Archive for 25 agosto 2017

Selección Oficial del XV FICM

agosto 25, 2017

BANNER-PRINCIPAL_752x185px

El Festival Internacional de Cine de Morelia se efectuará entre el 20 y el 28 de octubre de 2017 en la capital michoacana y celebrará su decimoquinta edición. Este día se dio a conocer la Selección Oficial de películas en competencia en sus distintas secciones que incluyen Largometraje Mexicano de Ficción y Largometraje Mexicano Documental, Cortometraje Mexicano de Ficción, Cortometraje Mexicano Documental y Cortometraje Mexicano de Animación, además de la Sección Michoacana.

Les compartimos los trabajos seleccionados este año:

Largometraje Mexicano de Ficción

Los adioses, de Natalia Beristáin.
Ayer maravilla fui, de Gabriel Mariño.
Casa Caracol, de Jean-Marc Rousseau Ruiz.
Cuadros en la oscuridad, de Paula Markovitch.
The Drawer Boy, de Arturo Pérez Torres.
Oso polar, de Marcelo Tobar.
Sinvivir, de Anaïs Pareto Onghena.

 

Largometraje Documental Mexicano

Artemio, de Sandra Luz López.
Bosque de niebla, de Mónica Álvarez Franco.
La compañía que guardas, de Diego Gutiérrez.
Guerrero, de Ludovic Bonleux.
No sucumbió la eternidad, de Daniela Rea Gómez.
Omar & Gloria, de Jimmy Cohen.
Potentiae, de Javier Toscano.
Regreso al origen, de María José Glender.
Rush Hour, de Luciana Kaplan.
Siempre andamos caminando, de Dinazar Urbina Mata.
Takeda, de Yaasib Vázquez.
Truenos de San Juan, de Santiago Maza Stern.
El vendedor de orquídeas, de Lorenzo Vigas.
Witkin & Witkin, de Trisha Ziff.

 

Cortometraje Mexicano de Ficción

El abismo. Miguel Ángel Sánchez M.
Aguas tranquilas aguas profundas. Miguel Labastida González
Albina. Pablo Ortiz Gómez
Après les cendres (After the Ashes). Eduardo Sosa Soria
Los ausentes. José Lomas Herbert
Cangrejo ermitaño. Alejandro Ramírez Collado
La casa de Beatriz. Suzanne Andrews Correa
Los desterrados hijos de Eva. Omar Robles
El día de la bandera (Mamartuile). Alejandro Saevich
Lo dulce de la vida. Horacio Romo Mercado
Dulce venganza. Francisco Atristain
Encarnación. Ricardo Castro
Escuchando el silencio. Roberto Vignau Reyes
Evaporado. Jimena Muhlia
Exequia. Emilia Michel
Hermano. David Zonana
Horas roca. Sandra Concepción Reynoso Estrada
Libre de culpa. Mariana Arriaga, Santiago Arriaga
Los. Alfonso Herrera Salcedo
Loving South. Oliver Rendon
Me quedan los días. Ilana Coleman
Merma. Enrique Herman Aguilar Jansonius
Modelado. Christian Hernández
Montañistas. Romy Tatiana Graullera Espinoza
My soul is old. Claudia González-Rubio
No pases por San Bernardino. Hugo Magaña
Nuestros mejores días. Nicolás Torres Payán
Oasis. Alejandro Zuno
Otras personas. Raúl Sebastián Quintanilla
Peñas. Sheila Altamirano
The Present (El presente). Carlos Hagerman
El problema de las estrellas binarias. Juan H. Villar
La proporción Aura. Mariano Murguía Sotomayor
Lo que no se dice bajo el sol. Eduardo Esquivel
Resplandece. Clemente Castor
Sarro. Paul Coronel
Satán. Carlos Tapia
Vuelve a mí. Daniel Nájera Betancourt

Cortometraje Mexicano Documental

Algo extraño sucedió camino a la morgue. Ricardo Silva
Ensueño en la pradera. Esteban Arrangoiz Julien
Intermitencias del sueño. Sofía Landgrave
Memorias del table dance. Silvana Lázaro
Nkiwí nayá tónko: compromiso de palabra. Ismael Vásquez Bernabé
Playa. Francisco Borrajo
Relato familiar. Sumie García
Sinfonía de un mar triste. Carlos Morales
La sombra de un Dios. Bernhard Hetzenauer
Tecuani, hombre jaguar. Nelson Aldape, Isis Ahumada
Tierra de brujas, mar de sirenas. Delia Luna Couturier
Todo sigue tranquilo. Gastón Andrade

Cortometraje Mexicano de Animación

Amor, nuestra prisión. Carolina Corral Paredes
Bzzz. Anna Cetti, Güicho Núñez
Cerulia. Sofía Carrillo
Cielo. Miguel Anaya
Collage. Eduardo Altamirano Segovia
Fou! (¡Loco!). Nuria Menchaca
Jager. Manuel Ortiz Hunger
Nos faltan. Lucía Gajá, Emilio Ramos
Poliangular. Alexandra Castellanos Solís
Rino. Ricardo Herrara
Última estación. Héctor Dávila Cabrera
V el artificio. Andrea Robles Jiménez

Sección Michoacana

Central transitoria. Mariano Rentería Garnica
Déjalo ser. Txema Novelo
Dentro. Jonathan Yadir Barojas Quezada
Duele. Bernardo Rugama
El fin. Rafael Martínez García
Hierbabuena. Karla Daniela Oceguera
The Island Of Dolls (La isla de las muñecas). Magalí Reyes McDonald
La larga y brillante oscuridad. César Flores Correa
Lucha. Eddie Rubio
Nosotros y ellos. Yordi Capó
La palabra de la cueva. Maria Sosa, Jorge Scobell, Noe Martínez
El proyeccionista. Salvador Rodríguez
Tercer Round. Andrés Alonso Ayala
Una idea. Juan Paulín
El viento y el papalote. Luis Armando Sosa Gil

FICM_CARTEL-DIGITAL_CARTA_SIN-UNILOGO-1-1

Anuncios

El documentalista Eugenio Polgovsky falleció en Londres

agosto 15, 2017

Imcine-Polgovsky.jpg

Con un sucinto comunicado, el Trinity College de la Universidad de Cambridge, dio a conocer la sorpresiva noticia de la muerte, a los 40 años de edad, del cineasta mexicano Eugenio Polgovsky, ocurrida el viernes anterior, 11 de agosto, en la ciudad de Londres, Inglaterra, donde radicaba desde hace dos años realizando una residencia artística en el área de Artes Creativas.

“Los  miembros del Colegio estamos profundamente entristecidos con la noticia de la muerte en Londres, el viernes 11 de agosto de 2017, de Eugenio Polgovsky Ezcurra, nuestro Fellow-Commoner en Artes Creativas (2015–17). El espíritu generoso de Eugenio conmovió a mucha gente. Sus filmes y fotografías fueron muy admirados en Trinity y más allá, y sus grandes talentos como cineasta documentalista fueron ampliamente reconocidos por todo el mundo. Dirigimos nuestros pensamientos y nuestras más cálidas condolencias van a su familia.

Eugenio Polgovsky (Ciudad de México, 1977), fue un documentalista personal que trabajaba como director, cinefotógrafo y editor, además de fotógrafo fijo. En 1994, ganó el concurso de fotografía Viviendo Juntos, organizado por la UNESCO. Estudió dirección y cinefotografía en el Centro de Capacitación Cinematográfica. Su tesis y primer documental, Trópico de cáncer (México, 2004), ganó numerosos premios alrededor del mundo (Mejor Documental en el Festival Internacional de Cine de Morelia; Ariel a Mejor Ópera Prima; Premio Joris Ivens en el Festival Cinéma du Réel; Mejor Documental en DocuDays en Beirut, Corea y FICCO y Premio de Oro del Festival Al Jazeera en Qatar), tuvo una proyección especial en la Semana de la Crítica en Cannes 2005, fue parte de la sección Frontier en Sundance y recorrió más de 100 festivales alrededor del mundo. Siguió el largometraje Los herederos (México, 2008), sobre los niños trabajadores del campo mexicano, que se estrenó en la 65 Mostra de Cine de Venezia y luego participó en la competencia de la sección Generation Kplus del Festival de Cine de Berlín, además, logró dos premios Ariel a Mejor Documental y Mejor Edición, el Coral en el 30 Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana; Mejor Documental en FIDOCS, Chile; el Premio Zapata en el Festival de la Memoria y dos premios de Amnistía Internacional (Eslovenia y Lisboa), además de ser apoyado por la UNICEF para su difusión, como eje de una campaña de sensibilización sobre el trabajo rural en la infancia. Realizó el filme independiente Mitote (México, 2012), filmado en el zócalo capitalino entre las pantallas gigantes que transmitían el Mundial de Futbol en Sudáfrica; la huelga de hambre de 80 trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas y los preparativos del Bicentenario de la Independencia. Finalmente se embarcó en un proyecto que le llevó cinco años, el registro y denuncia de la contaminación extrema que sufre el río Santiago y la cascada El Salto, en Juanacatlán, Jalisco, que fuera conocida como el “Niágara mexicano”, así como las secuelas que enfrentan sus habitantes y el propio entorno del lugar, con el que filmó el cortometraje Un salto de vida (México 2013), que le mereció el Ariel, y que gracias al primer fondo público que le fue otorgado en Foprocine, se convirtió en el largometraje Resurrección (México, 2016) , ganador del Premio Especial Ambulante en el XIV Festival Internacional de Cine de Morelia. Como cinefotógrafo trabajó en numerosos proyectos de documental, ficción y artes visuales, como los de la artista Jae Eun Choi y el bailarín de danza butoh, Yuzhio Amagatzu, en Japón, además de colaborar con Hubert Sauper. En 2004 recibió el Premio Nacional de la Juventud. Radicaba en Londres, en una residencia artística en el área de Artes Creativas del Trinity College de la Universidad de Cambridge, desde 2015.

Descanse en paz.

EugenioMono

Galardones para series en el IV Premio Iberoamericano de Cine Fénix

agosto 5, 2017

Un paso para el que estábamos preparados

Por Ricardo Giraldo, director de Cinema 23

Tras premiar durante tres años a lo más destacado de la producción cinematográfica en la región iberoamericana, los Premios Fénix añadieron a las 13 categorías competitivas de ficción, documental y animación –más otras tres de reconocimiento gremial–, tres categorías correspondientes a series televisivas o de plataformas que advierten de una apertura al tiempo que a una serie de reflexiones en torno a las lindes del audiovisual y sus reconocimientos.

La decisión de incluir una categoría con producciones de series televisivas o para plataformas digitales, como parte de la industria audiovisual en la cuarta edición del Premio Iberoamericano de Cine Fénix ha sido parte, en realidad, de una reflexión que viene desde hace dos años con varios de los integrantes de Cinema23, entidad organizadora de estos galardones, pero hemos tratado de crecer orgánicamente y no llenarnos de cosas que no pudiéramos controlar. A mediados del 2016 decidimos que para la edición del siguiente año sería bueno dar ese paso pues estábamos preparados, por lo que recurrimos a varios especialistas de varios países de América Latina, de España y de Portugal para tener un rebote de ideas más puntuales sobre la importancia, vigencia y razón de ser de la series en los Premios Fénix.

De este modo, para su cuarta edición, se reconocerá a las series de televisión y/o de plataformas digitales en su premiación anual en las categorías de

Ensamble actoral (hasta cinco actores y actrices), Drama y Comedia, con hasta cinco producciones nominadas en cada una.

Además, con ellos armamos el esqueleto del reglamento y bases, lo que nos ha dado una perspectiva más amplia al tomar en cuenta la experiencia de otros.

La respuesta, a pesar de ser un grupo muy amplio y diverso ha sido muy favorable y si alguno ha tenido dudas al respecto, las plantea de forma constructiva.

 

Intercambio de profesionales

De entrada hay que agradecer todo lo que sume a favor del audiovisual iberoamericano. En este caso, las series han traído la oportunidad de poner a realizadores –sean directores, productores, actores, actrices, guionistas, fotógrafos, diseñadores de arte, vestuaristas, sonidistas, compositores o editores– en la órbita del público en general. Esa ventana acelera procesos de reconocimiento y ayuda a la difusión. Pero quizá el aporte más determinante se encuentra en el intercambio profesional de los realizadores de toda la región lo que, de buenas a primeras, fortalece el roce profesional y contribuye al desarrollo de una industria local y regional. La democratización de los medios ha traído la posibilidad de ver producciones recientes con diversidad de formatos y temáticas en diferentes lados, incluso a pesar del idioma.

Definitivamente existen vías para que la región comparta su producción audiovisual, pero como en todo, debe existir una estructura de base que nos encamine en esa dirección. Es importante coordinar acciones conjuntas y, sobre todo, crear consciencia de que tenemos que avanzar juntos como región, no como identidades, lenguajes o tipos de producción audiovisual, pues el tratar de encajonar todo bajo una etiqueta se corre el riesgo de acabar con la riqueza de la diversidad. El trabajo en el que nosotros nos centramos es la difusión y promoción como una herramienta de visibilización. Algo que ayude a reposicionar la existencia de otro tipo de producciones audiovisuales que no son las acostumbradas en el mercado entre el público en general y no sólo con el especializado. Que ofrezcan otro tipo de experiencias, exploraciones, temáticas y narrativas.

El que cada vez un número mayor de actores, fotógrafos, guionistas y directores estén trabajando en el cine y luego en las series, pero también a la inversa, significa que son áreas de oportunidad y exploraciones dentro de los formatos. El fenómeno de las series responde de alguna forma al momento que vive la televisión –sobre todo abierta–, dado que tiene que adaptarse a nuevos modelos de programación, ya que una buena parte de la población ya puede tener entrada a un sinfín de contenidos a través de Internet –la portabilidad también ha sido determinante–. Mientras, el cine sigue su desarrollo.

 

Nuevas áreas y mercados

Los modelos de distribución y exhibición tienen nuevos esquemas, nuevas áreas y nuevos mercados. Eso influye directamente en cómo se producen las series y las películas. La diversidad de contenidos está ligada a la necesidad del espectador, además de la decisión del momento para verlos. De igual forma cada vez hay más plataformas y canales alternativos digitales. Sin duda estamos viviendo un momento de cambio, crecimiento o transición de canales ya sea en televisión o en plataformas digitales.

Justo el análisis que tuvimos con los especialistas en series de los distintos países de la región nos llevó a un reglamento en el que se acota la participación del tipo de series que buscamos considerar. Aunque los parámetros son amplios, pone una línea clara con la telenovela –por poner un ejemplo–. Hay temas de duración por capítulo, países participantes en las áreas de producción, lugares de rodaje, fechas de estreno, cantidad de países de exhibición, etcétera.

Entre esos lineamientos, por ejemplo, se considera serie al conjunto de episodios con trama continua, historia y personajes presentados bajo el mismo título y con continuidad en la producción, con un mínimo de seis capítulos y un máximo de 26 por temporada; que hayan sido filmadas al menos un 60% en un país de Iberoamérica y también emitidas en la región, ya sea por televisión pública, privada, cable y cualquier plataforma de suscripción de video bajo demanda (svod por sus siglas en inglés) y televisión bajo demanda (tvod), internacional o local, pero no en canales personales de redes sociales o plataformas digitales; ni plataformas de video gratuito con publicidad (avod) o televisión catch-up, y que hayan sido estrenadas entre el primero de junio de 2016 al 31 de mayo de 2017. Finalmente, no serán consideradas series documentales, teleseries, miniseries, telenovelas, realities, animadas ni infantiles.

 

Acceso y formatos

Hasta ahora contamos con más de 40 series inscritas por las diferentes plataformas, canales y productores independientes. Y aunque es muy pronto para afirmar que los premios se están reconformando debido a eso. Lo cierto es que con la participación de las plataformas en la producción se abrió un espacio diferente que abre el juego a otros formatos.

Las plataformas han traído la posibilidad de mayor acceso, que es un tema muy diferente al del formato y la experiencia –para unos más romántica y para otros más purista– de lo que representa el cine. Lo que deberíamos buscar es que el cine cuente con mayores y mejores espacios de exhibición y esto implica que tengan más espacios de pantalla, buscar y promover más oferta para romper con la homogeneización de la cartelera. En especial me parece que las plataformas están aprovechando un espacio de exhibición que quizá las salas no pueden cubrir.

En nuestra experiencia, la televisión ha aportado un espacio de difusión muy grande a premios como el nuestro. De igual forma hemos tenido un gran apoyo por parte de los medios digitales que cada vez están buscando más contenidos exclusivos para tener en su programación. Actualmente estos dos espacios conviven y se retroalimentan en nuestro beneficio, es decir, contamos con lo mejor de dos mundos. Vale la pena recordar que hacemos los premios como una estrategia de promoción del cine que se hace en la región para que el público lo conozca, para que la industria se reconozca y pueda tener mejores oportunidades de visibilidad no sólo en el país de origen sino en los países vecinos y con suerte en otras regiones.

La distribución y exhibición del audiovisual iberoamericano se encuentra justo en el punto de cambio. Unos podrían asegurar que vamos hacia tal lado o hacia otro. Por ejemplo, la distribución –independientemente de las plataformas digitales– viene cambiando mucho en los últimos años. Los factores de riesgo han crecido, los territorios son más fragmentados, las ventanas de exhibición crecen, en fin. Ahora bien, si se suma a esta combinación de factores la fuerza con la que entró Netflix como exhibidor y como productor, al comprar derechos para todos los territorios o producir para su plataforma, podemos observar un mercado con bastantes agitaciones.

De la misma forma ahora vemos cadenas de exhibidores comprando la distribución de una película. Me da la impresión que hay un tercero en todo esto que o tiende a desaparecer o deberá readaptarse y ganar un lugar.

Este artículo forma parte de los contenidos del número 51 de la revista cine TOMA, de octubre-diciembre de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.