Archive for 26 octubre 2015

Jornadas de periodismo cinematográfico: Los octubres fílmicos en Morelia

octubre 26, 2015

CARTEL CINE MORELIALa revista Cine Toma, la Red Mexicana de Periodistas Cinematográficos y el Instituto Mexicano de Investigaciones Cinematográficas y Humanísticas (IMICH), invitan a estudiantes de comunicación, periodismo y estudios relacionados con la cinematografía, así como al público interesado, a participar en las

Jornadas de periodismo cinematográfico

Los octubres fílmicos en Morelia

 

 

De la pantalla grande a la de plasma. El periodismo televisivo en torno al cine

Participan:

Salvador Franco Reyes. Loft Cinema, de Excélsior tv.

Julio López. Marquesina 22 y Noticias 22, de Canal 22.

Jesús Chavarría. Marquesina 22, de Canal 22 y Cine con Kristoff, de Telehit.

Martes 27 de octubre a las 16:00 horas.

Imágenes en movimiento en las ondas hertzianas. La radiodifusión y la cultura fílmica

Participan:

Amelia Rojas. La feria, carrusel cultural, del Instituto Mexicano de la Radio.

Luis Carrasco. Cinergis, de la Radio UAA.

Gerardo Gil Ballesteros. abc Radio y Marquesina 22.

Miércoles 28 de octubre a las 16:00 horas.

Suturas, elipsis y fueras de campo escritos. El periodismo fílmico en los medios impresos.

Participan:

Luis Tovar. Crítico cinematográfico y jefe de redacción del suplemento La Jornada semanal del diario La Jornada.

Columba Vértiz de la Fuente. Periodista de cine del semanario Proceso.

Sergio Raúl López. Editor de Cine Toma.

Jueves 29 de octubre a las 16:00 horas.

Moderadora: Liliana David.

Todas las actividades se realizarán en las instalaciones del imich, sitas en Aldama 180, colonia Centro, en Morelia. (55) 443 2 75 13 35. http://www.imichmexico.com

Anuncios

Ganadores del X DocsDF

octubre 24, 2015

Cierre X DocsDF

La noche del viernes 23 de octubre, en La Sala de la Ciudad de México se efectuó la ceremonia de clausura de la décima edición del Festival Internacional Documental de la Ciudad de México (DocsDF), en la que se dieron a conocer los ganadores de las diferentes secciones que conformaron su Selección Oficial en Competencia, y que fueron dados a conocer por los directores fundadores del festival, Inti Cordera y Pau Montagud.

Estos son los ganadores:

Mejor Documental de la Sección Breaking Docs

Those Who Said No, de Nima Sarvestani.

Mejor Documental de la Sección Docuthriller

Cain’s Children, de Marcell Gerő.

Mención especial

(T)error, de David Felix Sutcliffe y Lyric R. Cabral.

Mejor Documental de la Sección Sección Retratos

The Last of the Elephant Men, de Ferguson y Arnaud Bouquet.

Mención especial:

Banana Pancakes and the Children of the Sticky Rice, de Daan Veldhuizen.

Mejor Documental de la Sección Nuestra América

Aislados (Ecuador-México)de Marcela Lizcano.

 

Mejor Documental de la Sección Hecho en México

Tobías, de Francisca D’Acosta Turren.

Mención honorífica

Dead When I Got Here, de Mark Aitken y

El regreso del muerto, de Gustavo Gamou.

Premio a Mejor Fotografía Documental Mexicana

El regreso del muerto, de Gustavo Gamou.

 

Mejor Cortometraje Documental de la Sección Fragmentos

Ausencias, de Tatiana Huezo (ganador mexicano).

Muerte Blanca, de Roberto Collío (ganador internacional).

Mención especial:

Buffalo Juggalos, de Scott Cummings.

 

Premio del Público de la Sección Doctubre MX

Spirit in Motion, de  Sofia Geveyler, Julia Bivsheva y Sofia Kucher (largometraje).

Walls, de Pablo Iraburu y Migueltxo Molina (cortometraje).

Mejor Documental de la Sección Resistencia

Madina’s Dream, de Andrew Berends.

Mención especial:

The Man Who Mends Women, de Thierry Michel.

Premio del Jurado de la Sección Reto DocsDF

No oigo, no oigo, soy chilango, de Armando Rangel Paredes. 

Premio del Público de la Sección Reto DocsDF

Desde la palma a la vista al tiempo, de Octavio Daniel Rodríguez.

CineToma_DocsDF_21x27

Convocatoria al tercer Premio Bengala/UANL

octubre 23, 2015

Premio Bengala Paula

El festival Distrital, cine y otros mundos; la agencia Bengala y la Dirección de Publicaciones de la UANL, convocan a escritores de Latinoamérica, España y de comunidades de habla hispana en el resto del mundo, a inscribir crónicas o argumentos cinematográficos al tercer Premio Bengala/UANL con el lema “Estamos buscando historias de policías y ladrones”, que está dotado con 50 mil pesos para el ganador y que publicará los diez trabajos finalistas en una edición impresa, conmemorativa, de la Casa del Libro de la UANL. La premiación se realizará en el Distrital Festival 2015, a realizarse entre el 21 de enero y el 11 de febrero de 2016.

El periodo de inscripción cierra el 23 de noviembre de 2015.
Premio Bengala

Decimotercer Festival Internacional de Cine de Morelia

octubre 23, 2015

Promoción y atención al cine mexicano

Por Daniela Alatorre, Cristina Alemán, Paula Amor, Pablo Baksht y Andrea Stavenhagen

Al arribar a su decimotercera edición, que se realizará den 23 de octubre al primero de noviembre, el Festival Internacional de Cine de Morelia busca consolidarse como una importante ventana para el cine mexicano, pues ha acompañado el crecimiento y la madurez de numerosos realizadores, así como ha ayudado a apuntalar la carrera de jóvenes en formación y mantiene un permanente interés por el cine clásico nacional. En el 2015 ofrecerá, por segundo año, y ampliará, su selección cortometrajes mexicanos en línea y abrirá la plataforma Impulso Morelia.

XII FICM inauguración

Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán, inaugura el XIII Festival 
Internacional de Cine de Morelia. Foto: Pedro González.

El Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), ha ido creciendo a la par de los realizadores que vinieron por primera vez hace muchos años a mostrar sus primeros trabajos. Cuando tuvieron un segundo trabajo o que habían terminado un primer largometraje documental o de ficción, nos vimos en la necesidad de abrir esas secciones y mostrarnos consecuentes con lo que estaba sucediendo con estas nuevas generaciones de cineastas.

Y lo mismo ha sucedido con la Sección Michoacana. Cada año hay mayor calidad en esta sección y desde hace ya varios años, no sólo el ganador de esa sección compite en la sección nacional correspondiente, sino que muchos trabajos michoacanos compiten en las Sección Mexicana.

Lo importante es que ahora hay más posibilidades de inscribir largometrajes mexicanos al festival y eso hace que el público tenga más oportunidades de ver cine mexicano proyectado en pantalla grande. Además, cuando una película se estrena en el ficm, adquiere visibilidad ante los jurados y programadores de todo el mundo que asisten.

Además, nos da mucho gusto que quienes llegaron por primera vez con un cortometraje ahora regresen con un largometraje y que tengan ganas de volver con más trabajos. Y no sólo regresan con largometrajes, algunos dan otro tipo de saltos y regresan con documentales o cortometrajes, después de haber hecho un largometraje de ficción. Lo que el FICM busca es mostrar cine de calidad, ser una ventana para los trabajos de los nuevos talentos mexicanos y poder acompañar a quienes muestran, desde hace años, sus trabajos en el marco del festival.

Festival electrónico

Este es el segundo año consecutivo en el que el ficm presenta la Selección de Cortometraje Mexicano en Línea. En el 2014 estuvieron disponibles, en Internet, 19 cortometrajes de nuestra Selección Oficial y para la edición 2015, este número ha crecido a 35 cortometrajes, casi el doble en comparación al año pasado. Esta iniciativa permite que la comunidad que sigue el festival disfrute de las nuevas propuestas del cine mexicano de calidad, aunque no tengan la oportunidad de asistir físicamente a Morelia; también los invita a compartir este cine con sus amigos, quienes posiblemente no tendrían posibilidad de verlos de otra forma. Una prueba del éxito de la Selección de Cortometraje Mexicano en Línea es que, en 2014, recibió casi 80 mil vistas de 83 países distintos, es decir que existe un gran interés en estos trabajos más allá del circuito de festivales. El Premio a Cortometraje en Línea es otorgado por el público a través del micrositio especial (www.seleccionenlineaficm.com), que funciona de la siguiente manera: cada usuario se registra por Facebook y puede votar una vez por cada cortometraje, aunque puede otorgar su voto a más de uno, si así lo desea. El cortometraje más votado se llevará el Premio a Cortometraje Mexicano en Línea, que consiste en un diploma, un premio de distribución por seis meses otorgado por La Ñora Distribuye y 50 mil pesos en efectivo.

La Selección de Cortometraje en Línea muestra que el crecimiento del festival también toma en cuenta nuevos hábitos de consumo y tendencias en el cine. Nos toca estar atentos a lo que sucede a nuestro alrededor y crecer con ello.

Durante todo el año, el ficm hace esfuerzos por mantenerse activo y fortalecer su comunidad en línea. Nuestra página electrónica (www.moreliafilmfest.com) y nuestras redes sociales en Facebook (www.facebook.com/moreliafilmfest), Twitter (@ficm), YouTube (www.youtube.com/user/MoreliaFilmFest), Instagram (instagram.com/ficm) y Google+ (plus.google.com/+FICM), publican contenido original y relevante para los interesados en el festival, pero también para aquellos interesados en el cine mexicano y en el buen cine en general. Además, en 2014, el ficm creó una base de datos de los directores que han participado en el festival con una película mexicana, el Directorio de Realizadores Mexicanos ficm (www.directoriorealizadoresficm.com), con información actualizada sobre los cineastas emergentes de nuestro país. Gracias a esta labor de difusión, el festival ha podido ampliar su público y establecer contacto con personas de todo el mundo, independientemente de sus posibilidades de asistir a las salas de cine durante la época del festival. La Selección de Cortometraje Mexicano en Línea es un paso natural en esa dirección; la misión del FICM siempre ha sido promover los nuevos talentos del cine mexicano y el Internet es una herramienta ideal para que esta promoción tenga un mayor alcance.

Alianzas e invitaciones

La participación del FICM a nivel internacional y su presencia en foros alrededor del mundo, son un resultado natural de la labor de promoción y atención al cine mexicano que ha realizado en sus años de existencia. El festival se erige como un referente fundamental para conocer no sólo el cine mexicano joven, sino también para redescubrir la producción fílmica nacional a través de sus ciclos temáticos o retrospectivos.

Un ejemplo de ello es la alianza del ficm con la Semana de la Crítica del Festival de Cannes, la cual se ha especializado en presentar primeras y segundas películas. Desde el 2005, una selección de películas de la Semana de la Crítica se presenta en Morelia, con la presencia de algunos de sus realizadores o protagonistas. A su vez, la Semana de la Crítica proyecta algunos de los trabajos ganadores del FICM.

El profundo gusto, interés y conocimiento del cine mexicano que tiene Daniela Michel, ha contribuido de manera favorable a que los ojos de festivales internacionales se posen sobre nuestro festival. Ella ha participado como jurado en más de once festivales internacionales, incluyendo dos ocasiones el Festival de Cannes −en 2011 en la sección Un Certain Regard y en 2014 de la Semana de la Crítica−. Además, tan sólo este año, ha sido jurado en importantes festivales como Locarno y Venecia.

Desde su fundación en 2003, el ficm ha realizado una labor incansable por promover a los jóvenes cineastas de México, además de rescatar y mostrar en pantalla grande películas clásicas del cine mexicano. En consecuencia, estas joyas de la cinematografía nacional se han mostrado en los festivales internacionales más importantes del mundo. En 2014, el programa en homenaje a Arturo de Córdova, presentado en la edición undécima, se mostró en el UCLA Film & Television Archive, en Los Ángeles. A principios de este año, el ciclo de Cine Negro Mexicano, presentado en la decimosegunda edición, se mostró en el sexagésimo quinto Festival Internacional de Cine de Berlín (la Berlinale), y luego en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), en julio de 2015. En agosto del año en curso, el sexagésimo octavo Festival de Cine de Locarno incluyó en su programación un homenaje al director de fotografía Alex Phillips, también parte del ciclo de Cine Negro Mexicano del FICM. Los archivos de la ucla, el MoMA, el Festival de Locarno y la Berlinale están entre los foros más distinguidos de la cinematografía mundial y el cine mexicano clásico ha podido llegar a estos espacios gracias al trabajo de promoción y a la curaduría del festival.

Este año el FICM también tiene planeado exhibir un ciclo de cine clásico mexicano, pero los detalles serán anunciados en fechas más próximas al festival.

Formación e industria

El taller Morelia Lab cumplió, durante su década de existencia, una destacada función en la formación y profesionalización de productores mexicanos y latinoamericanos. Su creación atendió la necesidad de fortalecer el quehacer de la producción cinematográfica y, efectivamente, fue pionero y detonador de diversas iniciativas similares en América Latina. Nos sentimos orgullosos de que el ficm haya abierto sus puertas, de manera tan atinada y profesional, al diálogo con jóvenes productores de nuestra región. Se crearon redes de colaboración, se desarrollaron proyectos de calidad, se formó a una generación joven de productores que son los actuales impulsores de propuestas cinematográficos.

Este año el festival lanza Impulso Morelia, un proyecto que no sustituye al Morelia Lab, sino que se crea como un espacio nuevo de impulso y visibilidad internacional para producciones que están próximas a ser finalizadas. Surge del compromiso que el ficm siempre ha tenido con el desarrollo del cine nacional. Al reunir a un gran número de programadores de importantes festivales nacionales y del mundo, Morelia es una cita natural para este tipo de propuestas. Adicionalmente, se trata de una plataforma de diálogo y reflexión sobre las películas entre los equipos de las mismas y los profesionales de la industria que se dan cita en Morelia.

Un jurado, que se anunciará en su momento, será designado para elegir el o los proyectos acreedores de los reconocimientos de Impulso Morelia, como la garantía de distribución que ofrece Cinépolis o el monto de 200 mil pesos destinados para servicios de postproducción. Más que un premio como tal, se trata de apoyos para la terminación de alguna de las propuestas y un respaldo importante para que lleguen al público mexicano. Evidentemente, un representante de la compañía que otorga estos estímulos formará parte de este jurado.

Recortes y futuro

Los recortes presupuestales para la cultura, que han ocurrido en el país en años recientes, sí han afectado al FICM, al igual que a otros festivales pero, afortunadamente, nuestros ingresos provienen de diversas fuentes, no sólo gubernamentales, por lo que hasta ahora hemos podido resolver el problema haciendo algunos ajustes en nuestro presupuesto. Sabemos que los próximos años serán muy complicados para nuestro país, pero confiamos en que la calidad y posicionamiento de nuestro festival nos permitirá encontrar los recursos necesarios para seguir llevándolo a cabo.

XII FICM inauguración 1

Thierry Fremaux, delegado general del Festival de Cannes, con Daniela Michel, 
directora general, y Alejandro Ramírez, presidente del Festival Internacional 
de Cine de Morelia. Foto: Pedro González.

XII FICM inauguración 2

Joanna Murillo, conductora de la ceremonia de inauguración del XIII Festival 
Internacional de Cine en Morelia. Foto: Pedro González.

FICM 13

Este artículo forma parte de los contenidos del número 42 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

Ganadores del Premio José Rovirosa 2015

octubre 22, 2015

silencioprincesa-3

El jueves 22 de octubre de 2015, se dieron a conocer los ganadores del Premio José Rovirosa  2015 convocado por la Filmoteca, el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos y la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM.

Mejor Documental Mexicano

El silencio de la princesa (México, 2014), de Manuel Cañibe, por “el equilibrio en el empleo de sus recursos narrativos para revalorar en todas sus facetas, aún en las más conflictivas, aun personaje marginado de la cultura mexicana. Y por la honestidad amorosa que tiene el director al acercamiento a su personaje.”

Mejor Documental Estudiantil

Por los caminos del sur (México, 2015), de Jorge Luis Linares Martínez, “por abordar un tema interesante para la sociedad en forma paralela a un acercamiento íntimo con los personajes, en el cual el equipo de trabajo deja ver una relación de confianza y respeto hacia los mismos, aspecto fundamental de la labor del documentalista”.


Premio_Rovirosa

rovirosa2015

Una década del DocsDF

octubre 20, 2015

Una declaración de principios

Al arribar a sus primeras diez ediciones, en Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF), ha comenzado los festejos desde muy temprano, con el ciclo conmemorativo Diez años mirando al mundo, fortaleciendo la gira Doctubre y emprendiendo una campaña en Fondeadora para financiar sus funciones al aire libre. En estas páginas, sus dos directores reflexionan sobre la historia del festival, sus orígenes, alcances, experiencias y prospectiva.

Life in a Day

Un gran abanico, un mosaico multicolor

Por Inti Cordera

La Maroma Producciones estaba a punto de cumplir diez años, siendo una empresa formada en 1995, que planteó como premisa desarrollar únicamente proyectos de documental, lo que respondía a nuestros intereses profesionales en ese momento y, poco a poco, fuimos desarrollando una carrera y proyectos para responder a estas inquietudes. Tiempo después, en el año 2005, conformamos otro grupo, más ligado a la exhibición, Cinemanía, donde surgió la idea de realizar una muestra dedicada exclusivamente al género.

También en ese año coincidimos quienes fundamos el festival: Pau Montagud y Karl Lenin González, al buscar desarrollar un proyecto de exhibición, una muestra exclusivamente de cine documental contemporáneo para nutrir la oferta de programación de las salas de Cinemanía, nos dimos cuenta que nuestro país carecía de un festival dedicado exclusivamente al cine documental: había festivales de gran tradición como Guadalajara o Guanajuato, otros que estaban naciendo y fortaleciéndose como Morelia y el de Cine Contemporáneo de la Ciudad de México (ficco), que le daban un lugar privilegiado, pero no existía un festival exclusivamente dedicado al cine documental. Ya existía Contra el Silencio Todas las Voces, el Foro Documental de Tijuana (BorDocs), pero no había un festival internacional de cine documental y fue el reto que se nos presentó. Primero en su concepción y luego en su diseño; supimos que queríamos hacer un festival de cine documental.

A tres pistas

¿Cómo queríamos que fuera el Festival de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF)? Es un circo de tres pistas: la primera, la central y la más importante −y la que le da nombre− es el componente de exhibición, y consiste en generar una oferta para que nuestro público pueda gozar de lo mejor y más reciente de la producción nacional e internacional. La segunda, no menos importante, pero paralela, es la formación: acompañar el desarrollo de las nuevas generaciones de cineastas con actividades en las que puedan interactuar con realizadores de otros países que les ayuden a encontrar el camino. En la primera edición tuvimos la fortuna de poder invitar al realizador chileno Patricio Guzmán a dar un seminario, de tener una master class, además de una conferencia magistral del historiador y teórico Román Gubern; así se sentó la primera piedra de lo que hoy es el DocsForum.

La tercera es el componente de creación, el Reto DocsDF. La idea de este tipo de maratones de creación no era novedosa, ya existía el Rally Malayerba, y quisimos hacer nuestro propio maratón de creación y decidimos que no queríamos que fuera una carrera contra reloj sino otorgar el tiempo suficiente para que los participantes pudieran desarrollar y crear una obra de calidad. Nuestra apuesta era acotarla al formato de cortometraje de diez minutos, para que fuera fácil encontrar colaboraciones para su posterior programación en televisión, en salas de cine y que participarán en certámenes y encuentros cinematográficos, ya con la obra terminada.

Esta reflexión sobre el diseño del festival nos llevó a crear sus componentes esenciales, hoy hemos podido replicar el Reto DocsDF en colaboración con otros festivales: en Tepoztlán, con el Festival de la Memoria; en Zacatecas con el Festival de Cine Digital Fronteras Migrantes; con BorDocs, en Tijuana, y ahora también en Mexicali, y próximamente en Colima, con el Festival Zanate. Es un formato muy noble, porque estimula la creación y es una experiencia lúdica para los participantes. Siempre afirmaremos que no es un concurso sino un acto de creación colectiva y eso es lo que le da su valor y riqueza.

Aprendizaje y complicidades

Sabíamos que, para tener una convocatoria exitosa, debíamos tejer amistades y complicidades con otros festivales, sobre todo en aquel primer momento: sabíamos que teníamos que aprender a saber hacer un festival de cine, aprender a jugar, así que antes de comenzar nuestra primera edición, fuimos por primera vez juntos al Festival de Guadalajara y, por primera vez, lo vivimos con otros ojos, no del que participa sino del que lo hace. Los primeros dos años tratamos de viajar a festivales en nuestro país y en el extranjero, con el ánimo de aprender y emprender nuevas acciones, ver lo que nos gustaba de un festival como el de idfa, en Ámsterdam −que es el más importante del mundo−, pero también aprender de los componentes de industria del HotDocs, viajar al sur y ver que pasaba en Buenos Aires, en el bafici; en É Tudo Verdade, en edoc. Fue una experiencia de aprendizaje que conllevó a establecer lazos que resultaron sólidos lazos profesionales pero también en una gran amistad. Cuando lanzamos la convocatoria cada año y queremos recibir trabajos de América Latina, es obligado que escribamos a nuestros colegas de Cartagena, Buenos Aries o de Santiago, que nos ayudan a correr la voz −lo mismo que nosotros les ayudamos a ellos y a sus convocatorias.

Esos lazos han ido evolucionando hacia otros terrenos, el desarrollo de proyectos y la formación, al invitar y enriquecer nuestro festival con jurados, expertos, formadores, maestros, sabiendo las habilidades y experiencia que cada uno de nuestros colegas tienen en otras latitudes. Cada vez que participó en otro festival y conozco a un programador, pienso en él como un posible invitado para una próxima edición, de la misma manera que él también puede invitarme y podamos ir construyendo más lazos en el terreno del documental, pues nos liga un espíritu muy particular, distinto al de los festivales de ficción. Por alguna razón, la relación que guarda el cine documental con la realidad y la reflexión, con el compromiso, abre discusiones más profundas que las simples banalidades del estar al frente de un escenario o detrás de una cámara, y nos compromete, nos une y vincula. Ese es el espíritu que une a la colaboración entre festivales de cine documental.

Una declaración de principios

Nuestra selección de filmes tiene como premisa la convocatoria abierta y sin costo. Hay festivales que piden una cuota de inscripción y otros que basan más su selección en una curaduría ligada a su asistencia a otros festivales. Desde un principio, nosotros partimos de la premisa que nuestra fuente de selección y programación debía ser una convocatoria plural y democrática, abierta al mundo, que nos permitiera recibir el mayor número de películas y pudiéramos tener diferentes ángulos en cuanto a la geografía de la producción. Hemos trabajado mucho en que la convocatoria se difunda y el resultado es que en las dos recientes ediciones hemos recibido trabajos de más de 101 países. Eso ha supuesto un trabajo mucho más complicado de programación, no era lo mismo seleccionar entre 300 o 400 trabajos, como en los primeros cinco años, a seleccionar entre más de mil 700 como ocurre actualmente.

Diferentes dinámicas y estrategias se ejecutan: en una primera criba, el comité de programación decide qué película pasa a una segunda etapa, en la cual se ordenan y homologan los criterios, por ejemplo reordenamos la intención del que postula su película en cierta categoría y las dirigimos a otra sección más natural. De ahí pasamos a una segunda etapa de selección en la que descartamos probablemente una tercera parte de lo recibido, ahí ya tienes más claro las películas que pueden entrar a la parrilla de programación. Para la sección de Largometraje Internacional, por ejemplo, diez películas van a ser programadas, pero tenemos 40 películas compitiendo, ahí entran otro tipo de criterios: la combinación entre la calidad de la producción de la película y el valor de su contenido. No siempre la mejor película, no siempre la mejor producción, van a privilegiarse sobre el valor del contenido, hay películas que hemos seleccionado cuya calidad de producción no es tan alta como el valor del contenido que nos hace tomar la decisión de que se exhiba y es el mensaje que queremos dar.

La programación define la personalidad de tu encuentro fílmico, pero también es una declaración de principios, uno da cara al público y muestra su línea de programación. Nosotros hemos procurado que sea un gran abanico, un mosaico multicolor de historias, de contenidos, de temas, te va a llevar a una experiencia cinematográfica que no ofrece la cartelera comercial.

Invitados generosos

Hemos sido afortunados en poder tenido participantes de la talla de Lech Kowalski, Albert Maysles, Godfrey Reggio o Patricio Guzmán, quienes son grandes figuras del documentalismo internacional y nos han obsequiado un amor y generosidad sin igual. No ha habido uno que hubiera tomado un papel de diva. El maestro Maysles, a sus casi 90 años, pidió la única primera clase que hemos podido dar en la historia del DocsDF y estuvo presente en todas las funciones al aire libre de sus filmes, concedió todas las entrevistas que se le pidieron y conversó con todo aquel que se le acercara, fuimos muy afortunados. Román Gubern viajó a México para participar en otro evento fílmico, pero vio con tan buenos ojos lo que estábamos haciendo, que él se ofreció a dar la master class, sino que lo invitáramos. Como la personalidad del medio cinematográfico internacional que es, Patricio Guzmán tenía su pliego petitorio y cumplimos todos sus deseos. Pero todas las figuras que han sido parte del festival nos han enriquecido como personas y lo han hecho con amor y desinterés. Nos debemos sentimos muy afortunados de haber tenido a quien hemos tenido, los que aún están, los que se han ido y los que vendrán.

Si bien el DocsDF ya está consolidado como uno de los eventos cinematográficos más reconocidos e importantes de nuestro país y de nuestra ciudad, queremos seguir mejorando, es importante pensar que, para generar nuestra propia permanencia, tendremos que ir encontrando la forma de generar nuevos cuadros de elección, nuevas actividades que nos ayuden a diversificar nuestras fuentes de ingreso, contribuir de una forma más activa a la formación, tener la posibilidad de establecer lazos que nos vinculen y fortalezcan las iniciativas internacionales que ya hemos hecho. Tenemos el sueño de crearnos una nueva identidad, ser una iniciativa que promueva, difunda y estimule el documental tanto mexicano como internacional, desde México. Como cada año al concluir la decima edición, entraremos en un proceso de autoanálisis, autocritica y reflexión que empezará a perfilar lo que queremos hacer, tal vez no sólo en la próxima edición sino en la próxima década.

The Red Race di Gan Chao_docu_Cina_2008

No queremos historias que sean mentira

Por Pau Montagud

El Festival de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF) se nos ocurrió a un grupo de documentalistas y periodistas, en ningún momento fue creado por profesionales de los festivales. Veíamos que no había ninguna ventana de producción y difusión del género documental en el país, cuando ya era una potencia internacional en el género documental.

La forma más valiosa de promocionar y darle luz a un género como este es realizar un festival que otorgue premios, tanto nacionales como internacionales. Esa es la razón por la que decidimos darle el formato inicial: queríamos crear una ventana ante la oferta audiovisual que había en aquel entonces y que sigue habiendo en el país. Esa es la razón del formato, porque si caes en lo mainstream, haces lo mismo que el resto y desde un principio sabíamos que no queríamos eso, esa es la razón de la convocatoria.

Redes y aliados

La mejor forma de trabajar, ya sea en el audiovisual, en los festivales, en el periodismo o en la actividad que sea, es tejer complicidades, trabajar en red, pues es una suma solidaria de voluntades, por eso empezamos a trabajar de inmediato con otros festivales. Entre nuestros primeros invitados como jurado estuvo Ally Derks, la directora del idfa, que es el festival de cine documental más grande del mundo en Ámsterdam. Desde el principio hemos trabajado, de arriba a abajo, no sólo con festivales, muestras, foros, asociaciones e incluso con cooperativas alternativas y comunitarias de comunicación, pues creo que es tan importante trabajar con unos como con los otros, desde los más grandes a los más alternativos y con lo que menos medios de difusión tienen.

Desde entonces hemos trabajado así y, como cualquier galería de arte, que siempre tiene artistas recurrentes, cada festival cuenta con sus invitados habituales, actores y actrices, pero en nuestro caso son personas como Raúl de la Fuente, Goran Radovanovich, Joan González, Arto Halonen, y tenemos muchos, muchos documentalistas que han tenido una gran recepción de su obra por parte del público mexicano, por eso recurrentemente su obra ha sido seleccionada y ellos han venido a presentar su obra, porque se sienten a gusto mostrando sus trabajos a la audiencia del Distrito Federal. Es una cosa reciproca, es otro trabajo en red: tú me das tu obra y yo te pongo una ventana, y quien siempre sale beneficiado es el público, que es nuestro objetivo máximo y supremo.

La no ficción

Teóricamente, el término documental ya está en desuso lo mismo desde mi opinión personal como programador. La premisa de que las fronteras entre el cine de ficción y el documental se están evaporando, es mentira, no han sido totalmente evaporadas. Las primeras obras cinematográficas son documentales pero ficcionados: la primera película de la historia documental Nanook el esquimal (Nanook of the North, Estados Unidos-Francia, 1922), en realidad es una ficción. Pero esas fronteras se han tornando difusas desde 1896. Nosotros creemos en la no ficción y en las historias reales, se cuenten como se cuenten. Estamos totalmente abiertos a las narrativas, desde el documental en estado puro hasta el reportaje televisivo, al docudrama, al fake, al mockumentary, incluso la animación y el videoclip, forma que se inventó en el año 1966 con un documental del cubano Santiago Álvarez.

Nuestro máximo valor es la no ficción, en cualquiera de sus géneros. No queremos historias que sean mentira, queremos historias que son reales y que no son verdad, pues la verdad tampoco existe. O sea, simplemente queremos contar historias desde el punto de vista desde la perspectiva del director que la hace.

Nuestra selección no tiene ningún otro criterio que el que acabo de establecer: primero que sea no ficción y, segundo, la calidad de las películas. Hemos tenido cintas nominadas o ganadoras del Oscar, y de festivales como Sundance, Tribeca, idfa, por supuesto, pero ese no es el criterio a priori para seleccionar una película, sino que sea no ficción, luego que tenga calidad, bien de continente o de contenido, de factura cinematográfico o de mensaje y, por último, que consideremos que es una película que puede ser de interés para nuestro público. Esos son los únicos tres criterios.

Entre las enseñanzas que nos han dejado nuestros invitados está que los grandes genios son los más humildes, los que menos divas son. Es el caso del serbio Goran Radovanovich o del finlandés radicado en Brasil Mika Kaurismäki; también es el caso del estadounidense Godfrey Reggio, del chileno Patricio Guzmán, del español Javier Corcuera, y de muchísima gente más. También nos han enseñado que las mejores películas se hacen desde la honestidad, no desde un gran plan previo de producción. Además, las jaimas, que son nuestras salas públicas gratuitas pero que tienen menos equipamiento técnico y ofrecen menos garantías técnicas, son las funciones más especiales para los invitados, incluso para los más renombrados.

El área formativa

Además de ofrecer ventanas de producción, sentimos la necesidad de fomentar su producción para que, año con año, recibas nuevas películas mexicanas y cada vez de mayor calidad. Para mí un festival que sólo exhibe películas no es un festival de cine, tienes que ponerte al servicio del productor, del realizar y del distribuidor, que al fin y al cabo son quienes te dan las películas y les tienes que ofrecer algo a cambio, además de la exhibición de sus filmes al público.

Por eso dividimos el DocsDF en formación e industria. En México, al igual que en todo el mundo, hay una carencia: lagunas en los planes formativos en comunicación y cine, específicamente en el cine documental, que son muy dramáticos, tanto en creación como en industria. En ese sentido, intentamos tapar el sol con un dedo y suplir esas carencias tras haberlas detectado a tiempo, de ahí ha devenido el éxito del DocsForum, también porque bajamos a la realidad, pues para hacer buenos documentales todos somos muy románticos, pero hace falta dinero, entonces ponemos en contacto al director con el público, al productor que necesita dinero con el inversor que lo tiene. La lógica es la misma: crear el espacio de encuentro, el nexo en común y que, a partir de ahí, los proyectos mexicanos consigan tener dinero y suplir las carencias que tenemos, por ejemplo que las televisoras públicas y privadas no financien al audiovisual nacional como ocurre en todo el mundo. Intentamos crear nuevas formas de financiamiento para que surjan nuevos proyectos se estrenen en México y salgan al exterior, esa es la lógica del DocsForum.

Los mayores productores

El Reto DocsDF nació porque no existe una convocatoria para la producción de cortometraje documental, lo cual es dramático, por ejemplo en el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), que financia el 70% de documental que se produce en el país, por eso nos pusimos a la tarea de hacer una convocatoria, que si bien es competitiva, para mí no lo es, pues los seleccionados ya ganan el premio principal, que es que la producción de tu primer cortometraje sea gratuita, pues te ponemos la producción del corto. Como suplimos una carencia, tristemente nos hemos convertido en los primeros productores de cortometraje documental del país, no es una cuestión para enorgullecerse porque no es nuestra labor, pero hemos suplido este vacío. En una década, hemos producido 57 cortometrajes que han ganado premios nacionales e internacionales, incluso un Ariel –Sólo pase la persona que se va a retratar (México, 2009), de Roque Azcuaga−, pero la razón es muy sencilla: el talento está lo que le faltan son medios. A los chavos les faltan medios y tal vez lo que intentamos es suplir esa carencia dándoles los medios pues el talento ya lo tienen, para que tengan una cámara y medios de post producción que nos están a su alcance económicamente, y los dejamos fluir. No en 24 horas como hacen otros festivales, eso es una salvajada porque no puedes forzar a nadie que demuestre su talento con unas condiciones de producción irreales o imposibles. A partir de ahí tenemos experiencias del Reto DocsDF, que se han convertido en largometrajes, como El árbol olvidado (México, 2009), de Luis Rincón, que surgió de un cortometraje llamado Nonoalco (México, 2006), así como Muchacho en la barra se masturba con rabia y osadía (a manera de apuntes) (México, 2014), de Julián Hernández, también se ha convertido en un largometraje, entonces los resultados están en la cartelera. Y creo que el formato inicial del DocsDF cumplió su objetivo y, bueno, los resultados están a la vista.

film-mujica-kusturica-mostrar-forma-hacer-politica_2_2222113

Este artículo forma parte de los contenidos del número 42 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

CineToma_DocsDF_21x27

El Global Super8 Day en el Taller Panóptico

octubre 19, 2015

Sur-Retes

Global Super 8 Day Ciudad de Mexico

Para conmemorar los 50 años del lanzamiento al mercado de la película en formato Super8
Horario 11:30am a 4:30pm
24 de Octubre 2015 Celebrando 50 años del formato Super8.
Organizado por Lab Tank y Taller Panoptico.
Sede del Evento. Taller Panoptico. Dirección: Antiguo Colegio de las Vizcaínas, Callejón San. Ignacio, Accesoria No.45 . 
Colonia Centro Mexico D.F.

Contactos: Lab Tank y Taller Panoptico

Actividades:

Venta e intercambio de cámaras, proyectores, película Super8 y accesorios relacionados.
El público puede traer sus cámaras, proyectores o accesorios Súper8, para hacer intercambio o venderlo. Si tienes película Super8 caseras, caricaturas o cortometrajes, pueden llevarlas y proyectarlas en el evento.

Proyección de cortometrajes en super 8 de directores Mexicanos.

Abierto al publico general. Entrada libre.

Taller de Demostración de Revelado y Proyección de Película

Filma, revela y proyecta en película Super8 en un solo día.

Cupo limitado. Cuota de recuperación $150 peso.

Incluye materiales, registro por mensaje privado a Lab Tank para apartar su lugar.

Proyección por el Global Super 8 Day Ciudad de Mexico, realizado por Lab Talk y Taller Panóptico el 24 de Octubre 2015 para celebrar los 50 años del formato Super8

Colección: Archivo memoria de Cineteca Nacional.

Curaduría: Viridiana Marín.

Acervo: Juan Antonio de la Riva.

Duración total: 0h, 38m, 30s.

Como un sueño (corto en una idea exageradamente imaginada) (México, 1972), de Juan Antonio de la Riva. Super 8mm.  8 minutos 40 segundos. Color. Silente. Contenido: Joven caminando descalzo entre la vegetación y por un camino carretero. Llega a un poblado, recorre sus calles, un puente, un cementerio, sube diversas escaleras hasta llegar a la cima de una montaña. Arriba pregunta en una caseta por un refresco, obtiene una negativa. Arroja el envase vacío que trae consigo. El envase se estrella. Continúa su camino.

Durango, 2 de octubre de 1972 (México, 1972), de Juan Antonio de la Riva. Super8. 13 minutos. Color. Silente. Contenido: Congregación multitudinaria en la plaza de armas de Durango, por motivo de la masacre estudiantil del 2 de octubre en Tlatelolco.

Boda (), de Juan Antonio de la Riva. Super8. 13 minuto. Color. Silente. Contenido: Una pareja de novios se casan en una iglesia. Un sacerdote oficia la misa. Después de la ceremonia el festejo en un salón de fiestas, los recién casados se alejan en automóvil.

La muñeca fea (México, 1974), de Edgar Mijares. Super8. 6 minutos 50 segundos. Color. Sonido. Contenido: Mujer fuma un cigarrillo, una mujer está dentro en una habitación, un muchacho le un libro se acerca a la muchacha y le toca el rostro. un grupo musical toca sus instrumentos, los presenten bailan y beben alcohol, en la barra de un bar fuman y conversan. Suena La patita fea. Duración total: 0h, 40m, 58s.

Acervo: Superocheros. Antología del Super8 en México. Compilación de Filmoteca UNAM

Sur (México, 1970), de Gabriel Retes. Super 8mm. 11 minutos 41 segundos.

Chuchulucos y arrumacos para burgueses (México, 1974), de Rafael Montero. Super8, 15 minutos 17 segundos.

La segunda primera matriz (México, 1972), de Alfredo Gurrola. Super8. 14 minutos.

Global 16mm day

Suspenso y asesinato muxe en tono “Carmín tropical”, de Rigoberto Perezcano

octubre 15, 2015

Sentir que estamos viendo la realidad misma

Por Sergio Raúl López

Insertado en la particularísima realidad juchiteca, donde las familias aceptan e integran en su seno a los miembros masculinos que integran un tercer género, los muxes, Rigoberto Perezcano se aleja del folclor y del exotismo al entregar un magnífico thriller policiaco, Carmín tropical, en el que un exitoso cantante de cabaret decide volver a la ciudad zapoteca que abandonó para investigar el terrible asesinato de quien fuera su íntima amistad en los años previos a su huída.

CT_STILL_ 07

Para mejor contrastar una historia oscura, en torno a un salvaje homicidio por homofobia, así como a un asesino inesperado y al acecho, sirvan los alegres, vivos y calurosos tonos istmeños de Juchitán de las Flores –como versa la canción–, porque entre los aires del Istmo de Tehuantepec, sus playas y hamacas, entre sus camisas holgadas y calzados ligeros, entre las mesas playeras goteadas por cervezas heladas y las recámaras de camas sin cobijas, con el sempiterno ronronear de los ventiladores, las bicicletas y motonetas como el más fresco medio de transporte, siempre con la necesidad de avanzar huyendo de los calores caniculares o de guarecerse de ellos en los ajados bares donde ocurre la vida nocturna local, al refresco de infaltables cocteles de ron con cola, transcurre una película en clave de suspense y de thriller policial.

Los muxes, presa frecuente del exotismo folcloroide que suele hallar en sus trajes de tehuana, en sus collares, aretes y hasta dientes de oro, y en la permisividad de los habitantes de la mayor ciudad de la zona zapoteca para con estos homosexuales perfectamente asumidos e integrados, en Carmín tropical (México, 2014), segundo largometraje de ficción de Rigoberto Perezcano, son lo mismo uno víctima, Daniela (interpretada por Sharon Celeste Conde Villalobos, ganadora del certamen oaxaqueño Belleza Gay 2014), que detectives improvisados que han decidido volver al pueblo del que salió huyendo para abrazar una carrera como cantante de cabaret, Mabel (una increíble caracterización de José Pescina, que injustamente no se le ha reconocido con ningún premio) y de sus antiguos amigos a los que abandonó, pero que lo reciben no sin ciertas rencillas, Darina (un Juan Carlos Medellín con cejas depiladas) y el Faraón Morales (Everardo Trejo, con rayitos dorados en el cabello y un aire juangabrielesco).

Pero todo ello entregado en una sensación orgánica, para nada exagerada ni excesivamente repleta de abalorios ni de detalles tropicales, sino corriendo al ritmo natural de la vida en aquellas regiones del litoral atlántico, con una paleta de tonos sí encendidos, como corresponde a la zona, pero sin necesidad de imprimirles lo artificioso, recargado y rutilante que la cinematografía industrial ha adosado no sólo a lo oaxaqueño, sino a toda producción que supuestamente refleje lo mexicano, pero que en realidad lo torna en curiosidad o artesanía barata para turistas, en el que el muxe convive con policías que ya no investigan como el comandante Rómulo (Marco Petriz) o el “Pareja” (Marco Antonio Aguirre), y con un guapo y encantador taxista, Modesto (Luis Alberti), del que va enamorándose de manera inexcusable, despeñándose en ese punto ciego tan oscuro como atractivo.

Con estudios de cine en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (cuec) de la unam, Perezcano entrega su tercer filme, tras su debut con xv en Xaachila (México, 2002), ganador como Mejor Mediometraje Documental del primer Festival Internacional de Cine de Morelia (ficm) y luego presentó Norteado (México-España, 2008), ganador de diversos reconocimientos en Bratislava, Bruselas, Friburgo, Marrakech, Rótterdam, San Sebastián o Tesalónica y de un Ariel a Mejor Edición, ahora entrega Carmín tropical, también estrenada en el xii ficm, donde ganó el premio a Mejor Largometraje Mexicano y, más tarde, el Ariel a Mejor Guión, otorgado por la Academia Mexicana de Cine, la producción de Cinepantera y Tiburón Filmes, se estrenará en la cartelera mexicana el 9 de octubre, con distribución de la empresa Piano.

El relato, el tono, los detalles minuciosos y el propio retrato regional istmeño de Carmín tropical han ido construyéndose a lo largo de tu carrera fílmica. ¿Cómo haces para convertir en proyecto cinematográfico estas inquietudes?

Para mí es muy importante saber que requería un proceso largo y de una retrospección propia y muy profunda en el sentido de qué es lo que quieres contar, qué es lo que eres, qué te interesa y qué puedes relatar en este momento. En efecto, Carmín tropical fue un proceso que me llevó muchísimos años de mi vida pero que también se inserta dentro de mi trilogía oaxaqueña, un proyecto que siempre he mencionado, pues creo que Norteado, Carmín tropical y el siguiente largometraje que ya estoy escribiendo, La vereda del chivo, son justamente las películas que quiero contar en este momento de mi vida. Creo que cada una va a tener su vida propia, su naturaleza única y, sobre todo, forman parte de un proceso de hacer películas en el estado de Oaxaca. Y eso es lo único que tienen que ver entre sí: que están filmadas y tienen un tratamiento oaxaqueño, pero en sí no van a tener nada que ver. No sé si haga una cuarta película así, espero que sí, pero no se va a parecer a ninguna de esta trilogía oaxaqueña. Creo que voy a tener que seguir arriesgándome, de seguir buscando formas y caminos narrativos que me resultan importantes, en el sentido que me gusta investigar qué es lo que quiero decir en cada película, qué tanta energía, voluntad y capacidad tengo para contar películas que no se parezcan y que no tienen una línea, pero sobre todo, que no me hacen seguir una fórmula. Si algo he visto en los últimos años en el cine mexicano, es que se siguen fórmulas, caminos que ya están hechos y, como artista o como realizador cinematográfico, me parece que eso es una contradicción. Creo que uno tiene la misión y, hasta cierto punto, la obligación de sugerir cómo se puede contar una película. Sé que mis tres películas no tienen nada que ver, pero también que son procesos muy personales, muy interiores, que me gusta seguir y que espero poder terminar.

Cierto, hay muchos retratos en torno al fenómeno juchiteco de los muxes, pero casi siempre con sus collares y aretes de oro, sus vestidos coloridos de gala, y no necesariamente retratan su vida diaria, cotidiana. Y en eso te involucraste, más allá del género policial y del tono de thriller, veo una recreación no folcloroide, del día a día de la vida en el Istmo.

Era fundamental, insisto. Creo que era necesario hablar de ese tema pero sin parecerse a las demás películas, porque hay que tener una voz propia. Quizá mi postura es un poco soberbia, pero es la parte más honesta que tengo. Si voy a hacer una tercera película, de un tema que creo que no se ha tratado mucho en México, que tiene una forma diferente de contarse, y eso es lo que me interesa, porque me está costando trabajo, porque tengo que investigar sobre el tema, porque tengo que leer la literatura y ver las películas al respecto. No iría por un camino que no me va a crear un conflicto y un interés propio al estar desarrollando esta película. En Carmín tropical está el tema, pero no se ha tratado de esta forma, no sé, a lo mejor después habrá una película de otro cineasta sobre un muxe que quiere ser arquitecto o ingeniero, pero no un thriller, que es un género muy complicado y que hace única la película.

E, insisto, fuera del retrato turístico.

Sobre todo, como oaxaqueño, lo que menos quiero es que mi trabajo parezca producido por la Secretaría de Turismo.

El único muxe real, es la víctima, y elegiste a la reina muxe, pero del otro lado, los actores están muy fielmente caracterizados, con un trabajo muy profundo de creación de personajes y muy vivencial, pues estuvieron en Juchitán, en la Vela Muxe y conocieron a mucha gente de esta comunidad. Creo que eso le aporta fortaleza a la cinta.

Creo que no se puede hacer una película si no quieres ser profundo. Fue un trabajo muy agotador con todos los actores, con José Pescina, con Luis Alberti, Marco Petriz, con Everardo Trejo, les di muchísima literatura, ejemplos visuales, les enseñé algunas películas, fue un proceso muy largo. En ese sentido estoy muy claro, creo que si quiero hacer otra película voy a tener que ser más exigente conmigo mismo, más profundo con los posibles actores porque, de lo contrario, no voy a encontrar el resultado que quiero en el momento que esté en el set, voy a exigirles, sin haberlos entrenado, indicado y advertido que les iba a exigir muchísimo como personas, como actores, para que, en el momento que estemos en el set, recibamos los frutos de habernos adentrado a esa profundidad como personajes.

Además creciste tu rango de personajes. El elenco de Norteado era un trío o, si se quiere, cuatro personas. Acá son muchas más, que aparecen y desaparecen, es mucho más complejo, pues vas conociendo a cada uno. ¿Cómo fue dirigir una producción más grande?

Fíjate que también aprendí eso. Es muy complicado mantener a todos en una misma línea, es un aprendizaje que tengo dentro de la dirección de actores. Es mucho más complicado porque cada actor tiene una forma de trabajar, una personalidad y había que llegar de diferente manera con cada uno. Pero para mí era muy importante saber que estaba trabajando con los actores que había elegido y con los que sabía que iba a tener esos resultados. Y sí, los encontré, y eso me dio un aprendizaje muy importante para mi trabajo. No podía quedarme en la fórmula de una película como Norteado, con cuatro personajes, fueran adolescentes o universitarios, uno tiene que variar y exigirse. Creo que en este momento de mi vida una película tiene que exigirme mucho y debo sentirme atraído por el tema.

Y sentirte atraído por el reto de poderlo reflejar. No son actores oaxaqueños, pero los crees y los sientes absolutamente verídicos y eso destaca como un toque de madurez, en la cuestión de personajes.

A mí, particularmente me gusta mucho el trabajo con los actores. Me fascina el hecho de entablar un diálogo humano y profesional con ellos, puesto que son identidades que me van a permitir construir el relato que estoy pretendiendo. Entonces, no puedo entender una relación con los actores que no sea agarrarse de la mano y saltar al vacío juntos, sin saber si vamos a caer parados o vamos a azotar, revolcados. Lo importante es mantenerse unidos, de la mano, y haber saltado ese precipicio, eso es lo más interesante y creo que es una regla de lo que pretendo como director, el hecho de poder trabajar con gente que sé que se va a arriesgar, que va a tener que trabajar muchísimo para lograr lo que yo pretendo.

Aunque involucra la prestancia de un muxe que regresa a la tierra de la que escapó, lo que sugiere que no es el aparente paraíso gay que podría pensarse, pues Mabel sólo volvió para investigar qué pasó con su amiga asesinada, no buscas el efectismo con que se les relaciona, pues hay un tono muy natural, orgánico. ¿Cómo lo lograste en la foto, en el sonido, en la música, en los ambientes, en el vestuario?

Hay cierta forma orgánica de trabajo que ya tengo con todos mis colaboradores, quienes hicieron posible esta película, empezando por Cristina Velasco en la producción, que hizo un trabajo formidable; Alejandro Cantú en la fotografía; Miguel Schverdfinger en la edición; Pablo Tamez en el sonido; Ruy García en el diseño de sonido, son gente que ya me conoce y que ya sabe lo que quiero contar, pues me gusta ser muy claro en mis indicaciones y, sobre todo, me gusta encontrar ese naturalismo. Si algo disfruto de Norteado y de Carmín tropical es que el público se pregunte si está viendo un documental cuando son ficciones puras y eso lo logro a través de un trabajo muy específico y muy puntual: dónde va a ir la cámara, cómo se va a escuchar la escena, cómo se tiene que ver el actor, su ropa, cómo se debe lograr la ambientación, con Ivonne Fuentes en la dirección de arte y con la que he trabajado muchísimo. Son compañeros que ya entienden lo que quiero, porque heos venido consolidando una forma de realización a través de muchísimo tiempo, al grado que ya entienden y saben perfectamente que me van a proponer cosas que me van a gustar y que voy a aceptar, no algo que les voy a rechazar. Lo que pretendo es que sea muy natural, muy orgánico, un trabajo que me permita sentir que estamos viendo la realidad misma.

Otra cosa interesante es que los colores no están en los vestidos ni en las joyas, sino en la naturaleza misma. En las sillas de colores, en las cuentas de vidrio, en las luces fuera de foco, en la lluvia, en estas sensaciones que te da la película, que no sólo corre en los personajes y en el drama, sino en los detalles minuciosos de que está repleta. ¿Qué tanto procuras los detalles de este tipo?

Fíjate que hay algo muy chistoso que también he aprendido de esta segunda película: empiezo a ver el monitor en el centro y luego lo recorro en espiral hasta terminar y a partir de ahí puedo saber si me gusta o no el cuadro, es algo que obviamente tiene que ver con una neurosis, pero así me gusta verlo, a través de ese punto en el centro y de esa espiral que empieza a girar y girar en círculos hasta que llega a terminarse el monitor, entonces, digo que está perfecto pero si encuentro algo, digo que no me gustó esto o aquello, cómo está maquillada, por ejemplo. Hay una cosa que recuerdo muy bien y me encanta: justo antes de ver cantar a Mabel paré todo, hasta las luces, pedí que aguantaran un momento y que le cortaran las pestañas, porque estaban muy largas, pues era un elemento que el personaje no venía manejando y que no quería en ese momento. Obvio, fue una locura, pero creo que funciona y que de alguna otra manera sigue permitiendo que la gente se comunique con cada segundito o milésima de segundo que tiene la película y eso es para mí lo más importante.

Son sensaciones de alerta fílmica que no se pueden definir.

Totalmente. Te das cuenta que hay algo que te está gustando y algo no, entonces es tratar de corregir lo que no te gusta porque se está saliendo de lo que quieres contar y de lo que quieres decir de la película.

En Oaxaca hay un ámbito de creación inmenso, impresionante, plástico, literario, poético, musical, textil, culinario y mezcalero, ¿pero dirías que existe un bloque fílmico oaxaqueño?

Voy a hablar de mi caso. Creo que hay muchísimos artistas y de formas de expresión. Si algo respeto muchísimo de los escritores, de los pintores, de los escultores, de los músicos, hasta de los maestros mezcaleros, es que se están arriesgando y en sus propuestas siempre hay orgullo, hay algo que reafirma que no se están repitiendo, sino que proponen y sugieren por dónde van las cosas. Y eso me mueve mucho a mí, como cineasta, en el sentido de lo que pretendo decir como realizador oaxaqueño. Respeto muchísimo el trabajo del maestro Nacho Ortiz, de Jorge Pérez Solano, de gente que está haciendo películas, pero la fortuna de todo esto es que no nos parecemos, que somos completamente diferentes y que espero que los jóvenes que nos ven como una referencia cercana traten de encontrar su propia voz. Eso, para mí, es muy importante. Con esta segunda película de ficción he descubierto algo que en Norteado aún no me quedaba tan claro: son muy importantes los festivales, las alfombras rojas, los comentarios de la crítica, lo que diga la prensa, pero lo verdaderamente relevante es darme cuenta si voy evolucionando como director o no. Y esa respuesta solamente la tengo yo. Eso es muy importante para mí, no lo había visto en Norteado y ahora lo veo muy claramente en Carmín tropical, ahora me interesa mucho más ver y saber qué estoy haciendo, qué tan satisfactorio me resulta pero, sobre todo, saber qué tanto voy evolucionando. Y hablo de recetas y de caminos, porque siento que hay cineastas que se repiten en cinco películas y ya no sé si querré ver su octava película, si siguen. Lo importante es que hay que evolucionar, partir de muchas formas, saber contar historias de diferente manera. Norteado tiene una temática, un estilo, un humor que no había visto en el cine de migrantes, sin que fuera una tragedia, un lamento, sino que entendamos lo que está pasando con el sentimiento de un migrante. Y hemos visto muchos documentales sobre los muxes, pero no habíamos visto este tema a través de la investigación criminal del suspenso, como en Carmín tropical, que en México es casi imposible que alguien se atreva a tratarlo por lo complicado que es. Sin embargo, el resultado es muy satisfactorio para mí, me metí en un género muy complicado pero que me gusta muchísimo y que seguiré explorando quizás en el género negro. Para mí es muy importante investigarme y profundizarme en el tema que quiero contar, ojalá un día haga una comedia en forma, que hable de situaciones divertidas y profundas de la vida. Creo que saber que evoluciono es sentirme contento. No repetir una película que me funcionó hace unos años porque sé que funcionará para un festival o para una alfombra roja.

CT_STILL_ 11

Este artículo forma parte de los contenidos del número 42 de la revista cine TOMAde julio-agosto de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

CT_POSTER ALTA_70X100_CMYK DIGITAL_04.psd

Décimo Tulancingo Cinefestival

octubre 15, 2015

Tulancingo festival

Tulancingo Cinefestival es el punto de encuentro para la difusión del cine mexicano, a través de la presentación de proyectos consolidados, así como el reconocimiento a quienes en alguna forma o acción han aportado a su existencia. Es el punto de partida o espacio de seguimiento para proyectos de comunicación, audiovisuales, culturales y/o artísticos en general. Busca difundir las potencialidades en el área audiovisual, con la finalidad de atraer a profesionales en el área a realizar sus proyectos en la entidad y los atractivos turísticos y naturales tanto de la región, como del resto de la entidad, a través de turismo cultural y educativo.

Jueves 15 de octubre

Eddie Reynolds y los Ángeles de Acero (México, 2014), de Gustavo Moheno.

Viernes 16 de octubre

Alivio (México, 1915), de Carla González Vargas.

Sábado 17 de octubre

Estrellas solitarias (México, 2014), de Fernando Urdapilleta.

Lunes 19 de octubre

El albergue (México, 2014), de Alejandra Islas.

Martes 20 de octubre

González, falsos profetas (México, 2013), de Christian Díaz Pardo.

Miércoles 21 de octubre

Güeros (México, 2014), de Alonso Ruizpalacios.

Jueves 22 de octubre

El hogar al revés (México, 2014), de Itzel Martínez del Cañizo.

Viernes 23 de octubre

El silencio de la princesa (México, 2014), de Manuel Cañibe.

Sábado 24 de octubre

La increíble historia del Niño de Piedra (México, 2014), de Jaime Romandía.

Tulancingo festival 1

12140033_452483144955316_3056235192485677127_o

Arte y ciencia en el XLIII Festival Internacional Cervantino

octubre 7, 2015

2-Singersongwriter-Sixto-Rodriguez-from-SEARCHING-FOR-SUGAR-MAN-directed-by-Malik-Bendjelloul-1024x838

La cuadragésima tercera edición del Festival Internacional Cervantino (FIC), se realizará entre el 7 y el 25 de octubre de 2015 en la ciudad de Guanajuato, y presentará un programa dedicado a la vinculación entre La ciencia del arte/El arte de la ciencia, así como la presencia de más de 3 mil 400 artistas nacionales e internacionales. Entre ellos, destacan dos premios Nobel, el químico Roald Hofmann y el astrónomo George Fitzgerald Smoot; charlas del neurólogo Rodrigo Quian Quiroga y del experto en cristalografía Juan Manuel García Ruiz, un montaje dancístico entre humanos y robots de la coreógrafa Blanca Li; un horno alquímico en el Fausto de la compañía Pandur Theaters; monólogos científicos de The Big Van Theory; el estreno en México de la sinfonía Doctor Atomic, de John Adams, entre otros. Tres serán los países invitados de honor: Perú, Chile y Colombia, y Morelos será el Estado Invitado de Honor. Los 700 espectáculos se transmitirán gratuitamente vía streaming, en pantallas instaladas en espacios públicos de los 32 estados.

Se presentarán tres ciclos cinematográficos en las Escalinatas de la Universidad de Guanajuato y en el auditorio Euquerio Guerrero:

La ciencia del arte/El arte de la ciencia

Los hijos del hombre, de Alfonso Cuarón.

Usurpadores de cuerpos, de Phillip Kaufman.

La marcha de los pingüinos, de Luc Jaquet.

Microcosmos, de Claude Nuridsany y Marie Pérennou.

La casa de los números, de Brent Leung.

Grizzly Man, de Werner Herzog. Las fabulosas aventuras del barón Munchausen, de Karel Zeman.

Transiciones

Buscando a Sugar Man, de Malik Bendjelloul.

El Pacífico

La teta asustada, de Claudia Llosa.

El acordeón del diablo, de Stefan Schwietert.

Cortometrajes mexicanos

La Parka, de Gabriel Serra Argüello.

Nunca regreses, de Leonardo Díaz.

Ver llover, de Elisa Miller.

Don Sabás, de Juan Manuel Zúñiga.

CIMOVLKXAAIczt3