Posts Tagged ‘22’

Eugenio Caballero y Lorenzo Vigas, ganadores en los cuartos Premio Platino

julio 23, 2017

Equipo Un monstruo viene a verme

Del 17 de julio al 21 de julio, Madrid se convirtió en la capital del cine y la cultura iberoamericana, con la celebración de la cuarta entrega de los Premios Platino, organizados por la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (Egeda) y por laFederación Iberoamericana de Productores Cinematográficos y Audiovisuales (FIPCA). tuvo, entre sus actividades proyecciones de largometrajes participantes en Conde Duque, Galería de Cristal y Cineteca de Matadero, además del VI Foro Egeda–FIPCA del Audiovisual Iberoamericanop como reunión de los principales agentes del sector audiovisual de la región y de un Pitching de proyectos. La noche del sábado 22 de julio, se realizó la cuarta gala de entrega en La Caja Mágica de Madrid.

El mexicano Eugenio Caballero fue reconocido por su trabajo en la Dirección de Arte de la película española-estadounidense Un monstruo viene a verme, una cinta que dominó las demás categorías técnicas de fotografía, montaje y edición. Y la coproducción venezolano-mexicana Desde allá, de Lorenzo Vigas, se alzó como Mejor Ópera Prima. La ganadora del premio principal fue El ciudadano ilustre, de Gastón Duprat, que además del galardón a Mejor Película Iberoamericana de Ficción obtuvo el de Interpretación Masculina y el de Mejor Guión, en una entrega dominada por las producciones españolas, que se alzaron con ocho Platino –incluido el de Pedro Almodóvar como Mejor Director, el de Animación, Documental y Educación y Valores– y cuatro más con coproducciones.

Estos son los ganadores.

Premio Platino a la Mejor Película Iberoamericana de Ficción

El ciudadano ilustre (Argentina-España), de Gastón Duprat y Mariano Cohn.

Premio Platino a la Mejor Dirección

Pedro Almodóvar por Julieta (España).

Premio Platino a la Mejor Interpretación Masculina

Óscar Martínez por El ciudadano ilustre (Argentina), de Gastón Duprat y Mariano Cohn.

Premio Platino a la Mejor Interpretación Femenina

Sonia Braga por Aquarius (Brasil), de Kleber Mendonça.

Premio Platino  a la Mejor Música Original

Alberto Iglesias por Julieta (España), de Pedro Almodóvar.

Premio Platino a la Mejor Película de Animación

Psiconautas, los niños olvidados (España), de Alberto Vázquez y Pedro Rivero

Premio Platino a la Mejor Película Documental

Nacido en Siria (España), de Hernán Zin.

Premio Platino al Mejor Guión

Andres Duprat por El ciudadano ilustre (Argentina-España).

Premio Platino a la Mejor Ópera Prima de Ficción Iberoamericana

Desde allá (Venezuela-México), de Lorenzo Vigas.

Premio Platino de Honor del Cine Iberoamericano

Para el actor chicano Edward James Olmos.

Premio Platino a la Mejor Dirección de Montaje

Bernat Vilaplana y Jaume Martí por Un monstruo viene a verme (España-Estados Unidos-Reino Unido).

Premio Platino a la Mejor Dirección de Arte

Eugenio Caballero por Un monstruo viene a verme (España-Estados Unidos-Reino Unido). 

Premio Platino a la Mejor Dirección de Fotografía

Óscar Faura por Un monstruo viene a verme (España-Estados Unidos-Reino Unido). 

Premio Platino a la Mejor Dirección de Sonido

Peter Glossop, Oriol Tarragó y Marc Orts, por Un monstruo viene a verme (España-Estados Unidos-Reino Unido).

Premio Platino al Cine y Educación en Valores otorgado junto con la FAD

Esteban (España-Cuba), de de Jonal Cosculluela.

Premio Platino a la Mejor Miniserie o Teleserie cinematográfica iberoamericana

Cuatro estaciones en La Habana (Cuba-España), de Félix Viscarret.

Premio Platino al Mejor Cartel Cinematográfico

Nico Bustos y Sergio González Khun por Julieta (España), de Pedro Almodóvar.

Gala_premio_honor_Edward_J_Olmos_2.jpg

Gala_mejor_peli_Ciudadano_ilustreRodolfo Cova_Lorenzo Vigas.jpg

Cartel IV Edición Premios PLATINO 2017.jpg

VIII Festival de Cine Mexicano de Durango

mayo 18, 2016

Un proyecto más que consolidado

Por Iván Delhumeau

Ocho ediciones luego de haber sido fundado por el cineasta Juan Antonio de la Riva, el Festival de Cine Mexicano de Durango ha consolidado una manera peculiar de programarse y realizarse, al hacer competir largometrajes nacionales de ficción con los de documental, lo mismo en su competencia tanto nacional como local de cortometrajes. Erigiéndose como una ventana para que el público de la entidad pueda ver la producción de cine nacional que, de otra manera, difícilmente llega a los tres grandes complejos cinematográficos instalados en la ciudad capital.

Durango 2

Fundado en 2009 por el realizador Juan Antonio de la Riva, cuando fungía como Director del Instituto de Cultura de la entidad, el Festival de Cine Mexicano de Durango es hoy, en vísperas de su octava edición, es un proyecto más que consolidado. La inclusión de nuevas convocatorias lo han refrescado y el interés del público duranguense ha ido en aumento.

El estado de Durango tiene, desde hace 62 años, una innegable vocación cinematográfica, antaño en la producción, al facilitar sus sets y sus escenarios naturales a las compañías productoras tanto nacionales como extranjeras y, hoy en día, al albergar un festival exclusivo para el cine mexicano. En cada edición se han agotado las localidades para presenciar las sección de Largometraje Mexicano en competencia y, en especial, la Competencia de Cortometrajes Hecho en Durango, que ha despertado el interés de muchísimos jóvenes.

Estudiantes, principalmente de dos universidades privadas y que cursan la carrera de comunicación –que dentro de su matrícula incluyen alguna materia relacionada con el cine–, participan con sus cortos, en los cuales, si bien se evidencian carencias tanto técnicas como de estructura narrativa, también demuestran el entusiasmo por hacer cine.

Herederos, creo que inconscientemente, de una brillante generación de jóvenes que, en la década de los setenta hicieron cine en el desaparecido formato de Súper 8, pretenden tomar la estafeta en la actualidad y encuentran en el festival la ventana más importante para ser vistos, pues su trabajo puede ser observado y juzgado por los miembros del jurado, siempre personajes de reconocido prestigio.

Los llamados Superocheros, en la década de los setenta, encabezados en Durango por el mismo Juan Antonio de la Riva y Alberto Tejada Andrade (qued), trataban simplemente de expresarse y mostraban sus cortometrajes de forma silente –debido a que el formato carecía de sonido–, principalmente ante el público universitario. Hacían cine-debates para tratar de explicar lo que quisieron expresar en la película y lograron incluso hacer cortometrajes con contenido social y crítica política.

Los jóvenes que hoy participan en la sección Hecho en Durango tienen otra manera de expresarse, por un lado muy apegada al tipo de cine que consumen, pero también a la sociedad contemporánea, cada día menos crítica y reflexiva, en la que viven. Pero el entusiasmo por participar va en ascenso, cada año se inscriben más cortometrajes y, lo más importante, hay directores que participan cada año aunque no siempre resulten seleccionados. A ellos se les agradece su constancia y persistencia.

Uno de los aciertos del festival ha sido el evitar hacer distingos entre el género documental y el de ficción, pues de esta manera el público que asiste a las funciones ha aprendido a valorar el cine, independientemente de las historias que se cuentan en la pantalla. Eso, sin duda, sembrará la semilla en espectadores que están aprendiendo a ver documentales, para que en un futuro no muy lejano demanden un boleto en la taquilla de complejos cinematográficos comerciales, para entrar a ver una película de éste género tan poco valorado antaño por las masas.

Incluso, el público de Durango ha aprendido a ver películas de ficción muy diferentes a las que normalmente veía. Una prueba de ello fue la aceptación que tuvo la película Me quedo contigo (México, 2015), de Artemio Narro, en la anterior edición del festival. En un recinto abarrotado, nadie abandonó su butaca, pese a lo denso de la trama y lo conservadora que algunos consideran todavía a la sociedad duranguense. Finalmente, dicha cinta fue la ganadora de la sección de Largometraje en Competencia –aunque eso fue cosa de los miembros del jurado, que son los expertos–, pero también fue la ganadora del Premio de la Crítica, que en un ejercicio de deliberación pública ̶ otra de las novedades del festival ̶ , los críticos Fernanda Solórzano, Ernesto Diezmartinez Guzmán y Erick Estrada, después de un largo debate y no de manera unánime, eligieron como ganadora de esa categoría.

En fin, los festivales de cine fueron creados para ser una plataforma de exhibición previa al estreno comercial de las películas. En ese caso el Festival de Cine Mexicano de Durango ha cumplido porque, edición tras edición, ha dejado al público con ganas de ir a ver las películas que en él concursan, a una sala de cine comercial. En el caso concreto de Durango, la mayoría de las películas mexicanas no llegan a los tres grandes complejos cinematográficos que existen en la ciudad, sin embargo, cuando las películas que han participado en el festival se exhiben en la Cineteca Municipal –también fundada por Juan Antonio de la Riva en 1996, por cierto–, el público acude con gusto y vuelve a verlas, además de convencer a nuevos espectadores a través de la vox populi.

Este tipo de festivales, sobre todo los de cine mexicano, resultan fundamentales para crear en el público una cultura de ver la producción nacional. De las 23 películas que se beneficiaron con el estímulo fiscal Eficine-distribución en el 2014 y que se han ido estrenando entre ese año y el actual, sólo ocho lograron superar el importe otorgado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el contribuyente aportante. Es decir, se les dio cierta cantidad de dinero para que tuvieran mayor promoción y difusión, y lograron exhibirse comercialmente, algo que sin ese apoyo nunca hubieran logrado, y el público, en términos generales, fue incapaz de demandar un boleto en taquilla para verlas. Todas esas películas tienen un público cautivo en los festivales y el siguiente paso que deberán dar todos los involucrados, es seguir haciendo sinergia con la finalidad de que en el país se vea más cine mexicano.

Durango 4.jpg

La edición 2016

La octava edición del Festival de Cine Mexicano de Durango se realizará entre el 18 y el 22 de mayo de 2016, teniendo como sede principal el Teatro Victoria de la ciudad de Durango, bajo la coordinación adjunta de Christian Sida Valenzuela –director ejecutivo del Festival de Cine Latinoamericano de Vancouver, y de Víctor Hugo Galván. Este año, el realizador Rodrigo Plá impartirá el taller Del guión al trazo escénico y la asociación cultural Voces Culturales En Breve impartirá el taller Cine Infantil En Breve. También se continuará con la tradición de tener un Jurado Joven, así como una deliberación pública del Jurado de la Crítica. También se convocó al concurso de cineminutos con tabletas electrónicas y teléfonos inteligentes ¡Durango en Minuto!

El concurso de Cortometraje Nacional se integrará por los trabajos El ocaso de Juan, de Omar Deneb Juárez; Los aeronautas, de León Fernández; La hija prometida, de Fernando Rangel; Los gatos, de Alejandro Ríos; Mila, de Óscar Enríquez; El buzo, de Esteban Arrangoiz, y Aurelia y pedro, de Omar Robles y José Permar. En tanto, los cortometrajes de la sección Hecho en Durango que competirán son: Di algo, Ana, de Lluvia Angélica Herrera Argandoña;

Appamor, de Jorge Sandoval Ruiz; Elefantes de papel, de Juan José Hinojosa Trancoso; Clemencia, de Jesús Emmanuel Vázquez Amador; El principe charro, de Johnatan Juárez Sariñana; Entre líneas, de Iván Valentín Santillán Torres, y Olvidadas, de Pamela Velázquez.

Durango 1

ChigNHYUkAA1LxN

Convocatoria abierta al undécimo DocsDF

marzo 1, 2016

11DocsDF

El Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF), realizará su decimoprimera edición entre el 13 y el 22 de octubre de 2016 por lo que abrió su convocatoria para inscribir, de manera gratuita, películas de no ficción en todos los formatos y temáticas, posteriores al primero de enero de 2015, en las siguientes categorías competitivas: Largometrajes internacionales, Largometrajes mexicanos, Cortometrajes internacionales y Cortometrajes mexicanos –se considera cortometraje a los que duren hasta 30 minutos−, incluso en proceso de postproducción.

La fecha límite es el viernes 20 de mayo para los trabajos extranjeros y el primero de julio para las producciones mexicanas.

DocsDF

Convocatoria de pitching para el primer FLICC: Mercado Audiovisual Latinoamericano

junio 26, 2014

flicc02

La primera edición de FLICC: Mercado Audiovisual Latinoamericano, se realizará del 22 al 24 de noviembre de 2014 en Expo Reforma Canaco, por lo que ha lanzado una convocatoria para realizadores y productores de América Latina para postularse a las sesiones de Pitching, tanto al Foro de Coproducción 2014, para proyectos en etapa de desarrollo, como al Work In Progress 2014, para proyectos en etapa de postproducción. Se seleccionarán un máximo de 10 proyectos por categoría. También se reciben proyectos terminados y listos para su distribución en la Videoteca Agavideo 2014, que concentrará cerca de 200 títulos latinoamericanos, disponibles para agentes de ventas, distribuidores, programadores, y exhibidores, en cabinas de visionado.

El plazo vence el 15 de agosto del 2014.

logo_cnt

 

Gran venta anual de la Filmoteca de la UNAM, del 19 al 22 de noviembre

noviembre 18, 2013

image

 

La Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México organiza su Gran Venta Anual de libros, películas en video DVD y artículos diversos, relacionados con la cultura cinematográfica, entre otros artículos, entre el martes 19 y el viernes 22 de noviembre de 2013, en un horario de las 10:00 a las 18:00 horas en las instalaciones de la Dirección General de Actividades Cinematográficas, en el circuito Mario de la Cueva sin número, cerca del Metro Universidad y frente a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y la Tienda UNAM, en el corredor audiovisual de la UNAM conformado, además de la Filmoteca, por TVUNAM y el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC).

filmoteca-unam-logo

Muere el crítico cinematográfico Gustavo García

noviembre 7, 2013

La mañana de este jueves, 7 de noviembre, falleció el crítico e investigador cinematográfico Gustavo García, tras una larga estadía en terapia intensiva en el Hospital Ángeles del Pedregal y luego en el Hospital de Alta Especialidad “Adolfo López Mateos” del ISSSTE,  por un paro respiratorio, luego de una operación gástrica urgente en junio pasado. Esta mañana, su esposa, Claudia Ojesto, confirmó el fallecimiento de quien fuera una de las figuras preponderantes tanto de la crítica cinematográfica desde sus espacios semanales en los micrófonos de la sección Butaca Red de Radio Red y semanalmente los jueves en Noticias 22 de Canal 22.

La redacción de cine TOMA se une a la pena que embarga a su familia y amigos, así como la comunidad cinéfila. Que descanse en paz.

En cine TOMA, Gustavo García apareció publicado en el número 16, El OJO ESCRUTADOR. La crítica incomoda, de mayo-junio de 2011; así como en el número 19, Y SE HIZO SONORO. Ochenta años de cine sincrónico en México, de noviembre-diciembre de 2011.

Reproducimos a continuación la entrevista que le realizó el periodista José Juan Reyes para el número 16 de cine TOMA, pues nos ofrece un perfil bastante completo sobre este maestro tanto por su ejercicio escritural y como comentarista, tanto cuanto porque fue profesor tanto en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Autónoma Metropolitana.

García Ariel

Gustavo García durante la transmisión especial de la 
55 ceremonia de entrega del Ariel para Canal 22, 
el 28 de mayo pasado. Fotografía: Pedro Arroyave.

Gustavo García frente a un panorama desolador para la crítica

El crítico ha sido desplazado por el taquillero

Por José Juan Reyes

Formado como periodista en la UNAM, Gustavo García bien pudo haberse dedicado a la crítica literaria o a la de de alguna otra arte, pero el entorno propicio de los años setenta le condujo a ejercer la de cine, tanto como investigador, profesor y crítico. Empero, el deterioro que esta actividad ha experimentado en décadas recientes le lleva a proponer que las escuelas de cine abran la especialidad de crítico.

Toda obra creativa que se expone al público requiere de la existencia de una voz que comente, que desmenuce su contenido y propuesta, para así nutrir tanto el disfrute de su contemplación como la relación del autor con su entorno. Y en el caso del cine, el crítico es el enlace entre los realizadores y los espectadores.

En México, este oficio se había ejercido en completa libertad y con propuestas reflexivas, abarcando prácticamente todas las vertientes fílmicas que se han desarrollado a lo largo de nuestra historia, por más crisis que se atraviese o por más falta de producciones que las acompañe.

Quién así opina es Gustavo García, periodista, profesor universitario, crítico de cine e historiador, cuya trayectoria más que amplia, le permite ofrecer un interesante panorama del desarrollo de este oficio en las décadas recientes.

Licenciado en Periodismo y Comunicación Colectiva por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, donde fue profesor durante 15 años, García fue fundador y director de la revista Intolerancia, ha colaborado en los principales periódicos y revistas culturales del país y condujo el programa Cartelera en Canal Once. Actualmente es profesor en la carrera de Comunicación Social en la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco y conductor del programa Cinema Red de Grupo Radio Centro desde 1997 y es columnista del diario Record.

Es autor de los libros El cine mudo mexicano (1983), La década perdida /El cine mexicano de los cincuenta (1985), No me parezco a nadie. La vida de Pedro Infante (1995), Pedro Armendáriz (1996), La época de oro (1997, con Rafael Aviña) y Nuevo cine mexicano (1997).

Los siguientes son fragmentos de la entrevista en la que relata cómo se dio su incorporación al medio y la manera en que se desarrolló durante sus primeros años, de los más favorables para el cine en nuestro país.

“Hay que considerar que una crítica cultural, en este caso de cine, no necesariamente depende de una producción local. Por ejemplo, Uruguay tuvo una excelente crítica de cine en los años sesenta sin tener una producción local; por ello, uno de los beneficios de este trabajo es que se puede desarrollar a partir de lo que se hace en otras partes del mundo.

“En México ocurre lo mismo. Por ejemplo, en los años 80 la producción era muy baja en calidad y cantidad, entonces lo que se evaluaba eran propuestas absolutamente básicas y poco propositivas, y aunque suene pretencioso, la critica estaba muy por encima de las producciones nacionales”.

Es por ello que considera que no tiene por qué haber una relación directa entre la producción fílmica y el ejercicio de la crítica sobre ella. Y es que en la actualidad, mientras  el cine mexicano tiene una serie de diversas propuestas, que son incluso inesperadas, pues no hay corrientes precisas, todo es experimental, su industria no se ha consolidado.

“Lo bueno es que acaba siendo un terreno muy estimulante para el análisis cinematográfico. En los años setenta era muy fácil ser cinéfilo, en ese momento, con Luis Echeverría como presidente, se puso de moda el cine, estaba por nacer la Cineteca Nacional, había desaparecido la reseña de Acapulco, pero aparecieron las muestras, se abrieron cines de arte, como los de Alatriste y el Regis”.

La investigación sobre cine también comenzó a dar sus primeros frutos en esa época, pues Emilio García Riera había publicado el primer tomo de su Historia documental del cine mexicano; en ese entonces se consideraba al cine como material de estudio.

“Era un lugar común decir que el cine es un arte, al mismo tiempo se hablaba de que era un arma de la Revolución, que era una manera de difundir mensaje subversivos, en fin, el cine era la neta. En esos años, cuando empecé a estudiar periodismo en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, me cayó una chamba como crítico de cine; es decir, me pude haber dedicado a la crítica literaria o de cualquier otro tipo, pero me ofrecieron ese trabajo y lo acepté; además era cinéfilo desde mi infancia, conocía a los críticos que eran dogma a seguir, como García Riera o Jorge Ayala Blanco, y en ellos me basaba para desarrollar mis propias consideraciones”.

Las décadas de gloria

Al ubicarnos en un interesante flashback, García se refiere a una década promisoria para el país, en la que se habla de crisis, pero se refería casi en exclusiva a la paridad del peso frente al dólar. Fueron los años setenta, cuando la sociedad aún podía dividirse claramente en clase alta, media y baja; no existía la pobreza extrema y la inseguridad era sólo un tema conocido a través del cine.

El ejercicio de la crítica encontró entonces tanto el asiduo interés del público como las condiciones económicas para desarrollarse, lo mismo en periódicos como en revistas. En ese contexto fue Gustavo García comenzó a desarrollar su carrera.

“Tener una generación anterior con esas características, ayudaba mucho a que surgieran nuevos críticos de cine y también porque había muchos lugares donde publicar. En mi caso, comencé a escribir a los 19 años y la generación anterior también había empezado muy joven; eso provocó que a los críticos se les exigiera mucho, al menos un cierto grado de erudición, manejar filmografía y ciertos términos técnicos.

“Por aquellos años, no se podía andar en el medio sin tener bajo el brazo una bibliografía básica; entonces una vez que te cae trabajo como crítico, comienzas a darte cuenta que para ejercer una profesión consistente, debes leer cosas sobre cine y aprender a verlo de otra manera, más crítica, reflexiva, analítica y al mismo tiempo descubres que todo lo que leas y descubras, va acabar por darle forma a un corpus que te va a ayudar a ejercer un trabajo periodístico analítico. Al menos eso fue lo que me pasó”.

En cuanto a la relación de los críticos con los cineastas y el público, García comenta que los realizadores, en general, rechazan de manera visceral el ejercicio de la crítica, cuando puede ser algo sano.

“Lo que me parece grave es que haya hostilidad por ambos lados. No sirve de nada ser un crítico virulentamente hostil, porque eso vicia la lectura de su análisis y tampoco se vale que el cineasta este buscando inmediatamente el aplauso. Se entiende que el crítico ocupa el lugar del espectador, es decir, no está para decirle al realizador en qué falló.

“Entonces, por oficio y por una serie de factores que lo favorecen, el critico tiene la oportunidad de colocarse en el lugar del público y responderle al cineasta un comentario sobre lo que ha visto en la pantalla, decirle qué sintió y pensó al ver su película, que suele ser algo muy distinto a lo que el realizador se proponía”.

Ocurre con frecuencia, ejemplifica, que el cineasta hace una propuesta con una cierta idea y lo que le queda en la pantalla es algo que se aleja por completo de sus ideas. Lo que el crítico hace es una evaluación de percepción, algo que a los realizadores y a los productores no les gusta.

“Incluso llegan a decir que la crítica no les sirve para nada, pero eso deja ver que hace falta que se tome en cuenta al público; los productores en particular suelen ser personas autosuficientes en su percepción respecto a las películas que hacen.

“También hay que decir que el trabajo del crítico de cine ha deteriorado mucho su oficio, desparecieron las revistas de cine, cuando en décadas anteriores eran fáciles de hacer. Yo mismo tuve una y mucha gente también lo hizo. En un contexto así, fue muy sencillo desarrollar nuestro trabajo como ensayistas, entregarnos al texto largo, a las entrevistas de fondo, documentar de manera amplia lo que le ocurría al cine.

“Todo eso desapareció, en su momento nos refugiamos en los suplementos culturales de los periódicos y revistas, pero estos también se acabaron y el crítico de cine de convirtió en un recomendador para los tiempos de ocio del fin de semana, porque el lector ya no nos busca por nuestras capacidades analíticas o grado de erudición, sino para simplemente decidir si la película de estreno vale la pena el viaje, para no desperdiciar su dinero”.

Entre la ignominia y la improvisación

Tan deteriorado se encuentra el medio en la actualidad, que los críticos han sido desplazados por los taquilleros, pues la gente les hace más caso a su opinión para decidir qué película ver, observa García.

“Eso si es verdaderamente humillante. En los años setenta ya parece que alguien iba a llegar al cine Regis a preguntarle a la que vende los boletos qué película ver, en ese entonces la gente leía a los críticos y formaba criterio a partir de sus consideraciones. El deterioro es enorme, en todos los terrenos.

“El medio de la crítica se ha renovado, pero no se nota. Se pueden detectar algunos opinadores interesantes, pero hasta el momento, no he encontrado alguno con las características de antaño; hay algunos, sobre todo en Internet, que dan opiniones interesantes, pero que no dejan de ser recomendaciones, el problema con ellos es que están demasiado de rodillas ante los distribuidores, porque les preocupa que ya no los inviten a la siguiente función de prensa”.

Además, apunta, es evidente que muchos de estos críticos de las nuevas generaciones no se han formado, ni se han preocupado por estudiar de verdad al cine como manifestación cultural, ni de acercarse a los grandes teóricos, como Sergéi Eisenstein, André Bazin, o Ayala Blanco, cuyos primeros textos le parecen iluminadores a García.

“Es decir, lo mínimo para darle forma a ese corpus de conocimiento que permita ejercer una crítica fundamentada. Y hay otro punto, la bibliografía de cine también ha desaparecido, ahora se reduce a algunos textos en Internet y eso me parece muy, muy lamentable; es una enorme paradoja que en tiempos como los nuestros, en los que prácticamente puedes tener tu propia filmoteca en casa, gracias al DVD, los nuevos críticos tengan conocimientos inmensamente reducidos.

“Creo que de todos modos hay gente que vale la pena, podemos mencionar a Erick Estrada, a Lucero Solórzano, a Fernanda Solórzano, en televisión está Silvestre López Portillo, un fenómeno bastante insólito por el medio en que ejerce su trabajo, es decir, él no escribe pero comenta y lo hace bastante bien”.

Además, en opinión de este crítico, las nuevas generaciones aún están en formación, “y aunque suene a frase de película de Alejandro Galindo, en ellos están puestas las esperanzas de muchos chicos como nosotros.

“El panorama no es nada favorable, pues los espacios se han reducido; en el Distrito Federal hay unos cuantos o prácticamente no existen, las estaciones de radio son sólo algunas opciones pues ofrecen secciones dentro de otros programas para hablar de cine, pero no pasan seguramente de seis; en provincia es casi un milagro que un crítico pueda desarrollarse”.

Es por ello que le parece que la opción está en la Internet, aunque es un medio aún caótico y desordenado como para que pueda decir la última palabra.

“Estamos frente a una situación complicada. Me parece que una opción sería volver a la academia, que la crítica de cine se incluya en las asignaturas de las escuelas de cine, que las universidades ofrezcan diplomados. Es decir, darle un formato que permita desarrollarla pero sobre todo formar verdaderamente a los futuros críticos de cine.

“La iniciativa debería estar en las escuelas de cine, porque es muy importante no sólo formar cineastas, sino a personas que les den la réplica a sus trabajos, o en las escuelas de comunicación, y por qué no, en la Cineteca Nacional o en la Filmoteca de la UNAM”.

Ecocinema: cine solar en Morelos

abril 20, 2013

Ecocine

El proyecto Ecocinema, que ya funciona con regularidad en América del Sur y en Europa, iniciará funciones en México. Su lanzamiento nacional se realizará en Cuernavaca, Morelos, el próximo lunes 22 de abril, es decir, durante el Día Mundial de la Tierra. Ecocinema es una plataforma de cine itinerante, gratuito y al aire libre, que funciona mediante energía renovable de celdas fotoelectricas. Este proyecto recorrerá el país durante todo un año  realizando una importante tarea de promoción de la cultura cinematográfica y el cine mexicano pero también concientizando a la población, especialmente a los niños y jóvenes, respecto a temas como la necesidad de cuidar el medio ambiente, la sustentabilidad energética.

 

33397_138482292830041_3805032_n

 

Estreno simultáneo de “Chalán”, por Canal 22 y NuFlick

noviembre 21, 2012

El telefilme Chalán (México, 2012), de Jorge Michel Grau, primer coproducción de la televisora cultural Canal 22 y el Foprocine, programado para estrenarse el sábado 24 de noviembre por la señal de la emisora televisiva, estará disponible, primero, en Internet, vía streaming, el miércoles 21 de noviembre, a las 20:00 horas a través de Nuflick.

Este largometraje, de 60 minutos de duración, producción del Film Tank, Imcine y Canal 22, relata el día a día de Alan (chofer y asistente de un Diputado Federal) que consiste en aguantar la ira y prepotencia de su superior; sortear el menosprecio de los escoltas; y sobre todo, limpiar todo rastro de las travesuras del Diputado. Pero todos, incluso un Chalán, tenemos un límite.

La película es protagonizada por Noé Hernández, Juan Carlos Remolina, Ari Brickman, Luis Cárdenas, Marco Antonio Argueta y Antonio Zúñiga. Tiene como productores a Edgar San Juan, Verónica Novelo, Jaye Galicot. El diseño de producción es de Salvador Parra. La fotografía es de Alberto Anaya. Edición de Miguel Schverdfinger.

Para registrarte, simplemente visita la plataforma mexicana de distribución de cine Nuflick.com/Chalan.

 

 

 

 

cine TOMA 22: MIRADAS NIÑAS

mayo 4, 2012

La formación audiovisual infantil y juvenil

Esta es la portada del vigésimo segundo número de la revista cine TOMA, que circulará durante mayo y junio de 2012 y que dedica su dossier principal a reflexionar en torno a la formación audiovisual y cinematográfica del público infantil y juvenil.

En el abordaje del tema, cine para niños, presentamos una serie de reflexiones sobre educación, análisis y aprendizaje a través del cine, del especialista español Enrique González-Salanova, director de la revista Comunicar de España; además, el especialista en pedagogía crítica estadounidense, Henry A. Giroux, analiza las estructuras del discurso de poder en las empresas de Disney; más adelante, el catalán Román Gubern advierte sobre la necesidad de ofrecer herramientas para la crítica de la imagen a los niños; en tanto que el investigador Rodrigo Chávez analiza como el cine para todo público y las animaciones son los segmentos de producción más rentables de la cartelera.

Como parte del dossier se incluye una historia sobre el cine para niños, realizada por la promotora y productora Liset Cotera de la asociación La Matatena; se incluyen sendas entrevistas con los cineastas mexicanos Patricia Arriaga (Bacalar) y Hugo Rodríguez (La leyenda del tesoro), en torno a la experiencia de dirigir cine infantil; en tanto que el crítico José Antonio Valdés Peña aborda el ciclo Cinemundi de la Cineteca Nacional, y Araceli Roldán, directora del festival Lo que veo de Save the Children nos explica el proyecto.

Además, incluimos un segundo dossier sobre uno de los funcionarios, pedagogos y cineastas más destacados de la escena cinematográfica nacional, Alfredo Joskowicz, quien acaba de recibir el Mayahuel del Festival de Guadalajara y se le otorgará el Ariel de Oro en junio próximo, con textos de Jorge Fons, José Woldenberg y Armando Casas, además de una larga entrevista con el homenajeado.

En la sección de Industria se aborda el complejo problema del impuesto por copia digital, en un estudio realizado por la economista Mariana Cerrilla y el periodista y realizador Gibrán Bazán plantea diez puntos para recuperar la memoria del incendio de la Cineteca Nacional, ocurrido hace tres décadas.

En Fotofijas, se ofrecen imágenes de la filmación del documental Cuates de Australia, de Everardo González, recientemente premiado en el Festival de Guadalajara. Y en los adelantos a Festivales, David Di Bona, nos habla de la segunda edición de Distrital. Cine y otros mundos, en tanto que Lucía Calvachini hace lo propio respecto al quinto Foro de Animación Contemporánea Animasivo del Festival de México y Alondra Montero habla de la quinta edición del Festival de Cine en el Campo.

Se incluye una nueva sección, Ejecutantes, en el que se presentan entrevistas con dos de los más destacados actores del cine mexicano, Adriana Barraza, nominada al Oscar que ahora radica en Argentina y Damián Alcázar que analiza la problemática situación que asola al cine mexicano. Y desde el rodaje de El ciudadano Buelna se presenta una entrevista con su director, Felipe Cazals. Finalmente, en Libros, se incluye un fragmento de Close up, antología de la crítica cinematográfica de Efraín Huerta. entre otros contenidos

Cine TOMA 22 circulará durante mayo y junio por todo el país en locales cerrados.

Cine en la Fiesta del Libro y de la Rosa en la UNAM

abril 18, 2012

Para celebrar el Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor,  tal y como inició en Cataluña y su gran actividad callejera en honor de su patrón, San Jorge, durante la cual se regalan libros y rosas de manera lúdica y multitudinaria, la Universidad Nacional Autónoma de México, a través de la Coordinación de Difusión Cultural, organiza la Fiesta del Libro y la Rosa  el domingo 22 de abril, de 10:00 a 19:00 horas, y el lunes 23 de abril, de 9:30 a 23:00 horas, en el Centro Cultural Universitario, el Museo Universitario del Chopo, el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, la Casa del Lago ” Juan José Arreola”, el Palacio de Minería; la Facultad de Estudios Superiores Acatlán y Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán.

La Filmoteca de la UNAM participará con sus publicaciones más recientes así como con funciones de estreno en las tres salas de cine del Centro Cultural Universitario.

Entre otros, estarán a la venta libros como Felipe Cazals. 4 guiones para cine; Filmoteca UNAM. 50 años, de Rafael Aviña; Manuel González Casanova, pionero del cine universitario, de Gabriel Rodríguez, entre otros. También habrá películas editadas en video, entre ellas La historia en la mirada, de  José Ramón Mikelajáuregui; El compadre MendozaVámonos con Pancho Villa y El prisionero 13, trilogía sobre la revolución de Fernando de Fuentes; El automóvil gris, de Enrique Rosas; Un toke de rock, de Sergio García, entre otros títulos.

Además, estarán a la venta fotomontajes de películas mexicanas y extranjeras de diversas épocas y artículos promocionales: encendedores, libretas, plumas, bolsas, etcétera.

El domingo 22 de abril las tres renovadas salas del Centro Cultural Universitario proyectarán (el costo es de 40 pesos):

El hombre de al lado (Argentina, 2009), de Mariano Cohn y Gastón Duprat.

Flor en otomí (México, 2011), de Luisa I. Riley Rodríguez.

Visa al paraíso (México, 2010), de  Lillian Lieberman.

Lunes 23 de abril (entrada gratuita):

Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres (Men who Hate Women, Suecia-Dinamarca -R.F.A.), de Niels Arden Oplev.

Millennium 2: La chica que soñaba con un cerillo y un galón de gasolina (The Girl who Played with Fire, Suiza, Dinamarca, R.F.A., 2009) de  Daniel Alfredson.

Millenium 3: La reina en el palacio de las corrientes de aire (Luftslottet som Sprängdes, Suiza -Dinamarca -R.F.A., 2009) de Daniel Alfredson.