Archive for 30 junio 2015

Cine Toma 41: Intensa tonalidad germana

junio 30, 2015

 

Orígenes, historia y actualidades de la Semana de Cine Alemán en MéxicoPortada Toma 41 Ch

Les presentamos la portada del número 41 de Cine Toma, revista bimestral de cultura cinematografía que circula a nivel nacional, durante julio y agosto, en locales cerrados, con un fotograma de Cuando soñábamos (Als wir träumten, Alemania-Francia, 2015), de Andreas Dresen, en torno a un grupo de adolescentes en el contexto histórico de la reunificación, que recorren Leipzig en las noches y, mientras exploran sus propios límites, consumen drogas, roban autos, se pelean con neonazis y abren su propio bar. Pero la vida salvaje tiene un precio…

El dossier central: “INTENSA TONALIDAD GERMANA. Orígenes, historia y actualidades de la Semana de Cine Alemán en México”, ofrece al lector una mirada panorámica en torno a la cinematografía alemana, lo mismo desde sus numerosos festivales,  escuelas y sistemas de fomento, hasta algunas de sus personalidades destacadas y, sobre todo,  al recorrer, en retrospectiva, las películas y los realizadores que han integrado la programación, retrospectivas y homenajes de la Semana de Cine Alemán en México, organizado por el Goethe-Institut Mexiko, institución que colaboró con Cine Toma para la elaboración del presente ejemplar.
Las páginas inician con un acercamiento al sistema de fomento cinematográfico en Alemania, diferenciado entre los apoyos federales y los regionales, de Bert Rebhandl; en seguida, los numerosos e importantes festivales fílmicos del país son abordados por Philipp Bräuer; ser el segundo país con más escuelas del mundo y sus métodos educativos son referidos en el artículo de Klaus Lüber. Además se ofrecen todas las películas y fechas que han integrado las trece ediciones −la décimo cuarta, cuya programación también se incluye, se realizará entre el 20 de agosto y el 3 de septiembre en Cinépolis y en la Cineteca Nacional− y se recuperan un par de ensayos introductorios escritos por el crítico Jorge Ayala Blanco para la primera y cuarta entrega del entonces llamado Festival de Cine Alemán.
En seguida, Pedro Paunero aborda el Rainer Werner Fassbinder heteroflexible y pansexual; Sonia Riquer comparte la profunda y larga charla que sostuvo con la actriz Barbara Sukowa; se incluye una entrevista con Andreas Dresen. También se incluyen dos proyectos en los que ambos países, México y Alemania, colaboran: el Talents Guadalajara, de acuerdo a su directora, Ana Zamboni; y la iniciativa bilateral de residencias artísticas Guanajuato-Berlín 24/7, en testimonio de Nina Rodríguez, directora de programación del GIFF.
En otras secciones, en Industria, Víctor Ugalde entrega la segunda parte del estudio sobre las malas prácticas comerciales de los blockbusters estadounidenses, que con dos o tres títulos logran ocupar hasta el 113% de las pantallas mexicanas, y Luis Carrasco realiza un recorrido histórico en torno al programa Cinergis, que alcanza 20 años de existencia este verano. En Académicas se incluye el discurso leído por Blanca Guerra, presidenta de la AMACC, en la quincuagésima séptima entrega de los premios Ariel, así como un fragmento del guión, escrito por Flavio González Mello, la lista completa de ganadores y una fotogalería sobre esa gala. En Libros, se incluye el ensayo de Jean Meyer y algunas fotografías de Cuates de Australia, en torno al documental homónimo de Everardo González. Desde la Filmoteca de la UNAM ofrece un texto del crítico Rafael Aviña sobre Ciudad Universitaria como locación cinematográfica, en adelanto del libro y la exposición próximos a lanzarse. La décima entrega del Curso de Actuación para Cine, de José Sefami, reflexiona sobre la construcción del personaje de afuera hacia adentro y de adentro para afuera. En Festivales, se ofrecen tres testimonios de los participantes del concurso Identidad y Pertenencia, del XVIII GIFF de Guanajuato; Paula Astorga anuncia Distrital Formación, con una serie de actividades de las que destaca la plataforma Tres Puertos Cine; Liset Cotera repasa los veinte años de existencia del Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños) de La Matatena; Edna Campos adelanta el XIV Macabro Madness y Gorka Meneses el primer In-Edit Indio, en Cuernavaca. Estrenos presenta La tirisia, de Jorge Pérez Solano, en entrevista de Salvador Perchesy el lanzamiento en 3D de Un Gallo con muchos huevos, de Rodolfo y Gabriel Rivapalacio, en entrevista con José Juan Reyes.

Trigesimoquinto Foro Internacional de Cine

junio 29, 2015

kaguyahime-header

La trigésima quinta edición del Foro Internacional de la Cineteca ofrece en su programación 14 largometrajes de la producción cinematográfica actual, como una oferta veraniega que inicia su exhibición el 3 de julio en la Cineteca Nacional y más tarde recorrerá varias sedes de la Ciudad de México y, en agosto, diversas ciudades de la República Mexicana como Zacatecas, Querétaro, Guanajuato, León, Veracruz, Tamaulipas, Chiapas, Aguascalientes, Guadalajara, Nuevo León, Chihuahua y Tijuana.

Esta es la lista de películas:

La princesa Kaguya (Kaguyahime no monogatari, Japón, 2013) de Isao Takahata.

Relatos iraníes (Ghesse-ha, Irán, 2014), de Rakhshan Bani-Etemad.

La fiesta de despedida (Mita Tova, Israel, 2014), de Tal Granit y Sharon Maymon.

Nobi. Disparos al amanecer (Nobi, Japón, 2014), de Shin’ya Tsukamoto.

Una relación perversa (Abus de faiblesse, Francia, 2013), de Catherine Breillat.

La tribu (Plemya, Ucrania-Países Bajos, 2014), de Miroslav Slaboshpitsky.

Príncipe (Prince, Países Bajos, 2015), de Sam de Jong.

Incomprendida (Incomprensa, Italia, 2014), de Asia Argento.

Los bañistas (México, 2014), de Max Zunino.

Made in Bangkok (México-Tailandia, 2015), de Flavio Florencio.

Escuela normal (Argentina, 2012), de Celina Murga.

El botón de nácar (Chile, 2015), de Patricio Guzmán.

No se recargue en las puertas (Stand Clear of the Closing Doors, Estados Unidos, 2014), de Sam Fleischner.

Una chica camina sola a casa de noche (A Girl Walks Home Alone at Night, Estados Unidos, 2014), de Ana Lily Amirpour.

 

2ef0b902a30f536f1d8f51cec9a1ff79

 

Cartel 35 Foro

Nominados a los Premios Canacine 2015

junio 18, 2015

Premios Canacine 2015

El miércoles 17 de junio, en la Sala 10 de Cinemex Reforma 222, Agustín Torres Ibarrola, director de la Cámara Nacional de la Industria del Cine y del Videograma (Canacine), junto con la actriz Cecilia Suárez y el presentador Mauricio Barrientos “El Diablito”, presentaron la lista de nominados de la décimo primera entrega de los Premios Canacine, que se llevará a cabo el próximo 8 de julio en una ceremonia de gala a efectuarse en el Centro Cultural “Roberto Cantoral” (Calle Puente de Xoco s/n colonia Xoco).

Esta es la lista de nominados, además de las categorías que no compiten al ser premios cuantitativos como es Película Mexicana más Taquillera del Año, Película Extranjera más Taquillera del Año, Película Mexicana más Vendida en Video, Película Extranjera más Vendida en Video, o la honorífica del Premio Especial a la Contribución Artística y Técnica de un Mexicano en la Industria Global, que el año pasado le fue entregado a Alfonso Cuarón.

MEJOR PELÍCULA 

Cantinflas

Cásese quien pueda

Guten Tag Ramón

La Dictadura Perfecta

Obediencia Perfecta

La Jaula de Oro

ACTOR DEL AÑO

Damián Alcázar por La dictadura perfecta.

Juan Manuel Bernal por Obediencia perfecta.

Kristyan Ferrer por Guten Tag Ramón.

Oscar Jaenada por Cantinflas.

ACTRIZ DEL AÑO

Sandra Echeverría por Amor de mis amores.

Martha Higareda por Cásese quien pueda.

Silvia Navarro por La dictadura perfecta.

Lisa Owen por Los insólitos peces gato.

DIRECTOR DEL AÑO

Sebastián del Amo por Cantinflas.

Luis por La dictadura perfecta.

Diego Quemada Diez por La jaula de oro.

Jorge Ramírez Suárez por Guten Tag Ramón.

PROMESA FEMENINA DEL AÑO

Erika de la Rosa por ¿Qué le dijiste a dios?

Karen Martínez por La jaula de oro.

Danae Reynaud por Club sándwich.

Diane Rosser por Odio el amor.

PROMESA MASCULINA DEL AÑO

Sebastián Aguirre por Obediencia perfecta.

Lucio Giménez por Club sándwich.

Brandon López por La jaula de oro.

MEJOR DOCUMENTAL MEXICANO

Navajazo, de Ricardo Silva.

El cuarto desnudo, de Nuria Ibáñez

H2Omx, de José Cohen y Lorenzo Hagerman.

Ilusión nacional, de Olallo Rubio.

MEJOR CAMPAÑA PUBLICITARIA DE UNA PELICULA MEXICANA

Cantinflas, de Videocine.

Cásese quien pueda, de Videocine.

El crimen del Cácaro Gumaro, de Fox.

La dictadura perfecta, de Alfhaville.

MEJOR CANCIÓN DE UNA PELÍCULA MEXICANA

“Ríete de amor hasta que mueras”, de Aleks Syntek para Cantinflas.

“Quédate conmingo”, de Jesús Navarro para Cásese quien pueda.

“Labios” de Jenny and the Mexicats para Amor de mis amores.

MEJOR CORTOMETRAJE MEXICANO

Perfidia (México-Estados Unidos, 2014), de David Figueroa.

Ramona (México, 2014), de Giovanna Zacarías.

El don de los Espejos (México, 2014), de Mara Soler Guitian.

La carta (México, 2014), de María de los Ángeles Cruz.

Premios Canacine 2015-Agustín


Abierta, la convocatoria para el Premio Rovirosa 2015

junio 17, 2015

convocatoriarovirosa2015

La Universidad Nacional Autónoma de México, a través de la Coordinación de Difusión Cultural, la Dirección General de Actividades Cinematográficas y el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, lanzó el 27 de junio la convocatoria para el Premio José Rovirosa que reconoce al Mejor Documental Mexicano y al Mejor Documental Estudiantil realizados entre el 1 de junio de 2015 y el 31 de julio de 2015, para así rendir homenaje a la obra docente y cinematográfica del maestro Rovirosa, cineasta universitario y promotor del género documental en México.

La recepción de trabajos se realizará del 27 de julio al 7 de septiembre de 2015.
rovirosa2015

filmoteca-unam-logo

Ganadores del séptimo Festival de Cine Mexicano en Durango

junio 16, 2015

Durango Teatro Victoria 1

La tarde del domingo 14 de junio de 2015, en el Teatro Victoria de la ciudad de Durango, al término de la proyección de Tras Nazarín (España-México, 2015), de Javier Espada, se realizó la ceremonia de clausura del séptimo Festival de Cine Mexicano de Durango, en la que se otorgaron los siguientes premios.

Mejor Largometraje

Me quedo contigo (México, 2014), de Artemio Narro.

Mención Especial

Made in Bangkok (México-Alemania, 2015), de Flavio Florencio.

Mejor Cortometraje

Tremulo (México, 2015), de Roberto Fiesco.

Mención Especial

400 maletas (México, 2015), de Fernanda Valadez.

Mejor Cortometraje ‘’Hecho en Durango’’

Ni de aquí, ni de allá (México, 2015), de Pamela Velasquez.

Mención Especial

Come and see (México, 2015), de José Ángel Soto Favela y Antonio Delgado.

Premio del público

Made in Bangkok (México-Alemania, 2015), de Flavio Florencio.

Premio de la crítica

Me quedo contigo (México, 2014), de Artemio Narro.

Premio del jurado joven
Filosofía natural del amor (), de Sebastián Hiriart.
El Instituto de Cultura del Estado invitará al director al Festival de cine latinoamericano de Vancouver, en Canadá.

Premio Centro Buñuel de Calanda

Matria (México, 2014), de Fernando Llanos.
La película se exhibirá en el festival 22xDon Luis, en Calanda, España.

Premio al Jurado Joven

Luis Roberto Martínez Valdez.
El Instituto de Cultura del Estado otorga una beca para asistir al Campamento Audiovisual Itinerante en Oaxaca.

Durango Teatro Victoria

festival-de-cine-Dur

Séptimo Festival de Cine Mexicano de Durango

junio 10, 2015

Pequeño, pero sólido

Por Christian Sida-Valenzuela

En lo que es casi un mar de festivales fílmicos que se realizan anualmente en México −103, de acuerdo al Anuario Estadístico de Cine Mexicano, editado por el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine)−, encontrarle a cada uno un sentido de ser, si no original sí que sea, al menos, particular, resulta fundamental. La palabra “festival internacional” me suena un poco desleal a su sentido: no veo mucho cine africano o asiático en las diferentes programaciones de las decenas de los bautizados como festivales internacionales en el país, pues se concentran, evidentemente, en el cine europeo, por tradición, y en el latinoamericano, por formar parte de la región.

foto_01

Tres cosas fueron las que definieron, desde el principio −hace siete años−, al Festival de Cine Mexicano de Durango: ser un festival pequeño pero sólido, que se dedicara exclusivamente al cine nacional y que despertara el interés por el cine en los jóvenes del estado. Es así como el festival ha tratado de encontrar su identidad.

Encuentro inusual que se insista tanto en el país respecto al momento histórico del cine nacional, con una producción que supera los más de cien largometrajes al año, cuando los festivales dedicados exclusivamente al cine nacional son prácticamente inexistentes. Claro, no podría aquí dejar de mencionar que los dos grandes festivales del país, Morelia y Guadalajara, si bien contienen la palabra internacional en su título, dedican sendas secciones al cine mexicano, la misma formula también la sigue otro gran festival: el de Guanajuato, así como los amigos académicos del Festival Internacional de Cine unam (ficunam). Lo mismo sucede con dos de los festivales emergentes de cine del país, Los Cabos y el de la Riviera Maya, que no sólo comparten la similitud de sus paradisiacas playas, sino el que siendo festivales internacionales con una programación de gran nivel, dediquen secciones exclusivas al cine nacional.

Esto atiende muy probablemente a su proyección internacional y es que, claramente, cada festival tiene intereses diferentes, es por eso que únicamente ser un festival de cine mexicano no alcanza para encontrar ni grandes patrocinadores, ni grandes estrellas que lo visiten. Esto es claro y entendible. Pero hay otros festivales que, por su naturaleza, no requieren de estos factores, y creo que esto es justamente lo que hemos logrado en Durango, y aunque no es nada excepcional, sí rompe la regla, ya que somos los únicos que nos dedicamos exclusivamente al cine nacional.

Digo que no es nada excepcional, porque es más difícil no hacer un festival de cine mexicano que hacerlo. México, a diferencia de la mayoría de los países de la región latinoamericana, cuenta con un organismo fílmico que funciona como una casa productora y distribuidora: el apoyo y las facilidades que el Imcine otorga para realizar muestras de cine nacional son grandes. No faltaba más: el Estado mexicano, por diferentes canales, produce más o menos el 80% del cine que se realiza en el país, por lo que su responsabilidad también es promoverlo. El Festival de Cine Mexicano de Durango tiene otra razón que explica su misión de promoción de nuestro cine, porque es organizado por el Instituto de Cultural del Estado de Durango (iced). Mi lógica personal es la siguiente: si el Estado –lo que, evidentemente, incluye nuestro impuestos−, subvenciona la gran mayoría del cine nacional, es irreversible que su tarea sea hacer llegar el cine a quienes ya pagaron por su producción, es decir, los contribuyentes. Aquí agregaría que cada instituto o secretaría de cultura del país, debería tener como regla organizar muestras de cine mexicano.

Habiendo escrito el párrafo anterior, parecería que el Festival de Durango muestra el cine mexicano por una convicción nacionalista más que artística. Pero no es así. Personalmente, yo defiendo al cine mexicano, no fundamentalmente porque sea mexicano sino porque es un gran cine. No defiendo al cine mexicano a ciegas, defiendo al buen cine mexicano. Y es ese cine el que tratamos de mostrar en Durango.

La selección de filmes en Durango es pequeña, concisa y con un sentido de programación: seis largometrajes en competencia, seis cortometrajes nacionales y seis locales. Buscamos mostrar lo que consideramos que es lo mejor del cine mexicano reciente, de propuestas innovadoras. Es la ventaja de ser un festival pequeño: no tenemos ataduras que regulen el sentido de nuestra programación, no hay intereses que influyan más que nuestra visión misma.

La séptima edición del Festival de Cine Mexicano de Durango estará dedicada a la obra fílmica de Luis Buñuel (Calanda, 1900-Ciudad de México, 1983), un mexicano por convicción. En el festival, que se realizará entre el 3 y el 7 de junio en la ciudad capital de la entidad, y también habrá talleres –de actuación para cine, guión y crítica cinematográfica− y charlas magistrales, que se enfocarán en promover y motivar a los jóvenes de Durango para encontrar un sentido en el crear y apreciar el cine a través del producto nacional.

552691_427504560641525_1131239308_n_opt

SELECCIÓN OFICIAL 

Largometraje Nacional en Competencia

La Danza del Hipocampo, de Gabriela Domínguez Ruvalcaba.

Filosofía Natural del Amor, de Sebastián Hiriart.

Made in Bangkok, de Flavio Florencio.

Asteroide, de Marcelo Tobar.

Matria, de Fernando Llanos.

Me quedo contigo, de Artemio Narro.

Los Muertos, de Santiago Mohar Volkow.

Cortometraje Nacional en Competencia

400 Maletas, de Fernanda Valadez.

Zimbo, de Juan J. Medina y Rita Basulto.

Tome la pistola y comience a despachar, de Eduardo Sabugal Torres.

Nunca Regreses, de Leonardo Díaz.

La tierra vacía, de Hari Sama.

Huellas, de Jorge Orozco.

Trémulo, de Roberto Fiesco.

Hecho en Durango
En competencia.

Dur Labour, de Jorge Sandoval

S/N° Sin Número, de María de Jesús Ávila, Guillermo Morales, Ricardo Jacobo Ramírez.

Zänä, de Zinaí Díaz.

El Bunker, de Arturo Perales y Erik Camarillo.

Come and See, de José Ángel Soto.

Ni aquí, ni allá, de Pamela Velásquez.

Eve, de Johnatan Juárez Sariñana.

Ceremonia, de Otón Rivera Samaniego.

1:100, de Marco Salazar.

FUERA DE COMPETENCIA

La teta de Botero, de Humberto Bustos.

Amelia para siempre, de Deniss Barreto.

Visiones, de Alba Sandoval Andrade, Dafne Herrera Ontiveros, Juan Carlos Hernández Mañón, Noel Rodríguez Rodríguez, Ulpiano Sortillón Tena, Fernando Muñoz Saldaña, David Reséndiz Lara.

Programa VII Festival Durango

Este artículo forma parte de los contenidos del número 40 de la revista cine TOMAde mayo-junio de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

 

Nicolás Echevarría confronta la tradición huichola con el arte contemporáneo en “Eco de la montaña”

junio 5, 2015

Está en el inconsciente de todos los mexicanos

Por Sergio Raúl López

Es difícil poner en duda el hecho que Nicolás Echevarría muy probablemente sea el documentalista que más profunda y profusamente se ha sumergido en la cosmogonía y tradiciones de los pueblos originarios de México, lo que reafirma, tras una larga ausencia cinematográfica, con su nuevo trabajo, Eco de la montaña, premiado y reconocido filme sobre el muralista Santos de la Torre y las vicisitudes que ha enfrentado en su doble condición de artista, en el sentido occidental, y de chamán, para los usos y costumbres de su comunidad.

eco_de_la_montana_stills_050214.0018040

Perfecto relato de la exclusión, práctica tan extendida en México, es el mural El pensamiento y alma huicholes, compleja pieza mural ensamblada con casi un centenar de páneles cuadrados −de 30 centímetros de lado− y elaborado con alrededor de dos millones de chaquiras multicolores, colocado en uno de los accesos de la estación Palais Royale-Musée du Louvre. Inaugurado en 1997, para conmemorar tres décadas del convenio entre los sistemas del Metro de París y el de la Ciudad de México –a cambio, en una entrada de la estación Bellas Artes se reprodujo el estilo arquitectónico francés de Hector Guimard−, por los presidentes de ambas naciones, Jacques Chirac y Ernesto Zedillo, y un séquito de funcionarios y notables. Un gentío en el que no se encontraba el artista wixárica de Santa Catarina, Jalisco, Santos de la Torre Santiago, pese a ser el autor de la pieza –montada de cabeza, como nos enteraremos más tarde.

Especialista en el relato cinematográfico del mundo indígena, Nicolás Echevarría (Tepic, 1947), ya no había entregado ningún trabajo fílmico desde su última producción de ficción, la comedia Vivir mata (México, 2001), un género que no le resulta ajeno y en el que ya había entregado un clásico del Nuevo Cine Mexicano, Cabeza de Vaca (México, 1990), en torno a la conversión de un conquistador español a la cosmogonía de los pueblos originarios de Mesoamérica. Aunque proseguía su carrera elaborando trabajos audiovisuales como la serie televisiva sobre Maximiliano y Carlota para Clío o Memorial del 68, ambiciosa instalación en video con casi 60 entrevistas y cientos de objetos para el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, el realizador se había alejado de las salas de cine.

Pero la historia del artista indígena vilipendiado por el poder –posteriormente Zedillo visitaría a Santos en helicóptero en su rancho serrano para felicitarle, mientras su familia huía y se escondía en las barrancas, ante tan violenta intrusión–, le resultó lo suficientemente irresistible como para convencerle de regresar al cine documental en torno a los indígenas, línea en la que se cuentan trabajos suyos tan emblemáticos como Judea, Semana Santa entre los coras (México, 1973); Hikure Tame, peregrinación del peyote entre los huicholes (México, 1975); María Sabina, mujer espíritu (México, 1979); Teshuinada, Semana Santa tarahumara (1979); Poetas campesinos (México, 1980), o Niño Fidencio, el taumaturgo de Espinazo (México, 1981) y que lo han vuelto una referencia indispensable en las últimas cuatro décadas.

La comisión de un mural de gran formato a Santos –similar al del Louvre–, para el Museo Zacatecano, fue la oportunidad perfecta para que Echevarría pudiera adentrarse y registrar el proceso completo de creación artística, desde la peregrinación a la zona sagrada del cerro del Quemado, el Wirikuta, en San Luis Potosí, para solicitar permiso divino para encarar la tarea, hasta su estancia en Zacatecas capital, donde permaneció largos meses en un taller, trabajando la pieza, aunque nostálgico por su rancho, y le permite profundizar en la cosmogonía no sólo de Santos, que es un chamán peyotero en su comunidad, sino del pueblo wixárica en su conjunto, justo en una época en la que diversas mineras amenazan con explotar justo la región umbilical y corazón del pueblo huichol –el referido Wirikuta.

El resultado es Eco de la montaña (México, 2013), un multipremiado documental sobre la cultura y ritualidad de un pueblo atávico como es el wixarica, a través de Santos, uno de sus artistas más reconocidos. Es decir que de tradición con contemporaneidad lo que se refuerza con la música incidental, tanto la tradicional huichola como la del compositor de música de concierto Mario Lavista. Estrenado en el xxix Festival Internacional Internacional de Cine en Guadalajara, donde ganó el premio Mezcal al Mejor Largometraje Mexicano, y luego reconocido como Mejor Largometraje Mexicano en el ix Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF); el documental ha recibido galardones internacionales como el Hugo de Oro en Chicago y Mejor Documental en Lima, además de ser seleccionado al Cinéma du Reel e inaugurar la sección native de la lxv Berlinale. Tras formar parte del xxxiv Foro Internacional de la Cineteca Nacional, Eco de la montaña, de la productora Cuadro negro, llegará a la cartelera mexicana el 12 de junio, con diez copias y distribución de Cinépolis, a propósito de lo cual ocurrió la siguiente entrevista con Echevarría.

¿Cómo ha logrado acercarse a una cultura tan cerrada y recelosa como la wixárica y hacerlo con una cámara de cine?

En las películas que he realizado he querido acercarme, cada vez más, a la idea de que le voy a dar al sujeto el micrófono y las maneras de expresarse a sí mismo. Y Eco de la montaña quizás sea lo más cercano a lo que he llegado con esta idea. Que Santos de la Torre narre su documental, que yo trate de ser lo más invisible, en la medida de lo posible, porque en este caso está el truco de la música que ya es un elemento de subjetividad. El hecho de escoger no la música huichola, sino la de Mario Lavista para expresar ciertos momentos medio de alucine, de introspección, de cómo en un momento dado puedo llegarme a sentir en el desierto después de haber comido peyote o para crear una atmósfera extraña, misteriosa, que nos permita y facilite entrar en otro mundo. Lo que siempre me ha atraído de las películas que he hecho, desde la primera, es penetrar en un mundo muy ajeno, a pesar de que está muy cerca de nosotros. Desde niño vi a los huicholes y a los coras en las plazas y siempre tuve la certeza de que había un mundo paralelo, otra realidad detrás de estos personajes. Eso fue lo que me atrajo, desde el principio, a dedicarme a hacer documentales con temas indígenas y explorando este mundo religioso y ritual, no el folklórico, no el etnográfico, no el antropológico, sino utilizar los medios e instrumentos del cine para crear una atmósfera mística y, odio decir esto, pero cerca de lo poético, más que explicar o de ser didáctico, aunque también he caído en eso. Pero digamos que mis primeras películas, mis mejores películas creo yo. son aquellas en las cuales evito, en un momento dado, ser explicativo.

Este documental posee, más bien, un impulso artístico, de autor, por eso recurre a otros autores como Mario Lavista, un gran clásico de la música contemporánea mexicana, y al propio Santos, no sólo como un huichol sino alguien cuya obra se traslada a los museos. ¿Cuál es la relación entre el arte contemporáneo y este documental?

Empezando porque los huicholes son, básicamente, una sociedad comunitaria en la que lo individualista no se ve con buenos ojos y la característica de un artista es tener una visión individual del mundo, de las cosas. Entonces, en ese sentido, el mismo Santos ha tenido problemas con su comunidad, porque un poco se sale del huacal en el que todo mundo tiene que rendir cuentas de todo lo que hace. Él ha roto esas reglas al convertirse en un artista y son pocos los huicholes que han sido reconocidos como artistas, el otro ha sido el finado José Benítez Sánchez, reconocido por los grandes cuadros y murales de estambre. Después de él, Santos es el más importante artista huichol que ha destacado individualmente. Yo no sé que efectos vaya a tener esto en Santos mismo y en su comunidad cuando la película sea exhibida en sus comunidades, vayan los huicholes a verla y algunos, obviamente, le van pedir que rinda cuentas de cuánto ganó o por qué no les informó de ciertas cosas, por qué no pidió permiso. Cosa que en nuestro mundo no existe: un artista no tiene que pedirle permiso a nadie, al contrario, es un ser que tiene que romper reglas y esquemas para crear su trabajo, porque de lo contrario deja de ser un artista.

Y esto plantea temas bien interesantes. Cuando vi el diseño del mural, de pronto me asusté por la nubecita y la imagen que tiene del viento, que refiere a los antiguos mapas occidentales que indican dónde sopla el viento, pero me dije que Santos en un artista y no tengo ningún derecho de preguntarle sobre la estética del tigre, del toro o de la nube, que no tienen estética tradicional huichola. Ese era el mural que quería hacer y ni modo. Y ahora que lo veo terminado lo entiendo mejor y la película me ayudó a entender el mural porque no hablo huichol. Por ejemplo, hay una escena en el desierto, en la ceremonia del peyote, en la que el chamán llora y pide un perdón a los dioses primero por no saber traducir sus palabras a su gente y segundo por habernos permitido estar ahí.

Entonces, hay un doble conflicto aquí: Santos, como artista huichol, frente a su comunidad, y yo imponiendo una música contemporánea con un instrumento rarísimo, que es la armónica de cristal, que suena pachecón, como si uno estuviera medio alucinando en el desierto, haciendo una interpretación de cómo podría haberme sentido al comer peyote y estando en esa atmósfera.

¿Cómo atravesó la frontera entre este México contemporáneo para regresar a estos seres atávicos que son los huicholes y mostrar estos dos mundos que coexisten?

Siempre he pensado que la Ciudad de México es un ejemplo que funciona muy bien como metáfora: está sobre un lago y tiene el recuerdo del agua, pero se nos olvida hasta que tiembla y nos recuerda que estamos cimentados sobre el agua. También he pensado que existe una capa inconsciente, en la que el mundo indígena está ahí, y eso nos hace a los mexicanos muy diferentes de los europeos, y que el germen de todo ese mundo es el mismo de Cabeza de Vaca, son los frailes que al principio destruyeron los ídolos, los códices y después se arrepienten y se dedican a rescatar lo más que pueden de eso que destruyeron. Nunca terminé ninguna carrera, pero la que más o menos terminé −pero todavía no acabo−, es lo que me ha enseñado el mundo indígena y eso está en mi acercamiento al cine, al mundo indígena, aunque siempre lo he mezclado con otros elementos, pero ya no niego mi subjetividad. Creo que todos los mexicanos tenemos parte indígena en el inconsciente y digamos que Eco de la montaña está en el inconsciente de todos los mexicanos.

La representación huichola, revelada con estambritos o chaquiras, uno junto al otro, van mostrando dimensiones más allá de la percepción común. ¿Cómo empatar esta percepción en una película?

Yo creo que el peyote y los alucinógenos tienen mucho que ver con eso, les otorga esta natural inclinación por la simetría y el color. Y no es un tabú el hecho de penetrar en otro estado de conciencia, para ellos es algo natural y no le tienen el pavor o la prohibición que existe en nuestro mundo, en el que prohibimos y castigamos los alucinógenos. Para ellos es algo absolutamente natural. Desde el primer viaje que hice con los huicholes y los coras, fui testigo de cómo a los niños de pecho se les dan sus trocitos de peyote. ¿Qué puede imaginar un niño de pecho? ¿Cómo alucina? ¡Imagínate, va más allá de cualquier idea!

Y estos estados de conciencia se relacionan con estados de percepción estética, presente ahí en el desierto y en sus comunidades, ¿cómo volver eso cine?

Ha sido una de las tentaciones que hemos tenido todos los que nos dedicamos a representar el mundo de los alucinógenos. Y creo que uno de los mejores logros en ese terreno está en Cabeza de Vaca, cuando Alvar Núñez cura al gigante en la choza y bebe una sustancia alucinógena para luego comprender, por primera vez en su vida, que es un curandero y que tiene la capacidad de sanar. Pero siempre hay esta tentación de representar el mundo de los alucinógenos visualmente, sin tener que recurrir a los estereotipos del cine más industrial.

eco_de_la_montana_stills_050214.0016981

Nicolás-Santos-Fresnillo-1

Este artículo forma parte de los contenidos del número 40 de la revista cine TOMAde mayo-junio de 2015. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

arte_eco

Convocatoria abierta para el VII CutOut Fest de Querétaro

junio 3, 2015

COF_15_FLYER_D_ES-1024x766

La séptima edición del  Festival Internacional de Animación y Arte Digital CutOut Fest 2015, se realizará en la ciudad de Querétaro entre el 12 y el 15 de noviembre, razón por la que se abrió la convocatoria para su Competencia Internacional de Animación, en las categorías de Narrativa, Experimental, Videoclip y Universitaria, a las que este año se añaden Spot Publicitario para Web o TV, Títulos de Crédito y GIF –para incrementar la participación de agencias de publicidad y productoras de formato comercial–, con una duración máxima de 30 minutos y realizados con una más técnicas de animación, entre enero de 2014 y junio de 2015.

La fecha límite para inscribir trabajos antes del 30 de junio.

COF_CARTEL_DG1

Funciones en beneficio de Gerardo Salcedo en la Cineteca Nacional y Cinemex Altavista

junio 3, 2015

Memorias de Manhathan-Salcedo

Gerardo Salcedo Romero, Director de Programación del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), enfrenta desde hace algunas semanas severos problemas de salud y al carecer de seguridad social y de seguro de gastos médicos, sus recursos económicos se agotaron en los primeros estudios y diagnóstico, por lo que sus cercanos están reuniendo un fondo para solventar su tratamiento actual así como una cirugía.

Para apoyar esta labor, se han organizado dos funciones de la película Memorias de Manhattan (5 Flights Up, Estados Unidos, 2014), de Richard Loncraine (Wimbledon, Ricardo III), protagonizada por Diane Keaton y Morgan Freeman, y distribuida en México por Zima Entertainment,

La primera función es el lunes 8 de junio, a las 20:00 horas, en la Sala 3 “Fernando de Fuentes”, de la Cineteca Nacional (Avenida México Coyoacán 389 colonia Xoco).

La segunda premiere es el jueves 11 de junio, también a las 20:00 horas, en la Sala 3 de Cinemex Altavista (Calzada Desierto de los Leones 52, San Angel).

El costo del boleto es, en ambos casos, de 100 pesos y lo recaudado irá a dar a este fondo médico.

Memorias de Manhathan 1-Salcedo

Vigésima Muestra Fílmica del CUEC en la Cineteca Nacional

junio 2, 2015

C2045

La vigésima edición de la Muestra Fílmica del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la UNAM, se realizará a partir del 3 de junio en diversas sedes de la Ciudad de México. El ciclo, dividido en cinco programas, presenta un largometraje documental, Terreno de juego, de Miriam Padilla, egresada de la Maestría en Cine Documental, así como una treintena de cortometrajes, entre los que se cuentan 25 ficciones y cinco documentales.

Del 3 al 7 de junio se presentará en la Cineteca Nacional y continuará en las salas del Centro Cultural Universitario, el Museo del Chopo, la Casa del Lago “Juan José Arreola” y  una veintena de sedes más a lo largo del año, y transmisiones especiales por TV UNAM, del 15 al 19 de julio.

Además, se rendirá homenaje al profesor Jorge Ayala Blanco, quien cumplió 50 años como docente en el CUEC.

Ayala Casa Universitaria

La mesa de presentación del más reciente libro de Jorge Ayala Blanco, El cine actual, confines temáticos, el miércoles 13 de mayo de 2015 en la Casa Universitaria del Libro, justo al cumplirse el cincuentenario de su primera clase en el CUEC. Foto: Sergio Raúl López.