Todos los que intentaron encontrar ese paraíso terrenal se perdieron en el camino: “Jauja”, de Lisandro Alonso

JAUJA MAKING OF 2

• Con treinta copias, Jauja, de Lisandro Alonso, estrena el 15 de mayo en la cartelera mexicana con distribución de :ND

• El quinto largometraje del autor argentino compitió en la sección Una cierta mirada de Cannes

• En esta coproducción internacional cuenta con participación mexicana de Mantarraya

• El protagonista, Viggo Mortensen, además es productor y musicalizador de la cinta

Hace justo un año, el 18 de mayo de 2014, en la Sala Debussy, tenía lugar el estreno mundial de la coproducción internacional Jauja (Argentina-Estados Unidos-Holanda-Francia-Dinamarca-México-Alemania, 2014), quinto largometraje del autor argentino Lisandro Alonso, como parte de las películas en competencia de la sección Una cierta mirada (Un Certain Regard), del sexagésimo cuarto Festival Internacional de Cine de Cannes, en Francia, en versión de 108 minutos.

De este modo, Alonso, retornaba a la sección y al festival que le dieron renombre mundial, pues su primer largometraje de ficción, La libertad (Argentina, 2001), también se había presentado en la misma sección y dio pie a su carrera internacional con una historia que, al igual que ésta, retrataba los andares de un hombre solitario inmerso en la Pampa sudamericana, enfrentado no sólo al poder de la naturaleza, sino a la propia desolación del espíritu humano. Sólo que, a diferencia de su cinematografía general, el argentino ha recurrido, por primera vez, a los actores profesionales con carreras en teatro, cine y televisión, algo que nunca antes había hecho.

El primero de ellos, y principal protagonista de Jauja, además de productor y musicalizador, es el actor danés Viggo Mortensen (Nueva York, 1958), que además de haber aparecido en cintas de Peter Jackson (El Señor de los Anillos), David Cronenberg (Promesas de Oriente, Una historia violenta y Un método peligroso) y Agustín Díaz Yáñez (Alatriste), realiza su tercera producción en Argentina, un país en el que residió y se educó durante su niñez, entre 1960 y 1969, de donde le nació su afición por el club de futbol San Lorenzo de Almagro y por la que aprendió a hablar en castellano.

De raigambre danesa, argentina, venezolana y estadounidense, Mortensen, interpreta al capitán Gunnar Dinesen, un ingeniero del ejército argentino en la Pampa, en plena campaña de exterminio contra la población indígena de la región, para lo cual imitó el acento español con acento danés de su padre, en un proceso con Alonso que considera “un constante proceso de destilación”.

Además, el actor demuestra ser un artista polivalente, pues además de actuar y fungir como productor de la película, es el responsable de la banda sonora junto con una de las mayores leyendas de la escena musical independiente del rock estadounidense, el guitarrista y multi instrumentista Buckethead, con quien ya había lanzado, en 2011, el álbum Reunion (tdrs Music), y con el que ahora compuso algunos temas en conjunto, que sirven para complementar los momentos de transición en el filme, de extraños tintes históricos –ocurre en pleno ocaso decimonónico, en la Argentina de1888–, pero al mismo tiempo otorgan el suficiente aroma de misterio y de inexactitud en la época de la ubicación sonora que acompaña al relato fílmico.

Pues Jauja es una cinta que refleja, y no, una época, un momento, un territorio austral en el que los aventureros solían aventurarse en pos de la promesa dorada de la riqueza y la abundancia inagotable, pero, a diferencia de El Dorado, lo que el aventurero encontraba no era una fuente interminable de oro, sino de placeres, de sibaritas que hallaban, completada, su perfecta ambición de la abundancia y la vida fácil, reunidas en un solo lugar.

Es el propio Lisandro Alonso quien lo explica en el argumento oficial del filme: “Los Antiguos decían que Jauja era una tierra mitológica llena de abundancia y felicidad. Muchas expediciones buscaron el lugar para corroborarlo. Con el tiempo, la leyenda creció de manera desproporcionada. Sin duda la gente exageraba, como siempre. Lo único que se sabe con certeza es que todos los que intentaron encontrar ese paraíso terrenal se perdieron en el camino.”

Pero esta Jauja no se encuentra geográficamente en la región de Junín, en el Perú central, como ocurre con la ciudad real que lleva tal nombre, sino que se halla muy ubicuamente en un muy lejano punto de la Pampa argentina, esa región propia de gauchos y de aventureros que se hallan a la búsqueda de su destino, de su fortuna en el Nuevo Mundo, que todavía significaba la parte final del sueño de riquezas inagotables que se creó con las guerras de Conquista en América, resumido en el mito de El Dorado, ubicado en la amazonia, tal y como lo han reflejado varias películas, como el western El Dorado (Estados Unidos, 1966), de Howard West, ubicado en el Viejo Oeste y protagonizada por John Wayne y Robert Mitchum, o la animación de Dreamworks El camino hacia El Dorado (The Road to El Dorado, Estados Unidos, 2000), de Eric Bibo Bergeron y Don Paul, pero especialmente en Aguirre, la ira de dios (Aguirre, der Zorn Gottes, Alemania Occidental, 1982), de Werner Herzog, otra oda a la soledad y al abandono humano que ocurre tras la ambición desmedida.

Filmada en extraordinarios escenarios naturales y con vestuarios de época, Jauja se convierte, asimismo, en un catálogo de las posibilidades técnicas del estudio Splendor Omnia, que Carlos Reygadas mantiene en el estado mexicano de Morelos, pues los colores brillantes y muy contrastados son fruto del colorista Ernie Schaeffer, que trabaja en esa empresa y hacen que la magnífica fotografía de Timo Salminen, la vuelva una intrigante propuesta en formato cuadrado, cuyas puntas aparecen redondeadas, justo a la manera de los viejos formatos de cine casero –con los colores de la vieja película fotográfica de diapositivas en color Kodachrome, cuya producción cesó en 2009−, pues justamente fue filmada con película Kodak y tratada de una manera que ofrece imágenes absolutamente radiantes e incluso más allá de toda percepción natural, en una saturación absoluta que le da a los paisajes un tinte exótico, mágico y misterioso. También en ese estudio se realizó el diseño de audio, ámbito en el que se han convertido en líderes en Latinoamérica.

Pues al final, los valores cinematográficos de Alonso se encuentran, más allá de en una historia convencional, de narrativa cuadrada y directa, en la exploración íntima de los personajes, abandonados de sí mismos, incluso torpes a la hora de escalar montañas empedradas, encontrar agua en riachuelos o, simplemente, avanzar entre la agreste vegetación de la zona, en la inmensidad inabarcable de las grandes extensiones al norte de la capital bonaerense, con la historia de un inmigrante, como la mayoría de los actuales habitantes de la Argentina, que atraviesa un extraordinariamente largo periplo, en el que sufre la cárcel, transita las grandes regiones acampando con el regimiento, con su hija quinceañera al lado, la que acaba por huir, enamorada, con un soldado natural de la región, para luego extraviarse en una región indómita. Para ambos daneses, padre e hija, no le resultan útiles ni el uniforme ni los vestidos, ni las malas tretas de los habitantes originarios, ni sus caballos criollos y mucho menos su mentalidad nórdica. Y el capitán Gunnar Dinesen acabará por hacer de la búsqueda de su hija una empresa no sólo imposible sino fantástica, que acabará por hacerle enfrentar a personajes encantados y fuera del tiempo, en grutas solitarias; acompañarse de un perro herido durante buena parte de su búsqueda para finalmente trasladar el relato a la Dinamarca actual, en una historia de narrativa no convencional que perturbará al público al no ofrecer explicaciones ni resoluciones convencionales.

El origen de tan compleja historia, en realidad, es muy simple: “Hace algunos años, recibí un correo electrónico para contarme que una amiga había sido asesinada lejos del lugar donde había nacido. Esta historia fue el punto de partida de toda la película”: la escritura de Jauja, la historia de la búsqueda solitaria de un hombre para encontrar a su hija, perdida en las lejanas estepas de la Patagonia, parte de este drama vivido por el autor. “Siguiendo los consejos de mi amiga, concedo un poco más de lugar a las palabras y a mi propio deseo”.

Con distribución de :nd Mantarraya, Jauja se estrenará el 15 de mayo de 2015 en la cartelera mexicana con 30 copias.

 JAUJA 6

Jauja (Argentina-Estados Unidos-Holanda-Francia-Dinamarca-México-Alemania, 2014). Director: Lisandro Alonso. Guión: Lisandro Alonso y Fabián Casas. Director de Fotografía: Timo Salminen. Sonido: Catriel Vildosola. Decorado: Sebastian Roses. Reparto: Viggo Mortensen (Capitán Dinesen), Ghita Nørby (Mujer en la cueva), Viilbjork Malling Agge (Ingeborg),Adrian Fondari (Pittaluga), Esteban Bigliardi (Angel Milkibar), Brian Patterson (Hombre del perro). Producida por: 4L/Massive Inc./Perceval Films/Mantarraya Producciones/Fortuna Films/Kamoli Films/The Match Factory/Wanka. Jefa de producción: Micaela Buye. Director de Arte: Sebastián Roses. Diseño de Vestuario: Gabriela Aurora Fernández. Música original: Viggo Mortensen y Buckethead. Sonido: Catriel Vildosa.

Poster Jauja

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: