van a faltar los materiales realizados por niñas y niños que son maravillosos.

Los invitados en esta vigésima edición serán Rodolfo Pastor, reconocido director de animación de origen argentino en la técnica de stop motion, creador de la serie Capelito (España, 1999-2006), que ha ganado un sin fin de premios, incluyendo el festival de Annecy, y a quien le realizaremos una retrospectiva.

Una vez más estará Enrique Martínez-Salanova, que impartirá el Taller/Seminario: El cine, una herramienta imprescindible para el aprendizaje, en el Centro Cultural de España, dirigido a maestras, maestros, cineastas, creadores, talleristas interesados en el cine y al público en general.

Una posible política estatal

Las políticas públicas que se han implementado en México, en torno al cine para niños, tienen que ver solamente con la formación de públicos, pero deben ir más allá. Asignar un presupuesto estable para producir cine para niños, desarrollar el trabajo de capacitación de hacer cine para niñas y niños, detonar las matinés y esforzarse por programar un cine de calidad y no sólo en la Ciudad de México ni en la Cineteca Nacional, sino del interior de la República y en los cines comerciales. En la currícula educativa debía incluirse el cine como una disciplina artística, pero también como un aliado en el aula para abordar temas de historia, cuestiones de derechos humanos, de equidad de género, valores, enfoque de derechos, promoción de ciudadanía y un sin fin de temas que deben abordarse y tratarse en el desarrollo social y cultural de las niñas y los niños. El cine es un poderoso instrumento de comunicación que ablanda corazones y en verdad que nos permite que nuestra imaginación vuele hasta el infinito.

Por último, insistiría que en nuestro país se debería trabajar con mucho profesionalismo, de manera muy incluyente, con una política pública en materia de cultura para niñas y niños en distintas disciplinas artísticas y que la población infantil mexicana tuviera acceso a estos foros y que se produjera un cine para niños con mayor frecuencia, que se apostará y se invirtiera en la niñez. Conozco a varios cineastas interesados en los niños y que hacen un excelente trabajo, creativo, lúdico y muy bonito, para resaltar lo que piensan los niños en México.

ALBERT_2

Dos décadas en cifras

A lo largo de dos décadas, el Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), ha contado con la presencia de 30 invitados de distintos países y reconocidos internacionalmente.

Más de 241 cortometrajes realizados por niñas y niños de diversos países se han exhibido a lo largo de estos 20 años en el marco del festival.

Más de 60 países han participado.

Cinco son los países más premiados por el Jurado Infantil de México: Canadá, Francia, Noruega, Suecia y Alemania.

Se han programado 101 largometrajes.

Se han exhibido 504 cortometrajes en diferentes técnicas realizados por profesionales y por niños y niñas, tanto mexicanos como internacionales.

Se han exhibido 60 documentales (a partir de la novena edición).

Hemos tenido más de 165 mil espectadores en 19 años.

Copia de shana_wolf_wood_300dpi

Este artículo forma parte de los contenidos del número 41 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

csm_20o-festival-cartel_18a51c2b17

Exposición de carteles “Y el Ariel de Oro es para” en las Rejas de Chapultepec

mayo 6, 2015

Eduardo Vázquez Marín, secretario de cultura capitalino; 
Blanca  Guerra,  presidenta de la AMACC, 
y Jorge Sánchez, director del Imcine. Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.

Desde el lunes 4 de mayo y hasta el lunes 8 de junio de 2015, en la Galería Abierta de las Rejas de Chapultepec (Av. Paseo de la Reforma s/n esquina Gandhi, Bosque de Chapultepec), se exhibe la muestra Y el Ariel de Oro es para…, organizada por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), en coordinación con la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, y en ella se exhiben sesenta carteles de los largometrajes mexicanos que han sido reconocidos con el Ariel de Oro, premio destinado a Mejor Película, que se entrega anualmente, desde 1947 y hasta el 2015 –si bien interrumpidos entre 1958 y 1975–, con lo que se abarcan distintas épocas, estilos y periodos del cine nacional, desde la Época de Oro, pasando por el Nuevo Cine Mexicano y rematando con la producción contemporánea.

Les compartimos algunas imágenes del día inaugural de esta exposición.

Diversas personalidades del gremio cinematográfico mexicano 
realizaron el corte del listón. Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.

Blanca Guerra interpretó a "La caponera", en El imperio de la fortuna (México, 1986), 
de Arturo Ripstein. Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.

Pilar Pellicer, protagonista de La Choca y Leticia Perdigón, 
actriz principal de La otra virginidad, de Jaime Humberto Hermosillo. 
Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.

La actriz Luisa Huertas, de importante presencia en las películas Sin remitente El crimen del Padre Amaro, ambas de Carlos Carrera. Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.

Don Ernesto Gómez Cruz, intérprete de "Rutilio" en El callejón de los milagros, 
de Jorge Fons. Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.

Carlos Carrera, ex presidente de la AMACC y director de la taquillera y controversial 
El crimen del Padre Amaro. Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.

Arcelia Ramírez, actriz que interpretó a "Susana", en la exitosa comedia romántica 
Cilantro y perejil, de Rafael Montero. Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.

El actor Eduardo España demostró sus dotes humorísticas como el compadre 
"Vulmaro Villafuerte" en Pastorela, de Emilio Portes.
 Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.

Gerardo Taracena apareció como "Sobrino" en El misterio del Trinidad, 
de José Luis García Agraz. Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.

José Luis García Agraz y Gerardo Tarascena, junto con amistades. 
Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.
Blanca Guerra frente a los carteles de las cinco películas que aspiran 
al Ariel de Oro este año. Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.

Aspectos generales de la exposición sobre la Galería Abierta 
de las Rejas de Chapultepec. Fotografía: Francisco Morales/DAMM Photo.

Cartel Ariel de Oro ch

Convocatoria del XX Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan niños)

abril 9, 2015
20 Festival para niños
La vigésima edición del Festival Internacional de Cine para niños (…y no tan Niños) se llevará a cabo del 4 al 9 de agosto del 2015 en diversas salas cinematográficas de la Ciudad de México y contará, de nuevo, con una extensión a Tijuana, del 22 al 27 de septiembre del presente año, por lo que sus organizadores, La Matatena, Asociación de Cine para Niñas y Niños, A.C., han abierto la convocatoria para reunir y exhibir la producción cinematográfica de calidad, tanto nacional como internacional, dirigida al público infantil en las categorías: Largometrajes de ficción o animación, Cortometrajes de ficción, Cortometrajes de animación, Documentales dirigidos para la población infantil y Cortometrajes realizados por niñas y niños de México y otros países (fuera de  competencia). El Jurado Infantil del 20º Festival Internacional de Cine para niños (…y no tan Niños) otorga un premio simbólico y un diploma en cada categoría en competencia. El Festival se hará cargo de enviar el premio y el diploma a cada uno de los ganadores después del evento.

La fecha límite para realizar la inscripción es el viernes 8 de Mayo de 2015.

LogoMatatenaAC

El Estímulo México-Centroamericano para Cine Documental abre convocatoria

noviembre 12, 2014

ImageProxy

El Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), junto con la Fundación Ford, en colaboración con el Bertha Fund del IDFA, DocsDF, Cinergia, de Costa Rica y el Festival Internacional de Cine en San Cristóbal de las Casas, han lanzado la convocatoria para el Estímulo México-Centroamericano para Cine Documental para realizadores de filmes documentales en formato digital, con un duración mínima de 52 y máxima de 100 minutos, de México, Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá y temas de migración, pueblos indígenas, inclusión y transformación social. Se otorgarán estímulos en las áreas de Desarrollo de proyecto, Producción  y postproducción de documental, Lanzamiento de documentales y Formación para documentalistas.

La convocatoria se lanzará el 10 de noviembre y se anunciará una preselección el 16 de diciembre del 2014.

XIX Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños)

agosto 9, 2014

Enriquecer la mirada infantil

Por Liset Cotera, directora de La Matatena

Sintetizada en una emblemática frase: “Nos vemos en la pantalla”, la décimo novena edición del Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), reúne en cinco secciones en competencia y en el resto de su programación ochenta títulos provenientes de 27 países, además de la visita de tres especialistas en el cine para niños y niñas, el español Enrique Martínez-Salanova, el canadiense Jean Beaudry y el argentino Rodolfo Pastor, del 5 al 10 de agosto en la Ciudad de México, y más tarde, del 23 al 28 de septiembre en la Cineteca Tijuana.

 

Matatena 1

Estamos listos, una vez más, para realizar la décimo novena edición del Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), foro que a lo largo ya casi dos décadas es reconocido por su esfuerzo de atender, en materia de cine, a las niñas y los niños de nuestro país. Este 2014, el festival estará programado del 5 al 10 de agosto, y tendrá como sedes los siguientes complejos y salas cinematográficas: la Cineteca Nacional; la Sala “Julio Bracho”, del Centro Cultural Universitario de la unam; la Fábrica de Artes y Oficios (Faro) de Oriente, y la Universidad Autónoma Chapingo, ya posteriormente se extenderá, por segunda ocasión consecutiva, a Tijuana, donde se exhibirá en la Sala “Carlos Monsiváis” del Centro Cultural Tijuana (Cecut), del 23 al 28 de septiembre.

El festival ha permitido introducir a varias generaciones de infantes en México a una cinematografía a la que difícilmente tendrán acceso el resto del año, ya que su programación se compone por filmes absolutamente distintos de los que aparecen en el cine comercial, como el que comúnmente se exhibe en el circuito de los complejos cinematográficos multisalas.

Es también el lugar por excelencia donde niños y niñas acuden no sólo como espectadores, sino que su participación también es muy importante, ya que contamos con un jurado infantil que califica las distintas categorías en competencia. Así como su participación en la votación que llevan a cabo los espectadores niños del festival, quienes dejan asentado por escrito sus comentarios, dignos de leerse y ser tomados en cuenta por su claridad, espontaneidad y brillantez a cada momento. Claro, los adultos no quedan excluidos en este proceso y siempre es muy interesante comparar los favoritos de las niñas y niños, contra los de los adultos.

A lo largo de estos años, el Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños) ha permitido formar y atender públicos desde muy temprana edad y se ha esmerado en cada una de sus ediciones por ir perfilando un espacio muy valioso que suele promover un cine de calidad con muchos contenidos y una gama de temáticas, narraciones visuales y variadas técnicas de animación, en las que confluyen los sellos más particulares de los más destacados directores especializados a nivel internacional y nacional, que están generando historias muy valiosas que quieren ser compartidas con la población infantil.

Quien se iba a imaginar que, a 19 años de distancia, podríamos lograr un gran interés por parte de las niñas y niños cada año durante el verano, asegurar su asistencia a las salas cinematográficas y gozar de esta experiencia. En sus inicios constaba con una programación restringida, pero de mucha calidad. Ahora, en esta edición decimo novena, el festival ya cuenta con cinco categorías en competencia: Largometraje de Animación y de Ficción, Cortometraje de Ficción, de Animación y Documentales, así como la premiación que realiza el Jurado Infantil a la Mejor Producción Nacional dirigida a la población infantil de México. En total, tenemos una programación con un promedio de 80 materiales, provenientes de más de 27 países.

Doblaje simultáneo y calidad

El Festival ha logrado mantener una gran calidad en sus proyecciones mismas que continúan gozando de un doblaje en sala con las voces de destacados profesionales de la radio, la televisión, cuenta cuentos en México que han experimentado a lo largo de estos años que el doblaje simultáneo en sala es la solución y la vía para poder acercar a las niñas y niños a una cinematografía que no fácilmente llega a México, ya que lo que se exhibe en el Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños) no se encuentra doblado, ni subtitulado en nuestro idioma. La distribución de estos materiales es compleja, el cine independiente para niños es considerado un negocio de alto riesgo y la realidad es que las producciones hollywoodenses dirigidas a la población infantil no permiten por el momento que estos materiales se distribuyan fácilmente para ampliar el panorama y enriquecer la mirada de las niñas y niños en esta materia. Por eso los festivales dirigidos a la infancia tienen una gran importancia y un enorme valor en la actualidad.

Hablar de cine para niños es enfrentarnos a la realidad de que muy pocas opciones pueden tenerse en la materia. Es realmente una pena que a estas alturas no existan salas cinematográficas especializadas que atiendan la mirada de las niñas y niños, con matinés y materiales de primera que pueden otorgar mucha herramientas, sensibilizar a la población infantil, promover ciudadanía y tener acceso a narrativas totalmente distintas, pero sobre todo, al acceso de que niñas y niños se encontraran con sus fantasías, ilusiones, realidades, emociones y vivencias muy particulares, que al ser compartidas en la pantalla encuentran resonancia y permiten mostrarle a nuestros espectadores como sienten y viven niñas y niños en otras latitudes.

Invitados de prestigio

Este año el Festival se engalana con la visita de tres personalidades que son referentes importantes en materia de cine para niños ellos: el español Enrique Martínez-Salanova, el canadiense Jean Beaudry y el argentino Rodolfo Pastor. Los tres tienen mucho que aportar al género, unos desde la defensa de la pedagogía y la inclusión del cine en la currícula de la educación, tal es el caso de Martínez-Salanova, quien ha sido el fundador y creador de la revista española Comunicar y de Aularia. Jean Beaudry, es un reconocido cineasta de Quebec que ha colaborado con el destacado productor y distribuidor de cine para niños Rock Demers de la compañía Production La Fête, quienes exhibirán por primera ocasión en Latinoamérica su última producción, el largometraje La liga fuera de la ley (The Outlaw League, Canadá, 2014) y, por último, Rodolfo Pastor, director de animación, creador del entrañable personaje “Capelito”, un hongo maravilloso que con su ingenio y creatividad nos permite sumergirnos en su imaginario con una chispa muy particular que habla de sentido del humor sui generis y nos muestra cómo su creador enfrenta la vida.

Esta emblemática décimo novena edición, con su frase “Nos vemos en la pantalla”, nos invita a reunirnos una vez más, a compartir, a sabernos parte de todo este esfuerzo, de tender puentes y permitir que las niñas y los niños de nuestra ciudad y de Tijuana se unan para poder gozar y reencontrarse en la pantalla con la mejor cinematografía especializada en ellos del mundo.

Estrenos internacionales

Por último, cabe destacar la gran programación de esta edición en cada una de sus secciones. Podemos adelantarles que Noruega trae lo mejor de su cinematografía, dedicada a la primera infancia, con el largometraje Casper y Emma (Karsten og Petra blir bestevenner, Noruega, 2013) de Arne Lindtner Næss, también contaremos con un largometraje Ricky-Tresson multitud (Ricky – normal war gestern, Alemania, 2013), de Kai S. Pieck.

Mientras que el largometraje Horizonte hermoso (Horizon Beautiful, Suiza-Etiopía, 2013), de Stefan Jäger, nos envolverá en el recorrido laberíntico, a través del desierto de África del Este, de un niño etíope de la calle y un magnate del fútbol internacional, quienes a partir de un secuestro fallido se encuentran para tratar de dejar atrás el azar y hallar una verdadera oportunidad de redefinirse a sí mismos. También llega el multipremiado largometraje Eskil y Trinidad (Eskil & Trinidad, Suecia 2013) de Stephan Apelgren.

En la categoría de ficción llegaran dos excelentes cortometrajes italianos, Matilde (Italia, 2012), de Vito Palmieri, ficción que cuenta la conmovedora historia de una niña sorda y su firme determinación de hacer valer su propio derecho a estudiar, Así como Vergüenza y gafas (Shame and Glasses, Italia, 2013), de Alessandro Riconda. ¡Ah!, y no pueden perderse Gemelos en la panadería (Twins in Bakery, Japón, 2013), de Mari Miyazawa, que además de abrirles el apetito les abrirá un mundo a la creatividad…

El resto de esta vasta programación en animación y ficción tendrán que consultarlo, en breve, en nuestra página de Internet: www.lamatatena.org.

¡Nos vemos en la pantalla!

Matatena 2

 

e3a16bcb8f

 

 

 

Más negro que la noche, en la portada del número 35 de la revista cine TOMA, que circulará durante julio y agosto

julio 9, 2014

VÍAS PARA ENGENDRAR

Métodos y prácticas de los productores cinematográficos

 

• Entrevistas, testimonios y ensayos de Mónica Lozano, Laura Imperiale, Roberto Sneider, Álex García, Fernando de Fuentes y José Carlos García de Letona, Gabriel y Rodolfo Riva Palacio, Leonardo Zimbrón y Marco Polo Constandse, Rodrigo Herranz, Édgar San Juan, Mariana Cerrilla y Carlos Hernández.

• Académicas: La quincuagésima sexta entrega de los premios Ariel;  discurso de Blanca Guerra, presidenta de la amacc; fotogalería y listado completo de ganadores; Diego Quemada-Díez y La jaula de oro; Amat Escalante, Mejor Director; crónica, crítica y comparativo con otros galardones.

• Desde la Filmoteca de la UNAM: La gestación del cine estadounidense de guerra durante la Revolución Mexicana. Industria: El cine posmoderno en Nuevo León. Harun Farocki en la Cátedra Bergman. Curso de actuación para cine: La persona imaginaria desde el interior del intérprete.

• Festivales: 19º Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños); 17º Festival Internacional de Cine Guanajuato; 13º Festival Macabro. Estrenos: Pánico 5 Bravo, de Kuno Becker; Guten Tag, Ramón, de Jorge Ramírez-Suárez. Ensayo: El deseo en el cine de Lucrecia Martel.

Portada Toma 35-Ch

El periodo de esplendor que aparentemente vive el cine mexicano, tras haber conseguido 30.1 millones de espectadores en el 2013 —que representan el 12% tanto de la audiencia como de los ingresos totales en taquilla— y producido 126 largometrajes —cifra no alcanzada desde 1959—, ocurre en un momento en el que se han afianzado los fondos estatales para la producción cinematográfica con dineros públicos, tanto el Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine) como el Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine) y el Estímulo Fiscal a Proyectos de Inversión en la Producción y Distribución Cinematográfica Nacional (Eficine), previsto en el artículo 189 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR), que superan los mil millones de pesos anuales. Es gracias a estos subsidios que el cine mexicano ha logrado repuntar en cuestiones de producción, pues en la cartelera comercial, los grandes éxitos taquilleros locales son, en realidad, unos pocos casos.

¿Existe una sana industria cinematográfica cuando está basada, mayoritariamente, en dinero público a fondo perdido, es decir, previsto para perderse y no recuperarse en taquilla? ¿Puede haber productores como tales sin que arriesguen capital propio o prestado ni enfrenten la responsabilidad de que sea recuperado? ¿Es posible que exista el rigor básico en un filme cuando no enfrentará el gran filtro del público masivo? ¿Es la cartelera nacional un termómetro plausible cuando más del 70% de la población no acude nunca y más del 80% de sus ganancias van a parar a las producciones de Hollywood? ¿Los crecientes éxitos en festivales y en taquilla son señales de una industria en formación que dejará de ser dependiente del subsidio?

Las múltiples respuestas posibles, en voz de los gestores e impulsores del cine mexicano, los productores fílmicos, pueblan las páginas del dossier del número trigésimo quinto de la revista cine TOMA, que circulará por la República Mexicana durante julio y agosto de 2013, en establecimientos cerrados.

El número abre con un texto de Mónica Lozano, productora de la cinta más taquillera del nuevo siglo, No se aceptan devoluciones, quien advierte que el cine es arte a la vez que industria cultural. Luego, en entrevista con Salvador Perches, Laura Imperiale explica la importancia de cuidar todo el proceso, de principio a fin, a propósito de Tercera Llamada. Recién estrenada Las horas contigo, Roberto Sneider, en entrevista con Luis Carrasco, advierte que en el cine no hay fórmulas exitosas. Por su parte, el productor financiero Álex García, de ag Studios, responsable de No sé si cortarme las venas o dejármelas largas, advierte que el cine es el formato, es la pantalla, y no el equipo digital en que se filma. Los productores de Ánima Estudios, Fernando de Fuentes y José Carlos García de Letona, a punto de estrenar Salvando Oz, largometraje en 3D, hablan de las bondades de la industria de la animación, muy proclive a la internacionalización, de nuevo en entrevista con Luis Carrasco. En otra entrevista del mismo periodista, Rodolfo y Gabriel Riva Palacio, de Huevocartoon Producciones relatan las dificultades de impulsar sus nuevos proyectos, como Un gallo con muchos huevos —su primera película en 3D—, pese a la gran taquilla de sus dos cintas anteriores.

Más adelante, Leonardo Zimbrón y Marco Polo Contandse, quienes se reunieron para producir la segunda versión de Más negro que la noche, original de Carlos Enrique Taboada, actualizada cuatro décadas después por Henry Bedwell, advierten que gracias al estímulo fiscal del Eficine se democratizó y se abrió el ámbito fílmico mexicano; Rodrigo Herranz, productor de No quiero dormir sola, advierte que los profesionales de esta área deben estar en contacto permanente con exhibidores y distribuidores, además de ayudar a trazar las políticas públicas del país; Édgar San Juan, que además de productor es guionista de sus filmes, como recientemente lo prueba Chalán, explica el lado creativo del oficio y no sólo el técnico; finalmente, Mariana Cerrilla y Carlos Hernández abordan la importancia de la formación académica, especialmente la del curso especializado que ofrece el Centro de Capacitación Cinematográfica.

La sección Académicas se conforma como un segundo dossier, en torno a la quincuagésima sexta ceremonia de entrega de los premios Ariel, en la que junto con la lista completa de ganadores y una fotogalería, se incluye el discurso íntegro pronunciado por Blanca Guerra, actual presidenta de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC). Además de una larga entrevista de Salvador Perches con Diego Quemada-Díez, cuya cinta, La jaula de oro, fue la gran ganadora de la noche, al ser reconocida en nueve categorías; del mismo periodista incluimos otra entrevista con Amat Escalante, Ariel a Mejor Director por Heli; se incluye además una crónica de la ceremonia y de la respuesta que la Cámara Nacional de la Industria del Cine y del Videograma (Canacine), al discurso de la presidenta de la AMACC, así como un comparativo de los criterios con los que este año se entregaron las Diosas de Plata, los Premios Canacine y el Ariel.

En otros contenidos, en la sección Desde la Filmoteca de la UNAM, se aborda, en un ensayo de Juan Manuel Aurrecoechea, la influencia de la Revolución mexicana sobre la gestación del cine de guerra estadounidense, que mantuvo una línea de propaganda hasta el conflicto de Vietnam. Más adelante, Industria contiene un ensayo de Diana González sobre el cine neoleonés reciente, correspondiente a la posmodernidad, incluido en el libro Nuevo León en el cine, recién editado por Conarte. También se incluye una revisión al taller “El trabajo en una sola toma”, impartido por el cineasta checo Harun Farocki como parte de la Cátedra Ingmar Bergman de cine y teatro unam, por parte de su coordinador académico, Gabriel Rodríguez Álvarez. La cuarta entrega de la sección “Curso de actuación para cine“, del actor José Sefami, aborda la manera en la que el mundo interior del intérprete resulta el recurso más importante al crear un personaje.

Además, en Festivalesse incluyen adelantos del décimo séptimo Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF), con un par de crónicas sobre la experiencia de participar en el Rally Universitario GIFF, la del zacatecano Odín Salinas y de la veracruzana Erika López; además, se ofrecen algunos contenidos del décimo noveno Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), por parte de su directora, Liset Cotera; para que, finalmente, algunos contenidos del décimo tercer Festival Internacional de Cine de Horror de la Ciudad de México “Macabro” sean descubiertos por su directora, Edna Campos. En Estrenos se  incluyen entrevistas con el actor Kuno Becker por su debut en la dirección con la cinta Pánico 5 Bravo (México, 2013), en entrevista con José Juan Reyes, y otra más, del mismo periodista, con Jorge Ramírez-Suárez por la llegada a cartelera de Guten Tag, Ramón (México-Alemania, 2013). La sección Ensayo cierra el número con un acercamiento a la filmografía de la realizadora argentina Lucrecia Martel en relación al trato que le da a la cuestión del deseo, de la autoría de Paloma Cabrera.

El número trigésimo quinto de cine TOMA. Revista Mexicana de Cinematografíapublicación editada por PasodeGato, Ediciones y Producciones Escénicas, circulará durante mayo y junio de 2014  por todo el país, en locales cerrados: Sanborns, Caffé Caffé, Cineteca Nacional Filmoteca de la UNAM; así como en librerías: Educal, Sótano, FCE, Gandhi, Julio Torri de la UNAM, El Foco, Ceuvoz y Foro Shakespeare.

Para entrevistas o mayor información, comuníquese a los teléfonos: 56 88 92 32 y 56 88 87 56; al correo electrónico cinetoma@gmail.com, o acuda a las oficinas, ubicadas en el callejón Eleuterio Méndez 11, colonia Churubusco-Coyoacán, C. P. 04120, en la Ciudad de México.

Además, los invitamos a seguirnos por Facebook y Twitter.

Así como la página Internet de Paso de Gato.

cine TOMA 35: Vías para engendrar

julio 1, 2014

Métodos y prácticas de los productores cinematográficos

Portada Toma 35-Ch

Esta es la portada del número trigésimo quinto de la revista bimestral cine TOMA, que circulará por todo el país durante julio y agosto de 2014, con una imagen de la actriz Zuria Vega en el filme Más negro que la noche (México, 2014), de Henry Bedwell, cinta de terror que actualiza el clásico de Carlos Enrique Taboada de 1975.

La producción cinematográfica y el estado que guarda en el ámbito mexicano es el tema del dossier principal de este número, que ofrece testimonios de Mónica Lozano, Laura Imperiale, Roberto Sneider, Álex García, Fernando de Fuentes y José Carlos García de Letona, Gabriel y Rodolfo Riva Palacio, Leonardo Zimbrón y Marco Polo Constandse, Rodrigo Herranz, Édgar San Juan, Mariana Cerrilla y Carlos Hernández.

Un segundo dossier se ocupa de la LXV entrega de los premios Ariel, de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, con el discurso que dio su presidenta, Blanca Guerra; la respuesta que le dio la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma (Canacine); entrevistas a Diego Quemada-Díez ganador de nueve categorías por La jaula de oro, y con Amat Escalante, Ariel a Mejor Director, además de un comparativo con las Diosas de Plata y los Premios Canacine, y una fotogalería. En otros contenidos, en la sección Desde la Filmoteca de la UNAM se trata la influencia de la Revolución Mexicana en el cine de guerra estadounidense. Se relata el taller El trabajo en una sola toma, impartido por Harun Farocki en la Cátedra Bergman. Industria contiene un recorrido por el cine nuevoleonés reciente. La cuarta entrega de la sección “Curso de actuación para cine“, del actor José Sefami, trata el mundo interior como el recurso más importante par crear un personaje. Festivales incluye adelantos del décimo séptimo Festival Internacional de Cine Guanajuato con un par de crónicas sobre el Rally Universitario GIFF Odín Salinas y de Erika López; del décimo noveno Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños), de Liset Cotera, y del décimo tercer Macabro, de cine horror, de Edna Campos. Estrenos incluye entrevistas con Kuno Becker por Pánico 5 Bravo, de José Juan Reyes, y con Jorge Ramírez-Suárez por Guten Tag, Ramón

Cine TOMA es una publicación especializada en el análisis, la reflexión, la crítica y la información cinematográfica de México, Iberoamérica y el mundo, que circulará durante julio y agosto de 2014  en locales cerrados como Sanborns, Caffé Caffé, Cineteca Nacional y Cenca, y en librerías como Educal, Sótano, FCE, Gandhi, Julio Torri UNAM, El Foco, Ceuvoz, Foro Shakespeare y la Filmoteca de la UNAM. Finalmente, en ensayo, Paloma Cabrera Yáñez nos acerca a la filmografía de la realizadora argentina Lucrecia Martel en relación con el deseo.

La industria cultural cinematográfica a veinte años del TLCAN

abril 4, 2014

Efectos negativos y desmemoria

Por Víctor Ugalde

Las promesas de una gran bonanza económica con incremento de empleos y exportaciones, de una generación de políticos neoliberales en México, con la firma del Tratado de Libre Comercio para América del Norte, no se cumplieron. Especialmente en materia cultural y, sobre todo, cinematográfica, que no fueron protegidas ni consideradas parte de la excepción cultural –como sí lo hizo Canadá–, con el resultado que la producción fílmica de Estados Unidos domina las salas mexicanas, las cuartas del mundo en materia de consumo de boletos. ¿Cuál es la balanza del libre comercio a dos décadas de distancia?

Sólo con tu pareja

Hace más de 20 años, el grupo compacto de neoliberales encabezados por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, decidió integrar México a los Estados Unidos mediante la firma de un acuerdo comercial. En ese momento, se prometió que gracias a la firma del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), se incrementarían las importaciones y las exportaciones, se aumentaría el empleo y las percepciones de los trabajadores, se elevaría nuestro poder adquisitivo y un largo etcétera. Para que esto se hiciera realidad, el partido gobernante –el Partido Revolucionario Institucional (PRI)– reformo a su antojo un gran número de leyes y decretos, al tiempo que desaparecía o privatizaba las empresas de la nación. En su oportunidad, los cercanos a los gobernantes se adjudicaron gran parte del ahorro de la nación.

En  materia de cultura, mientras Canadá –tercer signante del acuerdo– decidía hacer uso de la excepción cultural para proteger tanto la creación como a sus creadores, los tecnócratas mexicanos decidieron incluirla como un producto más, ya que “nos respaldaba la fortaleza de más de 30 siglos de nuestra cultura.”, tal y como afirmó Jaime Serra Puche, entonces Secretario de Comercio, quien participó en las discusiones varias que se llevaron a cabo, en las cuales no hubo participación alguna de los sucesivos presidentes del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Víctor Flores Olea –su primer titular, entre 1988 y 1992– y Rafael Tovar –su sustituto, quien llegó al cargo en 1992.

En su momento, las organizaciones existentes de artistas y de integrantes del medio cultural, manifestaron sus quejas y objeciones tibiamente. Era época de la presidencia imperial y siempre permanecía latente la represión disfrazada.

Para incorporar las industrias culturales, al libre comercio, especialmente la producción cinematográfica primero se reformó y derogó, en 1992, la Ley de Cinematografía, de la que se eliminaron las obligaciones del Estado de apoyar a la cultura fílmica, ley que había permanecido vigente durante más de 40 años y que había impulsado la producción de más de tres mil películas y propiciado la creación de una infraestructura fílmica que ponía al alcance de las mayorías nuestra propuesta estética y el pensamiento del mundo. Con la nueva ley todo se dejaba a merced de las fuerzas del mercado.

Las consecuencias inmediatas fueron una gran transformación de efectos negativos para nuestro país. De entrada, los precios de entrada subieron muy por encima de la inflación, cerraron las grandes salas en muchas ciudades y se abrieron otras nuevas, pequeñas y muy concentradas sólo en algunas capitales. La producción de largometrajes casi desapareció y el desempleo cundió en todos los sectores.

Gracias a la inmediata movilización de la comunidad cinematográfica se inició una titánica campaña de recuperación de nuestra expresión fílmica, gracias a la cual se logró, en 1998, la reforma a la Ley de Cinematografía, entre otras cosas gracias a que, por fin, se alcanzó la pluralidad democrática y una representatividad de partidos políticos en la Cámara de Diputados. Los diputados María Rojo, del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Javier Corral, del Partido Acción Nacional (PAN), entre muchos otros diputados y senadores de la oposición, encabezaron las demandas de la comunidad fílmica.

En esta reforma se le regresó al gobierno y al Estado la obligación de impulsar la expresión y consumo de nuestro cine. Gracias a esto, poco a poco se logró recuperar algo de lo perdido, pero el daño ya estaba hecho y era muy grave, al grado que sus consecuencias se siguen teniendo hoy en día.

Dos décadas después

A 20 años de distancia, la situación de nuestro cine puede resumirse como sigue: anualmente se consumen 256.4 millones de boletos en las 5 mil 535 pantallas que hay instaladas en la República Mexicana, mismos que generan 11 mil 860 millones de pesos de ganancias en taquilla, más otro tanto de ingresos por concepto de publicidad y venta de golosinas. Este año pasado, el 2013, el cine mexicano obtuvo un repunte extraordinario entre los espectadores, gracias a los 99 títulos nacionales estrenados de un total de 374 filmes (26.47% de la cartelera). Además de que el consumo de cine mexicano supero los mil 228 millones de pesos, gracias a los 29. 1millones de boletos vendidos para nuestra cinematografía.

También se destaca con orgullo que somos el cuarto país en consumo de boletos en el mundo, pero no se dice que solo un 11.3% de esos espectadores vieron alguna producción mexicana y eso que estamos destacando que se trató de un año extraordinario

En materia cinematográfica, durante el 2013 se produjeron más de 90 películas, de las cuales 52 recibieron algún tipo de apoyo gubernamental. Para cualquier persona ajena al medio, estos resultados pueden parecer muy benéficos, sin embargo no debemos olvidar que, en materia de cine, aparte de los resultados económicos siempre hay que pensar en las ideas que transmiten los contenidos. Y es justo en esta materia  donde el país más ha perdido.

En estos veinte años México redujo su producción fílmica a un promedio de solamente 42 filmes al año, es decir que perdió más del 50% de lo que se producía en la década de los ochenta. Las escasas cintas nacionales frecuentemente no encuentran salas donde puedan exhibirse en las pocas ciudades que aún cuentan con salas de cine, por lo que se ha perdido gran parte de la comunicación con sus propios connacionales, es decir, con su público natural.

También fue en este periodo en el que se ha educado a las nuevas generaciones de mexicanos casi exclusivamente con productos audiovisuales estadounidenses, quedando fuera de su acceso el imaginario del mundo y el de su propio país.

Aparte de las consecuencias en el imaginario y formación de la nación, esto también ha tenido pésimas repercusiones en materia económica. La balanza de pagos está completamente desnivelada y año tras año resulta altamente deficitaria para nuestro país y beneficiosa para los Estados Unidos. A este país se le han dejado de cobrar, en México, miles y millones de pesos por obligaciones tributarias. Hoy, las grandes transnacionales únicamente dejan en el país el 10% por concepto del pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), debido al acuerdo que existe para evitar la doble tributación y eso sin tomar en cuenta que sus ingresos se incrementaron desmedidamente al pasar de obtener entre el 35 y el 40% de nuestro mercado en la década de los ochenta, a más del 92% como ocurre actualmente.

Los efectos de un acuerdo comercial como éste no se vieron de inmediato, ocurrió gradualmente, fue paso a paso, existieron algunos avances y grandes retrocesos. No se pueden olvidar sus efectos a los cinco, 10 y 15 años.

Desmemoria y mentiras

A 20 años, la desmemoria del ser humano resulta sorprendente, así es que, aprovechándose de esto, los negociadores  –en realidad los grandes beneficiarios– del TLCAN, han emprendido una campaña mediática sobre los éxitos del acuerdo comercial trinacional, pese a que la realidad se empeña en desmentirlos.

Valgan como ejemplo las palabras del propio Jaime Serra Puche, que reconstruye algunos de los escasos momentos en que su persona y el equipo de negociadores se ocuparon del campo cultural. Fueron tan sólo unos encuentros con intelectuales y artistas. “Todo lo que incorpora bienes, servicios y productos culturales fue intocable. Me pareció muy sensata la argumentación de Michael Wilson. A partir de tal decisión, nosotros pensamos que para México no había ni un pro ni un contra muy grande en ese sentido, porque es de los tres países el que tiene la mayor tradición cultural, la más antigua, la más profunda. Entonces no acabo de entender cómo es que el proceso de apertura, se dice, afectó a la identidad nacional. No fue así.”, insiste.

¿Qué tipo de ciudadanos formamos a partir del TLCAN? ¿Qué tanto de este desastre fue producto de una mala negociación? ¿Qué tanto influyeron las nuevas tecnologías? ¿Qué tanto las prácticas contrarias al libre mercado impidieron una relación más equilibrada? ¿Cómo se preparó y se desmantelo la industria fílmica mexicana para entregarla a las grandes distribuidoras –majors– estadounidenses? ¿Quién gano con el cambio del modelo popular de consumo cinematográfico al de la exclusión en el que sólo tienen acceso la clase media y alta?

comoaguaparachocolate_fotograma-866x1024

Este artículo forma parte de los contenidos del número 33 de la revista cine TOMAde enero-febrero de 2014. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

TLCAN Vertical C_Banda