Posts Tagged ‘Comité’

Se anuncia el programa de trabajo y el Comité Técnico de la AMACC 2017-2019

noviembre 15, 2017

Ernesto Contreras 2 AMACC 2017

Ernesto Contreras, nuevo Presidente de la AMACC. 
Foto: Sergio Raúl López.

La mañana de este martes, en las nuevas instalaciones de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), ubicadas en la Casa Luis Buñuel, se realizó la presentación del nuevo Comité Coordinador, que tendrá como presidente al realizador veracruzano Ernesto Contreras, quien también presentó su nuevo plan de trabajo que incluye, entre otros objetivos se encuentra utilizar al cine para una revolución cultural que requiere apoyos financieros para el sector, para impulsar el debate que tanto le hace falta a nuestra sociedad. Además, se comprometió a seguir trabajando para que la AMACC continúe su crecimiento y logre un posicionamiento mayor nacional e internacionalmente. También busca convertir la Casa Buñuel en un punto de encuentro del cine mexicano, que permita establecer vínculos entre la comunidad cinematográfica y la sociedad para formar públicos y comunidad, mediante actividades como conversatorios, clases magistrales, seminarios, exposiciones y proyecciones especiales. También verá que el organismo estreche sus vínculos institucionales con las dependencias y organismos nacionales e internacionales que ven por el quehacer cinematográfico y ser un participante activo y contribuyente. También dará continuidad a las actividades regulares de la Academia como el Foro por el Cine Mexicano; la ceremonia de entrega de los premios Ariel; las exposiciones en la Galería Abierta de las Rejas del Bosque de Chaputepec, sobre la avenida Reforma; los ciclos de cine Rumbo al Ariel y Ganadoras del Ariel; el proceso para seleccionar el representante mexicano a los premios Oscar y Goya; la restauración de películas y sus galas correspondientes; así como la participación y seguimiento en las actividades de la FIACINE.

Este es el Comité Coordinador que trabajará durante el periodo 2017-2019 (con opción a reelegirse por un periodo más de dos años):

Ernesto Contreras

Presidente

Lucía Gajá

Secretaria

Rodrigo Herranz

Tesorero

Armando Casas

Vocal

Juan José Saravia

Vocal

Marina Stavenhagen

Vocal

Mónica Lozano

Vocal

Nerio Barberis

Vocal

Daniel Hidalgo

Comisión de Fiscalización y Vigilancia

Guadalupe Ferrer

Comisión de Fiscalización y Vigilancia

Kenya Márquez

Comisión de Fiscalización y Vigilancia

BannerCOMITE

Anuncios

Ernesto Contreras, próximo presidente de la AMACC

septiembre 7, 2017

EC Ariel57

Ernesto Contreras en la alfombra roja de la LVII entrega del Ariel. 

Foto: Pedro González Castillo.

El realizador veracruzano Ernesto Contreras fue electo por mayoría de votos como el siguiente presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas A.C. (AMACC), en sustitución de la actriz sudcaliforniana Dolores Heredia, en la Asamblea General realizada el martes 5 de septiembre. De esta manera, el primero de noviembre iniciará su periodo de dos años en el cargo, entre 2017 y 2019.

Dolores Heredia fue presidenta de la AMACC desde el 2015 hasta ahora, en el cargo previamentehan sido presidentes del organismo Blanca Guerra (2013-2015), Juan Antonio de la Riva (2013), Jorge Sánchez Sosa (2012-2013), Carlos Carrera (2010-2012), Pedro Armendáriz Jr. (2006-2010), Diana Bracho (2002-2006) y Jorge Fons (1998-2002).

La incorporación de creadores cinematográficos a la AMACC ocurrió a partir de la reestructuración de la AMACC, en 1998, cuando el organismo dejó de ser regido por personas morales –representantes de instituciones gubernamentales como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, el Instituto Politécnico Nacional, la Cámara Nacional de la Industria del Cine y el Instituto Mexicano de Cinematografía–, como ocurrió desde que fue reactivada durante el sexenio del presidente Luis Echeverría Álvarez, en 1972.

Debido a problemas internos, la Academia original había dejado de funcionar en 1958, a escasos 12 años de su fundación, el 3 de julio de 1946, por escritores (Celestino Gorostiza, Carlos Pellicer, Juan Manuel Torre), pintores (Dr. Atl), cinefotógrafos (Gabriel Figueroa), abogados (Carlos Carriedo Galván, César Santos Galindo, Eugenio Maldonado, Antonio Castro Leal), compositores (Ignacio Fernández Esperón “Tata Nacho”, Eduardo Hernández Moncada), periodistas (Oswaldo Díaz Rúanova, Fernando Morales Ortiz, José María Sánchez García), actores (Fernando Soler, Ángel Garasa Bergés), productores (Raúl de Anda,Jorge Fernández), escenógrafos (Manuel Fontanals, Jorge Fernández), profesores (Adela Formoso de Obregón Santacilia), directores (Alejandro Galindo, Adolfo Fernández Bustamante), entre otros entusiastas.

El próximo presidente de la AMACC, Ernesto Contreras, nació en Veracruz y egresó del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la  UNAM. Su trabajo de tesis Los no invitados (México, 2004), ganó el Ariel a Mejor Cortometraje de Ficción. Su primer largometraje Párpados azules (México, 2007), compitió por la Cámara de Oro en el sexagésimo Festival de Cannes y fue reconocido como Mejor Película Iberoamericana, Mejor Guión y con el Premio Mezcal en el vigésimo segundo Festival Internacional de Cine en Guadalajara, además del Ariel a Mejor Ópera Prima y el Premio Especial del Jurado del Festival de Sundance. A este seguiría el largometraje documental Seguir Siendo: Café Tacvba (México, 2010), en codirección con José Manuel Cravioto, sobre los veinte años de la banda de rock del título. Las oscuras primaveras (México, 2015), logró el Ariel a Mejor Edición, Sonido y Música Original, así como el Gran Premio del Jurado a la Mejor Película y Mejor Actuación en el trigésimo segundo Festival Internacional de Cine de Miami. Dirigió el episodio “El Erotismo” protagonizado por Irène Jacob, en el largometraje de ficción La habitación (México, 2016), de Machete Producciones. Su tercer largometraje de ficción, Sueño en otro idioma (México, 2017), ganó el Premio del Publico en el Festival de Sundance así como el premio Guerrero de la Prensa en el trigésimo segundo Festival de Guadalajara. Desde 2011 es Miembro Activo de la AMACC. Ha sido asesor de guión y realización para el Imcine  y el CUEC y ha participado como jurado en diversos festivales nacionales e internacionales.
EC-AMACC

Blanca Guerra es la nueva presidenta de la AMACC

agosto 3, 2013

Manifiesto y actividades para 2013 de la Academia Mexicana de Cine

diciembre 8, 2012

AMACC Man 2

La mañana del jueves 6 de diciembre, en la Casa Lamm, se presentó el nuevo Comité Coordinador de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas A.C. (AMACC), cuyo presidente es el productor Jorge Sánchez Sosa, quien será acompañado por el director Juan Antonio de la Riva, como secretario; el director Armando Casas, como tesorero; el documentalista Everardo González y la actriz Dolores Heredia como vocales, además de una Comisión de Fiscalización integrada por la productora Mónica Lozano, la directora de arte Lorenza Manrique y el director José Buil.

Esta renovada administración de la AMACC tiene variados y muy ambiciosos proyectos, el primero de ellos, proseguir con el aumento presupuestal mediante los etiquetados realizados en la Cámara de Diputados, que para el 2012 fue de 11 millones de pesos y se pretende aumente para el 2013 en 18 millones 750 mil pesos. Además de evitar que se repita que los recursos lleguen al organismo unos pocos días antes de la ceremonia de entrega de los premios Ariel, como ocurrió ahora en que el Conaculta liberó los recursos apenas tres días antes.

Además de la realización de la quincuagésima quinta ceremonia del Ariel, y de la nominación de los filmes que representarán a México en la octagésima sexta entrega de los premios Oscar de la Academia de Estados Unidos, así como de la vigésimo octava premiación del Goya, de la Academia Española, se planean muchas más actividades.

Entre ellas se encuentra la organización de un Foro por el cine mexicano en abril de 2013, además de un Foro de contenidos digitales, en septiembre de 2013; un Encuentro de Academias de Cine Iberoamericanas o Latinoamericanas enmarcado en el  vigésimo octavo Festival Internacional de Cine de Guadalajara, en marzo de 2013.

También se impulsará la impartición de Clases Magistrales y Talleres Educativos ofrecidas sus miembros, durante buena parte del año.

Quizá la parte más ambiciosa del programa sea la referente a la difusión de la cultura cinematográfica, pues además de planear un programa de radio y otro de televisión, planean digitalizar un conjunto de películas ganadoras del Ariel y editarlas en video en formato DVD (La barraca, Enamorada, Los olvidados, Los Fernández de Peralvillo, El Camino de la vida y Tizoc), así como ponerlas a disposición del público en Internet mediante el streaming. Además, se editará una Historia de la AMACC.

Se proseguirá la alianza con la Filmoteca de la UNAM para continuar el apoyo a la restauración de películas como ocurre este año con La mujer del puerto (México, 1933), de Arcady Boytler, así como con materiales poco conocidos del archivo Toscano así como de los Hermanos Alva. Además, se proyecta rescatar partituras de las piezas con que se han musicalizado filmes mexicanos.

A la reunión acudieron el cineasta Carlos Carrera, presidente saliente de la AMACC; Jorge Sánchez, Juan Antonio de la Riva, Mónica Lozano, Everardo González, Armando Casas, además de contar con la presencia de las actrices Diana Bracho, quien leyó el Manifiesto de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, Blanca Sánchez y Arcelia Ramírez; el cineasta Ernesto Contreras, entre otros. Varios de estos miembros, lamentaron la escasa asistencia de sus compañeros a este acto de presentación del nuevo Comité Coordinador de la AMACC.

Por cierto que se estrenaron y presentaron los renovados logotipos de la AMACC así como la imagen del Ariel.

 

AMACC Man 1

 

Manifiesto de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas

Aquí estamos,

en la era de las multi pantallas,

aquí estamos.

En la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas participamos miembros de todos los sectores de la industria del cine nacional, desde 1947.

Es gracias a todos los integrantes del cine mexicano que éste sigue vivo y la gran paradoja es que muy pocas de sus películas llegan hoy en condiciones dignas a las salas cinematográficas de la República Mexicana.

El cine es arte de la memoria, testimonio de nuestro tiempo, identidad cultural, estética nacional, reflejo de la sociedad y visión de sus creadores.

Nuestras cámaras han registrado cada momento de la historia de México en el siglo XX, sin ellas, el país no tendría mirada.

México tiene una reconocida tradición cinematográfica, eso nos da sentido, pero el mayor activo de la industria somos sus creadores, dedicamos nuestra vida al cine.

Desde el origen del cine mexicano, tanto documental como de ficción, nuestras imágenes han conmovido y marcado el corazón de los espectadores. En 1896 nació el séptimo arte en México y en los siguientes años alcanzó tal importancia que llegó a convertirse en la segunda industria más relevante después del petróleo. No obstante, desde entonces el cine mexicano ha vivido un largo declive y grandes crisis.

En las últimas décadas el propio gobierno desmanteló la estructura de distribución y exhibición de películas y dejó al cine nacional sometido a los acuerdos del Tratado del Libre Comercio y a los intereses de empresas transnacionales con sede en Hollywood.

Se ha privilegiado a los sectores de la distribución y exhibición en detrimento de los productores y de la inversión económica del propio Estado Mexicano.

Las productoras nacionales, encabezadas por cineastas que ganan premios y prestigio para México en todo el mundo, casi nunca recuperan sus costos y, más grave aún, las obras no regresan a su destinatario principal: el público mexicano.

Necesitamos impulsar una nueva legislación y que se apliquen con rigor las leyes que hemos propuesto durante años para proteger la difusión y recuperación económica de las películas mexicanas.

Es necesario mantener y aumentar la producción de películas, pero producir más no consolida una industria. Necesitamos reconstruir el tejido de la distribución y exhibición del cine mexicano. Las actuales políticas públicas no propician el acceso mayoritario del público nacional a su propio arte cinematográfico.

Hemos estado aquí, en el oficio, los últimos cien años, el cine es arte e industria, se trata del rostro de la nación. Pasamos del cine mudo al sonoro, de la era analógica a la digital, del negativo al disco duro.

Por los que estuvieron,

por los que estamos,

por los que están llegando,

por los que vendrán.

En la era digital, nuestro cine exige más que nunca un lugar en sus propias pantallas, con su propio público.

Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas – AMACC.

Diciembre, 2012.

ESTATUILLA AMAC2

LOGO AMACC FINAL

Jorge Sánchez Sosa, nuevo Presidente de la AMACC

noviembre 3, 2012

Lo veo como un proceso de revitalización

Por Sergio Raúl López

Hace unas pocas semanas, la Asamblea General de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas eligió a Jorge Sánchez Sosa como nuevo presidente para un periodo de dos años. El sólo hecho llama la atención, pues rompe, de manera definitiva, el veto que había en el organismo hacia productores y funcionarios públicos, además de que ratifica la intención de abrir la institución que entrega el premio Ariel a la sociedad mexicana.

3

La existencia misma de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas A.C. (AMACC) se encuentra plagada de vaivenes, de mutaciones y de modificaciones en su estructura y miembros e incluso en los distintos criterios con los que se designan a los ganadores anuales del premio Ariel, sin duda el más valioso reconocimiento con el que se reconoce al cine mexicano, por encima del que otorgan los festivales, las cámaras industriales, las asociaciones de críticos y las revistas del corazón y espectáculos, pues es otorgado por los propios creadores fílmicos, por el gremio de los profesionales que hacen las películas.

Es en ese contexto que resulta trascendente el nombramiento del productor y promotor cultural cinematográfico Jorge Sánchez Sosa como el nuevo presidente del Comité Coordinador de la AMACC, tras la votación realizada en Asamblea General el pasado martes 14 de agosto de 2012. De esta manera, relevará en el cargo al cineasta Carlos Carrera –quien presidía el organismo desde septiembre de 2010–, que había concluido ya el periodo lectivo para el que había sido elegido.

El asunto interesante en torno al arribo del ex director general del Festival Internacional de Cine de Guadalajara –cargo que ocupó durante cinco años, durante las ediciones de 2006 al 2010–, y que desde enero de 2011 es el director de la Casa del Cine MX, es que por primera vez que un productor cinematográfico arriba al cargo desde su la reestructuración que sufrió la AMACC en 1998, pues durante catorce años ni siquiera pudieron formar parte de los miembros del organismo y mucho menos votar. Actores, directores, diseñadores de arte, fotógrafos, músicos, sonidistas, editores, vestuaristas, eléctricos, asistentes de cámara, peinadores, guionistas, laboratoristas y hasta tramoyistas integraban la Academia Mexicana de Cine. Los productores, en resumen, habían quedado fuera, igual que los funcionarios.

Fue en agosto de 1998 cuando un grupo de 14 creadores cinematográficos sustituyeron a las personas morales que constituían la Asamblea General de la AMACC –que conformaban, por ejemplo, un representante del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, otro del Instituto Politécnico Nacional y uno más de la Cámara Nacional de la Industria del Cine, por citar algunos ejemplos–, cuya trayectoria y obra les avalara.

De este modo, los presidentes de la AMACC fueron, sucesivamente el realizador Jorge Fons, la actriz Diana Bracho, el recientemente fallecido actor Pedro Armendáriz Jr., y el citado Carrera, quien impulsó, finalmente, una apertura en la institución mediante la cual logró modificar sus estatutos e invitar a algunos productores como Mónica Lozano –de la Asociación Mexicana de Productores Independientes–, Jaime Romandía –de Mantarraya Films– y el propio Sánchez Sosa, además de Víctor Ugalde –como presidente de la Sociedad de Directores de Cine y Medios Audiovisuales– y de los directores de las instituciones que han ganado el Ariel de Oro: la Filmoteca de la unam, la Cineteca Nacional, los Estudios Churubusco Azteca, el Centro de Capacitación Cinematográfica y el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos.

Nacido el31 de mayo de 1950 en Córdoba, Veracruz, Jorge Sánchez cursó estudios de Sociología en la unam y de Cine en el Centro de Capacitación Cinematográfica (ccc), y ya para 1972 lo encontramos como coordinador del Cine Club Trashumantede la Universidad Veracruzana, en Jalapa, donde inició una trayectoria que le ha llevado a ser lo mismo cácaro que cónsul diplomático –en Río de Janeiro, Brasil–, pues ha desempeñado múltiples oficios y actividades en el séptimo arte. Además de productor de películas de afamados directores como Arturo Ripstein, Juan Carlos Tabío, Jorge Ali Triana, Guillermo del Toro, Alberto Cortés, María Novaro o Paul Leduc, fundó proyectos fundamentales para la cultura cinematográfica mexicana como Macondo, Zafra Video o el complejo de salas Cinemanía.

Si bien su cargo se hará oficial hasta la tercera semana de septiembre, cuando la votación sea validada ante notario, Jorge Sánchez Sosa accedió a perfilar brevemente algunos de sus proyectos y de sus opiniones en torno a la AMACC.

¿Qué opina tras atestiguar esta apertura en la AMACC hacia los productores, en la que por fin, luego de casi tres lustros, tienen voz y voto, y luego su elección como Presidente del Comité Coordinador del organismo?

La historia de la academia, que va a llegar ahora a los 55 años, ha sido muy accidentada, y yo creo que eso tiene que ver con esa exclusión que hubo en los últimos años relativa a los productores cinematográficos en su seno. Pero creo que se tomaron decisiones muy acertadas, tanto la Asamblea General, como su Presidente y su Comité Coordinador, que fue la de incluir a nuevos miembros, no sólo de la producción, sino también de instituciones muy prestigiadas de este país y que están relacionadas con el ámbito cinematográfico, tanto aquellas relacionadas con la formación hasta las abocadas a la preservación de la de la memoria audiovisual de este país, así como miembros de gremios relacionados con el cine, de los actores, las actrices, guionistas.

Yo lo veo como un proceso de revitalización de la Academia. Lo que Carlos Carrera hizo, junto con su Comité Coordinador, fue heroico –claro, es el director de El héroe (México, 1993), que ganó la Palma de Oro en Cannes, no esperábamos menos–, y esa revitalización tendrá que ver también con una actualización de la Academia frente a una realidad nueva, no muy clara, que consiste en este modelo económico en torno al cine que no se expresa, pero que puedes dilucidar a partir de analizar los datos de lo que está sucediendo. De esta manera concluyes que sin duda el ámbito de la producción ha crecido de una manera muy favorable, no es así en la distribución, la exhibición y la difusión.

Un problema persistente es que al Ariel se le denigra, se le considera un hermano menor y pobre del Oscar que otorga Hollywood y no como un premio importante en la región iberoamericana.

También creo que debemos tener una relación más activa con las academias iberoamericanas e incluso también con la Academia de Hollywood, por qué no; son modelos diferentes, pero tenemos que aprender también de esos procesos. Por otro lado la Academia no puede descuidar un objetivo fundamental, que es el de reconocer la calidad en el cine mexicano. Debemos convocar nuevamente a la comunidad cinematográfica a que valoremos juntos la importancia de un premio como es el Ariel. Ha habido situaciones problemáticas que se miran desde diferentes ángulos e intereses, relativos a esta premiación, que han sido muy significativas, a veces no tanto, pero sin duda debemos trabajar en darle la significación adecuada.

Incluso llegaba a tenerse la sensación de que la Academia se conformaba por una capilla muy cerrada de cineastas.

Primero vamos a proponer a la Asamblea General un Comité Coordinador que refleje esa pluralidad, que es la mayor virtud de la AMACC, para elaborar un plan de trabajo que someteremos a votación. También trataremos de regularizar esta relación que tenemos con las instituciones culturales y el Congreso de la Unión, para lograr la estabilidad económica que merece la Academia, de tal forma que se puedan implementar planes de trabajo relativos al proceso de selección y premiación al Ariel y por supuesto también para enviar el representante mexicano al Goya y al Oscar, además de que podamos profundizar en un trabajo de investigación, de formación y de difusión de aspectos relevantes del cine mexicano.

¿Cómo se imaginas la organización interna de la Academia bajo su presidencia?

Yo me imagino una Academia que tenga la agilidad y la claridad de propósito suficiente que nos permita asociarnos con terceros. No tenemos que crear un ogro inmenso al interior, pues hay instituciones, individuos, empresas que hacen un trabajo muy loable, muy respetable, en el ámbito del cine mexicano y no pretendemos duplicarlo, lo que además sería imposible, sino aliarnos para reforzar y trabajar juntos en esas actividades.

El Ariel, como premio principal en el cine mexicano, bien pudiera tener una mayor repercusión mercadotécnica. Este año las dos ganadoras principales, Días de gracia y Pastorela, reestrenaron en la cartelera comercial tras la entrega.

El principio del premio es el reconocimiento de la calidad cinematográfica y, a partir de esa base, creo que sin vergüenza alguna debemos procurar que tenga un impacto en el ámbito del público. Por gracia o por desgracia, esa relación con el público se establece a través de vías comerciales, que creo que pueden ser modificadas y, por otra parte, que las instituciones abocadas a difundir los bienes y los acervos culturales de este país, según lo dice la misma Constitución, cumplan de la manera más eficiente ese trabajo y creo que, a la vez, el Ariel puede dinamizar estas relaciones con el público al cual va dirigido nuestro cine.

Aunque ahora hay ciertos problemas, por ejemplo algunos productores, principalmente de animación, no inscriben sus filmes, y algunos miembros poco interesados en participar y menos en votar.

Otro objetivo es lograr que los procesos de participación ocurran de una manera más eficiente para todos y también lograr acercar a esos miembros de la comunidad cinematográfica, que por una u otra razón se han alejado de la misma. También poder reflejar esas intenciones, ese pensamiento, ese análisis que debemos hacer sobre nuestro trabajo en el ámbito cinematográfico y sobre la incidencia que tiene en el público, en el ciudadano, que es el que finalmente paga, por vía indirecta, sea a través de sus impuestos o pagando una entrada a un cine o suscribiéndose a un canal de televisión, y devolverle aquello que ellos han hecho posible, es decir, el cine nacional.

Este artículo forma parte de los contenidos del número 24 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2012. Consulta AQUI dónde conseguirla.