Posts Tagged ‘Cuernavaca’

Documentales premiados en el IX Festival de la Memoria, en Cuernavaca

agosto 11, 2015

53e39a9037a45El_Silencio_de_la_Princesa_Still_008

La novena edición del Festival de la Memoria, Documental Iberoamericano, se realizó entre el 5 y el 9 de agosto en Cuernavaca, Morelos, y ofreció 41 funciones para 3 mil espectadores, con 19 documentales seleccionados. El jurado,  integrado por la documentalista Sarah Minter, el investigador Eduardo de la Vega y el realizador jalisciense Mauricio Bidault otorgaron los siguientes premios.

DOCUMENTAL MEXICANO

El silencio de la princesa (México, 2014), de Manuel Cañibe.

MENCIÓN HONORÍFICA

Mover un río (México, 2015), de la Alba Herrera.

MEMORIA: PREMIO TV UNAM-JULIO PLIEGO

El futuro es nuestro (Argentina, 2014), de Ernesto Ardito y Virna Molina.

ARTE

Escapes de gas (Chile, 2014), de Bruno Salas.

PREMIO DEL PÚBLICO

El tiempo suspendido (México, 2015), de Natalia Bruschtein.

captura-mover-un-rc3ado-trailer-documental-pueblo-yaqui-2015

festival-memoria

Anuncios

Convocatoria al octavo Cinema Planeta

agosto 8, 2015

MEXICO-710x270

El Festival Internacional de Cine y Medio Ambiente de México Cinema Planeta celebrará su octava edición entre el 19 y el 24 de abril de 2016 en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, por lo que convoca a integrar su Selección Oficial en Competencia con largometrajes documentales producidos entre 2014 y 2016, que aborden el tema del medio ambiente, incluyendo la relación del ser humano con su entorno y que no hayan sido estrenados comercialmente en México para integrar una muestra itinerante sin fines de lucro durante 2016 y 2017. Se entregará el Premio del Jurado a Mejor Documental Internacional, el Premio del Jurado Juvenil y el Premio del Público.

La fecha límite para la recepción de material es el viernes 27 de noviembre de 2015.

Cinema planeta 8

Séptimo Festival de la Memoria. Documental Iberoamericano en Cuernavaca

noviembre 19, 2013
11523-c1
La séptima edición del Festival de la Memoria. Documental Universitario (FMDI), se realizará del 15 al 23 de noviembre, en diversas sedes como el Cine Morelos, el Auditorio Dubernard del Palacio de Cortés, en recintos universitarios de la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, la Universidad Fray Luca Paccioli, el Centro Morelense de de las Artes y el auditorio El Amate, en el parque Chapultepec, en Cuernavaca, Morelos, con una programación integrada por documentales de 12 países iberoamericanos así como coproducciones con Estados Unidos y Canadá, distribuidas en las categorías Memoria, Identidad y Arte en la Selección Oficial, además de que este año abrieron Documental Mexicano, ante la gran producción de cintas de ese género en el país. Los ganadores de cada categoría reciben el premio Zapata, una estatuilla que representa al legendario revolucionario Zapata. Cada categoría recibirá premios como el Julio Pliego que entrega TV UNAM, además de la presea Luciana Cabarga, al mejor documental realizado por una mujer y el Premio del Público.
El FMDI realiza un homenaje al documentalista argentino Jorge Denti, radicado en México por largos periodos y cuyas obra más reciente, La huella del Dr. Guevara (México-Argentina-Perú-Cuba, 2012), será la función inaugural en el Cine Morelos y como clausura se exhibirá A desalambrar con Daniel Viglietti (México, 2013), el sábado 23 de noviembre, a las 19:30 horas en el Museo Cuauhnáhuac-Palacio de Cortés.
Desde este año, el festival realizará actividades durante cuatro temporadas del año: Ventana Internacional en Primavera (retrospectiva de obra de un autor no iberoamericano); Cátedra.doc en verano (cursos, talleres y seminarios dedicados al documental de creación); Muestra Itinerante en otoño (muestras en varios municipios del estado de Morelos) y el propio festival, realizado durante una semana, en el otoño.
 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fest Memoria

Ecocinema: cine solar en Morelos

abril 20, 2013

Ecocine

El proyecto Ecocinema, que ya funciona con regularidad en América del Sur y en Europa, iniciará funciones en México. Su lanzamiento nacional se realizará en Cuernavaca, Morelos, el próximo lunes 22 de abril, es decir, durante el Día Mundial de la Tierra. Ecocinema es una plataforma de cine itinerante, gratuito y al aire libre, que funciona mediante energía renovable de celdas fotoelectricas. Este proyecto recorrerá el país durante todo un año  realizando una importante tarea de promoción de la cultura cinematográfica y el cine mexicano pero también concientizando a la población, especialmente a los niños y jóvenes, respecto a temas como la necesidad de cuidar el medio ambiente, la sustentabilidad energética.

 

33397_138482292830041_3805032_n

 

Quinto Cinema Planeta, del 16 al 21 de abril en Cuernavaca

abril 11, 2013

Cinema Planeta

Conferencia de Cinema Planeta en la Sala 9 de la Cineteca Nacional. 
Foto: Sergio Raúl López.

La quinta edición del Festival Internacional de Cine y Medio Ambiente Cinema Planeta se realizará del 16 al 21 de abril en Cuernavaca y más tarde, del 3 al 12 de mayo en la Cineteca Nacional de la Ciudad de México, con una programación que incluye 44 largometrajes nacionales e internacionales así como 20 cortometrajes de 27 países. Su  competencia oficial se integra por nueve largometrajes y documentales (dos mexicanos), provenientes de nueve países.

La proyección inaugural será Fruit Hunters (Estados Unidos, 2012), de Yung Chang. Con presencia del director, el 16 de abril a las 20:00 horas en el Centro Cultural Jardín Borda.

También se realizarán funciones de Cine al Aire Libre en el Zócalo de Cuernavaca, en el Jardín Borda, en el Mercado de Tepoztlán y en Tlayacapan. Se festejará el Día de la Tierra con la Fiesta del Arroz en el Zócalo de Cuernavaca con un maridaje de arroz entre chefs mexicanos y japoneses y una película al aire libre.

Se realizará también la exposición Jacques Cousteau en Movimiento, que reúne los inventos del comandante e investigador matino, con fotosy videos inéditos. Otra exposición es la de fotografías de la sonda Seft-1, ya presentada en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

La programación se divide en las siguientes secciones:

Selección Oficial en Competencia
Nueve directores reflexionan sobre la movilidad: geográfica, temporal, social,  visible e invisible. El jurado estará conformado por el guionista Guillermo Arriaga; el documentalista Eugenio Polgovsky; Susana Amado, directora del Festival de Cine y Medio Ambiente de Rio de Janeiro, y el científico morelense  Luis Tamayo.

La Dette (Francia), de Jennifer Baichwal.

The End of Time (Suiza-Canadá), de Peter Mettler.

Inori (Japón), de Pedro González Rubio.

Looking for North Koreans (Francia), Jero Yun.

No hay lugar lejano (México), de Michelle Ibaven.
A River Changes Course (Camboya), de Kalyanee Mam.

Silent Snow (Países Bajos), de Jan van den Berg.

Village at the End of the World (Dinamarca), de Sarah Gavron.

Yama No Anata (Portugal), de Aya Koretzky.

Focos
Dedicada a explorar la cinematografía de Japón, dos años después del terremoto y el tsunami de enero de 2011, con una selección de cinco películas:

Zona de nadie (Mujin chitai), de Toshi Fujiwaral.

Nación nuclear (Nuclear nation), de Atsushi Funahashi.

Rock, la isla de mi perro (Rock-wankono shima), de Ko Nakae.

La tierra respira (Susumu shingus traum), de Thomas Riedelsheimer.

Tokio waka, de Todd Boekelheide.

Mundos

Occidente (Abendland, Austria, 2011), de Nikolaus Geyrhalter.

Baikonur (Kazajstán-Alemania-Rusia, 2011), de Veit Helmer.

¡Perfora, perfora! (Drill baby drill, Polonia-Portugal, 2013), de Lech Kowalski.

La piragua (La pirogue, Francia-Alemania, 2012),  de Moussa Touré.

Los salvajes (Argentina, 2012), de Alejandro Fadel.

Secretos del mediterráneo (Secrets of the mediterranean, Francia, 2011), de Todd Hermann.

Desechos (Trashed, Estados Unidos, 2012), de Candida Brady.

Tierra
Dedicada a producciones mexicanas recientes, que reflejan la complejidad de nuestra tierra.

Aquí y allá, de Antonio Méndez Esparza.

Espantapájaros, de Ricardo del Conde.

Jalma, de Fernando de la Rosa.

Son duros los días sin nada, de Laura Salas y Laura Herrero.

El sueño de San Juan, de Joaquín del Paso.

Taú, de Daniel Castro Zimbrón (con actuación de Brontis Jodorowsky).

Palomitas

Dedicada al público más joven, brindando la posibilidad  de acceso a documentales y ficciones que difícilmente podrán verse en los circuitos habituales de exhibición.

Cartel V Cinema Planeta


 

Cinema Planeta convoca a integrar la selección oficial de su quinta edición

octubre 31, 2012


La quinta edición del Festival Internacional de Cine y Medio Ambiente de México Cinema Planeta se realizará del 23 al 28 de abril de 2013 en Cuernavaca, Morelos, convoca a inscribir largometrajes documentales mexicanos y extranjeros que aborden el tema del medio ambiente enfocado en el tema de la movilidad para conformar su Selección Oficial en Competencia. Se otorgará el Premio del Jurado a Mejor Documental Internacional y al Tratamiento más original del tema ambiental, así como el Premio del Público.

La fecha límite es el viernes 14 de diciembre de 2012.

Muere Chavela Vargas, leyenda de la canción mexicana

agosto 7, 2012

 

Al mediodía del domingo 5 de agosto de 2012, se dio a conocer que la cantante y legendaria intérprete de la canción vernácula mexicana Chavela Vargas, había fallecido en un hospital de la ciudad de Cuernavaca, Morelos, donde residía en los últimos años. La salud de la artista de 93 años de edad no resistió una reciente gira por España, país en el que revivió mediáticamente en los años noventa, gracias a que el cineasta Pedro Almodóvar la dio a conocer en tierras ibéricas, al incluirla en la banda sonora de varios de sus filmes más emblemáticos como Kika (1993), cantando “Luz de luna”; La flor de mi secreto (1995), con “En el último trago”; Carne trémula (1997), con “Somos”, e inspiró al cineasta manchego a incluir en Tacones lejanos, su arreglo y letra a “Piensa en mí” de Agustín Lara, pero con la voz de Luz Casal.

En la cinta Frida (2002), de Julie Taymor, interpreta dos temas “Paloma negra” y “La Llorona”; en La casita blanca. La ciudad oculta (2002), de Carles Balagué, interpreta “Angelitos negros”; en Babel, de Alejandro González Iñárritu, aparece con “Tú me acostumbraste”; en Rabia (2009), de Sebastián Cordero, lo hace con “Sombras”; luego, en Salvando al Soldado Pérez (2011), de Beto Gómez, lo hace con “Corazón negro”, y en dos capítulos de la serie Banda sonora canta “No volveré”.

Chavela Vargas también apareció en varias cintas: en Grito de piedra (Schrei aus Stein, 1991), de Werner Herzog, como una indígena; también en la citada Frida, como La Pelona, es decir, la muerte, cantando sus canciones de la banda sonora al igual que apareció cantando en Babel. En 1967, representó el papel de Ángela, en La Soldadera, de José Bolaños.

Nacida en San Joaquín de Flores, Costa Rica, el 17 de abril de 1919, radicó la mayor parte de su vida en México, donde gracias a su destacada presencia como intérprete se relacionó con importantes representantes del medio artístico y cultural, como Diego Rivera, Frida Kahlo, Dolores Olmedo, Pepe Guízar, José Alfredo Jiménez, Mario Moreno “Cantinflas”, Elizabeth Taylor,  Ava Gardner, Rock Hudson, Grace Kelly, Pablo Picasso, Carlos Fuentes, Pedro Almodóvar, Rocío Jurado, Joaquín Sabina y Carlos Monsiváis, entre muchos otros.

Descanse en paz.

 

 

 

 

Cuarto Cinema Planeta: Festival Internacional de Cine y Medio Ambiente de México

marzo 30, 2012

La cuarta edición de Cinema Planeta, Festival Internacional de Cine y Medio Ambiente de México se realizará del 17 al 22 de abril en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, y posteriormente, del 2 al 6 de mayo en la Cineteca Nacional de la Ciudad de México, y del primero al 3 de junio en el Lincoln Center, de Nueva York, con un programa que ofrece 40 títulos nacionales e internacionales que exploran diferentes miradas, divididas en seis secciones diferentes que van del documental a la ficción, de la animación al terreno experimental, además de exposiciones de fotografía, el encuentro literario “Plumas verdes”, cine al aire libre y la musicalización en vivo de la película Algol (Alemania, 1920).

Entre las películas que integran la programación de este año se encuentran:

Inauguración

Cuates de Australia (México, 2012), de Everardo González.

Clausura

Chimpanzee (Estados Unidos, 2012), de Alastair Fothergill y Mark Linfield.

Selección Oficial

Africa Shafted: Under One Roof (Sudáfrica, 2011). Dirección, producción, fotografía, edición:Ingrid Martens.

Chasing Ice (Estados Unidos, 2011). Dirección, producción, fotografía: Jeff Orlowski.

El lugar más pequeño (México, 2011). Dirección y guión: Tatiana Huezo.

No Meio do Rio, Entre as Árvores (Within the River, Among the Trees, Brasil, 2010). Dirección:Jorge Bodanzky.

Nuclear Savage (Estados Unidos, 2011). Dirección, guión, producción: Adam Jonas Horowitz.

Territoire perdu (Lost Land, Bélgica, 2011). Dirección y fotografía: Pierre-Yves Vandeweerd.

Yatasto (Argentina, 2011). Dirección:Hermes Paralluelo.

 

 


Reapertura del Cine Morelos de Cuernavaca

marzo 27, 2012


Luego de varias semanas de espera, el Instituto de Cultura de Morelos, anuncia la formal reapertura del emblemático Cine Morelos, ubicado en el centro de la ciudad de Cuernavaca, luego de la remodelación de que fue objeto, el miércoles 28 de marzo de 2012, en punto de las 18:00 horas, con la proyección de la película El mes más cruel (México, 1967), dirigida por Carlos Lozano y con guión de él mismo y de Luciana Cabarga, filmada en blanco y negro en el estado de Morelos.

Además, se inaugurará la sala de exposiciones Luciana Cabarga con la muestra Medio Siglo del Cartel Cinematográfico.
A partir de ese día, se restablecerá la programación en su sala principal y sus dos salas pequeñas, que ofrecerán lo mejor del cine nacional e internacional. Para conocer la programación de películas y las actividades del Cine Morelos, puede hacerse por  Twitter (@elcinemorelos), Facebook (cinemorelos) , en su página electrónica (www.cinemorelos.com) o al teléfono (777) 318-10-50, extensión 255.


Nicolas Philibert, el humanismo documentalista

octubre 14, 2011

Hago mis películas basándome en mis dudas y en mis miedos

Por Sergio Raúl López

Reposando frente a la barrera transparente que separa del público de la cuarentona orangután Nénette en la Casa de Fieras del Jardín de Plantas parisino, Nicolas Philibert escuchaba los diálogos de los numerosos visitantes: si sus manos se parecían  a las de la abuela o los ojos como tal tío. Dos horas más tarde lo sabía: tenía una película en marcha.

Nicolas Philibert. Fotografía: Diego García-Moreno/Lamaraca Films.

Ocurre que los métodos de este documentalista, nacido en Grenoble, en 1951, no podrían ser más abiertos y flexibles, y sus decisiones más firmes e irrepetibles. Su exploración en torno a la estrella de los animales cautivos y originaria de Borneo, se basaría en filmar solamente detrás del vidrio, como cualquier otro visitante, mientras grababa los comentarios de las personas que la miraban. Y no sólo descubrió que ser observado por millones era causa de la longevidad del animal –cuando el sitio estuvo cerrado por remodelación, la orangután se deprimió y dejó de comer–, sino que logró un acucioso relato sobre el observar y el ser observado, a tal grado que declara sin mayor empacho queNénette (2010) es, a la vez, un autorretrato.
–No debe imaginarse que un día llegué a la idea de hacer una película sobre un orangután y el paso del tiempo, y que luego reflexioné sobre la forma. No. Vino todo junto. La idea nació unida, la forma y el contenido, la propuesta.
Y esa constante se ha mantenido en la decena de largometrajes que ha dirigido, que se alejan de toda ortodoxia en el género documental, pues aunque sus temáticas no podrían ser más diversas, es un realizador que no tiene miedo a explorar, que se da la libertad de reinventarse, de observar con paciencia hasta dar con hallazgos cinematográficos dignos de acabar en pantalla, mostrando permanentemente el lado humanista y la compleja condición humana.
Tras cursar estudios de filosofía en la Universidad de Grenoble, en lugar de acudir a alguna escuela de cine prefirió iniciarse como asistente de dirección, encargado de la selección de actores y locaciones de René Allio en Les Camisards (Francia, 1970) y luego con otros directores  como Alain Tanner y Claude Goretta. En 1978, junto con Gérard Mortillat debutó con su primer trabajo personal, La voz de su amo (La Voix de sont Maitre, 1978), retrato crítico y politizado de una docena de empresarios y sus maniobras financieras, pero enfrentó tal censura y falta de apoyos, que no regresó al cine sino hasta 1985, con exitosas cintas sobre alpinismo y otros deportes.
Ese regreso le impulsó, muy pronto, a dedicarse a elaborar, prácticamente en solitario, una obra documental única que inquiere en torno a preocupaciones universales: el sepulcro de obras de arte en las bodegas de La ciudad Louvre (La Ville Louvre, 1990); el amplia universo perceptivo del lenguaje de señas en El país de los sordos (Les Pays des sourds, 1992); el complejo montaje teatral en un sanatorio mental de Lo más sencillo (La moindre des coses, 1996); hasta lograr un apabullante éxito con el acto de amor que implica la enseñanza en la escuela unitaria de Ser y estar (Étre et avoir, 2002), que sólo en Francia atrajo a dos millones de espectadores a las salas y provocó un interés internacional por su obra.
El documentalista galo fue el invitado principal del quinto Festival de la Memoria, efectuado en Cuernavaca hace unos días, donde acudió a presentar una retrospectiva suya, misma que también se presentó en la Cineteca Nacional.
–Sus temas son muy variados, tras su periodo deportivo, no hay una línea que pueda marcarse en su cinematografía más que la constante exploración de temas, situaciones y circunstancias.
–Yo pienso que hay hilos conductores que no son tan obvios. Muchos de mis filmes abordan el trabajo, también muchos abordan la palabra, el lenguaje, el hablar, el escribir, el contar, como La voz de su amo, El país de los sordos, Ser y estar, Lo más sencillo Regreso a Normandía (Retour en Normandie, 2007).
–¿Qué tanto esfuerzo físico y emocional, interno, le demanda cada película? ¿Qué tan fatigante puede ser esta actividad?
–Cada uno de mis filmes se ha realizado con un muy reducido equipo de trabajo, de tres o cuatro personas durante el rodaje, y la otra parte, la del montaje, es un trabajo muy solitario. La escritura del proyecto, lo operativo y el montaje son las cosas que yo hago de manera solitaria, es algo que requiere estar muy comprometido. Al contrario de muchos cineastas, yo no tengo agente ni representante, prefiero ocuparme yo mismo de mis asuntos cotidianos, no tengo a nadie y eso me quita mucha energía y tiempo. La mitad del tiempo la ocupo en las solicitudes, las respuestas, los correos, los mensajes electrónicos, las gestiones que tengo que hacer. A menudo me levanto a las cinco de la mañana para ocuparme de todas esas cuestiones para luego tener tiempo de editar las películas. Mientras salgo a un festival como este, en Francia me espera el montaje de mi próxima película, no se hace sola. Pero no es una queja, es una decisión que he hecho, es una forma de trabajo.
–Encuentro en sus documentales una decisión ética de reflejar la condición humana a través del cine. No busca ganar votos, donaciones ni adeptos, como las grandes producciones documentales.
–No, todo lo contrario. Se puede denunciar y hay películas de denuncia que son gran cine. No es que rechace el cine militante, a veces hay así con un fuerte valor cinematográfico. Pero no me interesa decirle o imponerle al espectador una manera de pensar, como Home (Yan Arthus-Bertrand, 2009) o Michael Moore lo que me interesa es conseguir que el espectador comience a pensar por sí mismo, es una relación totalmente diferente. Hay películas que infantilizan a la gente.
–Promulgar la verdad pareciera más un asunto de dogma religioso y alimentar la duda más un tema filosófico. Me parece que usted hace más filosofía en su cine, un cine que piensa.
–Yo hago mis películas basándome en mis dudas, en mis miedos, en mis interrogaciones, en mi ignorancia, en mi estupidez, pero no con la voluntad de impartir lecciones en base de todo ese material.


La teoría no era necesaria
Un niño francés, provinciano, inquieto y curioso, solía trabajar en sus tareas escolares escuchando la radio y se iba a la cama también con el aparato al lado, que lo arrullaba. Y a la fecha, el amor de Nicolas Philibert por el mundo de la radio no ha disminuido un ápice, al grado que, actualmente, trabaja en un documental sobre ese medio y se devana la cabeza con un reto ciertamente complejo : ¿cómo ilustrar cinematográficamente ese mundo carente de imágenes, absolutamente sonoro?
–El documental que estoy haciendo en este momento sobre la radio y la gente que describe al mundo sin apoyarse en imágenes pero las crean mentalmente en sus escuchas es un poco una versión al revés de El país de los sordos, donde grabé a gente que se comunica con un lenguaje de signos, de gestos, ahora, en cambio, estoy enfrento el reto de cómo articular imágenes de un mundo donde lo importante son los sonidos. En la radio puedes encontrar el noticiero, de toda la gravedad del mundo, pero también puede ser ligero, tener canciones idiotas y pegajosas. De pronto me interesó mucho hacer una película sobre ese mundo sin imágenes, se volvió un reto cómo ilustrarlo, cómo hacerlo, es algo muy complicado.
–¿Cuándo sabe que ya recolectó suficiente material en torno a un documental como para concentrarse ya en el montaje?
–No es una cuestión de cantidad, así no funciona. Es mucho más simple que eso. A veces no sé explicar lo que me lleva hacia un proyecto y además no importa, lo más importante son las ganas de hacer una película, las ganas de ir y enfrentarse, porque de cierta manera sé que hay algo, que hay una luz al final del camino, ignoro por qué tengo que ir en esa dirección pero sé que algo me espera, hay, de cierta manera, una conexión que me atrae de cierta manera.
–¿Cuál fue la mayor enseñanza que recibió al ser asistente de dirección como forma de acercarse a ese tan lejano mundo del cine?
–El trabajo de esos años me permitió comprender una cosa: estaba persuadido que para conseguir ser un cineastas debía primero ser un experto en la historia del cine y, sobre todo, en la teoría semiótica, que necesitaba primero conocer la teoría. Pero conocer de cerca a los cineastas me permitió comprender que era precisamente al contrario, que el cine se trata de otra cosa, que es una actividad muy concreta. Ciertamente algunos directores son capaces de teorizar pero no es una condición indispensable y uno podía ser cineasta sin haber leído as importantes semiólogos de difícil lectura como Christian Metz.

Este artículo se publicó originalmente en la sección de cultura del diario El Financiero (10/X/2011).