Posts Tagged ‘febrero’

Un vistazo al sexto FICUNAM

febrero 24, 2016

Osadía y sentido del humor

Por Eva Sangiorgi, directora fundadora del FICUNAM

thr-arabian-nights-still

Este año se inscribieron 600 trabajos a la convocatoria para nuestra sexta edición –a realizarse del 24 de febrero al primero de marzo de 2016− y realmente nos sorprendió encontrar trabajos tan en sintonía con nuestra propuesta, además de películas de autores que ya conocemos y cuyo trabajo estimamos el trabajo; nos complace mucho verificar que la línea editorial del Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM), es clara también para los realizadores.

El proceso de selección es bastante demandante, sobre todo este año, porque somos un equipo muy reducido y la producción, en particular la nacional del último año, es rica en sorpresas. Sin duda, estamos muy satisfechos de la propuesta de programación que logramos compaginar en la Competencia Internacional: es una selección diversa y realmente representativa de las distintas geografías del cine independiente. Pero lo que más me enorgullece este año es la sección mexicana en competencia, Ahora México: muchos estrenos de gran calidad de realizadores ya consagrados y de nuevos directores.

Fue muy difícil cerrar esta sección por la cantidad de trabajos –todos muy valiosos– que recibimos. Sin embargo, se trata también de eso: de seleccionar. Es parte del oficio y del respeto a las películas decidir que algunas quedan y otras no, para poder crear un discurso coherente entre las películas.

La imagen oficial tanto del diseño del cartel como del cineminuto se encarga por invitación. El Dr. Alderete nos había manifestado su interés y aprovechamos la oportunidad. Se trata un poco de jugar, de apostar a la creatividad, que es el espíritu del festival. En realidad, los artistas son completamente libres de proponer su trabajo, de imaginar. Con anterioridad y durante el proceso conversamos con ellos largamente.

Lo que nos motiva también es que sabemos, con cierta seguridad, que nuestro público no tiene la necesidad de ver representado el cine con la simbología usual y que, más bien, se sorprende frente a la provocación y a la fantasía que surge de propuestas tan distintas. En todos los casos, se trata de artistas visuales muy afines al cine de FICUNAM, que comparten la osadía y cierto sentido del humor. Claro, la diversión es parte del proceso. FICUNAM se trata de esto, de cine de autor, de miradas críticas, de discursos originales en el panorama tan diverso que presenta el cine. Una de las responsabilidades de nuestro festival es hacer honor a esta diversidad y es parte del oficio el trabajo de recuperar lo que se ha quedado marginado o en el olvido. Revisar, discutir, evaluar, programar con esta finalidad, la de promover el cine y alimentar la diversidad siempre enriquecedora. No es cuestión de hacerse los alternativos, sino de respetar la complejidad del trabajo artístico en materia de cine.

Confieso que siento que cada año la emoción aumenta: nos sigue sorprendiendo la vivacidad del cine, que es un medio con todavía muchas posibilidades por explorar. Este año realizaremos retrospectivas del georgiano Marlen Kutsiev, del mexicano Leobardo López Aretche, además del portugués Miguel Gomes. Y el argentino Lisandro Alonso dictará una clase magistral.

FICUNAM 6 mantiene la línea editorial de los años pasados: secciones en competencia, retrospectivas y homenajes a la memoria del cine −como la presentación especial de dos películas de Paulo Rocha restauradas recientemente por la Cinemateca Portuguesa−, además de un panorama amplio de cine contemporáneo, tanto de autores reconocidos como de nuevos descubrimientos.

Lo que cambia es la apertura de nuevos espacios y sedes en la Ciudad de México, como el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris” y, por supuesto, tenemos nuevos retos: alcanzar un público más amplio a través de plataformas digitales para quienes no pueden participar en el evento porque no se encuentran en la urbe. Pero, sobre todo, el reto es desarrollar un trabajo más puntual en términos de difusión. Estamos conscientes de que las propuestas de FICUNAM son, en muchos casos, películas que representan un descubrimiento, una novedad para el público. Por eso, nuestro compromiso este año es, más que nunca y a raíz de la experiencia adquirida, el de acompañar a la audiencia con textos, entrevistas y un rico trabajo editorial. Complementamos este esfuerzo con una selección más estricta, más precisa, que dé a entender la existencia de un diseño general.

Y que los cinéfilos esperen en pantalla la obra de los grandes que nos visitan una vez al año: Manuel de Oliveira, Jean-Marie Straub, Corneliu Porumboiu y Hong Sang-soo, entre otros.

Dos-Fiodors-Marlen-Khutsiev

ficunam2016

Anuncios

Muestra CCC 2016 en la Cineteca Nacional

febrero 9, 2016
900x675_muestraccc
Del 10 al 14 de febrero, en la Cineteca Nacional, será proyectada la Muestra CCC 2016 con las producciones realizadas en 2015 como parte del proceso de formación de los estudiantes de la Licenciatura en Cinematografía del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), dividida en 11 programas conformados por 5 largometrajes, las ficciones:
Estrellas solitarias de Fernando Urdapilleta y
Distancias cortas de Alejandro Guzmán Álvarez
Los documentales:
Tiempo suspendido de Natalia Bruschtein
Y el proyecto de tesis de largometraje:
Atl Tlachinolli de Alexander Hick.
Además se presentarán 19 ejercicios de corto y mediometraje del tercer año de estudios (ficción 2), documental y tesis, tras participar en 153 festivales y muestras en 31 países, en los que recibieron 23 premios durante el 2015.
Luego de estas jornadas, la Muestra CCC 2016 será exhibida en más de 15 ciudades del país: Xalapa (3 al 5 y del 10 al 12 de marzo); Nogales (9 al 11 y 16 al 18 de marzo) Zacatecas (20 al 29 de marzo); Guanajuato (3 al 7 de abril); Reynosa (4 al 8 de abril); Acapulco (21 al 27 de abril); Playa del Carmen (abril); Mexicali (abril); Parral (3, 10, 17, 24 y 31 de mayo); Guadalajara (24 de mayo al 3 de julio); Tequisquiapan (mayo); Puebla (junio); Tulancingo (junio); Mazatlán (julio); San Luis Potosí (julio); Ciudad del Carmen (20 al 23 de octubre) y Monterrey (por definir).
Además, al final del próximo año varios títulos estarán disponibles en la página web del CCC (www.elccc.com.mx).

VI Distrital Festival

enero 20, 2016

Un espacio menos impositivo y más abierto

Por Paula Astorga, directora fundadora de Distrital

Separado en dos segmentos bianuales, uno concentrado en la formación que se efectúa durante el verano y el otro, más en un formato más ortodoxo de festival, Distrital. Cine y otros mundos alcanza su sexta edición en enero, convertido en el primer festival latinoamericano en línea, con una sección principal, Movimientos Manifiestos, conformada por 13 autores –entre ellos dos parejas− que exploran nuevas formas fílmicas, así como un seminario concentrado en las plataformas digitales.

Lucifer _1

En el 2015, decidimos separar Distrital. Cine y otros mundos, en dos eventos a realizarse en diferentes momentos en el año. También decidimos abrir el año con un suceso que propone más un encuentro de corte festivalero y que puede servir de forma muy puntual para dictar las pautas que habremos de seguir como línea de trabajo a lo largo del año, pensando en las audiencias y en el valor de la promoción del audiovisual de cara a un cierto público. Creemos, por otro lado, que tanto 3 Puertos Cine como los talleres que podemos ofrecer en el verano, enmarcados en el concepto Distrital Formación, gozan de cierta especificidad y para nosotros es muy importante que ambas agendas no compitan entre sí. De pronto, resulta muy impresionante enfrentar un festival enorme, en el que todo sucede simultáneamente, pero para nosotros, por ahora, es muy importante mantener en Distrital Festival una posibilidad de encuentro con creadores, pensadores, profesionales y el cine mismo, enfocados en ese diálogo particular y, en un momento distinto, mantener un espacio concentrado en el desarrollo artístico donde un joven cineasta no tenga que preguntarse si asistir al taller o ir a ver una película. Indudablemente, son dos actividades complementarias y ricas para la cultura cinematográfica, pero con objetivos distintos… En resumen, en enero se realiza Distrital Festival y en el verano Distrital Formación.

 

Verano formativo

Respecto a la realización de Distrital Formación, hace medio año, estamos muy contentos con los resultados. Por un lado, Tres Puertos Cine generó un encuentro particularmente rico, tanto para los proyectos participantes como para los que lo organizamos. Derivado del encuentro, conceptualmente, reconocernos entre todos fue lo más placentero de este intercambio, ya que compartimos visiones, confluimos en necesidades y vimos madurar los proyectos entre México y Valdivia, lo que resultó ampliamente gratificante. En términos de promoción cultural, se logró un espacio visionario e innovador al ofrecer en línea 12 películas de la Colección Tres Puertos Cine en la plataforma Cinema Uno (cinemauno.com/colecciones/tres-puertos).Tres Puertos Cine es el único lab de desarrollo de proyectos en el mundo que ha provisto a un grupo de cineastas, desde sus primeras obras, de una ventana inmediata de exhibición en un territorio en el que sus trabajos no habían sido exhibidos previamente… la sensibilidad y la apertura de los directivos de Cinema Uno para recibir estos materiales e invertir en ellos, realmente me parece trascendental.

Del Taller CineBruto no podríamos estar más satisfechos: el estimulante José Celestino Campusano dejó huella y estamos muy emocionados pues, basados en su taller y durante los días de trabajo en que estuvo, los participantes desarrollaron una primera obra creada participativamente, titulada Contraviento (México, 2016), la película será estrenada en esta sexta edición de Distrital Festival.

 

Plataformas digitales y nuevas formas

El seminario El público del futuro se realizará de nuevo en esta sexta edición de Distrital pues realmente se ha ido consolidando como un espacio único para hablar sobre la exhibición. Creo que hemos ganado mucho terreno y que los circuitos alternativos se han profesionalizado y que, además, son de lo más socorrido para la exhibición del documental y, en general, del cine independiente mexicano. Los cineclubes, las salas y los proyectos que cada año se reúnen, han forjado una comunidad, redes de trabajo y de recorridos itinerantes. Creo que este punto de encuentro es fundamental para ellos y todos están al pendiente para ser parte…

Este año vamos a hablar sobre las plataformas digitales y nos vamos a enfocar mucho en la programación: en qué es construir un discurso a partir del cine, generar puntos de encuentro temáticos, entender movimientos y fenómenos comunitarios a partir del audiovisual…

Respecto a la programación, seguimos manteniendo la misma línea editorial, es decir, estamos interesados en las nuevas formas y en propuestas que están, en su mayoría, completamente fuera de las formas tradicionales narrativas. La sección central ha sido titulada Movimientos Manifiestos y está conformada por 13 cineastas –incluidas dos parejas de codirectores− qué indudablemente han roto las formas en su cinematografía: a veces por la temática, a veces por el formato, mucho por una búsqueda artística o discursiva que va más allá de lo tradicional… ¡Hay un alto nivel de provocación en la selección de este año!

 

Festival en línea

El momento actual, en general, del ámbito de los festivales cinematográficos está lleno de grandes paradojas. Es muy difícil cuestionarlo porque hay resultados muy positivos, innegables, que están generando los festivales mexicanos; pero, por otro lado, cuando uno rasca tantito, estamos llenos de ocurrencias que carecen de fondo y que desde una perspectiva más crítica, suponen un atentado inmediato que no ofrece cabida para una reflexión más profunda o a fondo… Como que la promoción que apostaba por la cultura se volvió nada más promoción, sin apellido, sin un propósito claro… como que con muchos tweets y buenos números de asistencia pareciera que estamos cumpliendo como comunidad, además de que es muy cómodo no estarse haciendo tantas preguntas… No sé, por ejemplo programar pareciera, de pronto, resumirse a enlistar películas que participan no por ser parte de algo importante sino porque aspiran a un jugoso premio… Pensar en la cultura o en la calidad tiene una medida en asistentes como marco del éxito, pero no se logra entender muy bien qué está pasando, qué estamos haciendo, quiénes son las nuevas audiencias y cuáles son sus fenómenos, si existe una política institucional profunda o no la hay…

En Distrital, de manera incipiente, creo que el camino que estamos tomando tiene que ver con eso, con hacernos esas preguntas que son difíciles de responder y apostar por conformar un encuentro con otras voces, más horizontal respecto a la relación creador-público. Queremos ser un espacio menos impositivo y más abierto.

Ante el escaso contacto de la producción nacional con el público, creo que el cine mexicano puede escapar del autoconsumo reconociéndose con un poco más de honestidad, me parece, dejando ser su diversidad, encontrando espacios propios, haciendo comunidad sin tanta autocolonización…

¡La gran novedad de esta edición es que nos convertimos en el primer festival de cine en línea en Latinoamérica!

asuncion de jose

Nota bene: La sexta edición del Festival Distrital, se realizará entre el 21 de enero y el 11 de febrero de 2016 y tendrá como sedes la Cineteca Nacional, el Cine Tonalá, el Centro de Cultura Digital, Cinépolis Diana, el Centro Cultural de España en México, además que hará un recorrido itinerante por la red de cineclubes del Distrito Federal y por los distintas sedes de la Fábrica de Artes y Oficios (Faro). Además tendrá varias sedes digitales: Cinema Uno (cinemauno.com), Cinépolis Klic (www.cinepolisklic.com), Mubi (mubi.com) y la plataforma internacional para cine mexicano Festival Scope (www.festivalscope.com).

Distrital2016-CineToma

Este artículo forma parte de los contenidos del número 44 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

Sexta edición del myFrenchFilmFestival.com

enero 18, 2016

af-mfff-16

La sexta edición del festival de cine en línea MyFrenchFilmFestival.com, promovido por Unifrance, estará disponible entre el 18 de enero y el 18 de febrero de 2016, para los cinéfilos del mundo entero. En dicha página electrónica, tendrán acceso a las películas en competencia, diez largometrajes y otra decena de cortometrajes galos seleccionados entre la joven generación de cineastas franceses, además de dos cintas belgas en concurso. Fuera de concurso se ofrece una película de patrimonio y dos filmes canadienses de habla francesa. Los internautas pueden calificar cada obra y a comentarlas en el sitio.

Además de la página, la selección se ofrece en 40 plataformas asociadas más, incluyendo iTunes en 90 países y, en México, la página del Festival Internacional de Cine de Morelia (moreliafilmfest.com). Ahí mismo se ofrecen informes sobre las proyeciones en salas y los horarios de la selección, así como las compañías aéreas en las que podrán verse las películas durante todo el año.

El festival otorga tres premios: el Premio Chopard de los Cineastas, el Premio del Público (con las votaciones de los usuarios de todo el mundo), así como el Premio de la Prensa Internacional (de periodistas de diarios no franceses). El jurados de cineastas y el de la prensa internacional se reune en París para deliberar. Los ganadores podrán verse en Air France durante seis meses a partir de julio de 2016.

Los cortometrajes pueden verse de manera gratuita en el mundo entero y los largometrajes son gratuitos en Latinoamérica, India, Polonia, Rusia, Africa, y Rumanía.

Estos son los títulos seleccionados (por sección):

French kiss

A la de tres (À trois on y va), de Jérôme Bonnell.
Castillos de arena (Les Châteaux de sable), de Olivier Jahan.
Estío (La Belle Saison), de Catherine Corsini.

Henri Henri, de Martin Talbot.

In your face
Aleluya (Alléluia), de Fabrice du Welz.
Sangue Francesa (Un Français), de Diastème.

Paris Comedy

20 años de diferencia (20 ans d’écart), de David Moreau.

Caprice, de Emmanuel Mouret.

Cita a ciegas (Un peu, beaucoup, aveuglément), de Clovis Cornillac.

Crime Scene

Ascensor para el cadalso (Ascenseur pour l’échafaud), de Louis Malle. Versión restaurada.

El caso SK1 (L’Affaire SK1), de Frédéric Tellier.

Golpe de calor (Coup de chaud), de Raphaël Jacoulot.

Cinema, Cinemas

Cinéast(e)s, de Mathieu Busson y Julie Gayet.

French Cinema mon amour, de Damien Cabrespines y Anne-Solen Douguet.
Animación

Almuerzo dominical (Le Repas dominical), de Céline Devaux.

H busca M (H recherche F), de Marina Moshkova.

La última puerta del sur (Dernière Porte au sud) , de Sacha Feiner.

Lost generation

El trotamundos (Errance), de Peter Dourountzis.

Intenta morir joven (Essaie de mourir jeune), de Morgan Simon.

Son todas unas putas (Toutes des connes), de François Jaros.

Women’s tales

El verano de Sarah (Belle Gueule), de Emma Benestan.

En tierra (Au sol), de Alexis Michalik.

La Muerte del dragón (La Fin du dragon), de Marina Diaby.

Las Chicas (Les Filles), de Alice Douard.

Los monstruos se convierten en amantes (Jeunesse des loups garous), de Yann Delattre.

maxresdefault

Elmer Bäck, protagonista de Eisenstein en Guanajuato, de Peter Greenaway, aparece en la portada del número 44 de la revista Cine Toma, en el inicio de 2016

enero 5, 2016

EROS Y TÁNATOS EN MÉXICO

La visita de Eisenstein y, décadas más tarde, la de Greenaway

• El estreno en México de Eisenstein en Guanajuato, de Peter Greenaway, da pie para profundizar en el viaje al país que el genio soviético del cine hizo hace más de ocho décadas: sus dibujos eróticos; las verdades fílmicas que descubrió durante su periplo; los paralelismos homoeróticos entre su obra y la de Murnau; La huelga, su primer largometraje. Además, Greenaway explica su acercamiento artístico al letón y Luis Alberti la interpretación de Jorge Palomino, además de un ensayo sobre la estética Windows e internáutica del galés.

Industria: Concentración y exclusión en el apagón analógico; cuatro años de F.I.L.M.E.; las cifras del 2015 de la Canacine. Académicas: La otra virginidad, de Juan Manuel Torres, en la colección Ganadoras del Ariel. Entrecruces: Omar Yñigo, del teatro al cine y viceversa.

Festivales: 6º Distrital Festival; 6º ficunam; 13º de Cine Judío en México; 63º de San Sebastián. Estrenos: Las elegidas, de David Pablos; Made in Bangkok, de Flavio Florencio; Chronic, de Michel Franco. Entrevista: Lorenzo Vigas, León de Oro en Venecia por Desde allá.



Portada Toma 44-ChEl actor finlandés Elmer Bäck, miembro de la compañía de teatro experimental Teater Nya Rampen, y protagonista de Eisenstein en Guanajuato (Bélgica-Finlandia-Países Bajos-México, 2015), el largometraje más reciente del realizador y artista galés Peter Greenaway, ocupa la portada de Cine Toma en su número 44: Eros y Tánatos en México. El arribo de Eisenstein y, décadas más tarde, el de Greenaway. La revista bimestral de cultura cinematográfica circulará durante enero y febrero de 2016 en locales cerrados, así como en versión electrónica.

Si bien Sergei Mihailovich Eisenstein nunca pisó tierra guanajuatense, sí tuvo una productiva a la vez que frustrante aventura en México, a inicios de la década de los años treinta del siglo anterior, que no sólo le enamoraron del país sobre el que debía hacer un dinámico retrato para un inquisitivo y receloso productor, el escritor estadounidense Upton Sinclair, quien fue su patrono pero también resultó ser el empresario que cortó abruptamente sus días paradisiacos y libérrimos, además que se apropiaría del metraje registrado por el genio soviético.

Por su parte, el galés Peter Greenaway se enamoró de Guanajuato desde que llegó al Festival Cervantino para montar su ópera de utilería 100 objetos para representar al mundo y, luego, regresó a la ciudad para su Festival de Cine a ofrecer sus ideas en torno a la “muerte del cine”. De manera que tomó la decisión de rendir homenaje al cineasta que más le influyó desde sus épocas de estudiante y durante su prolífica carrera artística, al tiempo que utilizaba como locaciones la ciudad mexicana que más le agrada, pues más que faltar a una verdad histórica o a una reconstrucción fidedigna, su versión −o proyección sicológica− es una creación personalísima de los metafóricos diez días que conmovieron al genio letón en su controversial al mismo tiempo confesional nuevo filme.

El estreno significa, además, un pretexto propiciatorio para abordar el asunto de la visita a México de uno de los escasos renovadores reales y legítimos de la gramática cinematográfica mundial, para abordar tópicos diversos, en un dossier concentrado en estudiar algunos aspectos de su figura. Las páginas se inauguran con el profuso ensayo del doctor Eduardo de la Vega Alfaro en torno a los dibujos eróticos y de vanguardias –tanto soviética como mexicana−, de temas demenciales, que el cineasta realizó durante su viaje por el país; en seguida recuperamos una conferencia dictada por el emblemático cinefotógrafo mexicano, Gabriel Figueroa, en la que ofreció una semblanza sobre el director de El acorazado Potemkin, en 1981, para conmemorar medio siglo del arribo del cineasta al país; más adelante, la investigadora Beatriz A. Mendoza Hernández, ofrece un interesante comparativo entre el metraje homoerótico realizado por dos genios del cine europeos: Friedrich Wilhelm Murnau y Eisenstein, en su visita a dos sitios exóticos: Tahití y México, respectivamente, y se ofrece un segundo texto recuperado, la crítica de Emilio García Riera a La huelga, primer largometraje, frecuentemente desdeñado, de Eisenstein.

En seguida, se ofrece una entrevista con el propio Greenaway en torno a las ideas, a la creación y la ejecución de Eisenstein en México, realizada por Luis Carrasco; una segunda entrevista, ahora con el coprotagonista del filme, el mexicano Luis Alberti, sobre sus hallazgos e inquisiciones alrededor del personaje de Jorge Palomino y Cañedo –hombre sofisticado y de abolengo, que fuera amante del cineasta−, efectuada por la doctora Rosario Vidal Bonifaz y de la Vega Alfaro, y para cerrar, Pedro Paunero nos adentra en el universo erótico de Greenaway, al que califica como una estética “Windows e internáutica”.

En otros contenidos, el apagón digital es abordado, en una segunda entrega, por Tonatiuh Lay, para hablar de la concentración mediática y de la exclusión de audiencias que implica la nueva tecnología; Julio César Durán ofrece un testimonio en torno a los cuatro años de la revista electrónica f.i.l.m.e., y Luis Carrasco nos ofrece un concentrado de las cifras preliminares de industria, durante 2015, ofrecidas por la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma (Canacine). En Académicas, se entrega el ensayo de Nelson Carro a La otra virginidad, de Juan Manuel Torres, película que forma parte de la colección Ganadoras del Ariel, editada por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (amacc) y Alfhaville Cinema. Entrecruces contiene una entrevista con el tijuanense Omar Yñigo, en la que aborda sus nuevos proyectos, uno fílmico y otro teatral, de la autoría de Fabián de la Cruz Polanco.

En Festivales, Paula Astorga nos ofrece adelantos a la sexta edición de Distrital Festival, que se realizará en enero en una decena de sedes de la Ciudad de México y en cuatro plataformas en línea; en seguida, Israel Rodríguez rememora la efímera pero importante carrera de Leobardo López Aretche, quien será objeto de una retrospectiva en el sexto Festival Internacional de Cine unam (ficunam), cuya directora, Eva Sangiorgi, reflexiona sobre la osadía y el sentido del humor de la institución; en tanto que Gina Bardavid Szclar, coordinadora de Comités de Programación, nos adelanta títulos y sedes del decimotercer Festival Internacional de Cine Judío en México, y Gonzalo Hurtado nos comparte una relatoría sobre el sexagésimo tercer Festival de Cine de San Sebastián. Estrenos inicia con Las elegidas, de David Pablos, en charla de Gonzalo Hurtado, y luego aparece otra sobre el documental Made in Bangkok, de Flavio Florencio, en entrevista con Salvador Perches. Finalmente, en Entrevista, el venezolano Lorenzo Vigas habla sobre su ópera prima Desde allá, ganadora del León de Oro en el pasado Festival Internacional de Cine de Venecia.

El número cuadragésimo cuarto de Cine-Toma. Revista Mexicana de Cinematografía, publicación bimestral editada por PasodeGato, Ediciones y Producciones Escénicas, circulará durante enero y febrero de 2016 por todo el país, en locales cerrados como Sanborns, Caffé Caffé, Cineteca Nacional y Filmoteca de la unam; así como en las librerías Educal, Sótano, fce, Gandhi, Julio Torri de la unam, El Foco, Ceuvoz y Foro Shakespeare. Su edición electrónica está disponible en Revistas Digitales Sanborns.

Para entrevistas o mayor información, comuníquese a los teléfonos 56 88 92 32 y 56 88 87 56; al correo electrónico cinetoma@gmail.com, o acuda a las oficinas, ubicadas en el callejón Eleuterio Méndez 11, colonia Churubusco-Coyoacán, C.P. 04120, en la Ciudad de México.

Los invitamos a visitar nuestra bitácora en línea (revistatoma.wordpress.com),

el sitio en Facebook (www.facebook.com/revista.toma)

en Twitter (twitter.com/cinetoma),

y la página en Internet (www.pasodegato.com/sitio/cine-toma).

Cine Toma 44: Eros y Tánatos en México

enero 2, 2016

El arribo de Eisenstein y, décadas más tarde, el de Greenaway

Portada Toma 44-Ch

El actor finlandés Elmer Bäck, que representa al realizador letón Sergei Eisenstein, en la cinta del galés Peter Greenaway, filmada en México: Eisenstein en Guanajuato (Bélgica-Finlandia-Países Bajos-México, 2015), aparece en la portada de Cine Toma en su número 44: Eros y Tánatos en México. El arribo de Eisenstein y, décadas más tarde, el de Greenaway, la revista bimestral de cultura cinematográfica circulará durante enero y febrero de 2016, así como en versión electrónica.

Aprovechando el estreno de esta coproducción multinacional, se propone un dossier concentrado en estudiar algunos aspectos de la figura de Eisenstein,  abriendo con un profuso ensayo del doctor Eduardo de la Vega Alfaro en torno a los dibujos eróticos de vanguardia que el cineasta realizó durante su viaje por el país; en seguida, recuperamos una conferencia en la que el emblemático cinefotógrafo mexicano, don Gabriel Figueroa, dictó una semblanza sobre el director de El acorazado Potemkin en 1981, para conmemorar medio siglo del arribo del cineasta a México; más adelante, la investigadora Beatriz A. Mendoza Hernández, ofrece un interesante comparativo entre el metraje homoherótico de dos genios del cine europeos: F. W. Murnau y Eisenstein, en su visita a dos sitios exóticos, Tahití y México, respectivamente, y se ofrece un segundo texto recuperado, la crítica de Emilio García Riera a La huelga, primer largometraje, frecuentemente desdeñado, de Eisenstein. En seguida, se ofrece una entrevista con Peter Greenaway en torno a su cinta más reciente, Eisenstein en México, realizada por Luis Carrasco; una segunda entrevista, ahora con el coprotagonista del filme, el mexicano Luis Alberti y sus hallazgos e investigaciones sobre el personaje de Jorge Palomino y Cañedo, efectuada por la doctora Rosario Vidal Bonifaz y el investigador de la Vega Alfaro, y para cerrar, Pedro Paunero nos adentra en el universo erótico y multimedia de Greenaway.

El apagón digital es tratado, en una segunda entrega, por Tonatiuh Lay, para hablar de la concentración mediática y de la exclusión de audiencias que implica la nueva tecnología; Julio César Durán ofrece un testimonio en torno a los cuatro años de la revista electrónica F.I.L.M.E., y Luis Carrasco nos ofrece un concentrado de las cifras preliminares de industria en 2015, ofrecidas por la Canacine. En Académicas se entrega el ensayo de Nelson Carro a La otra virginidad, de Juan Manuel Torres, que forma parte de la colección Ganadoras del Ariel. Entrecruces contiene una entrevista con el tijuanense Omar Yñigo, sobre sus nuevos proyectos fílmicos y teatrales, realizada por Fabián de la Cruz.

En Festivales, Paula Astorga nos ofrece adelantos a la sexta edición de Distrital Festival, que se realizará en enero; además Israel Rodríguez rememora la efímera carrera de Leobardo López Aretche, quien será objeto de una retrospectiva en el sexto Festival Internacional de Cine UNAM, cuya directora, Eva Sangiorgi, reflexiona sobre la osadía y el sentido del humor de la institución; en tanto que Gina Szclar, coordinadora de Comités de Programación, nos adelanta el decimotercer Festival Internacional de Cine Judío en México, y Gonzalo Hurtado nos comparte una relatoría sobre el sexagésimo tercer Festival de Cine de San Sebastián. En Estrenos se inicia con Las elegidas, de David Pablos, en entrevista de Gonzalo Hurtado, y en seguida sobre Made in Bangkok, de Flavio Florencio, en entrevista con Salvador Perches. Finalmente, en Entrevista, el venezolano Lorenzo Vigas aborda su cinta Desde allá, ganadora del León de Oro en el pasado Festival Internacional de Cine de Venecia.

Cine Toma 44 circulará durante enero y febrero de 2016 por todo el país en locales cerrados y en su versión electrónica en la tienda virtual Sanborns.

Adelantos al sexto Distrital Festival

diciembre 9, 2015

Distrital Festival 2016

La sexta edición del Distrital Festival se efectuará entre el 21 de enero y el 11 de febrero de 2016 en la Ciudad de México en sedes como la Cineteca Nacional, el Cine Tonalá, el Centro de Cultura Digital, Cinépolis Diana, el Centro Cultural de España en México y la red de Fábricas de Artes y Oficios (Faros) de la Ciudad de México además que, simultáneamente, y 135 de estos títulos estarán disponibles en las plataformas en línea: Cinema Uno, Cinépolis Klic, Mubi y la plataforma internacional para cine mexicano Festival Scope −exclusivamente para las películas mexicanas con alcance internacional−. Al terminar el festival, una selección de filmes circulará por la Red de Cineclubes de la Ciudad de México y en la Semana de las Juventudes del Injuve.

El realizador italiano Roberto Rossellini será objeto de una gran retrospectiva con una decenas de trabajos suyos restaurados y remasterizados, del proyecto The Rossellini Project, entre los que se incluyen Roma, Ciudad abierta (1945); Camarada (1946); Alemania, año cero (1948); El amor (1948); Stromboli, tierra de Dios (1950); La máquina malvada (1952); Ya no creo en el amor (1954); India (1959); Entrevista con Salvador Allende: la fuerza y la razón (1971). La función inaugural será otra película suya: Viaje a Italia (Viaggio in Italia, Francia-Italia, 1954) en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, la tarde del 21 de enero.

En la sección Estrenos Mexicanos se presentarán filmes como La caridad (México, 2015), de Marcelino Islas; Plan Sexenal (México, 2014), de Santiago Cendejas; Mañana psicotrópica (México, 2015), de Alexandro Aldrete; y la cinta colectiva Contraviento (México, 2016), realizada durante el taller Cine Bruto, impartido en el verano de 2015 por el argentino José Celestino Campusano en Distrital Formación. Todos estos filmes serán estrenos en la Ciudad de México.

La sección Movimientos Manifiestos, reúne la obra de trece realizadores de Francia, Reino Unido, Bélgica, Alemania, Canadá, Colombia, Chile, Perú y México que estarán presentes durante la exhibición de sus filmes más recientes, mientras que sus filmografías completas estarán disponibles en la página electrónica del festival.

Por sexta vez, se realizará el Seminario “El público del futuro”, con talleres y conferencias magistrales, en la Cineteca Nacional, entre el 16 y el 30 de enero.

Otras secciones que integran Distrital Festival son En Femenino, que presenta una selección de la obra de siete artistas interdisciplinarias francesas, y Cuadrante, curada por Juan Pablo Bastarrachea, con filmes en los que la música es protagonista.

Entre los cineastas invitados se encuentran los franceses Claire Doyon, con Penélope (2012) y Antoine Barraud, con Le Dos Rouge: Portrait mensonger de Bertrand Bonello (2015), así como el belga Gust Van den Berghe, director de Lucifer (2014); la italiana Bettina Perut y el chileno Iván Osnovikoff, directores de Surire (2015), así como Julián Hernández que presentará Yo soy la felicidad de este mundo (México, 2014) y una selección de sus cortometrajes más representativos.

Todas las películas que conforman la programación de Distrital Festival optarán al Reconocimiento arca, dotado con 5 mil dólares, por el voto del público.

Distrital Festival 2016-2Distrital

La consumista fe ciega del “González”, de Christian Díaz Pardo

marzo 2, 2015

Estamos rodeados de instituciones que nos engañan

Por Sergio Raúl López

Detrás de una muy directa crítica a las iglesias pentecostales exportadas desde Brasil con sus relucientes pastores de inmaculados peinados cortos y trajes cortados a la medida se esconde una cinta de acción y suspenso. En ella, un joven mexicano, igual a otros tantos millones, desesperado ante la inmovilidad laboral, económica y de ascenso social en el país, encuentra en el próspero y lucrativo negocio de la predicación una vía no para encontrar a dios sino a un ser mucho más mundano: el dinero.

0009420

 

Still 17

Una fe ciega, casi como el salto al vacío kierkegaardiano, es capaz de impulsar hasta lo indecible a un hombre. Pero no es la fe de los santos, aquella que los levanta del suelo y les hace levitar en tanto guardan un éxtasis místico, y tampoco aquella del perfecto hombre común en desesperada búsqueda por hallar a alguien más –sea divinidad o mundanidad– en quien recargar sus incesantes aflicciones. Es la fe contemporánea, aquella domina casi completamente las obsesiones y las patologías del presente ciudadano occidental, la que provoca peores injusticias y conduce a perdiciones más extremas, la del dinero, lo que tanto lo disloca de la realidad.

El dinero y, claro, las posesiones, la capacidad de adquirir, la imagen pública –tanto con su familia como con sus amigos y con su enamorada–, la que conduce al edificio de los vocingleros televangelistas y hace extraviar al estrafalario González: Falsos profetas (México, 2013), en la ópera prima Christian Díaz Pardo. Una película con la que el realizador chileno, recientemente graduado del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) ciertamente critica la alienación masiva y la explotación económica de los ejércitos de creyentes que ceden dócilmente cuantiosos diezmos e interminables limosnas ante estos enérgicos hombres de traje impecable y exótico acento portoñol –o ante los de cualquier otra procedencia y confesión–, pero en realidad parte de un claustrofóbico drama que deviene en sicótica cinta de suspenso y acción sobre las decisiones que un joven, con el futuro cancelado, tanto en lo profesional como en lo monetario, en un país sin progreso ni justicia social.

Y es que el demasiado joven y exageradamente anodino “González” (Harold Torres en doble rol, tanto protagonista como productor de la cinta junto con Laura Pardo), ha de mentir incansablemente tanto a una lejana madre –sólo presente con insistentes llamadas al teléfono celular–, como a los imberbes caseros con los que comparte un minúsculo espacio en una unidad habitacional –el Centro Urbano Presidente Alemán de la Ciudad de México–, pues su urgencia por convertirse en una persona solvente y respetable según sus conservadores estándares, le mantienen frustrado, tenso y agobiado, ya que el único trabajo que ha conseguido es el de telefonista de un boyante filial en un templo de alguno de los tantos movimientos pentecostales brasileños de exportación, aburrido y hastiado de escuchar los implorantes ruegos por un milagro de la feligresía, así como de atestiguar los desplantes de riqueza, poder y prosperidad de un prolijo “pastor Elías” (Carlos Bardem), que mantiene celosamente la secrecía en torno a su verdadero rostro.

La megalomanía con la que González va suplantando su insatisfacción, van conformando una creciente espiral de atrevidos movimientos, tanto como para imitar al pudiente ministro como para conseguir los favores de “Betsabé” (Olga Segura), encorvada y siembre dubitativa compañera de tiara telefónica, en una velada pero poderosa referencia al clásico scorsesiano Taxi Driver (Estados Unidos, 1976).

Ganadora del Premio Especial LCI en el Encuentro de Coproducción Iberoamericana en el XXVII Festival Internacional de Cine en Guadalajara y estrenada en el décimo primer Festival Internacional de Cine de Morelia, donde Torres y Bardem ganaron, como elenco, el premio a Mejor Actor de Largometraje Mexicano, y del Zenith de Oro a primera película en el xcvi Festival de Cines del Mundo de Montreal, González: Falsos profetas –tal es el nombre con el que estrena comercialmente–, producida por Chacal Filmes y distribuida por Cine Caníbal, se encuentra en la cartelera mexicana desde el 27 de febrero.

Y motivó la siguiente charla con su director:

¿Cómo fue el proceso para involucrarte en un tema tan complicado, que puede levantar tantas ámpulas –como lo que recientemente ocurrió en París – como es la religión, el dogma, la fe? ¿Cómo decidiste hacer una película sobre el tema?

Debo decir que en mi infancia quizás hubo un interés religioso en mí, no tanto en mi familia sino que lo empecé a buscar por fuera, pero al mismo tiempo vino un periodo de decepción de las instituciones religiosas. Recuerdo muy bien que, cuando era pequeño, el papa Juan Pablo ii visitó Chile y apareció en el balcón del Palacio de la Moneda para saludar a la gente con Augusto Pinochet a su lado y también que le tocó dar un enorme discurso en el Estadio Nacional, que fue un campo de detención y de tortura durante la dictadura, sin mencionar palabra alguna respecto a ese tema. Desde entonces tuve esta visión de que las instituciones religiosas a veces sirven a muchos otros intereses y no necesariamente para el asunto espiritual. También desde la infancia conocí a los televangelistas estadounidenses como los del The 700 Club o a Jimmy Swaggart, que también tuvo su escándalo –acusado de ocupar prostitutas. Una vez radicado en México me di cuenta, cambiando la televisión, de los canales donde alguien está predicando y, claro, le cambias y vas a lo que sigue, realmente no te detienes a pensar en qué institución regula y permite que esta gente tenga la oportunidad de estar en un canal de televisión abierta y tener acceso a un auditorio masivo. Ese tema siempre había estado dentro de mis intereses pero nunca había pensado, particularmente, en hacer una película.

Pero vino una mezcla de cosas, entre ellas una compañera del ccc que, de manera muy ingenua, se presentó en uno de estos lugares diciendo que era estudiante de cine y le parecía muy interesante como para hacer algunas entrevistas y grabar algo, un mini documental, e inmediatamente le contestaron que no, que por favor se fuera. Y cuando salió, unas personas la siguieron por la calle, seguramente para cerciorarse que no fuera a ser una periodista encubierta o que hubiera un equipo de filmación esperándola afuera. Ella se quedó muy asustada y decidió cambiar de tema. Pero cuando nos contó esa anécdota en clase, fue como un click para mí, supe que ahí hay un universo oscuro, algo que obviamente no quieren sacar a la luz. Y empezó toda una investigación por Internet, ver videos, revisar mucha prensa y estuve fantaseando mucho tiempo con la idea de hacer un documental al respecto, pero con el tiempo también tuve la sensación de que iba a ser más interesante escribir una historia de ficción en la que pudiera crear los personajes y las situaciones, en la que tuviera la oportunidad de hablar de otros temas que se relacionaban, me parece, con el asunto de estas iglesias.

En este caso específico y por el gran aparato de seguridad que mantienen, existía la posibilidad de tener mucho más control con una película de ficción que con un documental.

Exactamente. Por otro lado también venía con la sensación de haber terminado la escuela, el ccc, con tres cortometrajes de ficción un poco más ingenuos, básicamente historias de niños, de preadolescentes, historias más familiares y más íntimas –dirigió y editó Los esquimales y el cometa (México, 2005) y Antes del desierto (México, 2010). Cuando egresé tenía la sensación de que quería hacer una película ya con un tema adulto, algo más fuerte, no quería quedar encasillado como el “director de películas de niños”. Y ahí fue que empecé a pensar en cuáles son los temas que me interesan, un poco coincidieron las cosas y esa terminó siendo la idea que empecé a desarrollar.

Aunque se retrata una iglesia evangélica brasileña, en realidad la crítica de la película abarca muchos más temas. ¿Cómo planteaste un personaje con un acento de portoñol, en México, en un edificio tan parecido al Pare de Sufrir? Implicaba una producción más grande, pero jamás te iban a dejar filmar ahí.

Fue un proceso complejo también la perspectiva de cuando estás empezando a escribir el guión, pues como escritor y realizador empiezas siempre a tomar ciertas decisiones. Ya tenía esta idea, un poco inspirado en otras películas que me gustan, de un personaje que se va volviendo un poco loco, en el fondo es la construcción de un antihéroe, que es un tipo de personaje que me gusta mucho. Pero también está todo lo que había que construir alrededor de él, para que resultara más o menos creíble. Eso ya que tenía su grado de complejidad y de toma de decisiones, porque el hecho de escribir que tienes un teatro con no sé cuánta gente adentro levantando las manos, adorando, cantando y llorando, se vuelve complejo en términos de producción. Te das cuenta que escribes una película que no vas a poder hacer con tus cinco amigos ni con un presupuesto de unos pesitos que juntes en una fiesta, sino que era una película que iba a ir creciendo, en términos de producción y que necesitaría un presupuesto importante. Claro, es un momento complejo en el que, como realizador y escritor, tienes que tomar decisiones y apostarle, porque si decides que todo González ocurrirá en una habitación, está difícil, sería un desafío enorme, de todo tipo. Y una vez que se toma la decisión de que sea una película grande –no de millones de dólares pero que sí necesita dinero–, empiezas a construir y a tratar de no meterte tú mismo el pie, eran muchos los detalles que había que ir creando para que resultara verosímil.

La cinta no resulta sólo una crítica al negocio detrás de la religión sino que es, digamos, un manifiesto sobre la soledad de las personas, no únicamente de los propios feligreses, sino de la gente común que ve en esta organización piadosa una vía para escalar económicamente. Es un retrato de la evasión mediante las promesas de fe, que contrastan con la crisis económica del país y la imposibilidad de los jóvenes de desarrollarse como profesionistas y como ciudadanos regulares.

Obviamente me interesaba este mundo de las iglesias neoevangélicas, pero había toda una serie de subtemas adyacentes que lo rodean y que me parecía importante hablar. Estamos rodeados de instituciones que nos engañan, nos manipulan, en las cuales ya no creemos como ciudadanos ni como habitantes del mundo. Estamos viviendo una crisis muy importante de credibilidad en nuestras autoridades, en nuestros gobernantes, en nuestros políticos, en los medios de comunicación pues ya no creemos en las grandes cadenas de televisión ni en lo que nos dicen sus noticieros, tampoco le creemos al banco cuando nos descuenta porque sí. Me interesaba que todo eso quedara retratado y que la película finalmente se volviera una gran metáfora en la que, claro, el punto llamativo que resalta son estas iglesias, pero en realidad habla sobre a qué grado hemos llegado en cuanto a la mercantilización de todo y a las expectativas que debemos llenar. Es decir, mientras más grande sea tu televisión, mientras mejor sea tu teléfono celular, vistas más caro o tu esposa sea la más guapa, etcétera, eres más exitoso. Hay una serie de presiones que empiezan a orillar a la gente a hacer cosas muy locas y muchas veces nos preguntamos por qué hay sicarios o personas que entran a una oficina y matan gente, pero si lo piensas bien, el problema es que vivimos en una sociedad y en un sistema que es psicópata, y el hecho de tratar de ajustarnos a esa sociedad provoca que haya gente muy disfuncional.

Hay una presión familiar para que González se inserte en el terreno profesional y en la independencia económica, en un entorno en el que no existen posibilidades reales más que la de ser telefonista de una empresa religiosa –o cajero o mensajero. Ese choque con la realidad, entre lo que él quiere, lo que le exigen y lo que puede ser, termina por trastornarlo.

Claro, a lo mejor en una primera lectura de la película puedes pensar que González está súper loco y que es un tipo despreciable al cual debieran encerrar en la cárcel, pero en realidad, analizando todas las cosas que ocurren en la película, al final es una víctima que desde el principio está pidiendo una oportunidad a la sociedad. Él quiere tener un trabajo, ganar bien, tener lo que en la tele te dicen que debes poseer y hace lo que se supone que hay que hacer: ir y buscar trabajo, decir lo que hay que decir. Sin embargo, una a una, las puertas se le van cerrando a un nivel muy agobiante y claustrofóbico en el que la única salida que le queda es hacer una locura.

Esto nos conduce, de nuevo, al género cinematográfico. Es un retrato profundo sobre este desencanto de la realidad en la sociedad contemporánea, sobre todo en Latinoamérica, donde estamos golpeadísimos, pero además te inserta en un thriller, en las películas de acción, que te mantiene siempre en el filo. ¿Cómo fuiste soltando esta presión?

Desde que estaba escribiendo el guión con Fernando del Razo –coguionista de la cinta–, teníamos muy clara la idea de que estuviera compuesta de dos ingredientes principales: por un lado que tuviera elementos de una película para un público amplio donde entraba el género, el thriller, el suspense, el antihéroe, que es un tipo de película muy reconocible, pero por otro lado queríamos tener este cine un poco más contemporáneo, más contemplativo –si le quieres llamar así–, más antropológico, más pausado, en el que te da tiempo para pensar, para imaginar cosas y, en general, también una película en la que no todo estuviera explicado didácticamente, donde hubiera algo de información escondida para dejar la puerta abierta a la imaginación del espectador, que a mí me parece súper importante. Creo que lo que ocurrió, finalmente, teniendo estos conceptos claros, ya al final es que se siente en dos tiempos, su primera mitad parece ser algo pausada y que se toma su tiempo para describir situaciones, personajes y una atmósfera, y que en la segunda parte va en un in crescendo en este sentido del suspenso, del thriller, con este twist final en el que no sabes si el personaje va a lograr lo que quiere o no, un final abierto.

 

 

Still 30

 

Still 15

 

B6xbvEbIMAEPu9x

Quinto Festival Internacional de Cine UNAM

febrero 25, 2015

Una festival que va madurando

Por Eva Sangiorgi

Al cumplir su primer quinquenio, el ficunam proseguirá su costumbre de convocar, en su programación, propuestas formales y apuestas estéticas, combinadas con productos sólidos de narrativa fílmica contemporánea. En 2015, se rendirá homenaje póstumo a la francesa Raymonde Carasco y al colombiano Carlos Mayolo, además, acudirán a representar sus retrospectivas el ucraniano Sergei Loznitsa y el uzbeko Ali Khamraev, además de presencias como la del portugués Pedro Costa y el argentino  Lisandro Alonso.

Cavalo_Dinheiro_01

Creo que el Festival Internacional de Cine unam (ficunam) ha madurado, que va madurando. Su perfil es claro, se ha buscado convocar a las propuestas formales y a las apuestas estéticas, combinadas con productos sólidos de narrativa fílmica contemporánea, se ha intentado seguir a los autores, que han repetido, en ciertos casos, con trabajos diferentes a lo largo de sus cinco ediciones. Y, por supuesto, el festival se ha ido consolidando porqué el público ha crecido, lo mismo que su reputación con la audiencia de la Ciudad de México; de la República, a través de la gira, y a nivel internacional. Lo anterior se refleja en la respuesta a la convocatoria; en el material que recibimos de todas partes, por recomendación de otros programadores, por el respeto que ha consolidado el festival, al seguir una línea propositiva de cine. Al usar este adjetivo, propositivo, intento decir que el festival ha estado buscando aquellos productos y a aquellos autores que no sólo trabajan en cine, sino que trabajan con el cine, con sus contenidos, sus formas, su imagen y sus evocaciones posibles, estudiosos del medio −artístico− para su continua renovación.

La convocatoria de nuestra quinta edición cerró el 31 de octubre de 2014 y a ella fueron inscritos 518 trabajos, provenientes de cuarenta países, lo cual confirma que existe toda una comunidad de creadores que se identifican con esta apuesta cinematográfica y también por ciertos planteamientos del ficunam, como la atención editorial, en términos de la selección de películas y de atención a los textos que las acompañan, a las reseñas y al catálogo en particular, en lo que se refleja, a mi parecer, la dedicación del oficio de programador y demuestra que la parte editorial es muy importante para nosotros.

 

Homenajes a Carasco y a Mayolo

Para la quinta edición del ficunam, que se llevará a cabo del 26 de febrero al 7 de marzo de 2015, realizaremos un ciclo póstumo sobre la antropóloga francesa Raymonde Carasco (Carcassonne, 1939- Toulouse, 2009), y a su importante trabajo sobre los Tarahumaras en México, siguiendo los textos de Antonin Artaud (Viaje al país de los tarahumaras), que mezcla la antropología con el cine experimental en un verdadero trance poético. Este ciclo se cruzará con una mesa interdisciplinaria, involucrando a académicos de las ciencias sociales y de la filosofía, que indagarán las conexiones del cine con otras disciplinas del conocimiento.

También se realizará un ciclo sobre el cine de Carlos Mayolo (Cali, 1945-Bogotá, 2007), el gran representante de la ola de Cali, de aquel grupo Colombiano cercano al cine, al teatro y a la literatura, misma que teorizó, junto con Luis Ospina, en el ensayo-manifiesto Qué es la porno-miseria? Versión caribeña del contra discurso político latinoamericano de las décadas de los setenta y ochenta, fue conocido por su carácter provocativo y por un estilo peculiar que fue definido como “gótico tropical”. La retrospectiva, póstuma que realizaremos será acompañada por la presentación de un libro inédito acerca de su obra y rico en imágenes de sus filmaciones, ya que consideramos que su obra no se conoce oportunamente.

 

Retrospectivas de Loznitsa y Khamraev

También tendremos  dos retrospectivas con la presencia de los directores y clases magistrales impartidas por ellos. El primero de ellos es el ucraniano Sergei Loznitsa (Baranovitchi, 1964), quien antes de convertirse en cineasta, se graduó en Matemáticas Aplicadas y trabajó como científico en el Instituto de Cibernética en Kiev, especializándose en la investigación de la inteligencia artificial. Luego fue que estudió cine en el entonces llamado Instituto Pansoviético de Cinematografía, en Moscú (vgik, por sus siglas en ruso). Si su preparación ya de por sí resultaba interesante, no lo es menos su proceso creativo. Según Loznitsa, la manera de hacer cine puede compararse con la del planteamiento de una teoría científica: depende del investigador qué tan lejos va a llegar en el análisis y qué tanto va a extender las posibilidades de la misma teoría, para alcanzar un resultado contundente. Si el científico tiene éxito, entonces la teoría se convertirá en una tesis. En otras palabras, si el director no ceja, la película no llegará a un callejón sin salida, sino que encontrará su punto final. Filmar, para él, es un proceso de comprensión y reordenación de la naturaleza humana que se comunica a través del lenguaje cinematográfico. La paciencia y la atención en los detalles, que se despliegan en sus imágenes, parecen aludir a las cuestiones fundamentales y existenciales que Sergei aborda en su trabajo. Se podría decir que existe una presencia constante en sus documentales, algo que no se puede ver, pero que existe más allá de las imágenes. El director logra evidenciar eso al filmar lugares comunes, a primera vista, que vistos de cerca develan un significado más profundo.

El otro invitado será el director uzbeko Ali Khamraev (Taskent, 1937), quien junto con Andréi Konchalovsky y Otar Iosseliani es uno de los grandes sobrevivientes de la Nueva Ola del cine soviético, quien empezó a filmar durante la década de los sesenta, cuando el cine de las repúblicas soviéticas salió de la sombra de la antigua urss. Desde 1964 ha trabajado en diversos géneros como el melodrama, la comedia romántica, el drama realista, el político y los llamados western rojos, entre otros tantos. Al igual que Loznitsa –ambos directores fueron incluidos en nuestra sección Retrospectiva–, Khamraev se graduó en el Instituto Nacional de Cinematografía, en Moscú. Ha escrito el guión de 21 largometrajes variados, algunos inspirados en el arte de editar más que en el de la composición del cuadro, otros en la lucha de emancipación de las mujeres, algunos más sobre ciertos movimientos insurgentes. Se dice que su cine pertenece al “cine del deshielo soviético”, el que no se develaba una verdad ideológica ni realista, sino que mostraba un cine poético. Algunas de sus películas son White, White Storks (Beliye, Beliye Aisti, Uzbekistán, 1966); Man Follows Birds (Chelovek Ukhodit za Ptitsami, urss-Usbekistán, 1975); Without Fear (Bez Strakha,, urss-Usbekistán, 1971); El guardaespaldas (Telokhranitel, urss-Tadzhikistán, 1979); Tríptico (Triptikh, urss-Usbekistán, 1979); Te recuerdo (Ya Tebya Pomnyu, urss-Usbekistán, 1985) y La séptima bala (Sedymaya Pulya, urss-Usbekistán, 1972). Su última producción, Bo Ba Bu (Usbekistán-Italia-Francia, 1998), es una película silente a la que algunos críticos le atribuyen rasgos de softcore porno, un triangulo erótico conformado por dos hombres y una mujer que es tratada como propiedad y objeto sexual. La trama, además de abordar arquetipos primarios como el triángulo amoroso, la rivalidad masculina y los celos sexuales o las mujeres como mercancía de intercambio, insinúa el abismo ideológico que separa a Occidente del Asia Central.

Tanto Sergei Loznitsa como Ali Khamraev, ofrecerán clases magistrales como parte de la Cátedra Ingmar Bergman en cine y teatro unam, con la que seguiremos manteniendo una estrecha colaboración. También tendremos una plática con el director portugués Pedro Costa (Lisboa, 1959), quien presentará su más reciente filme de ficción, Caballo dinero (Cavalho Dinheiro, Portugal, 2014).

En las últimas dos ediciones nos hemos atrevido a mezclar directores emergentes con algunos de más trayectoria. Para esta quinta edición encontrarán al argentino Lisandro Alonso, junto al realizador brasileño André Novais, que compite con una opera prima, Ella volta na quinta (Brasil, 2014). El criterio es, más bien, del orden de valor cinematográfico, de conciencia de contenido y forma, mismos que conllevan las propuestas.

 

 

Foro de la Crítica Permanente

Este 2015, en el Foro de la Crítica Permanente se presentarán dos mesas, ambas moderadas por el programador argentino Roger Koza. La primera, sobre Teoría y Crítica Cinematográfica, misma que ofrecerá una revisión, actualización y problematización de varias discusiones de los últimos años en torno a la teoría surgida desde −y sobre− el cine, que exceden en parte el ejercicio de la crítica. Un caso paradigmático es la producción de André Bazin, quien como crítico desarrolló una teoría general del cine. Se trataría de pensar acerca del estado de la teoría en siglo xxi, retomar la reciente confrontación teoría-post teoría y revisar la praxis de la teoría en el campo total del cine. Participarán el cubano Gilberto Pérez; el argentino Eduardo Russo, y el mexicano Carlos Bonfil.

La segunda mesa es sobre Política y Crítica Cinematográfica, misma que girará en torno a problematizar la presunta esfera autónoma del arte en general y del cine en particular, que parecería forzar al discurso crítico a desligarse del orden político y a tener que prescindir de una relación directa con las tensiones ideológicas que atraviesan a una sociedad. Pensar la relación entre crítica e ideología, entre teoría política y teoría cinematográfica, con el estadounidense David Walsh, la alemana Cristin Nord y el mexicano Juan Villoro.

 

Del Metro a los estados

Entre las propuestas que hemos ampliado para esta quinta edición, se encuentra una convocatoria para premiar cineminutos hechos con teléfono celular en el Metro que, realmente, es un ejercicio de imaginación y de apropiación del espacio. En el ficunam promovemos el cine como práctica de consumo diario en nuestras vidas y también de la educación estética a través del cine. Hablar de hacer películas con teléfono celular es algo delicado, pero puede ser una herramienta para entender el espacio en el que vivimos.

Durante el resto año ficunam se va de gira en 17 estados, así como distintas en facultades y escuelas preparatorias de la Universidad Nacional. La intención es la de optimizar el esfuerzo de programación que se hace para armar el festival y la vocación de formar públicos en la provincia y en las escuelas. Y es nuestra responsabilidad intentar compartir los contenidos lo más posible. Al respecto, se trata de ciclos específicos y acotados, que no incluyen la programación completo, lo cual sería imposible, tanto logística como económicamente, sin embargo, estas extensiones representan un esfuerzo por hacer llegar este precioso contenido a la mayor cantidad de gente.

 

Visión política y estética

Estoy agradecida con los distintos festivales con los que he colaborado, iniciando con el Festival Internacional de Cine Contemporáneo de la Ciudad de México (ficco), que me dio la plataforma, la posibilidad de aprender de crecer; más tarde con Cinema Planeta, del que estoy feliz de ver como se ha mantenido también, creando su nicho, mereciéndose su respeto; Cinema Global aunque fue para mí una experiencia de una sola edición, lo fue de puro goce: armar un ciclo completo, trasversal en años, que te permite ir a fondo en un fenómeno/corriente cinematográfica, y Los Cabos Film Festival es un proyecto solido que ha ido abriéndose su espacio y su razón de ser, un gran evento de encuentro de la industria.

Pero ficunam es mi proyecto, mi visión política y estética, tanto en la programación como en la gestión, en su concepto general. Es lo que siento más coherente con mi forma de ver las cosas y vivir la vida. Es un privilegio, una oportunidad y una responsabilidad profundas.

78

V ficunam cartel

Décimo segunda edición del Festival Internacional de Cine Judío

enero 13, 2015

BIGBADWOLEVES-NavotPapushadoAharonKeshales-1

La décima segunda edición del Festival Internacional de Cine Judío en México (FICJM), del 13 de enero al 13 de febrero, con el lema “El arte de imaginar”, en 13 complejos de la cadena Cinépolis  en diferentes ciudades del país, entre ellas Querétaro, Tijuana, Monterrey, Cancún, Guadalajara y Distrito Federal. Además, tendrá sedes gratuitas en el Centro de Cultura Digital (CCD) y en  la Biblioteca de México.

El Festival celebra su doceavo aniversario, convirtiéndose cada vez más en un escaparate ecléctico y plural. Cada año nos enfrentamos al reto de superarnos y mejorar la programación de un Festival que se ha convertido ya, en una importante pantalla a nivel nacional e internacional. Estamos recorriendo un camino en expansión de la mano con nuestro público.

Queremos dar a conocer costumbres, tradiciones y puntos de vista a un, cada vez más amplio número de espectadores. Nos estamos consolidando como una plataforma de exhibición y difusión, por lo que el proceso de selección debe ser tan exhaustivo como el que hacen nuestros espectadores cuando deciden acudir al Festival frente a las demás ofertas en cartelera.

Los largometrajes que integran nuestra programación son elegidos por un selecto Comité bajo la norma de ser filmes que no solo contengan un mensaje, sino que vengan precedidos por premios internacionales, que sean exhibidos en nuestro país por vez primera y que presenten situaciones, problemáticas y aspectos de la sociedad judía tanto dentro como fuera de Israel.

Consideramos que una buena película es aquella que dura más allá de su tiempo en pantalla, es la que permanece fuera de la sala cinematográfica, la que nos marca y la que traemos a la mente una y otra vez, que nos permite pensarla, analizarla o simplemente verla para deleite y disfrute; buscamos películas que sean homogéneas en su forma y contenido.

El cine actual, experimenta un proceso vertiginoso de producción, recibimos cerca de 200 películas y tener que elegir solamente 7 resulta retador frente a un espectador cada vez más exigente, esperamos lograrlo.

“Si el cine consigue que un individuo olvide por dos segundos que ha estacionado mal el auto, no ha pagado la factura del gas o ha tenido una discusión con su jefe, entonces el cine ha alcanzado su objetivo.”  Billy Wilder

Gina Szclar

Estas son los siete largometrajes que conforman su selección de 2015:

El lobo feroz (Big Bad Wolves, Israel, 2013), de Aharon Keshales y Navot Papushado.

 

Afuera, en la oscuridad (Out in the dark, Israel, 2012), de Michael Mayer.

Una película inconclusa (Shtikat Haarchion, Alemania, 2009), de Yael Hersonski.

 

Mi gran aventura sexual (My awkward sexual adventure, Canadá, 2012), de Sean Garrity.

La llave perdida (The lost key, Venezuela, 2013), de Ricardo Adler y Manis Friedman.

Musicales de Broadway: Un legado judío (Broadway Musicals: A jewish legacy, Estados Unidos, 2013), de Michael Kantor.

12 FICJM