Posts Tagged ‘documental’

XII Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México

octubre 12, 2017

Hoy, más que nunca

Por Pau Montagud

El sismo del 19 de septiembre, prácticamente paralizó las actividades de todo el equipo del Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México, que al igual que buena parte de la comunidad cinematográfica así como de la población civil de este país, se organizaron para instalar centros de acopio, traslado de ayuda o asistir en labores de rescate, limpieza e información. Pero aún sin que la calma haya vuelto, se ha decidido realizar su duodécima edición, del 12 al 21 de octubre, teniendo especial cuidado en llegar a damnificados y al público abierto.

GrownUps

Hace apenas unas semanas todo funcionaba con la normalidad a la que estamos acostumbrados: el estrés de un festival que ya teníamos encima, las confirmaciones de invitados y películas, los agradecimientos a los jurados que aceptaban nuestra invitación a la Ciudad de México, la estrechez económica de siempre. Hasta que el 19 de septiembre llegó el maldito temblor.

Tras el susto llegó la incertidumbre de cuál había sido la magnitud de lo que realmente había pasado. Luego llegó la certeza de que las cosas no estaban bien, nada bien. Esa normalidad se truncó y el Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (Docsmx) bajó las persianas de sus gestiones para abrir la de la ayuda. Todo nuestro equipo humano, vehículos, oficinas, tiempo y energía, junto con los del resto de la comunidad cinematográfica, nos volcamos en informarnos de necesidades, acopiar ayuda y hacerla llegar a municipios donde aún no había llegado nada. El festival corría un inminente peligro de ser cancelado por razones más que obvias.

Sin embargo Docsmx ha decidido celebrar, del 12 al 21 de octubre, esta duodécima edición. Personas, grupos profesionales, brigadas. Muchísima gente ha aportado lo que tiene o lo que sabe hacer para ayudar a los demás en estos momentos de crisis. Nosotros sabemos hacer un festival de cine y hoy, más que nunca, la Ciudad de México y este país necesitan reactivarse, tener puntos de encuentro y de catarsis, que llamen a la empatía. El cine es un instrumento perfecto para reencontrarnos pasada la adrenalina inicial, y más si hablamos de documental, de no ficción. Por esa razón, este año este festival sale a las calles y a las salas de nuevo.

Un verdadero paseo por el mundo

Como es habitual, nuestra programación se nutre de los más de mil 100 documentales inscritos a nuestra convocatoria. Siete meses de trabajo de preselección para configurar unas secciones que, en nuestro festival, siempre son novedad; muestras temáticas en competencia que no tuvimos el año pasado y que posiblemente no estén en el que viene.

Podríamos pensar en el documental como una travesía que fluctúa entre dos polos: el del paisaje y el del retrato. Un paisaje, porque nos muestra un panorama extenso, que difícilmente abarcaríamos desde un sólo lugar, sin estar en constante movimiento: nos permite conocer la vida de una familia, un grupo social, un país o incluso una red de conexiones internacionales. Todos estos elementos forman parte de algo más grande: el paisaje que atravesamos guiados por la cámara. Un retrato, porque nos deja ver de cerca –y, muchas veces, desde una intimidad que sólo consigue el documental–, los rostros de los protagonistas de estas vidas: sus búsquedas, batallas, vínculos y aventuras. Su identidad, su historia.

La programación de este año se aventura en este recorrido y en su itinerario llega a muchos lugares distintos, a través de visiones breves y concisas, con los cortometrajes, o con historias largas. Como una continuación de la identidad y la línea que Docsmx comenzó a trazar desde hace ya doce años, la selección del festival explora las inquietudes mundiales, que cada vez son más tangibles y nos tocan más de cerca, desde el calentamiento global y el crecimiento urbano, hasta el manejo de la información, con la sección Nuevo Orden Mundial; las nuevas preguntas de la identidad, muchas veces desde la marginación o la discriminación, con Cinema Queer y Otredades, y las trayectorias individuales en zonas de conflicto, sea interior o externo, con Estampas.

Si estas secciones nos llevan a lugares lejanos, muchas veces fuera de nuestro contexto cultural y al interior de otras realidades, otras no podrían estar más cerca. México Ópera Prima, Hecho en México y las secciones más colaborativas del festival, Doctubre, DocsForum, DocsLab y RetoDocs, presentan la labor polifacética actual de los documentalistas nacionales. Una parada importante es Colombia, el País Invitado de esta edición del festival. En esta sección recorremos este país hermano: sus selvas, costas y ríos nos dicen mucho de los episodios de su historia que todavía marcan el presente, en este Foco Colombia tenemos mucho que descubrir.

Las proyecciones interactivas

El DocsForum, componente formativo del festival –que inició con el seminario del realizador chileno Patricio Guzmán en el año 2006–, siempre se ha nutrido de conferencias, conferencias magistrales y mesas redondas, además de otro tipo de seminarios como el impartido por Alan Berliner, en el 2014.

Sin embargo, este año hemos decidido darle un vuelco a este encuentro, abrirlo más allá del colectivo de cineastas y ampliar el sentido de lo que conocemos tradicionalmente como una proyección cinematográfica, en la que el debate sobre la temática principal del documental se expande mucho más allá de una sesión de preguntas y respuestas.

El documental va mucho más allá de lo que ocurre en la pantalla. Hay puntos de vista, una tesis del director, muchos matices con los que podemos estar de acuerdo o no, tanto en la historia narrada o en cómo está contada.

En estas sesiones performativas, el director tendrá el control de la proyección, pudiendo confrontar al público antes, durante o con posterioridad a la película. Un nuevo formato de experiencia cinematográfica en el que podemos repetir secuencias o, simplemente, detener la proyección. La discusión lo dirá.

No hay mejor manera de aprender a hacer películas, o a apreciarlas, que debatiendo sobre las películas concretas con sus creadores. ¿Cuántas preguntas nos quedan abiertas al ver un documental? Ahora, tendremos la oportunidad de plantearlas abiertamente. Para eso hemos creado este espacio para contraponer ideas, debatir, reflexionar y confrontar, si es necesario, en absoluta libertad. Nos vamos a poder ver cara a cara con la historia y con su creador.

Alfred Hitchcock dijo: “en la película de ficción, el director es un dios, en las

películas documentales, dios es el director”. A esto ahora añadimos a un espectador más activo y propositivo en el otro lado de la ecuación para crear una experiencia colectiva que exprima del todo el documental, para que la creación cinematográfica siga, y en tiempo real. ¿Quién tendrá el control de la proyección, el director o el público? Eso está por verse.

Hemos seleccionado cinco documentales que tocan temas que, además de ser de actualidad en nuestro entorno más inmediato, son tan universales que queramos o no, nos afectan como seres humanos que somos; el tratamiento de las tragedias y la ética en el documentalismo mexicano contemporáneo; las realidades de género, política e iglesia; las encrucijadas de la crisis migratoria, y el documental como nuevo periodismo. De todo esto hablaremos del 16 al 20 de octubre en la Casa Refugio Citlaltépetl, a partir de las 16 horas.

Trascender la pantalla misma

Este año, 1, docs, 3 por mí, la sección matinal dedicada a los más pequeños, se realizará de manera itinerante por albergues y escuelas provisionales en las que aún permanecen los afectados por el temblor. Además, se realizará la decimosegunda edición del Reto Docsmx, mediante el cual produciremos cinco nuevos cortometrajes, en un plazo de 100 horas, que serán proyectados y premiados durante el festival, junto a los ganadores de los Retos realizados durante el año tanto en Puebla como en Colima.

Con la Red de Exhibición Colaborativa Doctubre volvemos a apoyar a los exhibidores independientes en toda la República y en diversos países de Iberoamérica, con parte de nuestra programación para que formen parte de esta celebración de la no ficción. Y finalmente, con nuestro DocsLab, trabajaremos con y en nuevos proyectos cinematográficos para que pronto podamos verlos en la pantalla. No solo exhibimos películas, también las producimos.

Hay muchas novedades y también hay continuidad en los componentes más exitosos de Docsmx. También ha habido muchas urgencias que atender además de la preparación del propio evento y estamos orgullosos de todo el equipo del festival que se volcó en ellas.

Docsmx 2017 va y más que nunca. No nos olvidamos de los fallecidos en los dos recientes sismos, ni de los afectados que lo han perdido todo o casi todo. Tampoco de todas las personas que se dedicaron en cuerpo y alma a ayudar a los demás. A todos ellos va dedicada cada una de las proyecciones que tenemos programadas. A todos va dedicado el festival.

Rebecca Rusch, Huyen Nguyen

Selección Oficial

Hecho en México. Persiguiendo una utopía

Al otro lado del muro (México-España, 2017), de Pau Ortiz.

Bastidores (México, 2017), obra colectiva.

Día de visita (Estados Unidos-México, 2016) ,de Nicole Opper.

Los ojos del mar (Alemania-México, 2017), de José Álvarez.

Un exilio: película familiar (México, 2017), de Juan Francisco Urrusti.

 

México ópera prima. Una ventana indispensable

Juan Perros (México, 2016), de Rodrigo Ímaz.

La cocina de Las Patronas (México, 2016), de Javier García.

Los truenos de San Juan (México, 2017), de Santiago Maza.

Potentiae (México, 2016), de Javier Toscano.

Recuperando el Paraíso (México, 2017), de José Arteaga y Rafael Camacho.

 

Este artículo forma parte de los contenidos del número 52 de la revista cine TOMA, de octubre-diciembre de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

DocsMx_Cinetoma

Anuncios

El documentalista Eugenio Polgovsky falleció en Londres

agosto 15, 2017

Imcine-Polgovsky.jpg

Con un sucinto comunicado, el Trinity College de la Universidad de Cambridge, dio a conocer la sorpresiva noticia de la muerte, a los 40 años de edad, del cineasta mexicano Eugenio Polgovsky, ocurrida el viernes anterior, 11 de agosto, en la ciudad de Londres, Inglaterra, donde radicaba desde hace dos años realizando una residencia artística en el área de Artes Creativas.

“Los  miembros del Colegio estamos profundamente entristecidos con la noticia de la muerte en Londres, el viernes 11 de agosto de 2017, de Eugenio Polgovsky Ezcurra, nuestro Fellow-Commoner en Artes Creativas (2015–17). El espíritu generoso de Eugenio conmovió a mucha gente. Sus filmes y fotografías fueron muy admirados en Trinity y más allá, y sus grandes talentos como cineasta documentalista fueron ampliamente reconocidos por todo el mundo. Dirigimos nuestros pensamientos y nuestras más cálidas condolencias van a su familia.

Eugenio Polgovsky (Ciudad de México, 1977), fue un documentalista personal que trabajaba como director, cinefotógrafo y editor, además de fotógrafo fijo. En 1994, ganó el concurso de fotografía Viviendo Juntos, organizado por la UNESCO. Estudió dirección y cinefotografía en el Centro de Capacitación Cinematográfica. Su tesis y primer documental, Trópico de cáncer (México, 2004), ganó numerosos premios alrededor del mundo (Mejor Documental en el Festival Internacional de Cine de Morelia; Ariel a Mejor Ópera Prima; Premio Joris Ivens en el Festival Cinéma du Réel; Mejor Documental en DocuDays en Beirut, Corea y FICCO y Premio de Oro del Festival Al Jazeera en Qatar), tuvo una proyección especial en la Semana de la Crítica en Cannes 2005, fue parte de la sección Frontier en Sundance y recorrió más de 100 festivales alrededor del mundo. Siguió el largometraje Los herederos (México, 2008), sobre los niños trabajadores del campo mexicano, que se estrenó en la 65 Mostra de Cine de Venezia y luego participó en la competencia de la sección Generation Kplus del Festival de Cine de Berlín, además, logró dos premios Ariel a Mejor Documental y Mejor Edición, el Coral en el 30 Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana; Mejor Documental en FIDOCS, Chile; el Premio Zapata en el Festival de la Memoria y dos premios de Amnistía Internacional (Eslovenia y Lisboa), además de ser apoyado por la UNICEF para su difusión, como eje de una campaña de sensibilización sobre el trabajo rural en la infancia. Realizó el filme independiente Mitote (México, 2012), filmado en el zócalo capitalino entre las pantallas gigantes que transmitían el Mundial de Futbol en Sudáfrica; la huelga de hambre de 80 trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas y los preparativos del Bicentenario de la Independencia. Finalmente se embarcó en un proyecto que le llevó cinco años, el registro y denuncia de la contaminación extrema que sufre el río Santiago y la cascada El Salto, en Juanacatlán, Jalisco, que fuera conocida como el “Niágara mexicano”, así como las secuelas que enfrentan sus habitantes y el propio entorno del lugar, con el que filmó el cortometraje Un salto de vida (México 2013), que le mereció el Ariel, y que gracias al primer fondo público que le fue otorgado en Foprocine, se convirtió en el largometraje Resurrección (México, 2016) , ganador del Premio Especial Ambulante en el XIV Festival Internacional de Cine de Morelia. Como cinefotógrafo trabajó en numerosos proyectos de documental, ficción y artes visuales, como los de la artista Jae Eun Choi y el bailarín de danza butoh, Yuzhio Amagatzu, en Japón, además de colaborar con Hubert Sauper. En 2004 recibió el Premio Nacional de la Juventud. Radicaba en Londres, en una residencia artística en el área de Artes Creativas del Trinity College de la Universidad de Cambridge, desde 2015.

Descanse en paz.

EugenioMono

Ganadores del XXXII FICG

marzo 18, 2017

_PGC3702

Todos los ganadores del FICG32, junto con el director del festival, 

Iván Trujillo, en el Cine Diana. Foto: Pedro González Castillo.

La tarde del viernes 10 de marzo, en el Centro Cultural Teatro Diana de la Universidad de Guadalajara, se efectuó la Gala de Clausura del trigésimo segundo Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG). En la ceremonia se dieron a conocer los ganadores de los premios oficiales tanto de la Competencia Iberoamericana como de la Mexicana –que premian indistintamente largometrajes documentales o de ficción–, el Premio Mezcal a Mejor Película Mexicana correspondió, por tercera vez, a un documental –primero fue Gabriel Orozco, de Juan Carlos Martín, en 2002, y posteriormente fue Eco de la montaña, de Nicolás Echeverría, en 2014–, La libertad del diablo, de Everardo González, ganador de Mejor Fotografía para María Secco –segunda mujer en ganar un Ariel en este ramo, en 2014, por La jaula de oro – y  de la sección de Documental Iberoamericano.

Además, fue una premiación en la que destacaron los realizadores jalisciences, pues además de que la familia de Everardo González es de esa entidad, también son originarias de allá la debutante Sofía Gómez Córdova, ganadora del premio Mezcal a Mejor Director, y Paloma Domínguez el de Mejor Actriz; lo mismo que la realizadora Sofía Carrillo, ganadora del premio Rigo Mora a Mejor Cortometraje Mexicano de Animación por Cerulia.

Respecto a los premios Iberoamericanos, se repartieron por pares entre la producción cubana Santa y Andrés  –Mejor Película y Mejor Guión–; la dominicana Carpinteros –Premio Especial del Jurado, Mejor Actor– y la brasileña Las dos Irenes –Ópera Prima, Mejor Fotografía–. En tanto que Perú que contó con tres películas en selecciones oficiales logró de manera inédita dos premios: el de Mejor Director a Joel Calero por La última tarde, y el de Cortometraje Iberoamericano para Aya, de Francesca Canepa.

A continuación, la lista completa de galardonados.

PREMIO MEZCAL

Mejor Película Mexicana
La libertad del diablo, de Everardo González.

Mejor Director         
Sofía Gómez Córdova por Los años azules.      

Mejor Cinefotógrafo
María Secco por La libertad del diablo.     

Mejor Actor  
José Manuel Poncelis y Eligio Meléndez por Sueño en otro idioma, de Ernesto Contreras.

Mejor Actriz  
Paloma Domínguez por Los años azules.

Premio del Público 
Ayúdame a pasar la noche, de José Ramón Chávez Delgado.

LARGOMETRAJE IBEROAMERICANO DE FICCIÓN

Mejor Película
Santa y Andrés (Cuba)de Carlos Lechuga.  
Premio Especial del Jurado           
Carpinteros (República Dominicana), de José María Cabral. 

Mejor Director 
Joel Calero por La última tarde (Perú).

Mejor Ópera Prima 
Las dos irenes (Brasil), de Fabio Meira      
Mayahuel por Mejor Actriz
Lola Amores por Santa y Andrés (Cuba). 

Mayahuel por Mejor Actor 
Jean Jean por Carpinteros (República Dominicana). 
Mayahuel por Mejor Fotografía    
Daniela Cajías por Las dos Irenes (Brasil), de Fabio Meira.

Mayahuel por Mejor Guion
Santa y Andrés (Cuba), de Carlos Lechuga.

DOCUMENTAL IBEROAMERICANO

Mejor Documental
La libertad del diablo (México), de Everardo González.

Premio Especial del Jurado           
El pacto de Adriana (Chile), de Lissette Orozco. 

CORTOMETRAJE IBEROAMERICANO      

Mejor Cortometraje
Aya (Perú), de Francesca Canepa  Sarmiento.           

Mención Especial

Lucha, de Eddie Rubio

Mención Especial

Berta Vive, de Katia Lara Pineda
Premio Rigo Mora   
Mejor Cortometraje Mexicano de Animación     
Cerulia, de Sofía Carrillo          
            
Mención Especial    
Lucha, de Eddie Rubio  
Por una potente dirección, propuesta narrativa y montaje.
Premio Maguey       
Corpo Elétrico (Brasil), de Marcelo Caetano.  
Premio Especial del Jurado           
Santa y Andrés (Cuba), de Carlos Lechuga. 

Mejor Actuación
Jella Haase por Looping (Alemania).  

_PGC3651

Ofelia Medina entregó el Premio Mezcal a Mejor Película Mexicana, 
a La libertad del diablo, al director Everardo González 
y a la productora Issa Guerra. Foto: Pedro González Castillo.

_PGC3493

Sofía Carrillo ganó el Premio Rigo Mora a Mejor Cortometraje Animado 

por  Cerulia. Foto: Pedro González Castillo.

_PGC3631

La directora tapatía Sofía Gómez Córdoba ganó el Premio Mezcal 

a Mejor Directora por Los años azulesFoto: Pedro González Castillo.

 

“Matria”, los archivos sui generis del abuelo Antolín

septiembre 19, 2016

Charros contra Nazis

Por Fernando Llanos

6

Siempre percibí llena de magia la casa de mi abuela Alicia. Sí, magia, esa palabra tan menospreciada en la edad adulta, pero la cual era sagrada durante la infancia porque se construía en complicidad con los primos y se veneraba con fe ciega mientras se nutría de historietas y de películas domingueras de temporada. Esa magia fue la que nos ayudó a explicar nuestros primeros anhelos metafísicos décadas antes de que existiera el Dios Google –que todo lo sabe y también todo lo confunde–. Esa que podías disfrutar de la mano de un don, precariamente trajeado, en un circo entre leones hambrientos y maltratados que deambulaban en un terreno baldío, o la que una vez a la semana podías ver desde la comodidad de tu hogar con el maguito Rody en el programa televisivo Chiquilladas, o con Beto “el Boticario” en ese otro show llamado La carabina de Ambrosio. En ese contexto, bajo la sombra de lo inusual e inverosímil, mis primos y yo creímos que era posible viajar al Polo Norte en el trineo de Santa Claus sin que él se diera cuenta, que el tío simpático de cachetes frondosos era capaz de desvanecer su propio dedo y que objetos como un piano podían desaparecer de la sala de un día para otro –todavía no conocíamos el viejo truco de empeñar objetos para pagar deudas–. Y quizás, por todos estos mágicos recuerdos, no me sorprendió cuando, varias décadas después, descubrí ahí el extenso archivo de mi abuelo Antolín Jiménez. Una serie de álbumes forrados con cuero y letras doradas, por cada uno de los temas que recopilaba.

En esos documentos se mencionaban varias historias: su paso por la Revolución Mexicana como teniente coronel de Pancho Villa; su periplo dentro de la hermética masonería, al lado de personajes como José Vasconcelos; su incursión en la política mexicana como diputado, en cuatro ocasiones y por cuatro diferentes partidos –los chapulines siempre han existido–, pero la que más me fascinó era la que cerraba el archivo, una muy peculiar historia que se vinculaba a la Segunda Guerra Mundial. En 1942, cuando México le declaró la guerra a los países del Eje, 100 mil charros se prepararon durante todo un año para combatir a los nazis y fue mi abuelo el que organizó la iniciativa y los bautizó como “La Legión de Guerrilleros Mexicanos”. Obvio, sonaba poco factible que ganaran y, de hecho, hasta la fecha me pregunto si creyeron que era realmente una buena idea. La iniciativa era deliciosamente absurda, como cualquier trama de película patriótica que termina en muchos muertos, donde al final el protagonista ostenta una mirada en alto mientras se hondea la bandera. Así que cuando conocí dicha iniciativa decidí que debía hacer una película sobre las historias del padre de mi madre. ¿Quién más puede tener, aparte de mis primos, un abuelo con tan bizarra anécdota? “Encontré una mina de oro”, pensé mientras hojeaba los tomos de cuero empolvados.

La mayoría de las historia épicas de la humanidad tratan del bien contra el mal, de la luz contra la oscuridad, del perseverante héroe que se atreve a desafiar a los villanos con tal de hacer lo correcto. Y me pregunto, históricamente, ¿qué ha representado mejor el mal que el ejercito de Hitler? Porque, seamos sinceros, las bestias más destructivas y oscuras que han habitado este planeta son, sin duda alguna, los nazis; las historias de estas insaciables criaturas han fascinado tanto como aterrorizado a millones de personas. En términos de derramamiento de sangre, quizá solo los tiranosaurios son percibidos al mismo nivel de ferocidad y fatalidad, claro que esos animales del Jurásico no asesinaron con tanto dolo ni vestían elegantes trajes diseñados por Hugo Boss. Pero bueno, podemos todos afirmar que son “los malos de la película”, sin duda alguna. Y pensando en el polo opuesto, para todos los mexicanos que hemos mamado el cine de oro nacional, la mejor manera de representar al héroe es un charro a caballo, con sombrero de ala ancha y que suelta tiros al aire. Lugar común, ciertamente, pero de esos elegantes que, a blanco y negro y entre magueyes, todavía nos hacen suspirar.

Ahora bien, ¿qué pasa en nuestras mentes cuando dos ideas tan antagonistas, la del máximo villano extranjero y el gran paladín mexicano, chocan en el terreno de la ficción pero se respalda de un hecho real? ¡Dinamita pura! Múltiples horas de sana diversión especulativa tratando de responder la pregunta madre de toda ciencia ficción: “¿Que hubiera pasado si…?”. Y pese al centenar de posibilidades que me vienen a la mente sobre dicha situación, lo que más me duele es no haber conocido a mi abuelo para poderle preguntar sobre esta y todas sus demás historias. ¿Cómo era Pancho Villa? ¿Qué sintió al dinamitar un tren a los veintiséis años en Chihuahua? ¿Por qué los masones dirigieron desde las sombras al país durante tantos años?, ¿Porqué creyeron que tenían el derecho de servirse con la cuchara gorda los políticos que establecieron el sistema de este país? ¿Cómo eran los entrenamientos de la Legión de Guerrilleros Mexicanos cada domingo? ¿Qué tanto se esforzaban y qué tanto era un convivio entre tequilas y barbacoa? Me hubiera encantado poder charlar estas y otras dudas más con don Antolín en una comida dominical. Pero como no puedo porque ya no nos acompaña, recurro al acto mágico de estimular mi imaginación con los recortes de periódicos y fotografías que nos heredó, y con mucho gusto les comparto estas reflexiones en un formato cinematográfico. Y les garantizo que nuestra película, Matria (México, 2015), esta llena de esa excepcional magia.

2

Matria (México, 2015). Dirección, guión y producción: Fernando Llanos. Fotografía: Marcelo Castillo, Carlos Hidalgo, Manuel Huitrón, Fernando Llanos, Emiliano Rocha Minter. Edición: Roberto Bolado, Jorge García, Jessica Herreman y Fernando Llanos. Sonido: Gerson Hernández y Raúl Locatelli. Música: Rey oh Baby, Osiris Ramsés Caballero, Adriana Cao Romero, Lila Downs, Jessica Herreman, Omar Landa, Benjamín Shwartz y Valentina. Compañía productora: Videofilmaciones Suadero. Premios: Mejor Documental Mexicano del undécimo Festival Internacional de Cine de Morelia y Premio del Centro Buñuel de Calanda del séptimo Festival de Cine Mexicano de Durango.

http://www.matria.mx

matrianys

Con distribución de Amateur Films, el largometraje documental Matria, de Fernando Llanos, estrenará el 16 de septiembre en la cartelera mexicana.

posterficm

Este artículo forma parte de los contenidos del número 48 de la revista cine TOMA, de julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

Convocatoria abierta al undécimo DocsDF

marzo 1, 2016

11DocsDF

El Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF), realizará su decimoprimera edición entre el 13 y el 22 de octubre de 2016 por lo que abrió su convocatoria para inscribir, de manera gratuita, películas de no ficción en todos los formatos y temáticas, posteriores al primero de enero de 2015, en las siguientes categorías competitivas: Largometrajes internacionales, Largometrajes mexicanos, Cortometrajes internacionales y Cortometrajes mexicanos –se considera cortometraje a los que duren hasta 30 minutos−, incluso en proceso de postproducción.

La fecha límite es el viernes 20 de mayo para los trabajos extranjeros y el primero de julio para las producciones mexicanas.

DocsDF

Convocatoria para el México Fashion Film Festival 2016

diciembre 2, 2015

MFFF_imagen-1024x414

El México Fashion Film Festival (MFFF), es el primer festival de cine, moda y artes visuales del país que celebra el arte del fashion film y apoya las industrias creativas al ser un punto de encuentro para artistas, diseñadores, cineastas y fotógrafos, por lo que abrió su convocatoria internacional de cortometrajes que seleccionará trabajos de máximo cinco minutos para su Selección MFFF 2016 para conformar la programación del festival. Se premiarán las categorías Mejor Cortometraje, Mejor Fotografía, Mejor Diseño Sonoro, Mejor Edición, Mejor Diseño de Arte, Mejor Styling, Premio de Belleza (Hair & Make up), Mejor Actor/Actriz, Mejor Documental, Mejor Publicidad, Talento Emergente y Mejor Cortometraje Extranjero.

La fecha límite es el 17 de febrero de 2016.

MFFF_FULL

 

Ganadores del XIII Festival Internacional de Cine de Morelia

noviembre 3, 2015

Clausura 13 FICM IILa tarde del sábado 31 de octubre, en el Teatro Ocampo de la capital michoacana, ocurrió la ceremonia de clausura del decimotercer Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), que fue inaugurado el viernes 23 de octubre, en presencia de Alejandro Ramírez, presidente de la organización; de Cuauhtémoc Cárdenas Batel, vicepresidente del mismo, y de Daniela Michel, su directora y fundadora.

El jurado de la sección de Largometraje Mexicano fue conformado por el director Laurent Cantet, la curadora Rasha Salti, la actriz Cristina Flutur, el curador Rutger Wolfson y el realizador Wash Westmoreland. El de la Sección de Documental Mexicano por el documentalista Nicolas Philibert, el documentalista Juliano Ribeiro Salgado y la directora ejecutiva de la Film Society del Lincoln Center, Lesli Klainberg. En la Sección de Cortometraje Mexicano estuvo el director Diego Quemada-Diez, la crítica y periodista Iris Brey y la productora y directora del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, Diana García. Mientras que la Sección Michoacana y el Concurso Michoacano de Guión de Cortometraje fue integrado por la periodista y guionista Alejandra Musi Arcelus, el profesor de la UNAM José Manuel García Ortega, el investigador y académico Eduardo de la Vega y la directora del CUEC María del Carmen de Lara Rangel.

Esta es la lista de ganadores:

Sección de Largometraje Mexicano

Premio a Largometraje Mexicano

Yo, de Matías Meyer.

Mención Especial 

Te prometo anarquía, de Julio Hernández Cordón.
Premio a Primer o Segundo Largometraje Mexicano

El placer es mío, de Elisa Miller.

Premio del Público

Almacenados, de Jack Zagha Kababie.

Mejor Actor de Largometraje Mexicano

Raúl Silva por su papel en Yo.

Mejor Actriz de Largometraje Mexicano

Jana Raluy por su papel en Un monstruo de mil cabezas.

Premio Guerrero a Largometraje Mexicano 

Te prometo anarquía, de Julio Hernández Cordón.

Sección de Documental Mexicano

Premio a Largometraje Documental Mexicano

Los reyes del pueblo que no existe, de Betzabé García.

Premio Especial Ambulante

El Paso, de Everardo González Reyes y

El hombre que vio demasiado, de Trisha Ziff.

Premio a Documental Mexicano Realizado por una Mujer, instituido por la Asociación de Mujeres en el Cine y la Televisión

Los reyes del pueblo que no existe, de Betzabé García.

Premio Guerrero a Largometraje Documental Mexicano

El hombre que vio demasiado, de Trisha Ziff.

Sección de Cortometraje Mexicano

Premio a Cortometraje de Ficción

Bosnian Dream, de Sergio Flores Thorija.

Premio a Cortometraje Documental

El buzo, de Esteban Arrangoiz.
Premio a Cortometraje de Animación

Rebote, de Nuria Menchaca.

Premio Especial Renta Imagen

Mila, de Óscar Enríquez.

Premio a Cortometraje Mexicano en Línea

Donde nunca morirás, de Héctor Alexis Estrada García.

Sección Michoacana

Mención Especial

Yo también, de Porfirio López Mendoza.

Premio de la Sección Michoacana

Donde nunca morirás, de Héctor Alexis Estrada García.

Concurso Michoacano de Guión de Cortometraje

Premio a Guión de Cortometraje Michoacano 

El futuro, escrito por Ernesto Martínez Bucio.

Mención Especial

Fin del mundo, escrito por Erik Moya.

Impulso Morelia

Minezota, de Carlos Enderle.

200 mil pesos en efectivo para postproducción otorgados por Cinépolis.

Plaza de la Soledad, de Maya Goded.

Garantía de distribución en México a través de Cinépolis Distribución de al menos 250 mil pesos.

Clausura 13 FICM I

FICM 13

Una década del DocsDF

octubre 20, 2015

Una declaración de principios

Al arribar a sus primeras diez ediciones, en Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF), ha comenzado los festejos desde muy temprano, con el ciclo conmemorativo Diez años mirando al mundo, fortaleciendo la gira Doctubre y emprendiendo una campaña en Fondeadora para financiar sus funciones al aire libre. En estas páginas, sus dos directores reflexionan sobre la historia del festival, sus orígenes, alcances, experiencias y prospectiva.

Life in a Day

Un gran abanico, un mosaico multicolor

Por Inti Cordera

La Maroma Producciones estaba a punto de cumplir diez años, siendo una empresa formada en 1995, que planteó como premisa desarrollar únicamente proyectos de documental, lo que respondía a nuestros intereses profesionales en ese momento y, poco a poco, fuimos desarrollando una carrera y proyectos para responder a estas inquietudes. Tiempo después, en el año 2005, conformamos otro grupo, más ligado a la exhibición, Cinemanía, donde surgió la idea de realizar una muestra dedicada exclusivamente al género.

También en ese año coincidimos quienes fundamos el festival: Pau Montagud y Karl Lenin González, al buscar desarrollar un proyecto de exhibición, una muestra exclusivamente de cine documental contemporáneo para nutrir la oferta de programación de las salas de Cinemanía, nos dimos cuenta que nuestro país carecía de un festival dedicado exclusivamente al cine documental: había festivales de gran tradición como Guadalajara o Guanajuato, otros que estaban naciendo y fortaleciéndose como Morelia y el de Cine Contemporáneo de la Ciudad de México (ficco), que le daban un lugar privilegiado, pero no existía un festival exclusivamente dedicado al cine documental. Ya existía Contra el Silencio Todas las Voces, el Foro Documental de Tijuana (BorDocs), pero no había un festival internacional de cine documental y fue el reto que se nos presentó. Primero en su concepción y luego en su diseño; supimos que queríamos hacer un festival de cine documental.

A tres pistas

¿Cómo queríamos que fuera el Festival de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF)? Es un circo de tres pistas: la primera, la central y la más importante −y la que le da nombre− es el componente de exhibición, y consiste en generar una oferta para que nuestro público pueda gozar de lo mejor y más reciente de la producción nacional e internacional. La segunda, no menos importante, pero paralela, es la formación: acompañar el desarrollo de las nuevas generaciones de cineastas con actividades en las que puedan interactuar con realizadores de otros países que les ayuden a encontrar el camino. En la primera edición tuvimos la fortuna de poder invitar al realizador chileno Patricio Guzmán a dar un seminario, de tener una master class, además de una conferencia magistral del historiador y teórico Román Gubern; así se sentó la primera piedra de lo que hoy es el DocsForum.

La tercera es el componente de creación, el Reto DocsDF. La idea de este tipo de maratones de creación no era novedosa, ya existía el Rally Malayerba, y quisimos hacer nuestro propio maratón de creación y decidimos que no queríamos que fuera una carrera contra reloj sino otorgar el tiempo suficiente para que los participantes pudieran desarrollar y crear una obra de calidad. Nuestra apuesta era acotarla al formato de cortometraje de diez minutos, para que fuera fácil encontrar colaboraciones para su posterior programación en televisión, en salas de cine y que participarán en certámenes y encuentros cinematográficos, ya con la obra terminada.

Esta reflexión sobre el diseño del festival nos llevó a crear sus componentes esenciales, hoy hemos podido replicar el Reto DocsDF en colaboración con otros festivales: en Tepoztlán, con el Festival de la Memoria; en Zacatecas con el Festival de Cine Digital Fronteras Migrantes; con BorDocs, en Tijuana, y ahora también en Mexicali, y próximamente en Colima, con el Festival Zanate. Es un formato muy noble, porque estimula la creación y es una experiencia lúdica para los participantes. Siempre afirmaremos que no es un concurso sino un acto de creación colectiva y eso es lo que le da su valor y riqueza.

Aprendizaje y complicidades

Sabíamos que, para tener una convocatoria exitosa, debíamos tejer amistades y complicidades con otros festivales, sobre todo en aquel primer momento: sabíamos que teníamos que aprender a saber hacer un festival de cine, aprender a jugar, así que antes de comenzar nuestra primera edición, fuimos por primera vez juntos al Festival de Guadalajara y, por primera vez, lo vivimos con otros ojos, no del que participa sino del que lo hace. Los primeros dos años tratamos de viajar a festivales en nuestro país y en el extranjero, con el ánimo de aprender y emprender nuevas acciones, ver lo que nos gustaba de un festival como el de idfa, en Ámsterdam −que es el más importante del mundo−, pero también aprender de los componentes de industria del HotDocs, viajar al sur y ver que pasaba en Buenos Aires, en el bafici; en É Tudo Verdade, en edoc. Fue una experiencia de aprendizaje que conllevó a establecer lazos que resultaron sólidos lazos profesionales pero también en una gran amistad. Cuando lanzamos la convocatoria cada año y queremos recibir trabajos de América Latina, es obligado que escribamos a nuestros colegas de Cartagena, Buenos Aries o de Santiago, que nos ayudan a correr la voz −lo mismo que nosotros les ayudamos a ellos y a sus convocatorias.

Esos lazos han ido evolucionando hacia otros terrenos, el desarrollo de proyectos y la formación, al invitar y enriquecer nuestro festival con jurados, expertos, formadores, maestros, sabiendo las habilidades y experiencia que cada uno de nuestros colegas tienen en otras latitudes. Cada vez que participó en otro festival y conozco a un programador, pienso en él como un posible invitado para una próxima edición, de la misma manera que él también puede invitarme y podamos ir construyendo más lazos en el terreno del documental, pues nos liga un espíritu muy particular, distinto al de los festivales de ficción. Por alguna razón, la relación que guarda el cine documental con la realidad y la reflexión, con el compromiso, abre discusiones más profundas que las simples banalidades del estar al frente de un escenario o detrás de una cámara, y nos compromete, nos une y vincula. Ese es el espíritu que une a la colaboración entre festivales de cine documental.

Una declaración de principios

Nuestra selección de filmes tiene como premisa la convocatoria abierta y sin costo. Hay festivales que piden una cuota de inscripción y otros que basan más su selección en una curaduría ligada a su asistencia a otros festivales. Desde un principio, nosotros partimos de la premisa que nuestra fuente de selección y programación debía ser una convocatoria plural y democrática, abierta al mundo, que nos permitiera recibir el mayor número de películas y pudiéramos tener diferentes ángulos en cuanto a la geografía de la producción. Hemos trabajado mucho en que la convocatoria se difunda y el resultado es que en las dos recientes ediciones hemos recibido trabajos de más de 101 países. Eso ha supuesto un trabajo mucho más complicado de programación, no era lo mismo seleccionar entre 300 o 400 trabajos, como en los primeros cinco años, a seleccionar entre más de mil 700 como ocurre actualmente.

Diferentes dinámicas y estrategias se ejecutan: en una primera criba, el comité de programación decide qué película pasa a una segunda etapa, en la cual se ordenan y homologan los criterios, por ejemplo reordenamos la intención del que postula su película en cierta categoría y las dirigimos a otra sección más natural. De ahí pasamos a una segunda etapa de selección en la que descartamos probablemente una tercera parte de lo recibido, ahí ya tienes más claro las películas que pueden entrar a la parrilla de programación. Para la sección de Largometraje Internacional, por ejemplo, diez películas van a ser programadas, pero tenemos 40 películas compitiendo, ahí entran otro tipo de criterios: la combinación entre la calidad de la producción de la película y el valor de su contenido. No siempre la mejor película, no siempre la mejor producción, van a privilegiarse sobre el valor del contenido, hay películas que hemos seleccionado cuya calidad de producción no es tan alta como el valor del contenido que nos hace tomar la decisión de que se exhiba y es el mensaje que queremos dar.

La programación define la personalidad de tu encuentro fílmico, pero también es una declaración de principios, uno da cara al público y muestra su línea de programación. Nosotros hemos procurado que sea un gran abanico, un mosaico multicolor de historias, de contenidos, de temas, te va a llevar a una experiencia cinematográfica que no ofrece la cartelera comercial.

Invitados generosos

Hemos sido afortunados en poder tenido participantes de la talla de Lech Kowalski, Albert Maysles, Godfrey Reggio o Patricio Guzmán, quienes son grandes figuras del documentalismo internacional y nos han obsequiado un amor y generosidad sin igual. No ha habido uno que hubiera tomado un papel de diva. El maestro Maysles, a sus casi 90 años, pidió la única primera clase que hemos podido dar en la historia del DocsDF y estuvo presente en todas las funciones al aire libre de sus filmes, concedió todas las entrevistas que se le pidieron y conversó con todo aquel que se le acercara, fuimos muy afortunados. Román Gubern viajó a México para participar en otro evento fílmico, pero vio con tan buenos ojos lo que estábamos haciendo, que él se ofreció a dar la master class, sino que lo invitáramos. Como la personalidad del medio cinematográfico internacional que es, Patricio Guzmán tenía su pliego petitorio y cumplimos todos sus deseos. Pero todas las figuras que han sido parte del festival nos han enriquecido como personas y lo han hecho con amor y desinterés. Nos debemos sentimos muy afortunados de haber tenido a quien hemos tenido, los que aún están, los que se han ido y los que vendrán.

Si bien el DocsDF ya está consolidado como uno de los eventos cinematográficos más reconocidos e importantes de nuestro país y de nuestra ciudad, queremos seguir mejorando, es importante pensar que, para generar nuestra propia permanencia, tendremos que ir encontrando la forma de generar nuevos cuadros de elección, nuevas actividades que nos ayuden a diversificar nuestras fuentes de ingreso, contribuir de una forma más activa a la formación, tener la posibilidad de establecer lazos que nos vinculen y fortalezcan las iniciativas internacionales que ya hemos hecho. Tenemos el sueño de crearnos una nueva identidad, ser una iniciativa que promueva, difunda y estimule el documental tanto mexicano como internacional, desde México. Como cada año al concluir la decima edición, entraremos en un proceso de autoanálisis, autocritica y reflexión que empezará a perfilar lo que queremos hacer, tal vez no sólo en la próxima edición sino en la próxima década.

The Red Race di Gan Chao_docu_Cina_2008

No queremos historias que sean mentira

Por Pau Montagud

El Festival de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF) se nos ocurrió a un grupo de documentalistas y periodistas, en ningún momento fue creado por profesionales de los festivales. Veíamos que no había ninguna ventana de producción y difusión del género documental en el país, cuando ya era una potencia internacional en el género documental.

La forma más valiosa de promocionar y darle luz a un género como este es realizar un festival que otorgue premios, tanto nacionales como internacionales. Esa es la razón por la que decidimos darle el formato inicial: queríamos crear una ventana ante la oferta audiovisual que había en aquel entonces y que sigue habiendo en el país. Esa es la razón del formato, porque si caes en lo mainstream, haces lo mismo que el resto y desde un principio sabíamos que no queríamos eso, esa es la razón de la convocatoria.

Redes y aliados

La mejor forma de trabajar, ya sea en el audiovisual, en los festivales, en el periodismo o en la actividad que sea, es tejer complicidades, trabajar en red, pues es una suma solidaria de voluntades, por eso empezamos a trabajar de inmediato con otros festivales. Entre nuestros primeros invitados como jurado estuvo Ally Derks, la directora del idfa, que es el festival de cine documental más grande del mundo en Ámsterdam. Desde el principio hemos trabajado, de arriba a abajo, no sólo con festivales, muestras, foros, asociaciones e incluso con cooperativas alternativas y comunitarias de comunicación, pues creo que es tan importante trabajar con unos como con los otros, desde los más grandes a los más alternativos y con lo que menos medios de difusión tienen.

Desde entonces hemos trabajado así y, como cualquier galería de arte, que siempre tiene artistas recurrentes, cada festival cuenta con sus invitados habituales, actores y actrices, pero en nuestro caso son personas como Raúl de la Fuente, Goran Radovanovich, Joan González, Arto Halonen, y tenemos muchos, muchos documentalistas que han tenido una gran recepción de su obra por parte del público mexicano, por eso recurrentemente su obra ha sido seleccionada y ellos han venido a presentar su obra, porque se sienten a gusto mostrando sus trabajos a la audiencia del Distrito Federal. Es una cosa reciproca, es otro trabajo en red: tú me das tu obra y yo te pongo una ventana, y quien siempre sale beneficiado es el público, que es nuestro objetivo máximo y supremo.

La no ficción

Teóricamente, el término documental ya está en desuso lo mismo desde mi opinión personal como programador. La premisa de que las fronteras entre el cine de ficción y el documental se están evaporando, es mentira, no han sido totalmente evaporadas. Las primeras obras cinematográficas son documentales pero ficcionados: la primera película de la historia documental Nanook el esquimal (Nanook of the North, Estados Unidos-Francia, 1922), en realidad es una ficción. Pero esas fronteras se han tornando difusas desde 1896. Nosotros creemos en la no ficción y en las historias reales, se cuenten como se cuenten. Estamos totalmente abiertos a las narrativas, desde el documental en estado puro hasta el reportaje televisivo, al docudrama, al fake, al mockumentary, incluso la animación y el videoclip, forma que se inventó en el año 1966 con un documental del cubano Santiago Álvarez.

Nuestro máximo valor es la no ficción, en cualquiera de sus géneros. No queremos historias que sean mentira, queremos historias que son reales y que no son verdad, pues la verdad tampoco existe. O sea, simplemente queremos contar historias desde el punto de vista desde la perspectiva del director que la hace.

Nuestra selección no tiene ningún otro criterio que el que acabo de establecer: primero que sea no ficción y, segundo, la calidad de las películas. Hemos tenido cintas nominadas o ganadoras del Oscar, y de festivales como Sundance, Tribeca, idfa, por supuesto, pero ese no es el criterio a priori para seleccionar una película, sino que sea no ficción, luego que tenga calidad, bien de continente o de contenido, de factura cinematográfico o de mensaje y, por último, que consideremos que es una película que puede ser de interés para nuestro público. Esos son los únicos tres criterios.

Entre las enseñanzas que nos han dejado nuestros invitados está que los grandes genios son los más humildes, los que menos divas son. Es el caso del serbio Goran Radovanovich o del finlandés radicado en Brasil Mika Kaurismäki; también es el caso del estadounidense Godfrey Reggio, del chileno Patricio Guzmán, del español Javier Corcuera, y de muchísima gente más. También nos han enseñado que las mejores películas se hacen desde la honestidad, no desde un gran plan previo de producción. Además, las jaimas, que son nuestras salas públicas gratuitas pero que tienen menos equipamiento técnico y ofrecen menos garantías técnicas, son las funciones más especiales para los invitados, incluso para los más renombrados.

El área formativa

Además de ofrecer ventanas de producción, sentimos la necesidad de fomentar su producción para que, año con año, recibas nuevas películas mexicanas y cada vez de mayor calidad. Para mí un festival que sólo exhibe películas no es un festival de cine, tienes que ponerte al servicio del productor, del realizar y del distribuidor, que al fin y al cabo son quienes te dan las películas y les tienes que ofrecer algo a cambio, además de la exhibición de sus filmes al público.

Por eso dividimos el DocsDF en formación e industria. En México, al igual que en todo el mundo, hay una carencia: lagunas en los planes formativos en comunicación y cine, específicamente en el cine documental, que son muy dramáticos, tanto en creación como en industria. En ese sentido, intentamos tapar el sol con un dedo y suplir esas carencias tras haberlas detectado a tiempo, de ahí ha devenido el éxito del DocsForum, también porque bajamos a la realidad, pues para hacer buenos documentales todos somos muy románticos, pero hace falta dinero, entonces ponemos en contacto al director con el público, al productor que necesita dinero con el inversor que lo tiene. La lógica es la misma: crear el espacio de encuentro, el nexo en común y que, a partir de ahí, los proyectos mexicanos consigan tener dinero y suplir las carencias que tenemos, por ejemplo que las televisoras públicas y privadas no financien al audiovisual nacional como ocurre en todo el mundo. Intentamos crear nuevas formas de financiamiento para que surjan nuevos proyectos se estrenen en México y salgan al exterior, esa es la lógica del DocsForum.

Los mayores productores

El Reto DocsDF nació porque no existe una convocatoria para la producción de cortometraje documental, lo cual es dramático, por ejemplo en el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), que financia el 70% de documental que se produce en el país, por eso nos pusimos a la tarea de hacer una convocatoria, que si bien es competitiva, para mí no lo es, pues los seleccionados ya ganan el premio principal, que es que la producción de tu primer cortometraje sea gratuita, pues te ponemos la producción del corto. Como suplimos una carencia, tristemente nos hemos convertido en los primeros productores de cortometraje documental del país, no es una cuestión para enorgullecerse porque no es nuestra labor, pero hemos suplido este vacío. En una década, hemos producido 57 cortometrajes que han ganado premios nacionales e internacionales, incluso un Ariel –Sólo pase la persona que se va a retratar (México, 2009), de Roque Azcuaga−, pero la razón es muy sencilla: el talento está lo que le faltan son medios. A los chavos les faltan medios y tal vez lo que intentamos es suplir esa carencia dándoles los medios pues el talento ya lo tienen, para que tengan una cámara y medios de post producción que nos están a su alcance económicamente, y los dejamos fluir. No en 24 horas como hacen otros festivales, eso es una salvajada porque no puedes forzar a nadie que demuestre su talento con unas condiciones de producción irreales o imposibles. A partir de ahí tenemos experiencias del Reto DocsDF, que se han convertido en largometrajes, como El árbol olvidado (México, 2009), de Luis Rincón, que surgió de un cortometraje llamado Nonoalco (México, 2006), así como Muchacho en la barra se masturba con rabia y osadía (a manera de apuntes) (México, 2014), de Julián Hernández, también se ha convertido en un largometraje, entonces los resultados están en la cartelera. Y creo que el formato inicial del DocsDF cumplió su objetivo y, bueno, los resultados están a la vista.

film-mujica-kusturica-mostrar-forma-hacer-politica_2_2222113

Este artículo forma parte de los contenidos del número 42 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

CineToma_DocsDF_21x27

Adelantos al décimo DocsDF

octubre 6, 2015

DocsDF10 2

La décima edición del Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF) se llevará a cabo del 15 al 24 de octubre de 2015 con 257 proyecciones de 116 documentales de 31 países, de las cuales, 87% serán gratuitas.

El invitado de honor será el documentalista inglés Julien Temple, del que se presentarán tres películas (Oil city confidencial, The great rock’n roll swindle y The ecstasy of Wilko Johnson.) y ofrecerá una clase magistral el 20 de octubre en la Universidad de la Comunicación en el octavo Docs Forum.

DocsDF este año ha cambiado sus secciones y ahora ha dividido su selección en Proyecciones Especiales, que agrupa a películas con contenido de alto interés público, mostradas de manera gratuita y al aire libre. Otras secciones son Breaking Docs, historias que se han seguido a través de noticieros televisivos y ahora se presentan en documental; Docuthriller, mezcla de la no ficción y suspenso; Nuestra América, vistas a lo que sucede en Latinoamérica; Retratos, historias particulares que hablan de fenómenos globales; Resistencia, movimientos sociales y pueblos en lucha; Fragmentos, cortometrajes mexicanos y extranjeros; Hecho en México, producciones nacionales de talentos emergentes, y Doctubre MX, una red de exhibición documental del 1 al 20 de octubre.

Breaking Docs

Broken Land (Tierra rota) por Stéphanie Barbey y Luc Peter (Suiza | 2014 |

De som sa nej (Aquellos que dijeron que no) por Nima Sarvestani (Suecia |

Dobrovoltsi bozhoi choty (Los ucranianos) por Leonid Kanter e Ivan Yasniy (Ucrania | 2015 | 86′)

Krigern fra nord (Guerreros del norte) por Søren Steen Jespersen y Nasib Farah (Dinamarca | 2014 | 58′)

The Forecaster (El pronosticador) por Marcus Vetter (Alemania | 2014 | 94′)

 

Hecho en México

Dead when I got here (Muerto cuando llegué aquí) por Mark Aitken (México, Estados Unidos, Reino Unido | 2015 | 72′)

El regreso del muerto por Gustavo Gamou (México | 2014 | 83′)

Transient Hotel (Hotel de paso) por Karla Paulina Sánchez Barajas (México

La vida en Marte por Juan Manuel Piñera Treviño (México | 2014 | 65′)

Llévate mis amores por Arturo González Villaseñor (México | 2014 | 90′)

Los días no vuelven dirigida por Raúl Cuesta (México | 2015 | 74′)

Los reyes del pueblo que no existe dirigida por Betzabé García (México |

Sunú por Teresa Camou Guerrero (México | 2015 | 80′)

Tiyarus (Diablos) por Emilio Téllez (México | 2015 | 48′)

Tobías por Francisca D´Acosta Turrent (México | 2015 | 41′)

 

Our America

Ato, atalho e vento (Acto, forma y viento) por Marcelo Masagao (Brasil |2014 | 70′)

Campo de jogo (Campo de juego) por Eryk Rocha (Brasil | 2014 | 70′)

Carregador 1118 (Cargador 1118) por Eduardo Consonni y Rodrigo T. Marques (Brasil | 2015 | 64’)

Casa Blanca (Casa Blanca) por Aleksandra Maciuszek (Polonia | 2015 | 60′)

Citoyens de nulle part (Los nadie del Caribe) por Nicolas Alexandre Tremblay (Canadá | 2015 | 53′)

Aislados por Marcela Lizcano (Colombia, Ecuador, México | 2015 | 70’)

Tea Time (La once) dirigida Maite Alberdi (Chile, Estados Unidos | 2014 |

 

Doctubre MX

Bär (Oso) por Pascal Flörks (Alemania | 2014 |

Born Fighter (Nació para pelear) por Daniel Chávez Ontiveros (Estados Unidos | 2014 | 5′)

Duda razonable. El caso de Florence Cassez por Daniel Ruiz (México | 2014 | 70′)

The Poet (El poeta) por Kelly Duane y Katie Galloway (Estados Unidos, México | 2015 | 50′)

Figure (Figura) por Katarzyna Gondek (Polonia | 2015 | 9′)

João Batista por Rodrigo Meireles (Brasil | 2015 | 24′)

Rubén, el evangelizador por Erick Flores y Miguel Cedeño (México | 2015 |12′)

Spirit in Motion (Espíritu en movimiento) por Sofia Geveyler, Julia Bivsheva y Sofia Kucher (Rusia | 2015 | 73′)

The Wapiti (El wapití) por Anssi Kasitonni (Finlandia | 2014 | 03′)

Un aplauso al que vive por Florencia Inés González (Argentina | 2015 | 67′)

Verão da lata (El verano de la lata) por Tocha Alves y Haná Vaisman (Brasil| 2014 | 59′)

Walls (Si estas paredes hablasen) por Miguel López Beraza (España | 2014| 11′)

DocsDF10 1

Convocatoria al noveno Encuentro Hispanoamericano de Cine y Video Documental Independiente “Contra el Silencio Todas las Voces”

septiembre 20, 2015

bannner1

El noveno Encuentro Hispanoamericano de Cine y Video Documental Independiente “Contra el Silencio Todas las Voces”, se realizará entre el 5 y el 12 de abril de 2016 por lo que abrió la convocatoria para inscribir documentales de temas hispanoamericanos, de producción independiente en las siguientes categorías: Derechos Humanos; Indígenas; Mujeres; Fronteras, Migraciones y Exilios; Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable; Vida Cotidiana y Cambio Social, y Arte y Sociedad. Se otorgará el Premio del Jurado con un monto de 3 mil dólares por cada categoría. La inscripción es gratuita

La fecha límite para inscribirse es el 4 de diciembre del 2015.

contra