Posts Tagged ‘11’

XIV Encuentro de Coproducción del FICG

septiembre 22, 2017

Como parte del trigésimo tercer Festival Internacional de Cine en Guadalajara (ficg), se realizará el decimotercer Encuentro de Coproducción, entre el 11 y el 13 de marzo de 2018, cuyo objetivo es propiciar el contacto directo entre proyectos cinematográficos en desarrollo de Iberoamérica con profesionales de la industria audiovisual, fondos de financiamiento, productores, compradores y vendedores internacionales, por lo que abrió su convocatoria para largometrajes de ficción y documentales, que cuenten con un guión terminado, al menos el 20% de financiación asegurada y una duración mayor a 70 minutos. Serán seleccionados un máximo de 30 proyectos iberoamericanos que conjunten las mayores posibilidades de obtener financiamiento.

El registro de inscripción cierra el 4 de diciembre de 2017.

Anuncios

Convocatoria para el XII Guadalajara Construye en el FICG

septiembre 22, 2017

Guadalajara Construye 12/ Works in Progress, se celebrará los días 10 y 11 de marzo de 2018, en el marco del trigésimo tercer Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), por lo que abrió su convocatoria para películas de ficción en estado provisional y en búsqueda de financiamiento para su finalización que deseen ser presentadas a profesionales acreditados al área de Industria del festival: productores, distribuidores, agentes de ventas, compañías de servicios, fondos de ayuda y representantes de festivales con posibilidad de contribuir a la terminación de los largometrajes y su posterior exhibición. Siete trabajos serán seleccionados y podrán participar en Guadalajara goes to Cannes, en el Marché du Film de Cannes, en mayo del 2018.

La fecha límite es el 27 de noviembre de 2017.

Convocatoria al XIII Encuentro de Coproducción y a Guadalajara Construye 11

agosto 17, 2016

industria-ficg-17

La plataforma de Industria del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) ya recibe inscripciones para sus dos actividades centrales: el XIII Encuentro de Coproducción para largometrajes de ficción y documentales en etapa de preproducción con apoyos a la producción por un valor cercano a los 600 mil dólares en servicios y el work in progress Guadalajara Construye 11 para ayudar a la conclusión de largometrajes iberoamericanos de ficción en etapa de postproducción que seleccionará siete películas de ficción. Ambos buscan propiciar el contacto directo entre proyectos cinematográficos de Iberoamérica en desarrollo, tanto con profesionales de la industria audiovisual, fondos de financiamiento, productores, compradores y vendedores internacionales.

La inscripción para el Encuentro de Coproducción cierra el 5 de diciembre y la de Guadalajara Construye el 28 de noviembre de 2016.

http://www.industriaguadalajara.com

VI Festival Internacional de Cine en el Desierto

mayo 11, 2016

Una ventana hacia adentro

Por Oliver Rendón y Fernando Álvarez Rebeil

El aislamiento geográfico, convertido a menudo en uno de índole cultural, ha convertido a Sonora, en un territorio lejano de las principales urbes y de los principales rasgos de identidad del resto del país. Y el asunto se agrava en materia cinematográfica, por lo que el Festival Internacional de Cine en el Desierto se erige como una opción para conocer, en la primera quincena de mayo, películas y realizadores que difícilmente llegarían a la ciudad de Hermosillo de otra manera. Y sin glamour ni alfombras rojas.

foto_paulina

Sonora ha sido, siempre, una región aislada del resto de la República Mexicana. Durante mucho tiempo, el acceso a sus poblaciones fue complicado y la relación con los principales centros urbanos del país era casi imposible. La geografía jugó un papel preponderante para que lo sonorenses dirigieran su mirada hacia el norte y forjaran una identidad cultural muy aparte de la del resto de México y, más aún, de la de otros países al sur del territorio nacional. Sin embargo, esta región comparte muchos rasgos –políticos, económicos, sociales, lingüísticos– con el resto de America Latina. Y prácticamente nada de eso se ve reflejado en las películas que se ofrecen en las salas de cine del estado.

Fue por estas razones que hace seis años, un grupo de cinéfilos y cineastas sonorenses tuvo la inquietud de organizar una serie de actividades que contrarrestaran esta situación y que condensaran los intentos por llenar distintas carencias, principalmente con la conformación de una cartelera –libre de Hollywood y sus imitaciones– en la que nuestra realidad se viera reflejada, junto con la organización de espacios de formación cinematográfica y otros foros en los que se pudieran entablar discusiones con cineastas de otras partes. Estando en la última frontera latinoamericana se decidió abrir una ventana hacia el sur, pero también hacia adentro, hacia uno mismo, hacia el cine que se quería hacer en casa. Por ello la metáfora no fue accidental: había      que titularlo Festival Internacional de Cine en el Desierto (FICD). Pues en esta zona, la del desierto sonorense, resultaba urgente saciar su sed de ver, de conocer y de sentir diferente, al menos en términos fílmicos.

Nuestra programación se conforma por alrededor de 20 largometrajes, divididos en cuatro secciones: Muestra Mexicana, Muestra Latinoamericana, Muestra del País Invitado y Muestra para Niños y Jóvenes. Además, tenemos cuatro secciones en competencia: Cortometraje Latinoamericano de Ficción, Cortometraje Latinoamericano Documental, Cortometraje Sonorense y Guión de Cortometraje. Todas las proyecciones son gratuitas y se ofrecen en espacios públicos.

Para nuestra sexta edición, a realizarse del 11 al 15 de mayo, contaremos nuevamente con cineastas de México y de otras latitudes que vienen a dialogar sobre sus películas con los sonorenses y a formar parte de foros y talleres en los que se reflexiona acerca del cine latinoamericano contemporáneo, se discuta sobre un cine sin fórmulas y se planteen propuestas para realizar un cine cuya posibilidad de materialización se adecue más a nuestra realidad.

El FICD no contempla al cine desde una perspectiva industrial. Nos interesa enfocarnos en el cine como manifestación artística a escala humana, en obras autorales y producciones independientes. Nuestro contexto no nos presiona a conseguir estrenos mundiales ni nacionales. Tampoco nos hemos propuesto organizar desfiles sobre alfombras rojas. No consideramos que un festival de cine deba tener una correlación directa con el glamour, pues estamos en desacuerdo en que esos gestos puedan acercar el cine a la gente y viceversa. No creemos que esas costumbres sean acordes a nuestra realidad. Al menos no en Sonora.

Gracias a esta apertura, estudiantes de distintos rincones del país y de Latinoamérica se han acercado a nuestros espacios de formación. También ha provocado que, el año pasado, en respuesta a nuestras convocatorias se recibieran más de 280 cortometrajes de diez diferentes países de la región para nuestra área de competencia. Y lo más importante es que cada año crece exponencialmente el número de personas que se sienten convocadas a formar parte de este evento, tomándolo como un motivo para el encuentro corpóreo y rompiendo la lógica de fragmentación social que tanto se vive actualmente en muchas entidades de este país.

Con cada edición del festival se confirma la avidez de los sonorenses por ver más un tipo de cine –tanto mexicano como latinoamericano– cuyas formas y contenidos cuestionan el estado de las cosas y demuestra la necesidad que ese tipo de cine tiene por exhibirse en nuevos rincones geográficos, diferentes a los habituales. De tal manera, hemos hecho posible el encuentro entre el público de este estado y los filmes de directores como Alejo Moguillansky, Camila José Donoso, Alejandro Fernández Almendras, Matías Piñeiro, Gustavo Gamou, Matías Piñeiro, Everardo González, Tatiana Huezo, Fernando Guzzoni, Paula Markovitch, Ricardo Silva y Nicolás Pereda, entre otros.

Esta sexta edición tendremos como país invitado a Argentina. Además de poseer una cinematografía rica, plural y de relevancia mundial, este año se cumple el cuarenta aniversario del exilio argentino ante el cual México abrió sus puertas a miles de personas originarias de ese país que huían de la dictadura y mucho aportaron a nuestra sociedad. Aprovechando la conmemoración de este suceso, pensamos que era importante vincularnos como pueblo con esta memoria que tiene tanto eco en el presente nacional. La programación de esta edición versa sobre el exilio, el desplazamiento y la marginación. De la patria, de la casa, de lo que es de uno. De periodistas, de mujeres, de hombres, de jóvenes, de niñas y niños, de ancianos, de familias enteras, de pueblos enteros. Con historias de Sonora, de la Ciudad de México, de Tijuana, de Chiapas, de Ciudad Juárez, de Sinaloa y de Michoacán. También de Argentina, Perú, Cuba, Chile y Venezuela.

Recibiremos estudiantes de distintos lugares de América Latina que se han inscrito en el ii Laboratorio para un Cine Posible que impartirán conjuntamente, a manera de asesorías para proyectos en etapa de desarrollo, el guatemalteco Julio Hernández Cordón y el argentino Martín Rejtman –la primera edición de este Laboratorio se realizó el año pasado bajo el mismo esquema y fue dirigido por el mexicano Nicolás Pereda y por el argentino Matías Piñeiro. Tendremos cinco foros de discusión –titulados Conversaciones en el desierto– en varios recintos académicos en los que se vinculará al cine con profesionales de otras disciplinas y áreas de estudio. A su vez, el Instituto de Tratamiento y Aplicación de Medidas para Adolescentes (ITAMA), nos abrirá sus puertas para que uno de nuestros cineastas invitados presente su película ante los internos. Por primera vez, en Sonora, proyectaremos en pantalla grande el largometraje ganador del primer Concurso de Cine Experimental del Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica, La fórmula secreta (México, 1965), de Rubén Gámez (Cananea, 1928), oriundo de este estado.

Nos gusta pensar que preparamos, durante todo el año, un festival con películas excepcionales que encontrarán funciones llenas de espectadores dispuestos a verse confrontados e identificados. Que sentirán la confianza de compartir sus impresiones y cuestionamientos. Estamos trabajando con universidades, embajadas, instituciones públicas y privadas, así como con organizaciones ciudadanas, para que nos ayuden a formar una comunidad cada vez más grande y más sólida. Hasta ahora, este festival no ha tenido una etiqueta presupuestal ni ha dependido de un fondo destinado para el mismo. Por lo tanto, nuestro trabajo implica, cada año, dar pruebas a nuestros colaboradores del valor que tiene este evento cultural. El comité organizador es verdaderamente reducido y no cabe duda de que falta mucho por mejorar, pero el crecimiento obtenido nos alienta a seguir trabajando con mucho ánimo.

Los invitamos a que nos acompañen en el sexto Festival Internacional de Cine en el Desierto, que se llevará a cabo del 11 al 15 de mayo de 2016 en Hermosillo, Sonora, un lugar para encontrar miradas frescas del cine latinoamericano contemporáneo. Un lugar para encontrar a otros con una insaciable sed de cine. Como dijo un querido artista argentino, Luis Alberto Spinetta: “Esto es un desierto, asociémonos”.

get

Este artículo forma parte de los contenidos del número 46 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

Poster FICD

 

La selección Iberoamericana y Mexicana del XXXI FICG y su distribución improbable

marzo 5, 2016

Entre el nicho y la invisibilidad

Por Gerardo Salcedo Romero

Los números no mienten: el número de películas inscritas a la trigésima primera edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara superó apenas al del año pasado pero confirma la buena salud en la producción fílmica de la región Iberoamericana. No así en la distribución, pues 2015 fue un gran año para Hollywood, lo que implica que los Multiplex persistan en ofertar cine para el consumo masivo y no una variedad de opciones. Así, pocas cintas de la región se estrenarán en México y buena parte de las películas nacionales tendrán un paso efímero o nulo con los grandes exhibidores.

Magallanes-del Solar

Se puede afirmar que 2015 fue el mejor año para las empresas productoras y distribuidoras de los Estados Unidos. Por lo tanto, y siguiendo la ley física que reza que a toda acción hay una reacción, el pasado fue el peor año para el cine que no utiliza efectos especiales y no tiene superhéroes de Marvel. A lo largo de esos 365 días, cinco películas entraron al registro histórico de las películas más taquilleras de la historia de la industria cinematográfica: Star Wars: el despertar de la fuerza (Star Wars: Episode vii,-The Force Awakens, Estados Unidos, 2015), de J.J. Abrahams, en tercer lugar (con 2 mil 48 millones de dólares de taquilla); Mundo Jurásico (Jurassic World, Estados Unidos, 2015), de Colin Treworrow, en cuarto (con mil 670.4 millones); Rápidos y Furiosos 7 (Fast & Furious 7, Estados Unidos-Japón, 2015), de James Wan, en sexto (con mil 516 millones); Avengers: La era de Ultrón (Avengers: Age of Ultron, Estados Unidos, 2015), de Joss Whedon, en séptimo (con mil 405.4 millones), y Los Minions (Minions, Estados Unidos, 2015), de Kyle Balda y Pierre Coffin en undécimo (con mil 159.4 millones). Asimismo, 2015 es el año en el que más dinero ha ingresado a través de la asistencia a los cines Estos blockbusters lograron un total de 7 mil 791 millones de dólares en todo el mundo, es decir que el 2015 fue canónico para Hollywood. El incremento de la asistencia fue del 10%, frente al 2014. No hay controversia: 2015 es la experiencia a repetir.

Frente a este hecho, los distintos dogmas y las políticas de programación que existen en las salas multiplex se reforzarán. Han triunfado los estrenos con miles de copias, han prevalecido grandes producciones hollywoodenses, la única ruta a considerar es la que busca la rentabilidad monetaria. La experiencia cinematográfica debe ser, en lo esencial, una experiencia de consumo.

Las políticas que las exhibidoras han adoptado son, en lo esencial, una ruptura ante la producción nacional. Ese vasto 90% de lo que se exhibe está destinado a ser mal exhibido, con carteles semi escondidos, copias digitales en dcp rechazados en el momento final de su exhibición, o programados con pocas funciones y sus trailers proyectados en una especie de gueto. Por ejemplo: previo a las películas mexicanas en cartelera se pasa el avance de las futuras películas nacionales a exhibir y si uno les pide ampliar la política de proyección, la respuesta es que “no tiene el perfil”, así que sólo quienes ven películas mexicanas sabrán de los estrenos de las otras películas mexicanas. Lo dicho, un gueto.

Escasa conexión regional

Antes de pasar al tema de la programación del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (ficg), cabe añadir una reflexión sobre la globalidad de las películas habladas en español ya que el 2015 es ilustrativo de sus alcances. Fuera del mundo de los festivales cinematográficos, donde las películas tienen un notable ciclo vital, son pocos los títulos que alcanzan a brincar las fronteras. Podemos mencionar que El clan (Argentina-España, 2015), de Pablo Trapero, fue una de las pocas excepciones que logró una exhibición continental, si bien sus números fuera de Argentina resultaron bastante discretos: 16 mil 778 espectadores en su primer semana de exhibición en México y en el caso español –país coproductor– 95 copias produjeron más de 17 mil boletos –con un promedio de 200 boletos por copia.

Un caso similar de indiferencia lo ha sufrido la colombiana El abrazo de la serpiente (Colombia-Venezuela-Argentina, 2015), de Ciro Guerra, que a pesar de su exitosa carrera en festivales iniciada con el premio Cine Art Award de la Quincena de Realizadores en Cannes y su sorprendente nominación al Oscar en la categoría de Mejor Película en Lengua no Inglesa, desapareció de cartelera en Guadalajara a la semana de su estreno. Películas con indígenas y en blanco y negro siguen siendo una bizarra rareza a un público muy convencional que se ha nutrido de mutantes y seres de otras galaxias… pero que siempre hablan inglés. A pesar de ello, El abrazo de la serpiente tendrá una decente exhibición en varios de los países que conforman eso que se dice es el Primer Mundo y con la nominación ha obtenido su derecho de piso en las plataformas digitales en línea tipo Netflix.

Si bien el cine de Pedro Almodóvar no atraviesa su mejor momento, sigue siendo el único cineasta hispanohablante que, película a película, mantiene presencia internacional, con una filmografía estacionada entre el cine de culto y la comedia de Blake Edwards. Su ausencia revela las frágiles ramas de nuestras cinematografías. La creciente producción audiovisual iberoamericana encuentra su mejor nicho en los festivales de cine y en los circuitos alternativos. En muchos, casos la indiferencia que existe entre el público y el autor es brutal: de un lado sobra indolencia, del otro desprecio. En esa fenomenología tan propia, las cadenas exhibidoras tienen el camino abierto para ese futuro que ya hemos visto y cuyo porvenir se pronuncia así, en inglés: Avengers, Jurassic, Minions

La salida festivalera

El despliegue y consolidación de la producción audiovisual iberoamericana se percibe, más bien, mediante las inscripciones recibidas constantemente en festivales especializados. Una vez más, se abrió la convocatoria para la trigésimo primera edición del ficg en el mes de julio y cerró en noviembre de 2015. En números cerrados se recibieron alrededor de mil 600 películas, significativamente la mitad son cortometrajes; fueron evaluados unos 400 documentales y otros 400 largometrajes de ficción. Al cierre de la convocatoria, el número de inscripciones era ligeramente superior frente al de la edición pasada. El volumen de la producción por país se mantiene constante; siguen dominando México, España, Argentina y Brasil. Quinto y sexto lugar oscila entre el cine chileno y el colombiano –que en el 2015 tuvo su mejor desempeño internacional y cuyo gran logro es El abrazo de la serpiente– y, poco a poco, los cineastas portugueses empiezan a descubrir un nuevo continente.

Países Iberoamericanos con mayor representación FICG31

México            367

España            315

Argentina            189

Brasil            154

Colombia            83

Chile            78

Portugal            66

Venezuela            45

Cuba            32

Perú            30

Ecuador            18

República Dominicana            18

Uruguay            16

Costa Rica            15

Puerto Rico            7

Paraguay            6

El Salvador            5

Bolivia            5

Honduras            5

Nicaragua            4

Panamá            3

Guatemala            3

 

Nuestro deseo de no cerrarnos a una determinada corriente o forma de entender al cine provoca que la sección de largometrajes de ficción tenga un sabor diverso. Tenemos 14 trabajos, de los cuales sólo un par fueron dirigidos por mujeres: El olivo (España, 2016), de Icíar Bollaín y La puerta abierta (España, 2016), de Marina Seresesky. Vale la pena detenerse en el caso de Bollaín, una cineasta con nueve largometrajes –posiblemente la cineasta que tiene la trayectoria más destacada– y sólo con Te doy mis ojos (España, 2003), alcanzó exhibición comercial en México. En los casos de Alejandro Fernández Almendras –Aquí no ha pasado nada (Chile, 2016)– y Asier Altuna –Amama (España, 2015)– son directores que ya han tenido una presencia previa en nuestro festival, pero que se encuentran lejos de poder construir una convocatoria que rebase lo regional.

maquinaria-panamericana.jpg

El documental, lo mejor

En los documentales, y vale la pena seguirlo diciendo, se encuentra lo mejor del cine mexicano y de la región. En esta sección hay una cierta coherencia en cada una de las películas seleccionadas. Quisiera destacar que, de los 14 trabajos, cuatro son películas mexicanas y también cuatro trabajos son dirigidos por mujeres. En esta sección se encuentran muy personales registros de lo real a través de la experiencia propia: Paciente (Colombia-España, 2015), de Jorge Caballero; 35 y soltera (Argentina-Estados Unidos-España, 2015), de Paula Schargorodsky; Nosotras. Ellas (Argentina, 2015), de Julia Pesce; El legado (Alemania-Chile, 2015), de Roberto Anjari, o el registro de la vida cotidiana de un sujeto que ofrece un amplio reflejo amplio de nuestras mutaciones sociales: El charro de Toluquilla (México, 2016), de José Villalobos; El paso (México, 2015), de Everardo González; Margarita (México, 2015), de Bruno Santamaría; Damiana Kryygi (Argentina, 2015), de Alejandro Fernández; Dead slow ahead (España-Francia, 2015) de Mauro Herce, o el registro que fusiona reportaje cinematográfico y testimonio individual en District Zero (España-Jordania, 2015), de Jorge Fernández Mayoral, Pablo Tosco y Pablo Iraburu; Mi querida España (España, 2015), de Mercedes Moncada… En resumen el documental iberoamericano se encuentra ya muy lejos de los formatos televisivos: que demanda la voz en off, el comentario didáctico o el síndrome talking heads.

Por otro lado, nuestra selección de documentales de los últimos años, revela esa abismal ruptura que existe entre la sala de exhibición y la producción. De los documentales iberoamericanos recientemente filmados sólo se ha exhibido en México El botón de nácar (Chile-Francia-España, 2015), de Patricio Guzmán y sólo fue a través de la Cineteca Nacional.

Se han cerrado de tal manera las vías de acceso a las pantallas de Cinemex y Cinépolis, que ya un puñado significativo de películas, mediante sus distribuidores, han apostado por un reducidísimo circuito que encabeza la Cineteca Nacional: Obras como Viento aparte (México, 2014), de Alejandro Gerber y Seguir viviendo (México, 2014), de Alejandra Sánchez –ambas formaron parte de la programación de nuestra edición xxix–, donde a través de una narrativa de road movie, se describen las vivencias de un grupo de adolescentes, que descubren un México áspero, violento y contradictorio, lo mismo que documentales como Hasta el fin de los días (México, 2014), de Mauricio Bidault, sobre la rutina laboral en el Instituto de Ciencias Forenses de Jalisco han logrado encontrar un resquicio, pero literalmente es un resquicio, en el que la mejor experiencia de asistencia ocurre en la mencionada Cineteca Nacional. Literalmente, terminan siendo distribuidas siguiendo las rutinas del nicho y su escasa permeabilidad social.

Peores experiencias han sufrido los distribuidores de Levantamuertos (México, 2013) –presentada en la edición xxviii del ficg–, una de las mejores películas de ficción filmada en la frontera norte que hasta el momento no ha logrado rebasar a la exhibición en la pequeñísima franja fronteriza que hay entre Tijuana y Mexicali. Podemos ir acumulando títulos que, o se han confinado en el nicho que encabeza la Cineteca o que se quedan en el mínimo estreno regional.

Distribución para unos pocos

Para la edición trigésimoprimera, tenemos 19 películas mexicanas en competencia, algunas de las cuales no tendrán problema en hacerse una ruta normal de exhibición: Mr. Pig (México, 2016), de Diego Luna; Me estás matando Susana (antes Ciudades desiertas, México, 2016), de Roberto Sneider y La 4ª compañía (México, 2016), de Emir Galván y Vanessa Arreola. La ruta de las restantes se antoja complicada. Los diez documentales, la película tapatía y las cinco ficciones, una vez concluida su exhibición en Guadalajara, deberán haber conseguido distribuidor –internacional en algunos casos, nacional en todos–, gestionar los recursos del estímulo fiscal Eficine Distribución, ser presentadas ante las cadenas exhibidoras o, en su caso, en la Cineteca Nacional –a fin de ser seleccionadas en la Muestra o en el Foro Internacional. No quiero hacer predicciones, pero la estadística es reveladora: en estos momentos sólo tres de las 19 películas mexicanas que serán presentadas en el Festival tienen un futuro estreno comercial.

Si a esas 16 películas que deben de buscar un espacio propio, sumamos la decena de títulos mexicanos que acaba de competir del Festival Internacional de Cine unam (ficunam), tenemos casi 25 obras que batallarán para encontrar una exhibición digna. El panorama se complica cuando ya es evidente la crisis del video –tanto en formato dvd o Blu-ray–, que en su opción de renta ha desaparecido –quedando sólo la piratería y la compra–, un derrumbe al que se le opone el ascenso de las plataformas digitales, siendo Netflix la más famosa y FilminLatino la propuesta más interesante. En este caso, no conozco las estadísticas, pero es revelador que nadie ha exaltado estas plataformas en tanto solución al problema de la distribución. Por el momento, son opciones complementarias. Finalmente, el acto de ver cine es, en lo esencial, un ritual social.

Al fenómeno del blockbuster lo acompaña la tenacidad con la que funciona la maquinaria de Hollywood. Tomo como referencia aquellas películas que se producen pensando en los premios Oscar –de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (ampas)– y que pueden dividirse en tres categorías –tomo sólo como referencia a los films nominados a Mejor Película:

1) Las películas a las que la nominación determina su valor a nivel global –el mercado doméstico es aproximadamente del 40%:

El renacido (The Revenant, Estados Unidos, 2015, de Alejandro González Iñárritu), cuyos ingresos fueron de 405 millones de dólares a nivel mundial, de los cuales 170 millones 169 mil son de su taquilla dóméstica, es decir, de los Estados Unidos

Puente de Espías (Bridge of Spies, Estados Unidos-Alemania-India, 2015, de Steven Spielberg), con 164 millones 367 mil dólares a nivel mundial, de los cuales 72 millones 264 mil son ingresos domésticos

2) Las consolida a nivel doméstico y las hace más atractivas a nivel mundial –el mercado local alcanza casi el 50%:

La gran apuesta (The Big Short, Estados Unidos, 2015 de Adam McKay), 124 millones de dólares a nivel mundial y 68 millones 120 mil a nivel local

3) El impacto es sobre todo local –Estados Unidos, Canadá e Inglaterra como principales consumidores:

Brooklyn. Un nuevo hogar (Brooklyn, Irlanda-Reino Unido-Canadá, de John Crowley), generó a nivel mundial 49 millones y en EUA obtuvo 36 millones 525 mil dólares.

En primera plana (Spotlight, Estados Unidos-Canadá, de Tom McCarthy), generó 61 millones 771 mil dólares, de los cuales 39 millones 121 mil corresponden a los Estados Unidos.

La habitación (Room, Irlanda-Canadá, 2015, de Lenny Abrahamson), generó 23 millones 516 mil dólares, de los cuales 13 millones 474 mil son de los EUA.

Es visible, con estos ejemplos, la concentración de los ingresos. Excluí los de Misión Rescate (The Martian, Estados Unidos-Reino Unido, 2015, de Ridley Scott) y de Mad Max: Furia en el camino (Mad Max: Fury Road, Australia-Estados Unidos, 2015, de George Miller), ésta con números similares a los de la celebrada película de G. Iñárritu.

Ante esta numeralia y, sobre todo, con las actuales tendencias de exhibición, cabe preguntar si hay modo de repensar las estrategias en la distribución de nuestras películas. Creo que la apuesta por el streaming o las plataformas en línea no es la solución: finalmente, ver una película es, en lo esencial, un acto social. Un hecho es seguro: nuestro cine se encuentra entre el nicho y la invisibilidad, y los festivales con sus limitaciones y posibilidades se siguen convirtiendo en la mejor ventana posible para el volumen de la producción.

Por el momento la respuesta del cinéfilo mexicano ha sido adoptar a Leonardo DiCaprio, un gesto muy revelador.

Ciudades desiertas-Sneider

Premio Mezcal 2016

Un total de 19 filmes, seleccionados en distintas secciones, aspiran a ganar el Premio Maguey, a la Mejor Película Mexicana, que otorga el Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

De las muertas (México, 2015), de José Luis Gutiérrez Arias.

Derecho de playa (México, 2016), de Jorge Díaz Sánchez.

Distancias cortas (México, 2015), de Alejandro Guzmán.

El charro de Toluquilla (México, 2016), de José Villalobos Romero.

En el lugar de las flores (México, 2015), de Héctor I. Jiménez.

Enamor(d)ados (México, 2016), de Gabriel Retes.

La balada del Oppenheimer Park (México, 2016), de Juan Manuel Sepúlveda.

La carga (México, 2015), de Alan Jonsson Gavica.

La 4a compañía (México-España, 2016), de Amir Galván Cervera y Mitzi Vanessa Arreola Gutiérrez.

Maquinaria Panamericana (México, 2016), de Joaquín del Paso.

Margarita (México, 2015), de Bruno Santamaría Razo.

Mr. Pig (México, 2016), de Diego Luna.

Pies ligeros (México, 2016), de Juan Carlos Núñez Chavarría.

El buen cristiano (México, 2016), de Izabel Acevedo.

Nueva Venecia (Uruguay-México, 2016), de Emiliano Mazza De Luca.

Viviana Rocco yo trans (México, 2016), de Daniel Reyes.

FICG31-GIFF-01

Este artículo forma parte de los contenidos del número 45 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

Convocatoria abierta al undécimo DocsDF

marzo 1, 2016

11DocsDF

El Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF), realizará su decimoprimera edición entre el 13 y el 22 de octubre de 2016 por lo que abrió su convocatoria para inscribir, de manera gratuita, películas de no ficción en todos los formatos y temáticas, posteriores al primero de enero de 2015, en las siguientes categorías competitivas: Largometrajes internacionales, Largometrajes mexicanos, Cortometrajes internacionales y Cortometrajes mexicanos –se considera cortometraje a los que duren hasta 30 minutos−, incluso en proceso de postproducción.

La fecha límite es el viernes 20 de mayo para los trabajos extranjeros y el primero de julio para las producciones mexicanas.

DocsDF

Convocatoria abierta al undécimo Shorts México

febrero 23, 2016

Convocatoria Shorts México 2016

La undécima edición del Shorts México, Festival Internacional de Cortometrajes de México a celebrarse del primero al 8 de septiembre del 2016, por lo que abrió la convocatoria para inscribir producciones realizadas entre 2015 y 2016, con una duración máxima de 30 minutos para competir en las categorías de Competencias mexicanas: de ficción, animación, documental y Neomex (amateur mexicano); Competencias Iberoamericanas: ficción, animación y documental; Competencias internacionales: ficción, animación y documental. Además, se entregan premios a Mejor Cortometraje Ficción, Mejor Director, Mejor Productor, Mejor Actor, Mejor Actriz, Mejor Guión, Mejor Fotografía, Mejor Sonido, Mejor Edición y Mejor Arte. 

La fecha límite es el 15 de mayo de 2015.

 Shorts 2016

VI Distrital Festival

enero 20, 2016

Un espacio menos impositivo y más abierto

Por Paula Astorga, directora fundadora de Distrital

Separado en dos segmentos bianuales, uno concentrado en la formación que se efectúa durante el verano y el otro, más en un formato más ortodoxo de festival, Distrital. Cine y otros mundos alcanza su sexta edición en enero, convertido en el primer festival latinoamericano en línea, con una sección principal, Movimientos Manifiestos, conformada por 13 autores –entre ellos dos parejas− que exploran nuevas formas fílmicas, así como un seminario concentrado en las plataformas digitales.

Lucifer _1

En el 2015, decidimos separar Distrital. Cine y otros mundos, en dos eventos a realizarse en diferentes momentos en el año. También decidimos abrir el año con un suceso que propone más un encuentro de corte festivalero y que puede servir de forma muy puntual para dictar las pautas que habremos de seguir como línea de trabajo a lo largo del año, pensando en las audiencias y en el valor de la promoción del audiovisual de cara a un cierto público. Creemos, por otro lado, que tanto 3 Puertos Cine como los talleres que podemos ofrecer en el verano, enmarcados en el concepto Distrital Formación, gozan de cierta especificidad y para nosotros es muy importante que ambas agendas no compitan entre sí. De pronto, resulta muy impresionante enfrentar un festival enorme, en el que todo sucede simultáneamente, pero para nosotros, por ahora, es muy importante mantener en Distrital Festival una posibilidad de encuentro con creadores, pensadores, profesionales y el cine mismo, enfocados en ese diálogo particular y, en un momento distinto, mantener un espacio concentrado en el desarrollo artístico donde un joven cineasta no tenga que preguntarse si asistir al taller o ir a ver una película. Indudablemente, son dos actividades complementarias y ricas para la cultura cinematográfica, pero con objetivos distintos… En resumen, en enero se realiza Distrital Festival y en el verano Distrital Formación.

 

Verano formativo

Respecto a la realización de Distrital Formación, hace medio año, estamos muy contentos con los resultados. Por un lado, Tres Puertos Cine generó un encuentro particularmente rico, tanto para los proyectos participantes como para los que lo organizamos. Derivado del encuentro, conceptualmente, reconocernos entre todos fue lo más placentero de este intercambio, ya que compartimos visiones, confluimos en necesidades y vimos madurar los proyectos entre México y Valdivia, lo que resultó ampliamente gratificante. En términos de promoción cultural, se logró un espacio visionario e innovador al ofrecer en línea 12 películas de la Colección Tres Puertos Cine en la plataforma Cinema Uno (cinemauno.com/colecciones/tres-puertos).Tres Puertos Cine es el único lab de desarrollo de proyectos en el mundo que ha provisto a un grupo de cineastas, desde sus primeras obras, de una ventana inmediata de exhibición en un territorio en el que sus trabajos no habían sido exhibidos previamente… la sensibilidad y la apertura de los directivos de Cinema Uno para recibir estos materiales e invertir en ellos, realmente me parece trascendental.

Del Taller CineBruto no podríamos estar más satisfechos: el estimulante José Celestino Campusano dejó huella y estamos muy emocionados pues, basados en su taller y durante los días de trabajo en que estuvo, los participantes desarrollaron una primera obra creada participativamente, titulada Contraviento (México, 2016), la película será estrenada en esta sexta edición de Distrital Festival.

 

Plataformas digitales y nuevas formas

El seminario El público del futuro se realizará de nuevo en esta sexta edición de Distrital pues realmente se ha ido consolidando como un espacio único para hablar sobre la exhibición. Creo que hemos ganado mucho terreno y que los circuitos alternativos se han profesionalizado y que, además, son de lo más socorrido para la exhibición del documental y, en general, del cine independiente mexicano. Los cineclubes, las salas y los proyectos que cada año se reúnen, han forjado una comunidad, redes de trabajo y de recorridos itinerantes. Creo que este punto de encuentro es fundamental para ellos y todos están al pendiente para ser parte…

Este año vamos a hablar sobre las plataformas digitales y nos vamos a enfocar mucho en la programación: en qué es construir un discurso a partir del cine, generar puntos de encuentro temáticos, entender movimientos y fenómenos comunitarios a partir del audiovisual…

Respecto a la programación, seguimos manteniendo la misma línea editorial, es decir, estamos interesados en las nuevas formas y en propuestas que están, en su mayoría, completamente fuera de las formas tradicionales narrativas. La sección central ha sido titulada Movimientos Manifiestos y está conformada por 13 cineastas –incluidas dos parejas de codirectores− qué indudablemente han roto las formas en su cinematografía: a veces por la temática, a veces por el formato, mucho por una búsqueda artística o discursiva que va más allá de lo tradicional… ¡Hay un alto nivel de provocación en la selección de este año!

 

Festival en línea

El momento actual, en general, del ámbito de los festivales cinematográficos está lleno de grandes paradojas. Es muy difícil cuestionarlo porque hay resultados muy positivos, innegables, que están generando los festivales mexicanos; pero, por otro lado, cuando uno rasca tantito, estamos llenos de ocurrencias que carecen de fondo y que desde una perspectiva más crítica, suponen un atentado inmediato que no ofrece cabida para una reflexión más profunda o a fondo… Como que la promoción que apostaba por la cultura se volvió nada más promoción, sin apellido, sin un propósito claro… como que con muchos tweets y buenos números de asistencia pareciera que estamos cumpliendo como comunidad, además de que es muy cómodo no estarse haciendo tantas preguntas… No sé, por ejemplo programar pareciera, de pronto, resumirse a enlistar películas que participan no por ser parte de algo importante sino porque aspiran a un jugoso premio… Pensar en la cultura o en la calidad tiene una medida en asistentes como marco del éxito, pero no se logra entender muy bien qué está pasando, qué estamos haciendo, quiénes son las nuevas audiencias y cuáles son sus fenómenos, si existe una política institucional profunda o no la hay…

En Distrital, de manera incipiente, creo que el camino que estamos tomando tiene que ver con eso, con hacernos esas preguntas que son difíciles de responder y apostar por conformar un encuentro con otras voces, más horizontal respecto a la relación creador-público. Queremos ser un espacio menos impositivo y más abierto.

Ante el escaso contacto de la producción nacional con el público, creo que el cine mexicano puede escapar del autoconsumo reconociéndose con un poco más de honestidad, me parece, dejando ser su diversidad, encontrando espacios propios, haciendo comunidad sin tanta autocolonización…

¡La gran novedad de esta edición es que nos convertimos en el primer festival de cine en línea en Latinoamérica!

asuncion de jose

Nota bene: La sexta edición del Festival Distrital, se realizará entre el 21 de enero y el 11 de febrero de 2016 y tendrá como sedes la Cineteca Nacional, el Cine Tonalá, el Centro de Cultura Digital, Cinépolis Diana, el Centro Cultural de España en México, además que hará un recorrido itinerante por la red de cineclubes del Distrito Federal y por los distintas sedes de la Fábrica de Artes y Oficios (Faro). Además tendrá varias sedes digitales: Cinema Uno (cinemauno.com), Cinépolis Klic (www.cinepolisklic.com), Mubi (mubi.com) y la plataforma internacional para cine mexicano Festival Scope (www.festivalscope.com).

Distrital2016-CineToma

Este artículo forma parte de los contenidos del número 44 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

Adelantos al sexto Distrital Festival

diciembre 9, 2015

Distrital Festival 2016

La sexta edición del Distrital Festival se efectuará entre el 21 de enero y el 11 de febrero de 2016 en la Ciudad de México en sedes como la Cineteca Nacional, el Cine Tonalá, el Centro de Cultura Digital, Cinépolis Diana, el Centro Cultural de España en México y la red de Fábricas de Artes y Oficios (Faros) de la Ciudad de México además que, simultáneamente, y 135 de estos títulos estarán disponibles en las plataformas en línea: Cinema Uno, Cinépolis Klic, Mubi y la plataforma internacional para cine mexicano Festival Scope −exclusivamente para las películas mexicanas con alcance internacional−. Al terminar el festival, una selección de filmes circulará por la Red de Cineclubes de la Ciudad de México y en la Semana de las Juventudes del Injuve.

El realizador italiano Roberto Rossellini será objeto de una gran retrospectiva con una decenas de trabajos suyos restaurados y remasterizados, del proyecto The Rossellini Project, entre los que se incluyen Roma, Ciudad abierta (1945); Camarada (1946); Alemania, año cero (1948); El amor (1948); Stromboli, tierra de Dios (1950); La máquina malvada (1952); Ya no creo en el amor (1954); India (1959); Entrevista con Salvador Allende: la fuerza y la razón (1971). La función inaugural será otra película suya: Viaje a Italia (Viaggio in Italia, Francia-Italia, 1954) en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, la tarde del 21 de enero.

En la sección Estrenos Mexicanos se presentarán filmes como La caridad (México, 2015), de Marcelino Islas; Plan Sexenal (México, 2014), de Santiago Cendejas; Mañana psicotrópica (México, 2015), de Alexandro Aldrete; y la cinta colectiva Contraviento (México, 2016), realizada durante el taller Cine Bruto, impartido en el verano de 2015 por el argentino José Celestino Campusano en Distrital Formación. Todos estos filmes serán estrenos en la Ciudad de México.

La sección Movimientos Manifiestos, reúne la obra de trece realizadores de Francia, Reino Unido, Bélgica, Alemania, Canadá, Colombia, Chile, Perú y México que estarán presentes durante la exhibición de sus filmes más recientes, mientras que sus filmografías completas estarán disponibles en la página electrónica del festival.

Por sexta vez, se realizará el Seminario “El público del futuro”, con talleres y conferencias magistrales, en la Cineteca Nacional, entre el 16 y el 30 de enero.

Otras secciones que integran Distrital Festival son En Femenino, que presenta una selección de la obra de siete artistas interdisciplinarias francesas, y Cuadrante, curada por Juan Pablo Bastarrachea, con filmes en los que la música es protagonista.

Entre los cineastas invitados se encuentran los franceses Claire Doyon, con Penélope (2012) y Antoine Barraud, con Le Dos Rouge: Portrait mensonger de Bertrand Bonello (2015), así como el belga Gust Van den Berghe, director de Lucifer (2014); la italiana Bettina Perut y el chileno Iván Osnovikoff, directores de Surire (2015), así como Julián Hernández que presentará Yo soy la felicidad de este mundo (México, 2014) y una selección de sus cortometrajes más representativos.

Todas las películas que conforman la programación de Distrital Festival optarán al Reconocimiento arca, dotado con 5 mil dólares, por el voto del público.

Distrital Festival 2016-2Distrital

Convocatoria para el undécimo FIC Monterrey

febrero 12, 2015

B9pwHBPIMAEX0UG

La decimoprimera edición del Festival Internacional de Cine (FIC) Monterrey se llevará a cabo del 25 al 30 de agosto de 2015 en la capital nuevoleonesa por lo que se ha lanzado la convocatoria para cineastas locales, nacionales e internacionales a inscribir películas que no hayan tenido una corrida comercial en Monterrey en las categorías de Largometraje Mexicano tanto Documental como Ficción (con un premio de cien mil pesos) además de Largometraje Internacional Animado, Largometraje Internacional Ficción, Cortometraje Internacional y Mexicano bien de Documental, Ficción o Animado, para competir por el Cabrito de Plata. También se premiará Largometraje y Cortometraje Nuevo León

El cierre de la convocatoria es el 17 de abril.

fic_monterrey_logo_b_n