Max Zunino y Sofía Espinoza, director y protagonista de “Los bañistas”

Uno se llena más ayudando

Por Salvador Perches Galván

Ambientada en uno de los corazones actuales de la protesta civil en la Ciudad de México, el Monumento a la Revolución –ya que el Zócalo ha sido cancelado como tal−, Los bañistas reúne a dos personajes por completo opuestos: una joven estudiante sin escuela y un viejo vendedor sin tienda, a los que la crisis obliga a relacionarse y a encontrar salidas para el vacío existencial y la angustia económica que enfrentan, para lo cual habrán de integrar a su mundo a los manifestantes que han tomado dicha plaza.

los-bañistas

La cancelación de toda opción de futuro en un país en el que no sólo el progreso en la escala económica o social no existe, sino que ni siquiera se cuenta con la certeza de mantener estables las cosas tal y como existen, ni en el trabajo, ni en los estudios. En este contexto de negaciones permanentes, es que la instalación del plantón del sindicato de maestros en plena Plaza de la República de la Ciudad de México, no hará sino agravar la angustia que viven los vecinos de la zona, en los alrededores del Movimiento a la Revolución.

Y hará que, inopinadamente, un par de personajes de lo más disímbolo, Flavia Rivera una joven a la que una huelga impedirá entrar a la Universidad Metropolitana, y Martín, un envejecido vendedor de una vetusta camisería que está por cerrar, descubran gradualmente que el mundo de cabeza en el que se encuentran, aparentemente imposible de habitar, puede tener salidas inesperadas, cuando sus mundos particulares confluyan en una forzada convivencia no sólo entre ellos, sino con los manifestantes que les rodean que, vistos de cerca, son mucho más afables y simpáticos de lo que se miraban, observados de lejos en su campamento. Todo, gracias al baño rentado del departamento.

La sinopsis oficial de la película reza lo siguiente: “En un entorno dominado por la crisis económica y las protestas políticas, Flavia, una adolescente mimada y con aspiraciones artísticas, frustrada porque no fue aceptada en la universidad, conoce a su vecino Martín, un hombre maduro pronto, una serie de sucesos abrirán las puertas a una posible amistad. A partir de una trama sencilla, Max Zunino y la coguionista y actriz protagónica Sofía Espinosa, construyen una historia donde la generosidad y la solidaridad adquieren dimensiones universales.”

El director de origen uruguayo, pero radicado en México desde su niñez, Max Zunino, es licenciado en Ciencias y Técnicas de la Información y cursó estudios complementarios en la Escuela Internacional de Cine y Televisión (eictv) de San Antonio de los Baños, en Cuba. Ha trabajado como publicista y director de comerciales para diferentes firmas y dirigió el cortometraje Recuerdo del mar (México, 2005), que participó en más de una veintena de festivales internacionales. Ha dirigido series televisivas como Bienvenida Realidad (2011 a la fecha), producida por Argos Televisión y Sony Entertainment.

Su ópera prima, Los bañistas (México, 2014), fue coescrita junto con la actriz protagonista y coproductora, Sofía Espinosa (Flavia), y cuenta con actuaciones de Juan Carlos Colombo (Martín), Harold Torres (Sebastián) y Susana Salazar (Elba) y cuenta con fotografía de Dariela Ludlow, música de Sebastián Zunino y edición de Yoame Escamilla. Ganadora en el 2013 del premio Guadalajara Construye, del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (ficg), donde un año después ganaría el Premio Guerrero de la Prensa a Largometraje de Ficción y también el fipresci a Mejor Ópera Prima en el Festival del Cine del Mundo en Montreal, la cinta, producida por Cornamusa, Películas Avestruz y Phototaxia Pictures, la película de 83 minutos de duración, luego de formar parte del trigesimoquinto Foro Internacional de la Cineteca, en el verano de 2015, llegará a la cartelera mexicana con distribución de Alfhaville Cinema.

El telón de fondo es un acto reciente que resultaba muy molesto para los capitalinos: el desorden generado a raíz del plantón de los maestros opositores en la Plaza de la República, aunque la historia sea mucho más personal.

Sofía Espinosa: Sí, queríamos contar esta historia de dos personajes sencillos que se ven afectados por este contexto ficticio −y no tan ficticio−, que los hace cambiar su forma de ver el mundo, con esta teoría de que en una época tan individualista y tan egoísta en la que de pronto sólo pensamos en uno mismo, en uno, podemos pasar sin ver lo que está pasando afuera de nuestra casa y de nuestro pequeño mundo, de nuestra pequeña burbuja. Estos dos personajes, al verse afectados personalmente por esta crisis que hay en el mundo de sus pequeños universos ficticios, tienen que salir a la vida, y aprender a relacionarse con esa crisis y con ellos mismos, entre ellos y con ellos encontrar el sentido de sus vidas otra vez.

Si bien la situación que se plantea es real y reciente, puede darse en cualquier lado: ante una crisis económica severa, como hemos podido ver en muchos países del mundo recientemente, de desempleo severo, cierres de escuelas, etcétera.

Max Zunino: De hecho, la semilla del guión está basada en una noticia que vimos en el periódico El País, de España, cuando fueron las manifestaciones de la Plaza del Sol, y ahí se hablaba de que los principales manifestantes eran jóvenes estudiantes menores de 25 o mayores de 60 años, en ese caso. Y no sólo eso, ha habido manifestaciones en todo el mundo: la Primavera Árabe, que vimos cuántos gobiernos caer hace unos años; manifestaciones en Chile. ¿En qué país no las hay? En el mismo Estados Unidos, en Brasil, en todos lados estamos viviendo una especie de colapso de este sistema económico que cada vez nos perjudica más de lo que nos ayuda como individuos.

Además, una situación masiva que afecta a muchísima gente se focaliza a un microcosmos. Flavia es odiosa al principio, parece una mala persona, es berrinchuda, hace cosas malas, y con el cambio que opera en los dos personajes es muy alentador.

  1. Queríamos, con eso, hablar de lo individualistas que somos en este tipo de sociedades, donde lo que impera es el dinero, lo aspiracional, alcanzar el éxito sin importar a quien te llevas y a quién tienes al lado, volteando a ver a los demás sólo para rebasar en esta competencia que nos han inculcado de que tú vas a ser exitoso si eres mejor que los demás. Ser mejor que los demás significa pelearte con el de al lado para ponerte por encima de él y, en ese sentido, creemos que la solidaridad humana es algo que debemos recobrar para hacer frente a este tipo de crisis.

S: Y el sentido de comunidad, de equipo, esta necesidad de relacionarse con el otro. También hoy en día que todo es mi teléfono, mi computadora, mi red social, yo, yo, yo, hablo de mí, de cómo me va, que de pronto es como tan apabullante y tan agotador, es como volver a lo más básico, el ser humano necesita del otro, necesita relacionarse, necesita reflejarse para darse cuenta de sus propios vacíos. Por eso era para nosotros tan importante contar la historia de estos dos personajes tan distantes en edad, tan distantes en objetivos, en experiencias, pero finalmente dos personajes solos, con miedos, con vacíos.

Esto que dices de Flavia es verdad, el personaje le cae muy mal a mucha gente, al principio, aunque a otros no, hay a quienes curiosamente les simpatiza mucho, pero claro, es este personaje caprichoso, individualista, egoísta, que sólo piensa en cómo va a salir adelante ella, pero creo que, en el fondo, hay un miedo, un vacío, una soledad que, al encontrarse con este otro personaje, el de Juan Carlos Colombo, te das cuenta de que no es tan distinto ese vacío y ese miedo que uno tiene a los sesenta y tantos que a los veintitantos, finalmente concordamos con que los seres humanos, todos, tenemos necesidades emotivas y carencias, qué mejor que llenarlas con el otro, conviviendo, ayudando. Uno se llena más ayudando que pidiendo ayuda.

Flavia está pasando por una crisis, queda despojada de todo y entre ambos se dan un apoyo mutuo, aunque ninguno de los dos quiera o se dé cuenta de ello, por eso es muy efectiva esta transición, Flavia prácticamente le devuelve la vida, y ella también aprende. Se enseñan cosas mutuamente, sin proponérselo.

M: Los caminos y arcos dramáticos que recorren estos dos personajes son muy sencillos pero profundos.

Uno de los mayores méritos de la película es que invita a la reflexión pero no es una película pretenciosa. Sale uno pensando que la vida no es tan mala cuando estamos pasando por una etapa tan complicada.

M: Qué bueno. Si logramos eso es fantástico. El objetivo está cumplido, es más de lo que pretendíamos y es una gran cosa poder transmitir ese mensaje.

S: No queríamos hablar como si esta fuera la neta y así se solucionaran las cosas. Queríamos planteara a dos personajes que, finalmente, puede que a nadie le importe lo que les está pasando, ni a ellos mismos, pero que se encuentran y logran dar un pasito en sus vidas, que les hace ver un poco más de luz y tener un poco más de ilusión de seguir viviendo, nada más. No resuelven su vida, sino que buscan otras salidas, Flavia con su final y Martín con el suyo. Creo que moverse de donde uno está estancado a veces es más que suficiente para cambiarnos la vida.

Rompen la telaraña en la que estaban envueltos, que era lo más grave.

M: Sí, rompen su estancamiento, verse solamente en el espejo y empiezan a moverse y exponerse a la vida y a tener la esperanza de vivir, que es el instinto de sobrevivencia que tenemos como seres humanos. Desde el principio teníamos claro que no queríamos contar una historia de grandes proezas. Ellos no iban a resolver el conflicto social ni le darían una solución al país entero o a la humanidad. Un asesor de guión que tuvimos nos contaba que mientras el cine hollywoodense cuenta la historia de un paralítico, un hombre en silla de ruedas que acaba ganando las olimpiadas; el cine latinoamericano o iberoamericano acaba contando la historia de ese mismo hombre que acaba moviendo un dedo y esa es la proeza, ese es el arco que recorre dentro de la historia.

Hay muchos cameos, la película está llena de actores maravillosos haciendo breves apariciones, lo que apuntala totalmente la película.

M: Tuvimos la fortuna de contar con muchos amigos que se sumaron a nuestro esfuerzo también en el elenco, se me va a olvidar alguno pero estuvieron Carlos Corona, Raúl Briones, Alejandro Reza, Alaciel Molas, Arcelia Ramírez, Laura Almela…

S: …sí, montones de actores y gente que nos apoyó con todo y la verdad sin pensar para nada en la retribución económica, sino en el placer de contar esta historia. Entonces, eso fue muy bonito.

Desde ahí empieza la solidaridad que se cuenta en la pantalla.

M: Sí, la solidaridad se salió de la pantalla y del guión, y permeó en la producción.

Las tomas del plantón las filmaron durante el mismo o fueron recreadas.

M: Del plantón no hay ninguna, todo está recreado por nosotros. Lo que sí es real son las manifestaciones en el Monumento a la Revolución y Paseo de la Reforma donde se ven granaderos y policías, hay algunos vidrios rotos y todo esto, ahí sí aprovechamos lo que estaba sucediendo.

Sofía, ¿cómo te sientes con Flavia? ¿Cómo la definirías?

S: Yo la definiría como una joven que está un poco perdida, que no se halla respecto a lo que quiere y a quién es, que está en una etapa de definirse a ella misma y que está muy sola, tiene un gran vacío por parte de su familia y en cuanto a los afectos. Es un personaje que también es caprichoso y que necesita aprender una lección para empezar a relacionarse con los demás. Creo que es eso.

El título de la película es lo que resuelve la parte anecdótica.

M: La clave está en el título. Cuando nos preguntan por qué Los bañistas, la respuesta casi siempre es: vean la película, porque si les cuento la razón, les cuento la historia de la película, vendemos la trama.

BAnistas-final

Este artículo forma parte de los contenidos del número 45 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

Poster bañistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: