Posts Tagged ‘Ayala’

Jorge Ayala Blanco en Morelia: presentación y homenaje

octubre 25, 2016

catarsis-jab-5

El crítico Jorge Ayala Blanco en la presentación de La khátarsis del cine 
mexicano, en la Casa Universitaria del Libro, el pasado 21 de septiembre. 
Foto: Sergio Raúl López.

El crítico de cine Jorge Ayala Blanco, profesor decano del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), con mas de medio siglo en activo publicando ininterrumpidamente –actualmente en el suplemento Confabulario de El Universal y en el quincenal La digna metáfora–, acaba de publicar su más reciente libro, el undécimo de su reconocido abecedario de la producción nacional, La khátarsis del cine mexicano,se presentará en la Feria novena Feria Nacional del Libro y la Lectura Michoacán, este martes 25 de octubre, en punto de las 13:00 horas, en el Centro Cultural Clavijero (El Nigromante 79, Centro Histórico) de la capital de Michoacán.

Acto seguido, el ganador del Premio Fénix Al Trabajo Crítico;del Premio Universidad Nacional 2006 en el renglón Docencia en Artes; la Medalla Salvador Toscano al Mérito Cinematográfico 2011; la Medalla al Mérito Académico por 40 años de servicio por parte de la UNAM y, junto con María Luisa Amador, la Medalla de la Filmoteca de la UNAM, en reconocimiento a su investigación de la Cartelera cinematográfica 1912-1989. recibirá el Premio Joaquín Rodríguez al Mérito Periodístico, en el salón principal del mismo Palacio Clavijero, con la presencia de María del Carmen de Lara, directora del CUEC y los directivos del Festival Internacional de Cine de Morelia.

Luego de la ceremonia, se abrirá una entrevista-debate donde el maestro Ayala Blanco abordará temas sobre la prensa y la crítica en el cine mexicano.

La entrada a ambas actividades es libre.

01la-khatarsis

Anuncios

Vigésima Muestra Fílmica del CUEC en la Cineteca Nacional

junio 2, 2015

C2045

La vigésima edición de la Muestra Fílmica del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la UNAM, se realizará a partir del 3 de junio en diversas sedes de la Ciudad de México. El ciclo, dividido en cinco programas, presenta un largometraje documental, Terreno de juego, de Miriam Padilla, egresada de la Maestría en Cine Documental, así como una treintena de cortometrajes, entre los que se cuentan 25 ficciones y cinco documentales.

Del 3 al 7 de junio se presentará en la Cineteca Nacional y continuará en las salas del Centro Cultural Universitario, el Museo del Chopo, la Casa del Lago “Juan José Arreola” y  una veintena de sedes más a lo largo del año, y transmisiones especiales por TV UNAM, del 15 al 19 de julio.

Además, se rendirá homenaje al profesor Jorge Ayala Blanco, quien cumplió 50 años como docente en el CUEC.

Ayala Casa Universitaria

La mesa de presentación del más reciente libro de Jorge Ayala Blanco, El cine actual, confines temáticos, el miércoles 13 de mayo de 2015 en la Casa Universitaria del Libro, justo al cumplirse el cincuentenario de su primera clase en el CUEC. Foto: Sergio Raúl López.

Presentación de “El cine actual, confines temáticos”, de Jorge Ayala Blanco, en la Casa Universitaria del Libro

mayo 2, 2015

Invitación JAB Confines

El más reciente volumen de la profusa obra de crítica y documentación cinematográfica emprendida por Jorge Ayala Blanco desde 1963 –cuyo primer volumen, los ensayos reunidos en La aventura del cine mexicano, apareció publicado en 1968−, se remite a su serie sobre cine extranjero y reúne crítica-ensayo en torno a 350 títulos recientes de cualquier nacionalidad excepto la mexicana –cuyas producciones aparecen seriadas en su muy conocido abecedario–, y se titula El cine actual, confines temáticos, mismo que fue editado dentro de la colección “Miradas en la oscuridad” por el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) y la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en octubre de 2014, y tendrá su presentación pública el miércoles 13 de mayo de 2013, a las 19:00 horas, en la Casa Universitaria del Libro (Orizaba 24 esquina Puebla, colonia Roma), con los comentarios de Adriana Bellamy, Carlos Bonfil, José Felipe Coria y Sonia Rangel, en precisa conmemoración del cincuentenario de Jorge Ayala Blanco como profesor del CUEC, pues ese mismo día, sólo que 50 años atrás, impartió su primera clase de “Corrientes estéticas del cine”, en sustitución de José de la Colina y ante alumnos como Jaime Humberto Hermosillo, Alberto Bojórquez, Martha Acevedo y Josefina Morales, entre otros, en la escuela de la que ahora es el decano y en la que se desempeña como profesor titular de tiempo completo “C”.

Es su propio autor el que explica en el prólogo del libro:

Por razones meramente taxonómicas y climáticas, nuestros confines temáticos se han clasificado en nueve apartados, empíricamente delimitados.Temas realistas, sean nucleares o sociales, a veces delictuosos, viajeros e incluso bélicos, que desean deslindar la aventura humana. Temas observacionales, en el límite del documental clásico o de lo docuficcional, testimoniales, de investigación, vividos o no, pero siempre recreados y proclives a lo ensayístico, que en cualquiera de sus formas se definen por su vocación verista o persecutoras de un realismo absoluto. Temas interiores, sean íntimos o definitivamente mentalistas, que establecen relación con la soledad final, radical y esencial de los seres. Temas distanciados, ya sea gracias al humor, a la ironía, al escarnio o al simple suspenso, que se componen de planteamientos fina o burdamente vueltos en contra de sí mismos. Temas trascendidos, a través de la abstracción, el dolor o la fascinación, que configuran alguna reflexión, alegoría o meditación particular. Temas fabulescos, sean sentimentales, románticos o idílicos en general, que parecen constituirse de manera mediata o inmediata en modelos de comportamientos relacionales encaramados. Temas fantásticos, sean por la maravillosa idealización intemporal o por cualquier forma prodigiosa o pródiga del horror genérico o visionario. Temas espirituales, ya sean vehiculados por motivos contemplativos, religiosos o apuntando a lo sagrado laico y sin Dios. Y temas carnales, bordando lo sacro merced al instinto, la sensualidad o el erotismo, que conforman una topografía pulsional de modo voluntario o involuntario. Dando lugar y ayudando, así en conjunto, a obtener una estructura flexible que quiere ser lo más clara y rigurosa posible, por lo menos nunca demasiado imprecisa ni rígida ni tiesa, para este libro de análisis cinefílicos de cine: una estructura que no elude, sino más bien concita, los vasos comunicantes; una estructura diseminante y diseminada.

Ayala Blanco 50-Ch


Jorge Ayala Blanco, jurado del XVII BAFICI

abril 14, 2015

c83e-interiorbafici

La decimoséptima edición del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI), se efectuará en la capital de Argentina entre el miércoles 15 y el sábado 25 de abril en la capital de Argentina, y el crítico mexicano Jorge Ayala Blanco forma parte del Jurado de la Competencia Oficial Internacional, junto con la realizadora y filósofa italiana Alice Rohrwacher; el periodista y programador italiano Carlo Chatrian; el estadounidense David Schwartz, curador en jefe del Museum of the Moving Image de Nueva York, y el periodista y docente bonaerense Fernando Martín Peña, responsable del Área de Cine del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA).

Como reza la ficha biográfica de Ayala Blanco que publica el BAFICI: “Nacido en la Ciudad de México en 1942, se dedica a la crítica de cine desde hace 52 años, “sin fallar ni una semana”. En la actualidad publica en la página web del diario El Financiero y en el periódico cultural La Digna Metáfora. Desde 1964 es profesor de historia y análisis del cine en el CUEC-UNAM, y ha publicado más de treinta libros sobre cine mexicano e internacional, así como sobre la exhibición cinematográfica en su país. Ha recibido, entre otros galardones, la Medalla Salvador Toscano al Mérito Cinematográfico y el Premio a la Trayectoria en Investigación Histórica José C. Valadés.”

Estas son las películas que compiten en la Competencia Internacional:

Above and Below (Suiza-Alemania), de Nicolas Steiner.

Atomic Heart (Irán), de Ali Ahmadzadeh.

Ben Zaken  (Israel), de Efrat Corem.

Court (India), de Chaitanya Tamhane.

Días extraños (Argentina-Colombia), de Juan Sebastián Quebrada.

Double Happiness (Austria-China), de Ella Raidel.

El incendio (Argentina), de Juan Schnitman.

Ela volta na quinta (Brasil), de André Novais Oliveira.

Goodnight Mommy (Austria), de Severin Fiala y Veronika Franz.

La mujer de los perros (Argentina), de Laura Citarella y Verónica Llinás.

La obra del siglo (Cuba-Argentina), de Carlos M. Quintela.

Los exiliados románticos (España), de Jonás Trueba.

Prometo um dia deixar essa cidade (Brasil), de Daniel Aragao.

Songs From the North (Corea del Sur), de Soon-Mi Yoo.

The Kindergarten Teacher (Israel), de Nadav Lapid.

Theeb (Jordania/Qatar/EAU), de Naji Abu Nowar.

Transeúntes (España), de Luis Aller.

Une jeunesse allemande (Suiza-Alemania), de Jean-Gabriel Periot.

17 BAFICI


Jorge Ayala Blanco, de “El Financiero” impreso al blog

marzo 8, 2014

Ayala 3

Las largas e intrincadas críticas cinematográficas del profesor Jorge Ayala Blanco con la columna “Cinefilia Exquisita” en El Financiero, ya no saldrán publicadas en las páginas culturales del diario en el que cumplió 25 años ininterrumpidos y puntuales como colaborador en enero de 2014. La última columna impresa apareció el lunes 24 de febrero de 2014: Payne y De la Iglesia: concediendo. Y el pasado lunes, 3 de marzo, aunque la sección cultural se publicó sin sus letras –a cambio de una banal y sucinta nota sobre el Oscar “Cuarón Marca un antes y un después”–, en el blog del periódico se publicó la columna  “McQueen y Hancock: oscareando”.

La noticia, empero, no es del todo terrible para sus innumerables lectores, pues a cambio, mantendrá su blog de crítica en el sitio de dicho medio, donde sus ensayos aparecerán semanalmente. Basta escribir su nombre en el buscador de la página electrónica de El Financiero (www.elfinanciero.com.mx) o consultar los lunes el sitio de blogs de dicho consorcio: www.elfinanciero.com.mx/blogs.

También se le encuentra en el siguiente enlace: www.elfinanciero.com.mx/column/jorge-ayala-blanco.

Blog Ayala

Jorge Ayala Blanco, profesor decano del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos

mayo 3, 2013

El CUEC realmente viene de la nada

Por Sergio Raúl López

Al festejo por los cincuenta años que el maestro Jorge Ayala Blanco celebra ejerciendo la crítica cinematográfica con su personalísimo estilo feroz y puntilloso, ha de añadir el gozo por otro cincuentenario que le resulta particularmente cercano, el del CUEC de la UNAM, pues no sólo es el decano de los profesores de dicha escuela —donde ha dado clases durante 49 años— sino que será uno de los que atestiguarán los múltiples cambios que enfrentará la institución. Para unir ambos festejos, recurrimos a su memoria para construir el siguiente anecdotario cuequero.

12 JAyalaBlanco&JoseRovirosaConferencia

Me propusieron ser maestro

Mi llegada se debió, realmente, a una coincidencia muy extraña. Ya escribía crítica de cine desde principios de 1963, y a mediados del año 1964 quise acercarme a ese lugar que recién acababa de inaugurarse el año anterior, donde se estudiaba cine a nivel universitario, lo que me pareció interesantísimo. Fui con un amigo y, para mi sorpresa, creyeron que iba a pedir trabajo y me propusieron dentro de un consejo técnico y como maestro. Lo acepté perfectamente, tomé el reto y empecé a dar una clase muy rara que se llamaba Corrientes estéticas del cine y pues de ahí ya me seguí. Nunca he dado clase de cine mexicano y tardé como tres años en dar clase de historia del cine, que era más como de apreciación, que todavía nadie se atrevería a llamarla de análisis cinematográfico o de estética del cine. Era una combinación entre llenar lagunas históricas, plantear algunos problemas teóricos de aquella época y clase de cinefilia.

De conferencistas a profesores

En esa época aún no éramos maestros. No fue sino hasta la época del rector Pablo González Casanova —1970-1972—, que las clases en el CUEC se regularizaron y entonces ya fuimos profesores de carrera, dictaminados por una comisión rectoral, ya teníamos el estatus. Antes, desde 1964 y hasta 1971, cobré como conferencista. Entonces, esos siete años fueron los de mi formación como maestro, pero como no cuentan dentro de la antigüedad universitaria también fue tiempo tirado por la borda. Es decir, de cara a la Universidad Nacional, se cuenta mi antigüedad en el CUEC a partir de 1971, porque el resto fue como simple conferencista. Claro que, de cara al CUEC, ya me tocaron esas siete generaciones anteriores, e incluso tuve que dar clase a algunas anteriores porque uno de los maestros, José de la Colina, pidió un permiso y me cedió sus clases. Yo empecé a partir de la tercera generación del cuec, que es la de Alberto Bojórquez, Martha Acevedo, Jaime Humberto Hermosillo, Josefina Morales, en fin, una serie de gente que después ya no hizo demasiado cine.

Cineastas y no cinéfilos

Era un CUEC muy bohemio, muy poco productivo desde el punto de vista cinematográfico porque tardó en producir películas. Aunque la primera que se hace ahí es Pulquería “La rosita” (1964), de Esther Morales Gálvez, con Jorge Fons de asistente. Para mí fue realmente una revelación ver que se podía hacer cine en el CUEC. Pero no fue sino hasta 1971 cuando empezaron a hacerse ejercicios cinematográficos gracias a la llegada de los rusos, que eran, sobre todo, Gonzalo Martínez y después su asistente, Sergio Olhovich, cuando ya empezó a regularizarse la situación y los alumnos hacían ejercicios fílmicos desde que empezaban. También contribuyeron los avances tecnológicos, pues llegaron formatos como el Super8, que permite una mayor ductibilidad y es mucho más barato que trabajar todo en 16mm., y los micrófonos de solapa, los lavalier. Yo diría que no es sino hasta que empiezan a hacerse películas como parte de la currícula de estudio de los alumnos, cuando el CUEC agarra realmente fuerza como escuela para cineastas, no para cinéfilos.

Tradición anticultural

Siempre afirmo que el CUEC es el modelo de todas las escuelas de cine que hay en México, pues mientras que en el mundo existen muchos más modelos en los que se estudia investigación, teoría, crítica, análisis, cuestiones de economía, publicidad, todo tipo de disciplinas, en el CUEC están vetadas pues se tiene un verdadero desprecio por todo aquello que es el verdadero conocimiento cinematográfico. Como si lo único válido fuera el conocimiento aplicado. Hay toda una tradición antiteórica, anticultural en las escuelas de cine mexicanas, a partir del CUEC —porque lo que importa es hacer cine—, que todavía se respira en el medio cinematográfico. Esta idea de que entre menos sepa el creador cinematográfico, mejor… Hubo maestros que casi les prohibía a los alumnos ir al cine porque les iba a dar muy malas ideas. Por eso tenemos escuelas de cine que lo primero que excluyen es el conocimiento cinematográfico y para las que sólo existe la aplicación de determinados principios.

Las lecciones de cine

Manuel González Casanova concibió una especie de transición entre el cine-debate y los cineclubes universitarios y una cosa que llamó las Cincuenta lecciones de cine, mediante las que probó a todos los técnicos y estrellas de la industria cinematográfica para ver si eran capaces o no de dar clase de cine. Y se encuentra con algo terrible: que hay gente que domina su oficio pero que es incapaz de sistematizar su conocimiento, porque todo lo aprendió sobre la marcha. No podías sentar a dar clase a Roberto Gavaldón o a Gabriel Figueroa, era imposible. Sentabas a José Revueltas y lo único que hacía era rollar a la gente con sus preocupaciones como el proletariado sin cabeza y le valía madres el cine, eran lecciones ideológicas. Gabriel Figueroa es un caso porque sí llegó a dar clase, pero lo enseñaba todo menos lo que él llamaba sus secretos, que era lo realmente importante, para decirlo rápido, su colección de filtros, y no entraba al meollo que era su estilo cinematográfico.

Un modelo único

Un despegue muy importante fue el Movimiento Estudiantil de 1968. Por un lado, hubo un cambio porque la mayoría de los profesores del CUEC eran extranjeros y apenas vieron que venía la cosa en serio dejaron la escuela, porque los podían correr del país. Y por otra parte la toma del CUEC por los alumnos para filmar el movimiento estudiantil. Ese es un parteaguas muy importante, para mí hay un CUEC antes de 1968 y otro después, cuando los estudiantes ya llegan a hacer cine y esto se refuerza con la llegada de los rusos, que le dan otra dimensión al CUEC.

Ya después viene toda la época deliciosa de la Asamblea General en la que son los alumnos los que mandan y el director de la escuela se convierte en el representante del rector ante el CUEC y tiene que aceptar todo lo que digan los alumnos, lo que es la cosa más folclórica de la tierra, de un pintoresquismo total, porque es la caricatura de una caricatura de un autogobierno, gracias al grupo Octubre, encabezado por José Woldenberg, que se enfrenta no sólo con Manuel González Casanova, sino con su testaferro, que era el Secretario Académico, Alfredo Joskowicz, que tenían que hacer planes de actualización y seguimientos cada mes, porque en cada reunión había que corregirlo todo.

Tras esa época, digamos heroica, del CUEC, poco a poco va convirtiéndose en una escuela. No lo que se conoce al principio, que era una especie de club de cinéfilos bohemios, como en 1963 cuando Walter Reuter les enseñaba su cámara pero no les permitía tocarla porque era muy valiosa. Imagínate una escuela de cine donde no puedes tocar la cámara del maestro. Claro, después ya empieza a haber cámaras y todo va creciendo, porque el CUEC realmente viene de la nada y eso es lo interesante: cómo pudo estructurarse, poco a poco, una escuela de cine, al grado de que se convierte en el modelo de las quince o veinte escuelas de cine que existen en México, porque todas son cuec de segunda, de tercera o de quinta. Incluso las clases de cinematografía online son también imitaciones del CUEC, repiten los mismos lugares comunes que se manejan en el CUEC desde hace cuarenta años. La clonación del CUEC es, para mí, un misterio. Creo que fue el modelo a superar, no se buscó crear otro modelo, sino superar ése.

La casa de Adolfo Prieto

El CUEC comenzó a funcionar en salones prestados por la Facultad de Filosofía y Letras, cuando terminaban las clases: era una escuela nocturna. Luego se vuelve vespertina, cuando se pasa a la casa de avenida Insurgentes, que es donde se vive el Movimiento Estudiantil de 1968 y, más tarde, se va a la casa de California, en la glorieta de la Ciudad de los Deportes, donde transcurren unos ocho años, quizá un poco más. Después, en 1974, se busca una casa más amplia porque el hermano del rector, Pablo González Casanova, es el director del CUEC. Entonces se busca, desesperadamente, un recinto universitario, pero no existe y no se puede construir, pero sí se puede comprar. Le llamé a Manuel González Casanova y le dije que había una opción muy interesante enfrente de mi departamento, una casa gigantesca que tenía como dos años y medio con el letrero “Se vende”. Fuimos a verla y le encantó. Sólo había que hacer era algunas modificaciones. Había un gigantesco frontón profesional y los baños de los frontonistas, lo que era un edificio en sí mismo. Los baños se convirtieron, por obra y gracia de los arquitectos universitarios, en las salas de edición con moviolas. Se hicieron añadidos a la estructura para que fuera más grande. Cinco o seis años después se empezó a añadir lo que ahora es la biblioteca, las oficinas de publicaciones, y uno de los grandes salones se adaptó como foro. O sea, estuvimos 38 años —lo puedo decir casi en pasado porque nos vamos a mudar—, en una casa improvisada y que, sin embargo se convirtió en una escuela de cine por obra y gracia del escudo universitario. Lo que actualmente es el foro era el frontón, así como el edificio administrativo que está al fondo.

Mudanza y crecimiento

Por principio, me parece que la mudanza al nuevo edificio y el convertirse en Escuela Nacional de Cinematografía con estudios de licenciatura es el más grande apoyo que se ha recibido en la historia del CUEC. Por citar un par de ejemplos, cuando el doctor Guillermo Soberón llegó de visita con sus ayudantes a la torre de preparatorias en Adolfo Prieto, se enteró que enfrente estaba una instalación universitaria, el CUEC, y al entrar preguntó: “¿A poco el cine se estudia?”. Para mí es el ejemplo perfecto: el rector no tenía ni la menor idea de que existía ese recinto y que el cine se estudiaba. O el apoyo que el rector Juan Ramón de la Fuente quiso darle, mandándonos con todos los equipos y toda la maravilla que pudiéramos pedir, pero a Morelia, porque su idea era descentralizar la universidad, hacerla nacional y enfrentó una resistencia terrible de toda la escuela y lo mínimo que le dijeron fue que se fuera a hacer su CUEC a Morelia, que nosotros nos quedábamos con este y, por consiguiente, estuvimos castigados cuatro años.

El nuevo rector, José Narro, en cambio, propuso construir las instalaciones en el circuito Mario de la Cueva de Ciudad Universitaria, ahí donde está la Filmoteca y TV UNAM. Y ahí está el edificio terminado. Si mides las nuevas instalaciones del CUEC en terreno y edificación, son en espacio y posibilidades veinte veces más grandes. Si teníamos una salita de trabajo tecnológico de 3×3 metros, ahora hay ocho salas como esa pero mucho más grandes y más equipadas. Además hablamos de comodidad; por ejemplo, yo doy clase los lunes y siempre peleó con el resto de maestros por la sala de proyección, ahora, con la comodidad de las nuevas instalaciones, creo que va a cambiar no solamente el espacio sino el espíritu del CUEC y sus posibilidades. Es una de las cosas más bellas que me ha tocado vivir en mi vida. Tengo 49 años dando clase en el CUEC y 38 en esa casa. Esto es la expansión total, es una granada explosiva, yo no sé qué va a pasar ahí.

AYALASERGIO

Este artículo forma parte de los contenidos del número 28 de la revista cine TOMAde mayo-junio de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

Presentación de “La ilusión del cine mexicano”, de Jorge Ayala Blanco

marzo 22, 2013

Invitacion La Ilusion del cine mexicano

 

 

El noveno de una serie alfabética de volúmenes dedicados a estudiar la producción cinematográfica del país, La ilusión del cine mexicano, publicado por Editorial Océano, continúa con el trabajo de análisis, reflexión y crítica emprendido hace cincuenta años por el crítico e investigador cinematográfico Jorge Ayala Blanco  (el año anterior, la Cineteca Nacional publicó La justeza del cine mexicano, saltándose este volumen, estrictamente anterior, que abarca del 2005 al 2008.

Al igual que en los títulos precedentes, encontramos aquí una revisión pormenorizada de películas que se agrupan dentro de categorías específicas. Recurriendo a una metodología personal, la cual ha ido perfeccionando con el paso de los años, el autor bucea en las más de un centenar de cintas realizadas en los últimos años y muestra sus aciertos y defectos, sus grandezas y sus miserias, sus hallazgos y sus pérdidas. En este caso la palabra clave es “Ilusión”, entendida en sus diversas acepciones. Así, la ilusión fílmica se entiende no sólo como ensueño, esperanza y anhelo, sino también como engaño y alucinación. Jorge Ayala Blanco nos regala nuevamente con una mirada rigurosa, crítica y poco complaciente un análisis de la más reciente producción cinematográfica mexicana.

Entre otros filmes, Ayala Blanco entrega ensayos sobre Luz silenciosa, de Carlos Reygadas; Los ladrones viejos, de Everardo González; La Zona, de Rodrigo Plá; La sangre iluminada, de Iván Ávila; El violín, de Francisco Vargas; Ruta Camus, de Homero Bazán; Drama/Mex, de Gerardo Naranjo; Párpados azules, de Ernesto Contreras (por cierto que un fotograma de la cinta ocupa la portada); Los últimos zapatistas, héroes olvidados, de Francesco Taboada; Familia tortuga, de Rubén Imaz; Mi vida dentro, de Lucía Gajá, entre otros.

El volumen, de 528 páginas, será presentado el lunes primero de abril de 2013 en la Galería Metropolitana de la Universidad Autónoma Metropolitana (Medellín 28, colonia Roma Norte, en la Ciudad de México), a las 19:00 horas, por Carlos Ortega, José Felipe Coria, Rafael Aviña y el autor. La entrada es gratuita.
11785 

En el tercer FICUNAM presentación de cinco libros y discusiones sobre crítica de cine

febrero 23, 2013

Web

Además de las proyecciones, de los homenajes, las retrospectivas y los talleres, en el tercer Festival Internacional de Cine UNAM se han organizado un Foro de la Crítica como la IX Sesión de la Cátedra “Ingmar Bergman”, entre el 21 de febrero y el 3 de marzo 2013.

Viernes 22 de febrero, 18:00 hrs. 

Reflexiones sobre cine mexicano contemporáneo: Ficción. Coordinación editorial: Claudia Curiel y Abel Muñoz. Publicado por la Cineteca NacionalPresentan Paula Astorga, Claudia Curiel, Abel Muñoz Hénonin, Abel Cervantes y David Wood.

Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario.

Sábado 23 de febrero, 12:00 hrs.

Diario de cine. El nacimiento del Nuevo Cine Norteamericano, de Jonas Mekas. Edición de Mangos de Hacha y Centro. Auditorio del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC).

Lunes 25 de febrero, 18:00 hrs.

Último día cada día, de Adrian Martin. Edición Punctum-FICUNAM.

Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario.

Martes 26 de febrero, 16:00 hrs.

El cine Super 8 en México (1970-1989), de  Álvaro Vázquez Mantecón. Edición Filmoteca UNAM.

Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario.

Martes 26 de febrero, 16:30 hrs. 

En tiempos de Revolución. El cine en la ciudad de México (1910-1916), de Ángel Miquel. Edición Filmoteca UNAM.

Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario.

Miércoles 27 de febrero, 16:00 hrs.

Imitación de la vida. Crónicas de cine, del crítico peruano Isaac León Frías. Edición Universidad de Lima.

Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario.

FORO DE LA CRÍTICA, IX sesión de la Cátedra Ingmar Bergman.

Mesas de reflexión

Viernes 22 de febrero, 19:00 hrs.

La regla del consenso: Construcción de los discursos cinematográficos y los efectos sobre la crítica.  Participan: Erik Libiot (editor y crítico de cine francés); Jorge Ayala Blanco crítico de cine y académico mexicano); Manuel Yáñez (crítico de cine chileno), y Jean Pierre Rehm (crítico argelino y director del FIDMarseille).

Modera: José Felipe Coria (crítico de cine mexicano y director del CUEC),

Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario.

Lunes 25 de febrero, 17:00 hrs.

Panorama histórico de la crítica cinematográfica y teatral en México. Participan Ángel Miquel (historiador de cine mexicano), Rodolfo Obregón (director de escena, crítico y maestro mexicano).

Modera: Flavio González Mello (director de teatro y dramaturgo mexicano).

Auditorio del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC).

Lunes 25 de febrero, 19:00 hrs.

Las funciones del crítico como activista, divulgador, intérprete, programador e investigador. Participan: Jean-Christophe Berjon (agregado audiovisual de la Embajada de Francia en México y conductor del programa Contracampo); Nicole Brenez (historiadora y crítica de cine francesa); Adrian Martin (crítico de cine australiano), y Dennis Lim (crítica de cine estadounidense).

Modera: Fernanda Solórzano (crítica de cine mexicana)

Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario.

Martes 26 de febrero, 17:00 hrs.

Crítica y memoria social. Participan: Jonathan Rosenbaum (crítico de cine estadounidense); Bruno Bert (crítico y director teatral mexicano); Francisco Ferreira (crítico de cine portugués); Isaac León Frías (sociólogo y crítico de cine peruano); Mark Peranson (crítico de cine canadiense y programador del Festival de Locarno).

Modera: Roger Koza (crítico de cine argentino)

Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario.

PRESENTACIÓN-REFLEXIONES-FICUNAM

portadaJM

Martin_Ultimo_Cover_Web

image005

image006

cine-cronicas

El CUEC cumple 50 años y será escuela nacional

febrero 12, 2013

a12n1esp-1

En junio de 1963, se fundó el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la Universidad Nacional Autónoma de México, lo que lo convierte no sólo en la escuela de cine más antigua de América Latina, sino también en la de mayor prestigio y solidez académica del país. Fruto de enormes esfuerzos de muchos universitarios, surgió de la mano de los cineclubs universitarios y de la creación de la Filmoteca de la UNAM. Sus aulas y talleres han convocado a los más destacados docentes de las artes e industrias cinematográficas, de donde han egresado muchos de los profesionales del cine y la industria audiovisual nacionales. Sin duda, la historia del cine en México no puede desvincularse, desde entonces, de las tareas de la Universidad Nacional y de su escuela de cine, el CUEC.

El Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, está en proceso de transformarse en escuela nacional y muy pronto se mudará de la casona de Adolfo Prieto 721, en la colonia Del Valle, en la Ciudad de México, a sus nuevas instalaciones en Ciudad Universitaria, próximas a la Dirección General de Actividades Cinematográficas (Filmoteca) de la UNAM y a TV UNAM, con modernos edificios acondicionados con las nuevas tecnologías cinematográficas, con lo que las tres instituciones formarán un corredor audiovisual universitario. Las nuevas instalaciones contarán con una sala de cine “Manuel González Casanova” para 108 espectadores, así como dos foros para filmaciones. También contará con cafetería, biblioteca especializada, área de postproducción, sala de animación, espacio de corrección de color, entre otras áreas.

Además, se convocó a los estudiantes de la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP) y a los del CUEC a diseñar el nuevo logo de la escuela, mismo que será dado a conocer próximamente.

 

ficunam-cuec

En el marco del Festival Internacional de Cine UNAM, se realizará la Función Especial en Conmemoración por el 50 Aniversario del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), la escuela de cine más antigua de América Latina. El martes 26 de febrero, a las 16:30 horas, en la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario de Ciudad Universitaria, se proyectará Recodo de purgatorio (México, 1975), mediometraje prohibido del entonces profesor del CUEC, José Estrada, que fue exhibido sólo una vez. Además se ofrece Una isla rodeada de agua (México, 1984), de María Novaro, cortometraje ganador al Ariel en 1986. 

Al terminar la proyección habrá una plática con la directora María Novaro y el crítico de cine Jorge Ayala Blanco.

Entrada libre únicamente para mayores de edad.

 

200966751CUEC

Presentación de “Estallidos genéricos”, nuevo título de la serie “El cine actual”, de Jorge Ayala Blanco

enero 18, 2013

PrintEste lunes 21 de enero de 2013, se realizará la presentación del volumen El cine actual, estallidos genéricos, el más reciente de su serie de libros dedicados a recopilar sus críticas cinematográficas publicadas semanalmente en la sección Cultura del diario El Financiero, del maestro Jorge Ayala Blanco, editado por la Cineteca Nacional. En la presentación participarán la directora de la Cineteca Nacional, Paula Astorga; el crítico de cine de La Jornada, Carlos Bonfil; la crítica de Reforma, Julia Elena Melche y  y José Luis Ortega Torres, jefe de redacción de la Cineteca Nacional y de la revista Icónica.

La cita es a las 18:00 horas, en la Sala 9 “Juan Bustillo Oro”, de la Cineteca Nacional (Av. México Coyoacán #389 Col. Xoco Del. Benito Juárez Mexico).