Posts Tagged ‘marzo’

XIV Encuentro de Coproducción del FICG

septiembre 22, 2017

Como parte del trigésimo tercer Festival Internacional de Cine en Guadalajara (ficg), se realizará el decimotercer Encuentro de Coproducción, entre el 11 y el 13 de marzo de 2018, cuyo objetivo es propiciar el contacto directo entre proyectos cinematográficos en desarrollo de Iberoamérica con profesionales de la industria audiovisual, fondos de financiamiento, productores, compradores y vendedores internacionales, por lo que abrió su convocatoria para largometrajes de ficción y documentales, que cuenten con un guión terminado, al menos el 20% de financiación asegurada y una duración mayor a 70 minutos. Serán seleccionados un máximo de 30 proyectos iberoamericanos que conjunten las mayores posibilidades de obtener financiamiento.

El registro de inscripción cierra el 4 de diciembre de 2017.

Anuncios

Convocatoria para el XII Guadalajara Construye en el FICG

septiembre 22, 2017

Guadalajara Construye 12/ Works in Progress, se celebrará los días 10 y 11 de marzo de 2018, en el marco del trigésimo tercer Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), por lo que abrió su convocatoria para películas de ficción en estado provisional y en búsqueda de financiamiento para su finalización que deseen ser presentadas a profesionales acreditados al área de Industria del festival: productores, distribuidores, agentes de ventas, compañías de servicios, fondos de ayuda y representantes de festivales con posibilidad de contribuir a la terminación de los largometrajes y su posterior exhibición. Siete trabajos serán seleccionados y podrán participar en Guadalajara goes to Cannes, en el Marché du Film de Cannes, en mayo del 2018.

La fecha límite es el 27 de noviembre de 2017.

Convocatoria al XIII Encuentro de Coproducción y a Guadalajara Construye 11

agosto 17, 2016

industria-ficg-17

La plataforma de Industria del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) ya recibe inscripciones para sus dos actividades centrales: el XIII Encuentro de Coproducción para largometrajes de ficción y documentales en etapa de preproducción con apoyos a la producción por un valor cercano a los 600 mil dólares en servicios y el work in progress Guadalajara Construye 11 para ayudar a la conclusión de largometrajes iberoamericanos de ficción en etapa de postproducción que seleccionará siete películas de ficción. Ambos buscan propiciar el contacto directo entre proyectos cinematográficos de Iberoamérica en desarrollo, tanto con profesionales de la industria audiovisual, fondos de financiamiento, productores, compradores y vendedores internacionales.

La inscripción para el Encuentro de Coproducción cierra el 5 de diciembre y la de Guadalajara Construye el 28 de noviembre de 2016.

http://www.industriaguadalajara.com

La selección Iberoamericana y Mexicana del XXXI FICG y su distribución improbable

marzo 5, 2016

Entre el nicho y la invisibilidad

Por Gerardo Salcedo Romero

Los números no mienten: el número de películas inscritas a la trigésima primera edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara superó apenas al del año pasado pero confirma la buena salud en la producción fílmica de la región Iberoamericana. No así en la distribución, pues 2015 fue un gran año para Hollywood, lo que implica que los Multiplex persistan en ofertar cine para el consumo masivo y no una variedad de opciones. Así, pocas cintas de la región se estrenarán en México y buena parte de las películas nacionales tendrán un paso efímero o nulo con los grandes exhibidores.

Magallanes-del Solar

Se puede afirmar que 2015 fue el mejor año para las empresas productoras y distribuidoras de los Estados Unidos. Por lo tanto, y siguiendo la ley física que reza que a toda acción hay una reacción, el pasado fue el peor año para el cine que no utiliza efectos especiales y no tiene superhéroes de Marvel. A lo largo de esos 365 días, cinco películas entraron al registro histórico de las películas más taquilleras de la historia de la industria cinematográfica: Star Wars: el despertar de la fuerza (Star Wars: Episode vii,-The Force Awakens, Estados Unidos, 2015), de J.J. Abrahams, en tercer lugar (con 2 mil 48 millones de dólares de taquilla); Mundo Jurásico (Jurassic World, Estados Unidos, 2015), de Colin Treworrow, en cuarto (con mil 670.4 millones); Rápidos y Furiosos 7 (Fast & Furious 7, Estados Unidos-Japón, 2015), de James Wan, en sexto (con mil 516 millones); Avengers: La era de Ultrón (Avengers: Age of Ultron, Estados Unidos, 2015), de Joss Whedon, en séptimo (con mil 405.4 millones), y Los Minions (Minions, Estados Unidos, 2015), de Kyle Balda y Pierre Coffin en undécimo (con mil 159.4 millones). Asimismo, 2015 es el año en el que más dinero ha ingresado a través de la asistencia a los cines Estos blockbusters lograron un total de 7 mil 791 millones de dólares en todo el mundo, es decir que el 2015 fue canónico para Hollywood. El incremento de la asistencia fue del 10%, frente al 2014. No hay controversia: 2015 es la experiencia a repetir.

Frente a este hecho, los distintos dogmas y las políticas de programación que existen en las salas multiplex se reforzarán. Han triunfado los estrenos con miles de copias, han prevalecido grandes producciones hollywoodenses, la única ruta a considerar es la que busca la rentabilidad monetaria. La experiencia cinematográfica debe ser, en lo esencial, una experiencia de consumo.

Las políticas que las exhibidoras han adoptado son, en lo esencial, una ruptura ante la producción nacional. Ese vasto 90% de lo que se exhibe está destinado a ser mal exhibido, con carteles semi escondidos, copias digitales en dcp rechazados en el momento final de su exhibición, o programados con pocas funciones y sus trailers proyectados en una especie de gueto. Por ejemplo: previo a las películas mexicanas en cartelera se pasa el avance de las futuras películas nacionales a exhibir y si uno les pide ampliar la política de proyección, la respuesta es que “no tiene el perfil”, así que sólo quienes ven películas mexicanas sabrán de los estrenos de las otras películas mexicanas. Lo dicho, un gueto.

Escasa conexión regional

Antes de pasar al tema de la programación del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (ficg), cabe añadir una reflexión sobre la globalidad de las películas habladas en español ya que el 2015 es ilustrativo de sus alcances. Fuera del mundo de los festivales cinematográficos, donde las películas tienen un notable ciclo vital, son pocos los títulos que alcanzan a brincar las fronteras. Podemos mencionar que El clan (Argentina-España, 2015), de Pablo Trapero, fue una de las pocas excepciones que logró una exhibición continental, si bien sus números fuera de Argentina resultaron bastante discretos: 16 mil 778 espectadores en su primer semana de exhibición en México y en el caso español –país coproductor– 95 copias produjeron más de 17 mil boletos –con un promedio de 200 boletos por copia.

Un caso similar de indiferencia lo ha sufrido la colombiana El abrazo de la serpiente (Colombia-Venezuela-Argentina, 2015), de Ciro Guerra, que a pesar de su exitosa carrera en festivales iniciada con el premio Cine Art Award de la Quincena de Realizadores en Cannes y su sorprendente nominación al Oscar en la categoría de Mejor Película en Lengua no Inglesa, desapareció de cartelera en Guadalajara a la semana de su estreno. Películas con indígenas y en blanco y negro siguen siendo una bizarra rareza a un público muy convencional que se ha nutrido de mutantes y seres de otras galaxias… pero que siempre hablan inglés. A pesar de ello, El abrazo de la serpiente tendrá una decente exhibición en varios de los países que conforman eso que se dice es el Primer Mundo y con la nominación ha obtenido su derecho de piso en las plataformas digitales en línea tipo Netflix.

Si bien el cine de Pedro Almodóvar no atraviesa su mejor momento, sigue siendo el único cineasta hispanohablante que, película a película, mantiene presencia internacional, con una filmografía estacionada entre el cine de culto y la comedia de Blake Edwards. Su ausencia revela las frágiles ramas de nuestras cinematografías. La creciente producción audiovisual iberoamericana encuentra su mejor nicho en los festivales de cine y en los circuitos alternativos. En muchos, casos la indiferencia que existe entre el público y el autor es brutal: de un lado sobra indolencia, del otro desprecio. En esa fenomenología tan propia, las cadenas exhibidoras tienen el camino abierto para ese futuro que ya hemos visto y cuyo porvenir se pronuncia así, en inglés: Avengers, Jurassic, Minions

La salida festivalera

El despliegue y consolidación de la producción audiovisual iberoamericana se percibe, más bien, mediante las inscripciones recibidas constantemente en festivales especializados. Una vez más, se abrió la convocatoria para la trigésimo primera edición del ficg en el mes de julio y cerró en noviembre de 2015. En números cerrados se recibieron alrededor de mil 600 películas, significativamente la mitad son cortometrajes; fueron evaluados unos 400 documentales y otros 400 largometrajes de ficción. Al cierre de la convocatoria, el número de inscripciones era ligeramente superior frente al de la edición pasada. El volumen de la producción por país se mantiene constante; siguen dominando México, España, Argentina y Brasil. Quinto y sexto lugar oscila entre el cine chileno y el colombiano –que en el 2015 tuvo su mejor desempeño internacional y cuyo gran logro es El abrazo de la serpiente– y, poco a poco, los cineastas portugueses empiezan a descubrir un nuevo continente.

Países Iberoamericanos con mayor representación FICG31

México            367

España            315

Argentina            189

Brasil            154

Colombia            83

Chile            78

Portugal            66

Venezuela            45

Cuba            32

Perú            30

Ecuador            18

República Dominicana            18

Uruguay            16

Costa Rica            15

Puerto Rico            7

Paraguay            6

El Salvador            5

Bolivia            5

Honduras            5

Nicaragua            4

Panamá            3

Guatemala            3

 

Nuestro deseo de no cerrarnos a una determinada corriente o forma de entender al cine provoca que la sección de largometrajes de ficción tenga un sabor diverso. Tenemos 14 trabajos, de los cuales sólo un par fueron dirigidos por mujeres: El olivo (España, 2016), de Icíar Bollaín y La puerta abierta (España, 2016), de Marina Seresesky. Vale la pena detenerse en el caso de Bollaín, una cineasta con nueve largometrajes –posiblemente la cineasta que tiene la trayectoria más destacada– y sólo con Te doy mis ojos (España, 2003), alcanzó exhibición comercial en México. En los casos de Alejandro Fernández Almendras –Aquí no ha pasado nada (Chile, 2016)– y Asier Altuna –Amama (España, 2015)– son directores que ya han tenido una presencia previa en nuestro festival, pero que se encuentran lejos de poder construir una convocatoria que rebase lo regional.

maquinaria-panamericana.jpg

El documental, lo mejor

En los documentales, y vale la pena seguirlo diciendo, se encuentra lo mejor del cine mexicano y de la región. En esta sección hay una cierta coherencia en cada una de las películas seleccionadas. Quisiera destacar que, de los 14 trabajos, cuatro son películas mexicanas y también cuatro trabajos son dirigidos por mujeres. En esta sección se encuentran muy personales registros de lo real a través de la experiencia propia: Paciente (Colombia-España, 2015), de Jorge Caballero; 35 y soltera (Argentina-Estados Unidos-España, 2015), de Paula Schargorodsky; Nosotras. Ellas (Argentina, 2015), de Julia Pesce; El legado (Alemania-Chile, 2015), de Roberto Anjari, o el registro de la vida cotidiana de un sujeto que ofrece un amplio reflejo amplio de nuestras mutaciones sociales: El charro de Toluquilla (México, 2016), de José Villalobos; El paso (México, 2015), de Everardo González; Margarita (México, 2015), de Bruno Santamaría; Damiana Kryygi (Argentina, 2015), de Alejandro Fernández; Dead slow ahead (España-Francia, 2015) de Mauro Herce, o el registro que fusiona reportaje cinematográfico y testimonio individual en District Zero (España-Jordania, 2015), de Jorge Fernández Mayoral, Pablo Tosco y Pablo Iraburu; Mi querida España (España, 2015), de Mercedes Moncada… En resumen el documental iberoamericano se encuentra ya muy lejos de los formatos televisivos: que demanda la voz en off, el comentario didáctico o el síndrome talking heads.

Por otro lado, nuestra selección de documentales de los últimos años, revela esa abismal ruptura que existe entre la sala de exhibición y la producción. De los documentales iberoamericanos recientemente filmados sólo se ha exhibido en México El botón de nácar (Chile-Francia-España, 2015), de Patricio Guzmán y sólo fue a través de la Cineteca Nacional.

Se han cerrado de tal manera las vías de acceso a las pantallas de Cinemex y Cinépolis, que ya un puñado significativo de películas, mediante sus distribuidores, han apostado por un reducidísimo circuito que encabeza la Cineteca Nacional: Obras como Viento aparte (México, 2014), de Alejandro Gerber y Seguir viviendo (México, 2014), de Alejandra Sánchez –ambas formaron parte de la programación de nuestra edición xxix–, donde a través de una narrativa de road movie, se describen las vivencias de un grupo de adolescentes, que descubren un México áspero, violento y contradictorio, lo mismo que documentales como Hasta el fin de los días (México, 2014), de Mauricio Bidault, sobre la rutina laboral en el Instituto de Ciencias Forenses de Jalisco han logrado encontrar un resquicio, pero literalmente es un resquicio, en el que la mejor experiencia de asistencia ocurre en la mencionada Cineteca Nacional. Literalmente, terminan siendo distribuidas siguiendo las rutinas del nicho y su escasa permeabilidad social.

Peores experiencias han sufrido los distribuidores de Levantamuertos (México, 2013) –presentada en la edición xxviii del ficg–, una de las mejores películas de ficción filmada en la frontera norte que hasta el momento no ha logrado rebasar a la exhibición en la pequeñísima franja fronteriza que hay entre Tijuana y Mexicali. Podemos ir acumulando títulos que, o se han confinado en el nicho que encabeza la Cineteca o que se quedan en el mínimo estreno regional.

Distribución para unos pocos

Para la edición trigésimoprimera, tenemos 19 películas mexicanas en competencia, algunas de las cuales no tendrán problema en hacerse una ruta normal de exhibición: Mr. Pig (México, 2016), de Diego Luna; Me estás matando Susana (antes Ciudades desiertas, México, 2016), de Roberto Sneider y La 4ª compañía (México, 2016), de Emir Galván y Vanessa Arreola. La ruta de las restantes se antoja complicada. Los diez documentales, la película tapatía y las cinco ficciones, una vez concluida su exhibición en Guadalajara, deberán haber conseguido distribuidor –internacional en algunos casos, nacional en todos–, gestionar los recursos del estímulo fiscal Eficine Distribución, ser presentadas ante las cadenas exhibidoras o, en su caso, en la Cineteca Nacional –a fin de ser seleccionadas en la Muestra o en el Foro Internacional. No quiero hacer predicciones, pero la estadística es reveladora: en estos momentos sólo tres de las 19 películas mexicanas que serán presentadas en el Festival tienen un futuro estreno comercial.

Si a esas 16 películas que deben de buscar un espacio propio, sumamos la decena de títulos mexicanos que acaba de competir del Festival Internacional de Cine unam (ficunam), tenemos casi 25 obras que batallarán para encontrar una exhibición digna. El panorama se complica cuando ya es evidente la crisis del video –tanto en formato dvd o Blu-ray–, que en su opción de renta ha desaparecido –quedando sólo la piratería y la compra–, un derrumbe al que se le opone el ascenso de las plataformas digitales, siendo Netflix la más famosa y FilminLatino la propuesta más interesante. En este caso, no conozco las estadísticas, pero es revelador que nadie ha exaltado estas plataformas en tanto solución al problema de la distribución. Por el momento, son opciones complementarias. Finalmente, el acto de ver cine es, en lo esencial, un ritual social.

Al fenómeno del blockbuster lo acompaña la tenacidad con la que funciona la maquinaria de Hollywood. Tomo como referencia aquellas películas que se producen pensando en los premios Oscar –de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (ampas)– y que pueden dividirse en tres categorías –tomo sólo como referencia a los films nominados a Mejor Película:

1) Las películas a las que la nominación determina su valor a nivel global –el mercado doméstico es aproximadamente del 40%:

El renacido (The Revenant, Estados Unidos, 2015, de Alejandro González Iñárritu), cuyos ingresos fueron de 405 millones de dólares a nivel mundial, de los cuales 170 millones 169 mil son de su taquilla dóméstica, es decir, de los Estados Unidos

Puente de Espías (Bridge of Spies, Estados Unidos-Alemania-India, 2015, de Steven Spielberg), con 164 millones 367 mil dólares a nivel mundial, de los cuales 72 millones 264 mil son ingresos domésticos

2) Las consolida a nivel doméstico y las hace más atractivas a nivel mundial –el mercado local alcanza casi el 50%:

La gran apuesta (The Big Short, Estados Unidos, 2015 de Adam McKay), 124 millones de dólares a nivel mundial y 68 millones 120 mil a nivel local

3) El impacto es sobre todo local –Estados Unidos, Canadá e Inglaterra como principales consumidores:

Brooklyn. Un nuevo hogar (Brooklyn, Irlanda-Reino Unido-Canadá, de John Crowley), generó a nivel mundial 49 millones y en EUA obtuvo 36 millones 525 mil dólares.

En primera plana (Spotlight, Estados Unidos-Canadá, de Tom McCarthy), generó 61 millones 771 mil dólares, de los cuales 39 millones 121 mil corresponden a los Estados Unidos.

La habitación (Room, Irlanda-Canadá, 2015, de Lenny Abrahamson), generó 23 millones 516 mil dólares, de los cuales 13 millones 474 mil son de los EUA.

Es visible, con estos ejemplos, la concentración de los ingresos. Excluí los de Misión Rescate (The Martian, Estados Unidos-Reino Unido, 2015, de Ridley Scott) y de Mad Max: Furia en el camino (Mad Max: Fury Road, Australia-Estados Unidos, 2015, de George Miller), ésta con números similares a los de la celebrada película de G. Iñárritu.

Ante esta numeralia y, sobre todo, con las actuales tendencias de exhibición, cabe preguntar si hay modo de repensar las estrategias en la distribución de nuestras películas. Creo que la apuesta por el streaming o las plataformas en línea no es la solución: finalmente, ver una película es, en lo esencial, un acto social. Un hecho es seguro: nuestro cine se encuentra entre el nicho y la invisibilidad, y los festivales con sus limitaciones y posibilidades se siguen convirtiendo en la mejor ventana posible para el volumen de la producción.

Por el momento la respuesta del cinéfilo mexicano ha sido adoptar a Leonardo DiCaprio, un gesto muy revelador.

Ciudades desiertas-Sneider

Premio Mezcal 2016

Un total de 19 filmes, seleccionados en distintas secciones, aspiran a ganar el Premio Maguey, a la Mejor Película Mexicana, que otorga el Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

De las muertas (México, 2015), de José Luis Gutiérrez Arias.

Derecho de playa (México, 2016), de Jorge Díaz Sánchez.

Distancias cortas (México, 2015), de Alejandro Guzmán.

El charro de Toluquilla (México, 2016), de José Villalobos Romero.

En el lugar de las flores (México, 2015), de Héctor I. Jiménez.

Enamor(d)ados (México, 2016), de Gabriel Retes.

La balada del Oppenheimer Park (México, 2016), de Juan Manuel Sepúlveda.

La carga (México, 2015), de Alan Jonsson Gavica.

La 4a compañía (México-España, 2016), de Amir Galván Cervera y Mitzi Vanessa Arreola Gutiérrez.

Maquinaria Panamericana (México, 2016), de Joaquín del Paso.

Margarita (México, 2015), de Bruno Santamaría Razo.

Mr. Pig (México, 2016), de Diego Luna.

Pies ligeros (México, 2016), de Juan Carlos Núñez Chavarría.

El buen cristiano (México, 2016), de Izabel Acevedo.

Nueva Venecia (Uruguay-México, 2016), de Emiliano Mazza De Luca.

Viviana Rocco yo trans (México, 2016), de Daniel Reyes.

FICG31-GIFF-01

Este artículo forma parte de los contenidos del número 45 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

Un vistazo al sexto FICUNAM

febrero 24, 2016

Osadía y sentido del humor

Por Eva Sangiorgi, directora fundadora del FICUNAM

thr-arabian-nights-still

Este año se inscribieron 600 trabajos a la convocatoria para nuestra sexta edición –a realizarse del 24 de febrero al primero de marzo de 2016− y realmente nos sorprendió encontrar trabajos tan en sintonía con nuestra propuesta, además de películas de autores que ya conocemos y cuyo trabajo estimamos el trabajo; nos complace mucho verificar que la línea editorial del Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM), es clara también para los realizadores.

El proceso de selección es bastante demandante, sobre todo este año, porque somos un equipo muy reducido y la producción, en particular la nacional del último año, es rica en sorpresas. Sin duda, estamos muy satisfechos de la propuesta de programación que logramos compaginar en la Competencia Internacional: es una selección diversa y realmente representativa de las distintas geografías del cine independiente. Pero lo que más me enorgullece este año es la sección mexicana en competencia, Ahora México: muchos estrenos de gran calidad de realizadores ya consagrados y de nuevos directores.

Fue muy difícil cerrar esta sección por la cantidad de trabajos –todos muy valiosos– que recibimos. Sin embargo, se trata también de eso: de seleccionar. Es parte del oficio y del respeto a las películas decidir que algunas quedan y otras no, para poder crear un discurso coherente entre las películas.

La imagen oficial tanto del diseño del cartel como del cineminuto se encarga por invitación. El Dr. Alderete nos había manifestado su interés y aprovechamos la oportunidad. Se trata un poco de jugar, de apostar a la creatividad, que es el espíritu del festival. En realidad, los artistas son completamente libres de proponer su trabajo, de imaginar. Con anterioridad y durante el proceso conversamos con ellos largamente.

Lo que nos motiva también es que sabemos, con cierta seguridad, que nuestro público no tiene la necesidad de ver representado el cine con la simbología usual y que, más bien, se sorprende frente a la provocación y a la fantasía que surge de propuestas tan distintas. En todos los casos, se trata de artistas visuales muy afines al cine de FICUNAM, que comparten la osadía y cierto sentido del humor. Claro, la diversión es parte del proceso. FICUNAM se trata de esto, de cine de autor, de miradas críticas, de discursos originales en el panorama tan diverso que presenta el cine. Una de las responsabilidades de nuestro festival es hacer honor a esta diversidad y es parte del oficio el trabajo de recuperar lo que se ha quedado marginado o en el olvido. Revisar, discutir, evaluar, programar con esta finalidad, la de promover el cine y alimentar la diversidad siempre enriquecedora. No es cuestión de hacerse los alternativos, sino de respetar la complejidad del trabajo artístico en materia de cine.

Confieso que siento que cada año la emoción aumenta: nos sigue sorprendiendo la vivacidad del cine, que es un medio con todavía muchas posibilidades por explorar. Este año realizaremos retrospectivas del georgiano Marlen Kutsiev, del mexicano Leobardo López Aretche, además del portugués Miguel Gomes. Y el argentino Lisandro Alonso dictará una clase magistral.

FICUNAM 6 mantiene la línea editorial de los años pasados: secciones en competencia, retrospectivas y homenajes a la memoria del cine −como la presentación especial de dos películas de Paulo Rocha restauradas recientemente por la Cinemateca Portuguesa−, además de un panorama amplio de cine contemporáneo, tanto de autores reconocidos como de nuevos descubrimientos.

Lo que cambia es la apertura de nuevos espacios y sedes en la Ciudad de México, como el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris” y, por supuesto, tenemos nuevos retos: alcanzar un público más amplio a través de plataformas digitales para quienes no pueden participar en el evento porque no se encuentran en la urbe. Pero, sobre todo, el reto es desarrollar un trabajo más puntual en términos de difusión. Estamos conscientes de que las propuestas de FICUNAM son, en muchos casos, películas que representan un descubrimiento, una novedad para el público. Por eso, nuestro compromiso este año es, más que nunca y a raíz de la experiencia adquirida, el de acompañar a la audiencia con textos, entrevistas y un rico trabajo editorial. Complementamos este esfuerzo con una selección más estricta, más precisa, que dé a entender la existencia de un diseño general.

Y que los cinéfilos esperen en pantalla la obra de los grandes que nos visitan una vez al año: Manuel de Oliveira, Jean-Marie Straub, Corneliu Porumboiu y Hong Sang-soo, entre otros.

Dos-Fiodors-Marlen-Khutsiev

ficunam2016

Abierta, la convocatoria para el octavo DocuLab Guadalajara

agosto 21, 2015

doculab8-h

La octava edición del DocuLab Guadalajara, que se realizará como parte del trigésimo primer Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), a efectuarse entre el 4 y el 13 de marzo de 2016, es un espacio de estudio que dispone de 31 candidaturas para jóvenes creadores audiovisuales de la zona iberoamericana en dos modalidades: cineastas a disección (directores) y oyentes-testigos. Los seleccionados serán dados a conocer el lunes de 12 enero del 2016.

La fecha límite de postulación es el 17 de noviembre del 2015.

logo-doculab8

 

Quincuagésima octava Muestra Internacional de Cine

marzo 27, 2015

venice_moebius

Moebius, de Kim Ki Duk.

La quincuagésima octava edición de la Muestra Internacional de Cine se efectuará durante la Primavera del 2015 y su programa se integra por 14 películas que han sido seleccionadas por ser representativas entre lo más destacado de la cinematografía mundial de calidad. A partir del viernes 27 de marzo y hasta el lunes 12 de abril se exhibirá en las salas de la Cineteca Nacional, para emprender, desde ahí, un largo periplo por la Zona Metropolitana de la Ciudad de México en dos circuitos que incluyen salas de las cadenas Cinépolis (Perisur, Diana, Plaza Carso, Samara, Satélite) y Cinemex (Reforma, Altavista, Duraznos, Insurgentes, Pabellón Polanco), además de Cinemanía Loreto, el Centro Cultural Tlatelolco, la Casa del Cine MX, el Instituto Politécnico Nacional (Medicina y Zacatenco), la UNAM (Sala Julio Bracho, Cinematógrafo del Chopo, FES Acatlán, FES Aragón) y el Centro Cultural Carranza, a partir del 3 y hasta el 27 de abril. Finalmente, desde el 26 de abril recorrerá la República Mexicana y se ofertará en las ciudades de Aguascalientes, Guadalajara, Nuevo León, Zacatecas, Tamaulipas, San Luis Potosí, Oaxaca, Cd. Juárez, Tijuana, Saltillo, Tlaxcala, Torreón, Michoacán, Puebla, León, Querétaro, Durango, Nuevo Laredo, Chihuahua y Chiapas.

Estas son las películas programadas:

El capital humano (Il Capitale Umano, Italia, 2013), de Paolo Virzì.

Xenia (Grecia, 2014), de Panos H. Koutras.

El niño y el mundo (O merino e o mundo, Brasil, 2013), de Alê Abreu. Cautiva (The Captive, Canadá, 2014), de Atom Egoyan.

El pequeño Quinquin, (P’tit Quinquin, Francia, 2014), de Bruno Dumont.

Mentiras blancas (White lies, Nueva Zelanda, 2013), de Dana Rotberg.

Hagen y yo (Fehér isten, 2014), de Kornél Mundruczó.

Hermosa juventud (España, 2014), de Jaime Rosales.

La Tirisia (México, 2014), de Jorge Pérez Solano.

Moebius (Corea del Sur, 2013), de Kim Ki-duk.

El juicio de Viviane Amsalem (Gett, Israel-Alemania-Francia, 2014), de Shlomi y Ronit Elkabetz.

Sombra blanca (White shadow, Tanzania-Alemania-Italia, 2014), de Noaz Deshe.

Radicales (Night Moves, Estados Unidos, 2014), de Kelly Reichardt.

Amar, beber y cantar (Aimer, boire et chanter, Francia, 2014), de Alain Resnais.

Web   58Muestra

Cine Toma en la primera Expo Rodaje

marzo 20, 2015

Expo Rodaje 7

Fotografías: Sergio Raúl López.

El jueves 19 de marzo, a las 10:00 horas, se inauguró la primera edición de la Expo Rodaje, en los Estudios Churubusco (Calzada de Tlalpan 1670, colonia Churubusco Coyoacán) y entre los expositores se encuentra la editorial Paso de Gato, en cuyo stand se ofrecen a la venta y con importantes descuentos todos los ejemplares de la revista Cine Toma, desde su primer número, aparecido en octubre de 2008, hasta el más reciente, el 39, actualmente en circulación.

La Expo Rodaje se mantendrá abierta hasta el sábado 21 de marzo y la entrada es gratuita.

Expo Rodaje 4

Expo Rodaje 3

Expo Rodaje 5

Expo Rodaje 2

Expo Rodaje 1

 

Primera edición de Expo Rodaje

marzo 19, 2015

Reconocimiento a los técnicos

Por Carlos Sánchez

Para que exista una industria cinematográfica en forma en el país no basta que se produzcan más de un centenar de películas al año, ni que sean reconocidas en festivales y premiaciones internacionales, pues los profesionales técnicos que hay en México participan en una pequeña porción de esos rodajes. Para visibilizarlos e invitar a todos los integrantes del gremio a trabajar unidos, se realizará la primera Expo Rodaje.

DSC_0994_1

Aunque el 2013 fue un gran año para el cine mexicano, tanto en la taquilla local como en los premios internacionales, seguimos siendo una industria estancada y que aún no es reconocida como tal. Al organizar Expo Rodaje, que se realizará del 19 al 21 de marzo en los Estudios Churubusco, buscamos conglomerar a todos los miembros del gremio, tanto productores, directores, cinefotógrafos y público en general, para que conozcan realmente el cine, a fondo y desde adentro para robustecer y seguir incentivando la industria.

Hace varios años se realizaba, en los Estudios Churubusco, la Expo Locaciones, impulsada por el ya fallecido Sergio Molina, pero que sólo contaba con la representación de algunas casas de renta de equipo y de algunos estados para exponer locaciones que ya conocemos como Veracruz o Durango, importantes sedes de producción cinematográfica. A diferencia de aquella, el principio básico de Expo Rodaje, es conglomerar no únicamente locaciones, ni productores, sino también a todas aquellas personas que se requieren para hacer una película: vestuaristas, maquillistas, diseñadores, expertos en sonido, guionistas, músicos, productores, inversionistas, para que el público en general esté enterado de que existe una gran industria, aunque está medio paralizada y necesita movilizarse para fortalecerse.

Si bien hay mucha producción e incentivos, que el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) ofrecen importantes apoyos y fondos especializados, los grandes productores de México tuvieron que retirarse en un cierto momento porque no había ganancias reales, o eran mínimas, en esta industria, por lo que dejaron de hacer cine y queremos que regresen, que Expo Rodaje sea un espacio para que se acerquen. Que ellos y todos los demás productores vean que hay nuevas oportunidades no sólo en el Distrito Federal sino en toda la República.

Talleres de profesionales

Estamos enfocados en la industria de cine mexicano, sabemos que Hollywood realiza producciones en cualquier parte del mundo, inclusive en México, aunque por las circunstancias que atravesamos, muchos productores estadounidenses deciden irse a otros mercados. Sin embargo, sabemos que en México existe un potencial increíble, no solamente de creativos como lo demuestran Alejandro González Iñárritu, Emmanuel Lubezki, Rodrigo Prieto o Alfonso Cuarón, sino muchos más. Uno de los principios de la Expo Rodaje es el de conglomerar a todos aquellos prestadores de servicio que se requieren para hacer una película y que sean conocidos pro el público general y los estudiantes de las escuela de cine. A mediano plazo, uno de los sueños o metas de la Expo Rodaje es que realmente pueda tener importancia internacional en los próximos años.

Tendremos, en nuestras actividades académicas, a un grupo de profesionales con gran trayectoria que impartirán los talleres, entre productores, realizadores, directores de fotografía, escenógrafos, decoradores, maquillistas, peinadores, diseñadores, para aprender cómo desglosar un guión, cómo hacer una carpeta para participar del presupuestos que el gobierno destina a la producción. También habrá talleres de gaffer, de grips, de tramoyistas y un sin fin más, a los que está invitado el público en general. Además serán interactivos.

Los especialistas van a ser expositores, impartirán los talleres, las conferencias y algunas mesas redondas. Expo Rodaje está enfocada a los estudiantes, a todos los universitarios, por eso se convocó a un concurso de cortometraje, “Entre Cortos”, dotado con un premio de 50 mil pesos para el primer lugar. Así que no será únicamente para la gente del medio cinematográfico sino también para el medio audiovisual y, sobre todo, estará enfocada a los estudiantes y al público en general.

Especialistas a la sombra

Aunque Expo Rodaje se realizará después del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, que organiza un importante Mercado fílmico, será un complemento o una suma. En realidad hay grandes diferencias entre ambos. Guadalajara es un Festival con premios, en cambio Expo Rodaje es una exposición y se basa en un eje: las personas que están detrás de cámara, esas sombras que son la mayoría de los staff y que componen el crew, no somos competencia sino complemento y un punto muy importante será el reconocimiento a los técnicos del medio cinematográfico.

Aunque se dan subsidios y apoyos múltiples para la producción del cine nacional, lo que ha provocado un gran auge, esta no es una gran industria como tal. Nosotros, como técnicos y yo como el gaffer Carlos Sánchez, inmerso en la industria cinematográfica, puedo afirmar que de esas ciento y tantas películas que se producen al año, los profesionales capacitados, participamos en veinte, treinta o cuarenta de ellas. Puedo asegurar que todos los sindicatos y asociaciones de profesionales, el Sindicato de Técnicos y Manuales (stym), el Sindicato de Trabajadores de la Industria Cinematográfica (stic) y Asociación Nacional de Técnicos Cinematográficos (Antec), juntos, no llegan a trabajar en más de treinta o cuarenta películas al año. Uno de los motivos para realizar la Expo Rodaje es que esa industria se regularice. Hay productores a los que les gusta irse por la libre y sin prohibirlo o limitarlos, queremos invitarlos a que trabajen realmente con los profesionales con una experiencia mínima de veinte o quince años y un alto sentido de responsabilidad, pues los resultados serán espectaculares, los productos son mucho mejores. Ha habido accidentes con gente lastimada de por vida porque no son profesionales. Pero si toda la gente apoya, los medios, los productores, los cinefotógrafos, creo que podemos hacer, verdaderamente, una industria.

Una sociedad de técnicos

Expo Rodaje nació a partir de que la formación de la Antec, conformada por nueve técnicos del medio del cine, con una experiencia mínima de quince años, basada en el principio de que ofrecemos las mejores garantías de poder llevar a cabo el proyecto que los productores quieran realizar. No solamente somos personas preparadas académicamente, sino gente que conoce y que entregó su vida al cine. En la Antec hubo reuniones, platicas mesas redondas y en ellas surgió la ideas de conglomerar a los profesionales del medio cinematográfico. En un principio se habló de una pequeña expo, pero nos dimos cuenta que ya se habían organizado varias y únicamente de locaciones. Al grupo se integraron personas como Mireya Ortega, Frida Sánchez, Rosario López, Lorena Barocio, Aniela Sánchez y Pedro Barragán, y la idea empezó a crecer. Estamos convencidos que este evento será la punta de lanza para la reintegracion de todos los técnicos del medio cinematográfico, tanto directores como productores, maquillistas.

El futuro ya llegó

Hace diez o doce años recuerdo que platicaba sobre el futuro del cine con Sergei Saldívar Tanaka, con quien he trabajado muchos años, y con otro fotógrafos como Juan José Saravia o Rodrigo Prieto, y ya nos alcanzó, lo tenemos aquí: las nuevas tecnologías nos ha permitido agrandar la producción cinematográfica, las cámaras que se utilizan para hacer cine de alta definición, con latitudes muy altas por lo que no hay grandes, salvo capacitarte bastante y tener un conocimiento extenso, porque te descubren o desnudan. A muchos los alcanzó la tecnología y esa es una de las ideas en Expo Rodaje, que aquí se capaciten porque todo cambia, hasta el maquillaje, el vestuario, muchas cosas. La tecnología cambió la historia del cine. Esperamos que Expo Rodaje sea una punta de lanza para mucha gente. Hay miles de personas a las que les encantaría saber cómo se hace el cine y muchos de ellos van a querer participar en algún proyecto.

Además, tenemos muchos proyectos, como crear una escuela de cine, pues aunque hay ya unas veinte, son para directores, cinefotógrafos, productores y no existe una para técnicos, para que se preparen los keygrip, los bestboy, los gaffer y toda esa gente que son las sombras detrás de cámara siempre trabajando como profesionales. Estamos tratando que la Asociación Mexicana de Cinefotógrafos (amc) nos apoye con sus especialistas. La Antec y la Expo son mucho más que un simple proyecto o una expo, tenemos metas enormes a futuro y a corto plazo para integrar a la gente a la industria del cine.

¡Vivan el cine desde adentro! ¡No falten!

DSC_0333_1

Este artículo forma parte de los contenidos del número 39 de la revista cine TOMAde marzo-abril de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

PáginaRevista_ExpoRodaje_160215_OE_alta

“Un día en Ayotzinapa 43”, de Rafael Rangel, estrena en la Cineteca Nacional

marzo 16, 2015

Foto6El documental Un día en Ayotzinapa 43 (México, 2015), de Rafael Rangel, es el primer documento cinematográfico -es decir, con formato apropiado para salas de cine-, que aparece en México desde los funestos acontecimientos ocurridos la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero, en el que una manifestación de estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa, fueron reprimidos por fuerzas de seguridad locales, resultando en la muerte de seis de ellos, 27 heridos y 43 desapariciones forzadas.

Un par de semanas de este gravísimo episodio de violencia, el cineasta michoacano Rafael Rangel se aventuró al corazón mismo del conflicto, las instalaciones de la Escuela Normal Rural, para descubir y luego revelarnos, la precaria vida cotidiana de ese centro educativo, no sólo de los alumnos sobrevivientes, sino de las personas que conviven con ellos diariamente, las enormes y paupérrimas instalaciones del recinto educativo, algunas protestas y comunicados en torno a la tragedia, pero y sobre todo, el permanente estado de conciencia crítica y las ideologías políticas que se viven en este pedazo de la Tierra Caliente guerrerense.

Más que la denuncia de un activista o un panfleto cinematográfico en torno a una causa política, Un día en Ayotzinapa se erige como un retrato vívido y entrañable sobre la vida rutinaria, las desfavorables condiciones y la dignidad humana que se respiran en esa escuela, que actualmente no sólo es un gigantesco e interminable altar de muertos salpicado de indignación y de solidaridad global, sino el epicentro de la indignación de todo un país -México- que rechaza la violencia generalizada propiciada por el gobierno, los barones del narcotráfico, las bandas del crimen organizado, los lores del capital y las propias fuerzas armadas.

El estreno de este filme es el 13 de marzo de 2015 en la Cineteca Nacional.

Ayotzinapa es el centro de la implosión, el ojo del huracán. Los jóvenes estudiantes que la habitan ¿quiénes son?, ¿qué hacen?, ¿qué piensan?, ¿qué opinan?, ¿qué sueñan?… En estas siete hectáreas también viven los trabajadores con sus familias; es una microsociedad.

La película Un día en Ayotzinapa 43 es un viaje que, desde sus primeras imágenes –y de modo implícito–, contrasta la imponente infraestructura carretera con la pobreza de terracería del acceso a la normal. En el interior llegamos al metafórico ojo del huracán: la cancha de basquetbol, lugar donde con seguridad más de uno de los alumnos asesinados o desaparecidos jugaron, pero hoy es el altar de muertos de 7 alumnos asesinados desde 2011 y centro de las manifestaciones de México y del mundo por los 43 desaparecidos. En contradictoria calma, tal como lo es un ojo de huracán, ahí da inicio un día cualquiera en la vida de su comunidad al interior de la normal de Ayotzinapa.

Un día en Ayotzinapa 43 (México, 2015). Guión, Producción, Dirección: Rafael Rangel. Fotografía: León Nik. Edición: Ernesto Flores. Duración: 103 min.

Foto3

10974287_716920371762622_6033461604876628896_o