Archive for 29 marzo 2014

Premios del XXIX Festival Internacional de Cine en Guadalajara

marzo 29, 2014

FICG29

 Raúl Padilla e Iván Ávila en la Expo Guadalajara. Foto: Sergio Raúl López.

Al mediodía del sábado 29 de marzo de 2014, en la Expo Guadalajara, fueron anunciados los incontables premios que otorgó el Festival Internacional de Cine en Guadalajara de la Competencia Oficial de su edición vigésimo novena, por parte de su director general, el biólogo Iván Trujillo  Bolio, y del Presidente del Patronato, Raúl Padilla López. El número de asistentes fue de 111 mil, el presupuesto fue de 47 millones 500 mil pesos, en un total de 470 funciones (156 gratuitas), con 290 títulos en competencia en 33 pantallas. También se anunció que el país invitado de honor de su trigésima edición, a celebrarse en marzo de 2015, será Italia.

Esta es la lista completa de galardones otorgados en la SECCIÓN OFICIAL:

 

MEJOR LARGOMETRAJE IBEROAMERICANO DE FICCIÓN 

Mejor Película 

Ciencias naturales (Argentina, 2014), de Mattías Lucchesi.

Mejor Director

Fernando Coimbra, por la película Un lobo en la puerta (O lobo atrás da porta, Brasil, 2013).

Premio Especial del Jurado

El hombre de las multitudes (O Homem das multidões, Brasil, 2013), de Marcelo Gomes y Cao Guimaraes.

Mejor Actor

Gustavo Sánchez Parra por La tirisia (México, 2014), de Jorge Pérez Solano.

Mejor Actriz

Paula Hertzog y Paola Barrientos por Ciencias naturales (Argentina, 2014)de Matías Lucchesi.

Mejor Fotografía

Ivo Loppes Araújo por El hombre de las multitudes (O Homem das multidões, Brasil, 2013),de Marcelo Gomes y Cao Guimaraes.

Mejor Guión

Matías Lucchesi y Gonzalo Salaya por Ciencias naturales (Argentina, 2014).

Mención Especial

Silencio en la tierra de los sueños (Ecuador-Alemania, 2013),  de Tito Molina.

Ópera Prima

Los Ángeles (Alemania-México, 2014), de Damian John Harper.

Premio del Público

Hoje eu quero voltar sozhino (Brasil, 2014), de Daniel Ribeiro.

 

PREMIO MEZCAL

Mejor Película Mexicana

Eco de la montaña (México, 2013), de Nicolás Echevarría.

 

DOCUMENTAL

Mejor Documental Iberoamericano

La última estación, de Catalina Vergara y Cristian Soto.

Premio Especial del Jurado

Eco de la montaña (México, 2013), de Nicolás Echevarría.

 

CORTOMETRAJE IBEROAMERICANO

Mejor Cortometraje Iberoamericano

Nunca regreses (México, 2014), de Leonardo Díaz.

Mención Especial

Zafo (México, 2013), de Pablo Andrés Orta Zamora.

Premio Rigoberto Mora a Mejor Cortometraje de Animación

El modelo de Pickman (México, 2012), de Pablo Ángeles.

Mención Especial Premio Rigoberto Mora

La última cena (México, 2014), de Vanessa Quintanilla.

 

FICG29-I

 

Una multitud acudió a la Expo Guadalajara para conocer los premios oficiales.
Foto: Sergio Raúl López.

 

 

 

XXIX FICG: Un termómetro de la producción iberoamericana

marzo 22, 2014

Un cine de excepciones y contradicciones

Por Gerardo Salcedo Romero

Al arribar a su vigésimo novena edición, el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, a realizarse en la capital de Jalisco del 21 al 30 de marzo, no hace sino confirmar la temperatura, la expansión y los límites de la producción cinematográfica en la región Iberoamericana, así como el estado que guarda el cine mexicano –aunque ya no haya secciones específicas sino premios a sus filmes. Lo que resalta, indudablemente, es la gran diversidad que impide marcar tendencias uniformes.

Gabrielle 1

Gabrielle, de Louise Archambault, producción quebequense 
seleccionada como película inaugural del XXIX FICG.

En días recientes hemos hecho un recuento sobre los diferentes momentos que ha atravesado el cine mexicano, a partir del surgimiento de lo que en 1986 se llamó la Muestra de Cine Mexicano en Guadalajara. Lo primero que se observa es el contraste entre el arranque de la Muestra que ocurrió con una producción de 12 largometrajes –todos de ficción– y un presente con más de un centenar de largometrajes, entre los que podemos encontrar todas las posibilidades del quehacer cinematográfico, en lo que actualmente es ya el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (ficg).

A pesar de la abundante producción actual, que permite nutrir al creciente número de festivales mexicanos –82 al año, según el Anuario Estadístico de Cine Mexicano 2012, realizado por Imcine–, nuestro cine presenta un conjunto de encrucijadas que, al parecer, no tienen solución. La encrucijada central ocurre entre la producción y la exhibición, determinante en el sentido de que muchas preguntas no tienen respuestas satisfactorias para la comunidad fílmica, entendiendo a la comunidad como un todo que inicia con el cineasta y termina con la persona que toma la decisión de ver una película nacional. Si la pregunta es ¿para qué hacer tantas películas? La primer certidumbre es que el camino de la exhibición tradicional implica, en el 95% de los casos, ir al matadero. Si repetimos la pregunta, ¿para qué hacer tantas películas?, y la contestamos en función de la calidad y riqueza de sus contenidos y propuestas, la respuesta puede convocar al desaliento, que se rompe con un puñado de títulos que, en su momento, se vuelven significativos, pero en términos generales cada año tenemos resultados desiguales. La misma pregunta implica que no hay sólo una respuesta, pero la tentación por el diagnóstico pesimista es una constante. Puede matizar esta perspectiva el hecho de que, entre 1986 y 2014, a casi tres décadas de distancia, los escenarios son diferentes. Los síntomas son contradictorios, pero al final del día el cine mexicano presenta signos vitales.

Producción creciente

Estas mismas contradicciones se presentan en las cinematografías que el ficg asume como protagonistas. En 1986, en Centroamérica no se producían películas y, en el caso sudamericano, Argentina iniciaba la búsqueda por retratar la sangrienta experiencia de su pasado reciente, con títulos como La historia oficial (Argentina, 1985, de Luis Puenzo); en el ámbito chileno estaba por surgir una nueva generación de cineastas que no habían vivido el exilio. En esos años, ese cine se significó por la necesidad de recuperar la voz y también surgieron otras voces, ahora jóvenes y con el deseo de contar otras historias: no las del exilio, sino las de quienes se han quedado atrapados en un conflicto que es la circunstancia originaria. En países como Uruguay, Bolivia, Ecuador y Paraguay, la producción fílmica era casi inexistente.

Estas casi, tres décadas se han significado por sus constantes mutaciones, por el movimiento que se genera cada año y que al día de hoy muestra un proceso en el que, estamos seguros, los elementos más destacados son, según los contextos nacionales, el crecimiento o la consolidación y, en su caso, el nacimiento de los procesos audiovisuales de la región.

Frente a la edición vigésimo octava ficg, realizada en 2013, en la próxima vigésimo novena, a realizarse del 21 al 30 de marzo, tuvimos un ligero incremento en el número inscripciones: 166 registros más. Seguimos siendo muy atractivos para los cortometrajistas, quienes sometieron casi el 60% de los trabajos evaluados; en el terreno de los documentales tuvimos un ligero incremento, pero fue en la ficción donde se presentó un leve descenso. Durante la preparación del xxix ficg vivimos el muy complicado fenómeno de que muchas producciones se acercaron a nosotros una vez que el Festival Internacional de Cine de Berlín –la Berlinale–, dio a conocer su selección, por lo que en realidad terminamos con números al alza en cada una de nuestras secciones competitivas. Un número importante de películas fueron revisadas entre la última semana de enero y primera de febrero.

En el caso de las cinematografías más fuertes de la región no hay variantes:

País Cantidad de inscripciones
México 370
España 306
Argentina 153
Brasil 139

Entre estos cuatro países se produjeron más del 70% de los materiales propuestos. Chile, Colombia y Venezuela suman 171 películas, más del 10%. Costa Rica, Cuba, Ecuador, Perú y Portugal registran 86 trabajos. Con menos de 10 filmes inscritos, por nación, están Bolivia, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, República Dominicana y Uruguay.

Esta demografía permite entender los resultados de nuestra selección: 23 largometrajes –tanto de ficción como de documental– provienen de México, España, Argentina y Brasil. Con dos largometrajes se incluyó a Chile, Venezuela, Colombia y a la sorpresa de esta edición, Costa Rica. Con un largometraje seleccionado quedaron Cuba, Ecuador, República Dominicana y Uruguay.

En la medida que el cortometraje no tiene una infraestructura industrial, sus procesos no son predecibles. Por primera vez, tenemos la menor representación española. ¿Resultado de los salvajes recortes que provocó la crisis económica en la península? Esta ausencia provocó una abundante selección mexicana –casi el 50%.  Una tercera parte de los cortometrajes fueron dirigidos por mujeres, ese porcentaje de participación se reduce cuando se le compara con los largometrajes en los que su participación se reduce a una séptima parte: tres largos de ficción y tres documentales. Un punto aparte lo encontramos en el cortometraje de animación mexicano, del que hemos seleccionado diez trabajos, uno de ellos en 3D. Por el momento, nuestro record histórico.

Sopro-05

Sopro, de Marcos Pimentel documental brasileño.

La fragilidad desde la ficción

Todo festival es un encuentro de generaciones. Si tomamos como base a los cineastas seleccionados en la Competencia Iberoamericana de Ficción y Documental, tenemos un recorrido de cuatro décadas. Dos de ellos nacieron en los años 40 –curiosamente ambos presentan documentales–; de ahí encontramos a ocho cineastas cuya infancia ocurre en los años 60, y la mayoría proviene de los años 70, mientras que seis provienen de los 80.

Como en la edición pasada una buena parte de las películas de ficción plantean el choque generacional y sus relatos tienden a retratar una atmósfera represiva y asfixiante. La más clara de ellas es Vivir es fácil con los ojos cerrados (España, 2013, de David Trueba), filmada en el contexto de la dictadura franquista y donde la música de Los Beatles tiene un mucho del sentido de liberación que marcó a la década de los 60. La colombiana Tierra en la lengua (Colombia, 2014, de Rubén Mendoza), retrata los últimos días de un peculiar cacique, cuya decadencia física involucra a dos renuentes nietos, quienes resienten una larga cadena de agravios. En Los bañistas (México, 2014, de Max Zunino), un adolescente y un adulto se enfrentan ante el derrumbe económico que vive la ciudad.

Los resultados de la violencia, del fin de toda posibilidad de entendimiento, los encontramos en la brasileña Lobo detrás de la puerta (O lobo atrás da porta, Brasil, 2013, de Fernando Coimbra), donde una desgastada pareja se enfrenta ante la desaparición de la hija de ambos, y en la chilena Matar a un hombre (Chile-Francia, 2014, de Alejandro Fernández), donde se describe un pequeño y anónimo homicidio barrial y las consecuencias morales que provoca en el asesino.

El desamor y la soledad son el centro del relato en la brasileña El hombre de las multitudes (O Homem das Multidões, Brasil, 2014, de Marcelo Gomes y Cao Guimaraes). En la argentina El cerrajero (Argentina, 2014, de Natalia Smirnoff), su personaje no logra sentir un compromiso ante la mujer con la que tiene una especie de vida cotidiana. En la española La herida (España, 2013, de Fernando Franco) se describen los días de una joven paramédica, quien sufre con rabia su incapacidad para retener al ser amado. Relatos intimistas que describen una de las más feroces situaciones de la sociedad de masas: la dificultad para hacer contacto, para confiar. Escenas de la fragilidad individual.

El cuarto bloque describe la situación del niño y del adolescente. En la costarricense Princesas rojas (Costa Rica, 2013, de Laura Astorga) es la militancia en la revolución sandinista de los padres, lo que obliga a una de las niñas a enfrentar a su núcleo familiar; en la cubana Conducta (Cuba, 2014, de Ernesto Daranas), un niño debe de enfrentar la grave situación que se vive durante el Periodo Especial. En la argentina Ciencias naturales (Argentina-Francia, 2014, de Matías Lucchesi), es la búsqueda del padre ausente la motivación de una niña/adolescente para iniciar un viaje físico que, por supuesto, implica el recorrido interno; la costarricense Puerto Padre (Costa Rica-México, 2013, de Gustavo Fallas), explora el universo de la ausencia paterna. En la venezolana Pelo Malo (Mariana Rendón) y la brasileña Hoje eu quero voltar sozinho (Brasil, 2014, de Daniel Ribeiro), los adolescentes empiezan a percibir su otredad y descubren que necesitan tomar riesgos ante un ambiente protector. En todas las películas hay una clara vocación por la independencia, algunas reflejan un extremo desamparo.

Dos de los largometrajes mexicanos están ubicados en Oaxaca –más el cortometraje La carta, de Ángeles Cruz–, lo que permite reflexionar sobre el peso de las tradiciones indígenas y de los efectos de la migración. En La tiricia (México, 2014, de Jorge Pérez Solano), el regreso del marido obliga al matrimonio a percibir que la distancia física y afectiva no se acaba con la simple presencia. Con una puesta en escena ágil, Damian John Harper disecciona en Los Ángeles (México-Alemania, 2014), los cambios que provoca en una comunidad zapoteca el regreso de los deportados y la forma en la cual las pandillas binacionales se van constituyendo en una alternativa ante la falta de oportunidades y trabajo.

Tierra en la lengua

Tierra en la lengua, cinta colombiana de Rubén Mendoza.

La diversidad del documental

El universo de los documentales también es diverso. Me llaman la atención los de gran producción como A ras del cielo (España-México-Portugal, 2013, de Horacio Alcalá), una espectacular visión del mundo del circo y Tango de una noche de verano (Mittsommernachtstango, Argentina-Alemania-Finlandia, 2013, de Viviane Blumenschein), donde se documenta la popularidad del tango en la fría y remota Finlandia. La experiencia del documentalista iberoamericano en un mundo donde las fronteras se han reducido.

El papel de la justicia y la experiencia en los reclusorios penales en nuestras sociedades son una de las caras más lúgubres del poder y del Estado. En Los años de Fierrro (2013, Canadá-Estados Unidos-México, Santiago Esteinou) y Gorgona. Historias fugadas (Colombia, 2013, de Camilo Botero), tenemos el testimonio de un mexicano condenado a muerte y de los restos de un abandonado presidio colombiano y la historia de quienes lo padecieron.

El mundo rural, en tanto posibilidad de dar un testimonio sobre una comunidad en vías de extinción o la visión sobre los ciclos de la naturaleza son ejes temáticos presentes en el documental. En Sopro (Brasil, 2013, de Marcos Pimentel) ocurre un lírico retrato en torno a la vida y la muerte. En El silencio de las moscas (Venezuela, 2013, de Eliezer Arias) se investiga el impacto del suicidio en las remotas comunidades ubicadas en los Andes venezolanos. En Eco de la montaña (México, 2014, de Nicolas Echevarría) su protagonista, Santos de la Torre, un notable artista wixárika, emprende el recorrido ritual de su comunidad.

La necesidad de contar las historias de individuos singulares los encontramos en Ignasi M. (España, 2013, de Ventura Pons), donde un desenfadado homosexual enfermo de sida narra su experiencia con una peculiar ansia de vida. En Como Dios nos trajo (Argentina-Venezuela, 2013, de Maury Marcano) se describe el erotismo según los table dance. Blanco (República Dominicana, 2014, de Melvin Durán), es el testimonio sobre la suerte de los albinos en la República Dominicana.

En un relato más convencional, encontramos Maravilla: un luchador adentro y fuera del ring (Argentina, 2013, de Juan Pablo Cadaveira), cuyo título ubica perfectamente al contenido. Una esvástica sobre el Bidasoa (España, 2013, de Alfonso Andrés y Javier Barajas), es una impresionante reconstrucción, con imágenes de archivos históricos, sobre las vacaciones que tomaban los soldados del ejército nazi en la región vasca. En La última estación (Chile, 2012, de Catalina Vergara y Cristian Soto), reaparece el tema de los ancianos y las dificultades que entrañan su tránsito a los asilos geriátricos.

Hasta el fin de los días (México, 2011, de Mauricio Bidault) es un contenido trabajo que muestra los distintos oficios que ocurren en el Instituto Jalisciense de Ciencias Penales; curiosamente la violencia que desató la guerra contra el narco tiene un registro poderoso en una secuencia reveladora del grado de crueldad que estamos viviendo. La danza del hipocampo (México, 2014, de Gabriela D. Ruvalcaba), es una de las propuestas más diferentes en el terreno de lo que entendemos como documental: a partir de imágenes de cine caseras, la realizadora recrea, construye, un testimonio sobre la memoria.

la-danza-del-hipocampo

Imagen del documental mexicano La danza 
del hipocampo,de Gabriela D. Ruvalcaba.

Espectro amplio

Finalmente, las producciones mexicanas seleccionadas que aspiran al Premio Mezcal, provienen de diferentes secciones del FICG, como el Premio Maguey, las Galas, las Perlas tapatías… etcétera. Son cuatro documentales y ocho películas de ficción.

No es un secreto que la Muestra de Cine Mexicano no apostó, desde sus inicios, al cine de autor exclusivamente, ni al que hoy se denomina como personal. Desde su origen se entendió que el cine mexicano tiene un espectro amplio –­incluso cuando se producían sólo 12 películas al año– y que su riqueza está en lo diverso; entendemos que hay diferentes caminos y, sobre todo, muchas formas de enfrentar a la praxis fílmica. La selección de películas que compiten sólo por el Premio Mezcal es un ejemplo de esta concepción.

Los documentales son: Alaide Foppa, la sin ventura (México, 2014, de Maricarmen de Lara); Entre lo sagrado y lo profano (México, 2014, de Pablo Márquez); La fabulosa y patética historia de un montaje llamado I love Romeo y Julieta (México, 2014, de Manolo Caro y Rodrigo Mendoza) y Remedios Varo. Misterio y Revelación (México, 2014, de Toufic Makhlouf). No hay un hilo que una a cada uno de los documentales; Maricarmen de Lara reconstruye la vida de la escritora nacida en Guatemala y su evolución de, digamos, dama de sociedad a activista. Manolo Caro y Rodrigo Mendoza invaden con su cámara el proceso de construcción de un musical mexicano provocador (algo así como Shakespeare meets Juan Gabriel), si bien es imposible entender todas las intrigas, consiguen crear un apasionado testimonio de las dificultades que implica hacer teatro… en la Ciudad de México. De Guadalajara se presenta el trabajo de Pablo Márquez, una visión dura al tema de las dicotomías que la ciudad enfrenta en los terrenos de la fe y la moral. La pasión por el arte y los artistas que manifiesta la obra de Toufic, se detiene ahora en la extraordinaria Remedios Varo.

En las películas de ficción se encuentran varios elementos comunes con los títulos seleccionados en la Competencia Iberoamericana: tenemos el relato de los menores de edad enfrentados al mundo de los adultos de Seguir viviendo (México, 2014, de Alejandra Sánchez) y Viento aparte (México, 2014, de Alejandro Gerber). Curiosamente, ambas son road movies y comparten esta característica con En el último trago (México, 2013, de Jack Zagha), aquí estamos ante el viaje que emprende un entrañable grupo de ancianos para cumplir con la última voluntad de un admirador de José Alfredo Jiménez.

La fórmula del Dr. Funes (México, 2014), es un giro en la carrera de José Buil, quien adapta el relato infantil de Francisco Hinojosa –autor del clásico La peor señora del mundo. Familia Gang (México, 2014), es el regreso de Armando Casas a la dirección cinematográfica. Sergio Tovar Velarde entrega un relato sobre la experiencia homosexual en Cuatro lunas (México, 2013). Catalina Aguilar Mastretta, con el apoyo en la producción de Roberto Sneider, ofrece Las horas contigo (México, 2014), una historia que, supongo, tiene varios elementos autobiográficos; describe la lucha que la nieta debe de dar ante la irreversible enfermedad que sufre su abuela. Con buenos apuntes sobre lo que implica ser ateo mexicano en ese trance, la cineasta ofrece una visión honesta, con una espléndida Isela Vega.

Supongo que la película más polémica del Festival será Cantinflas (México, 2014, de Sebastián del Amo), así que sólo vale la pena reiterar el tema de que es el español Oscar Jaenada quien interpreta al popular cómico mexicano en este acercamiento biográfico a su figura.

A 29 años de su primera edición, en nuestra selección tenemos más películas mexicanas que las que se produjeron en el ya lejano 1986. Cumplimos nueve años de apostar al cine iberoamericano, un cine de excepciones y contradicciones, protagonizado por cineastas tercos, luminosos, oscuros, comprometidos y apasionados. No nos podemos definir como un festival de vanguardia, pero quiero pensar que tampoco hemos escogido el camino más sencillo.

Este artículo forma parte de los contenidos del número 33 de la revista cine TOMAde enero-febrero de 2014. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

FICG29-RevistaTOMA

Taller Internacional de Guión Cinematográfico Cine Qua Non Lab 2014

marzo 21, 2014

1336412128_cinequanon

Cine Qua Non Lab anuncia la convocatoria de su Taller Internacional de Guión Cinematográfico 2014 para largometrajes de narrativa, para guionistas y directores que desarrollen un primer o segundo largometraje, que se celebrará en la comunidad de Tzintzuntzan, Michoacán, del domingo 10 de agosto al sábado 23 de agosto de 2014, para el que se seleccionarán a diez cineastas de todo el mundo y hasta tres cineastas emergentes de Michoacán, como oyentes. El taller se desarrollará en inglés y los seleccionados deberán preparar versiones en inglés de sus guiones.

El plazo para postular vence el sábado 12 de abril.

Convoca-Cine-Qua-Non

Octavo Cinema Global

marzo 19, 2014

Un espacio de experimentación

Por Patricia Zorrilla, programadora de Cinema Global

Para su octava edición la muestra cinematográfica Cinema Global retorna como parte de la programación del trigésimo Festival Internacional del Centro Histórico de la Ciudad de México, organismo para el cual fue pensado y creado, y se ocupará de la figura del documentalista brasileño Cao Guimaraes, de quien se presentará una retrospectiva, una clase magistral y una selección de películas programadas por él, además de la proyección abierta de documentales mexicanos en distintas plazas públicas del primer cuadro.

cao-guimaraes-andarilho

El proceso de existencia por el que ha atravesado la muestra cinematográfica Cinema Global ha sido muy interesante, desde su fundación  en 2001, en el marco del Festival de México en el Centro Histórico (fmx), como una ventana para producciones del mundo provenientes del cine independiente, y conforme avanzó en el tiempo ha tenido diferentes procesos de transformación. Además, Cinema Global ha sido un punto de partida para muchas otras cosas, por ejemplo, en el contexto de su primera edición, se conocieron la fundadora y primera directora de Cinema Global, Paula Astorga, y el programador Michel Lipkes, a partir de que fueron presentados por el director mexicano Matías Meyer, quien fungía entonces como vinculo entre el director de orquesta José Areán –entonces director artístico del fmx– y Paula –fundadora de la asociación civil Circo 2.12.

Como un pequeño punto de partida, Cinema Global fue una de las semillas que detonaron lo que pocos años después sería el Festival Internacional de Cine Contemporáneo de la Ciudad de México (FICCO) –con Paula a la cabeza–, cuya primera edición corrió en paralelo con la segunda edición de Cinema Global, en 2003. Ambos festivales coexistirían durante dos ediciones. A partir de que el FICCO tomó el papel de la promoción de las producciones de cine contemporáneas independientes, Cinema Global pudo volverse un espacio de experimentación programática y, desde entonces, tomó el rumbo de lo que busca actualmente.

Hoy en día, Cinema Global se apega a una línea artística, busca un movimiento y a partir de la visión especifica de un creador en particular, encuentra un tema que celebre el entorno de un imaginario específico. Es un proyecto que, sin perder nunca una noción de búsqueda que atañe a diferentes pero genuinos puntos de referencia de diversas geografìas, ha ido encontrando referentes que desde su muy particular esencia, influyen en el mundo y marcan un valor universal contextualizado en la originalidad de sus propuestas.

Circo 2.12 no sólo organiza Cinema Global, sino una gran cantidad de actividades más, es un espacio que representa un suceso pequeño pero que enriquece la línea de trabajo que llevamos en la asociación. Al tener un ejercicio constante de reflexión en el que la labor de diversificar y enriquecer las opciones de la cartelera con diferentes niveles de aproximación a la experiencia de un público en constante movimiento, Cinema Global es un evento que suma la posibilidad dentro de la dilucidad que requiere su rigor programático, que nos da la oportunidad de agregar valor a la oferta que tenemos anualmente justo por esa caracterización de la que ya hablábamos antes: es un punto de foco, de reconocimiento a un creador, que apuesta por un marco temático que se distingue y parte desde una mirada que relaciona el discurso de un programador y el discurso del contenido que se manifiesta a través de la obra de un creador audiovisual. Es, de nuestros proyectos, un espacio de experimentación que mantiene vigorosamente una perspectiva curador-artista en su proyección.

Para la octava edición de Cinema Global, vamos a mantener este espíritu de descubrimiento a través de la mirada de un artista, con una retrospectiva de su trabajo como cineasta y un programa especialmente curado por él. Este año, dedicado a explorar la obra del cineasta y artista visual brasileño Cao Guimaraes (Belo Horizonte, 1965). La obra de Cao gira en torno a cuestiones y elementos cotidianos a los que  encara de una manera muy particular, como si se fascinara con su objeto de estudio, a tal punto que lo desmiembra y convierte en tema de profunda reflexión filosófica y artística. Por eso decidimos llamarle a esta edición “La fascinación”, por esta capacidad de estar inmerso en detalles que desde lo más pequeño y en apariencia insignificante nos lleva a las preguntas más fundamentales del ser y el quehacer humanos.

Guimaraes dará una clase magistral en el Centro Cultural de España en México el miércoles 19 de marzo, en la que abordará su trabajo como artista audiovisual y fotógrafo. Será una oportunidad de conocer más profundamente su particular modo de abordar la realidad mediante imágenes.

Cinema Global se destaca por dar a conocer propuestas arriesgadas de realizadores poco conocidos en nuestro país y de hacerlo con una profundidad que permita entender el camino recorrido por el creador. Esto es tan interesante para el público general como para quien trabaja realizando películas documentales y de ficción. En este caso hacemos énfasis en el documental, pues la obra de Guimaraes es prácticamente toda de este género. Algo que se destaca es que quienes se interesen podrán ver toda la programación, es totalmente abarcable. Tendremos nueve largometrajes y un programa de ocho cortos de Cao Guimaraes además de cinco títulos programados por él, los cuales dialogan directamente con su cinematografía. Hablamos de grandes contemporáneos como Aleksandr Sokúrov, Andréi Tarkovski, Bela Tarr, Abbas Kiarostami y Pier Paolo Pasolini. En esta edición tendremos la posibilidad de revisitar a estos grandes realizadores desde la perspectiva de Guimaraes.

Vuelta al centro

Este año, Cinema Global vuelve a formar parte del Festival del Centro Histórico de la Ciudad de México, por lo que nuestras sedes también regresan a esta zona del Distrito Federal: La Casa del Cine MX, el Centro Cultural de España en México, el Laboratorio Arte Alameda y el Museo Nacional de Arte (Munal), albergarán la retrospectiva de Cao Guimaraes y la sección Carta Blanca: un programa curado por él. Además, tendremos cuatro proyecciones de cine mexicano al aire libre en plazas del Centro Histórico: San Jerónimo, Santo Domingo, La Aguilita y el Quiosco de la Alameda Central, donde exhibiremos Ciudad Merced (México, 2013), de Pablo Martínez-Zárate; Mitote (México, 2013), de Eugenio Polgovsky; Calle López (México, 2013), de Lisa Tillinger y Gerardo Barroso, además de algunos cortometrajes del Reto DocsDF, además del estreno de Sábado DF, un proyecto que agrupa diez cortometrajes sobre la Ciudad de México. Con este programa de cine mexicano celebramos al corazón del Distrito Federal, a la ciudad misma, a sus personajes e historias, en el marco del trigésimo aniversario del Festival del Centro Histórico de la Ciudad de México.

La cartelera de cine comercial tiene su camino y sus propósitos que divergen absolutamente de nuestras propuestas, en este sentido creo que no afecta ni para bien ni para mal, en todo caso Cinema Global aporta, como otros festivales, a la diversificación de la oferta cinematográfica y lleva otro ritmo. Estamos un año decidiendo a quién se le dedicará el espacio, escogiendo cuidadosamente los títulos y alrededor de qué temas se vincularán. Éstos llegarán finalmente a las salas, lo que nos dan la posibilidad de brindar al público estas opciones, que no son las mismas que sostienen la agitada –aunque a veces estancada– cartelera comercial.

Cao Guimarães. Ex Isto, 2010

Este artículo forma parte de los contenidos del número 33 de la revista cine TOMAde enero-febrero de 2014. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

Cinema Global-Cine Toma

“El crimen del cácaro Gumaro”, ácida y fársica incursión fílmica de Andrés Bustamante al cine mexicano

marzo 17, 2014

Es palomera, ¡pero con palomitas radioactivas!

Por José Juan Reyes

Ciudad Güépez es un pequeño pueblucho de la provincia, pero también es un reflejo puntilloso y quirúrgico de la sociedad mexicana y del país entero. Es por ello que en esta minúscula localidad con presidente municipal corruptazo y un par de hermanos enfrentados por el cine legal y pirata –además de por una novia común–, puede aparecer la historia del cine nacional, siempre en parodia, desde los Olores perros hasta el Padre Amargo, con una inabarcable cantidad de cameos.

cácaro 1

 

 

Andrés Bustamante es el “Güiri Güiri” y viceversa. Su humor es único e inolvidable. Alejado de los reflectores y de la atención que provocan las apariciones constantes, repetitivas en la televisión, sobre todo durante las transmisiones deportivas tanto de los Juegos Olímpicos como de la Copa Mundial de Futbol, el actor pasó los últimos años trabajando en un nuevo y ambicioso proyecto: una película de largometraje, El crimen del cácaro Gumaro (México, 2014), en que despliega con un sentido mucho más agudo su conocido humor. Además, para este filme, se hizo rodear de algunos de sus amigos: en la dirección contó con el apoyo de Emilio Portes (Conozca la cabeza de Juan Pérez, Pastorela), mientras que desarrolló el guión al lado del músico y escritor Armando Vega-Gil, ex bajista de Botellita de jerez, banda de rock mexicana que en los años ochenta brilló por su música y letras divertidamente críticas.

Juntos, crearon la historia para esta película, en la que no dejan títere con cabeza, pues se trata de una sátira en torno al cine mismo, en un poblado imaginario de la provincia mexicana contemporánea, sitio en el que sintetizan casi todas las situaciones a las que estamos expuestos: de la corrupción de las autoridades públicas a los experimentos con sustancias peligrosamente radioactivas; de las épicas batallas entre cineastas y críticos –vistos como cineastas frustrados–, a la lucha por el poder con todas las variantes posibles. Todo ello a través de una serie de personajes arquetípicos.

Güépez es una pequeña ciudad que es regenteada por su presidente municipal, don Cuino Meléndez de la Popocha (Bustamante). El cácaro del pueblo es don Toribio Mújica (Eduardo Manzano, el “Polivoz”), quien está a punto de morir, por lo que le pide a sus dos hijos Gumaro (Carlos Corona) y Archimboldo (Alejandro Calva), que regresan a la localidad, a casa, para escuchar el testamento, el cual es leído por don Cuino. El documento establece que Archimboldo se quede con un camión destartalado, que en realidad es un puesto de películas piratas, mientras que a Gumaro le toca como herencia la empresa familiar, el Cine Linterna Mújica.

Cegados por la ambición y las caderas de Claudianita (Ana de la Reguera con nombre de Ana Claudia, la protagonista del original crimen de Amaro), el par de hermanos inician una guerra sin cuartel por el control de la sala y del mercado negro de películas pirata, en la cual echan mano de todos los recursos a su alcance, entablan entonces una batalla que deviene en una severa crisis en la comunidad, a tal punto que resulta ser muy parecida al Apocalipsis.

Emilio Portes comentó que el proyecto nació como un homenaje a las películas mexicanas clásicas pues no es sino un intento por abarcar los géneros de comedia, de terror y hasta las rancheras. “Pero al desarrollar el guión las cosas fueron cambiando, por ejemplo, Bustamante y Vega-Gil, originalmente sólo era los guionistas y acabaron por aparecer en la película, y sus personajes representan el poder fáctico, tanto don Cuino en lo político, como el Padre Amargo, el cura del pueblo, es decir, el Estado y el clero”.

Al ser el primer proyecto que Portes dirige por encargo, más que su peculiar humor, lo que se trasmina en la historia es, sobre todo, el humor de Andrés Bustamante, principal impulsor del proyecto, advierte. Y remarca: “es muy distinto al que yo había manejado en mis anteriores películas –Conozca la cabeza de Juan Pérez (México, 2008) y Pastorela (México, 2011)–, aunque fue muy agradable no sufrir por conseguir el financiamiento… el planteamiento que seguí para resolverla fue ser fiel a las propuestas de los escritores y aderezarlo con otros subgéneros que no se habían tratado antes en una película mexicana, como la farsa y la parodia. Creo que el antecedente más cercano a esta idea es precisamente Pastorela, que sin embargo es un poco más violenta. El crimen del cácaro Gumaro es mucho más ácida, pues se avienta a criticar casi todos los temas actuales de la sociedad mexicana”.

Las parodias lo mismo al cine nacional de los últimos veinte años, así como a otras producciones extranjeras, hizo que se volviera una película de acción disfrazada de comedia. El humor implica una crítica social, de manera individual o grupal, como ocurre en el caso de esta cinta, explica Portes. “Lo que hace esta historia es que logra un nivel de ironía muy alto, que se nutre de los vicios de la sociedad. El conflicto entre los hermanos Mújica lo refleja, pues a uno le heredan el cine y al otro el puesto de películas piratas. Hay una tercera lectura que es la evocación a películas que son iconos del cine nacional, la más evidente es El crimen del Padre Amaro (México, 2002, de Carlos Carrera), pues incluso el productor en ambas es el mismo, Daniel Birman Ripstein”.

Portes también asegura que, al ser una farsa, esta comedia coquetea con otros géneros, como el suspenso y la acción, en combinación con algo de terror pero todo ello siempre dentro de la comedia. “La ventaja de tener a Andrés Bustamante no sólo en el guión sino en el elenco, con su gran capacidad de improvisación, fue una ventaja, pues siempre sabía cómo resolver cada momento de la filmación. Y gracias a él, durante la filmación, el resto de los actores protagónicos hicieron lo mismo, así que el humor resulta ser muy espontáneo”.

Memorias del cine

Este es el primer trabajo cinematográfico que Andrés Bustamante y Armando Vega-Gil escriben juntos, si bien ya habían trabajado previamente en televisión en El Güiri Güiri. “Fue algo muy divertido –relata Bustamante–,  porque tuvimos la oportunidad de escribir una historia con nuestro humor, sí, pero con elementos que nunca antes habíamos abordado: los personajes abordados evocan lo que he mostrado en otras ocasiones, pero con un sentido distinto, nos atrevimos a criticar e ironizar con muchos elementos. Me siento muy entusiasmado porque tuve la oportunidad de escribir y actuar, algo que siempre es muy grato de hacer. Estos personajes efectivamente representan a varios aspectos de la sociedad y sobre todo del cine de género, de la comedia y el terror, pero son presentados de una manera pocas veces vista en nuestro cine previamente, con una visión crítica pero sobre todo divertida… es una película palomera ¡pero con palomitas radioactivas!.

“En esta historia, escrita por su servilleta –de hecho yo busqué a Daniel Birman y a los productores–, hay muchos recuerdos de nuestro cine mexicano, pues la idea es mezclar todo eso en un sólo espectáculo cinematográfico, ese es el aporte que tendrá, además, claro, de hacer una crítica sabrosa a todo lo que vivimos en nuestra realidá, así con acento al final, pues es muy mexicano todo lo que hay en la película. Estos dos hermanos y los personajes que los rodean, representan a todo eso, el pueblo de Güépez es como nuestro México, pero en pequeño, pues ahí ocurre de todo y hasta hay una invasión de zombis, que claro, son eliminados por los gringos, pues así debe ser…”.

Si bien la película no es pretenciosa sí contiene un humor un poco más rebuscado que el que comúnmente se produce en la televisión o en las comedias comerciales en el cine, aclara Bustamante. Y lo define con una frase: “no le hubiera yo entrado a hacer un humor ñango”. “Efectivamente, con Armando Vega  Gil, buscamos cierta estructura para poder decir ciertas cosas, pero no de manera panfletaria, sino aventar ciertas cositas para que la gente tenga un punto de vista y diga si está bien o está mal, sin necesariamente tomar partido”.

Parte de la importancia de esta película, para Andrés Bustamante, era rendir homenaje al cine que lo influyó en su vida, no sólo nacional, sino internacional. “Yo recuerdo que mi papá, cuando se enteraba que iba a haber cortos de El Gordo y el Flaco me llevaba al cine desde que yo era muy chavito. Por supuesto, también a Chaplin, a Buster Keaton, a Harold Lloyld, yo me alimenté mucho de ese rollo, por eso tenía una tendencia a hacer  cosas mudas en la tele, en blanco y negro, y en cámara rápida. Luego, por supuesto, más adelante, iba a ver a Cantinflas. Cuando se estrenaba una película suya ahí estábamos nosotros ya formados, mis papás nos llevaban a verlas. A Tin Tan lo descubrí un poquito después y me pareció maravilloso, así como todo lo que podamos ver del cine nacional.

“Aparte, de chavo, me gustaban las películas de monstruos: Godzilla y Ultramán y todas esas ondas japonesas, me las chutaba y me gustaban mucho. Y luego, por supuesto ese rollo de la televisión, de series como Mi marciano favorito, Viaje al fondo del mar, El túnel del tiempo, Perdidos en el espacio. Siempre que estoy con Trino el monero (José Trinidad Camacho), mi brother, nos atacamos de la risa recordándolas y decimos idioteces, además se las sabe de memoria. Y bueno, por supuesto los programas de comedia mexicanos, yo veía  desde muy chavo cosas de Mauricio Garcés en la tele, el principio de los Polivoces, Ensalada de locos, todo ese rollo, que quieras o no, los metes en una licuadora y de repente, quién sabe cómo va saliendo, lo va uno sudando en la chamba y se va impregnando a la piel”.

cácaro 2

 

Este artículo forma parte de los contenidos del número 33 de la revista cine TOMAde enero-febrero de 2014. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

cácaro poster

 

 

 

“El crimen del cácaro Gumaro” ocupa la portada del número 33 de la revista cine TOMA, que circulará durante marzo y abril

marzo 14, 2014

ENCOMIO DEL ESPECTADOR

Demografías y relatos desde la butaca

• Una radiografía del espectador del cine en México, tanto de los asistentes a las salas de cine, como del consumo de copias ilegales y la extinción de las viejas salas grandes en Jalisco.

• Crónicas y relatos cinéfilos de Ernesto Diezmartínez, José Luis Zárate, Guillermo Vega Zaragoza, Ricardo Pohlenz, Pedro Paunero, Octavio Maya, Arturo Aguilar e Irving Torres.

• 29º Festival Internacional de Cine en Guadalajara: La producción iberoamericana y su Selección Oficial; 3er Premio Maguey; homenaje a Sara García; una sola identidad en Industria FICG.

• Fotofijas: El 9º FICA de Acapulco. Industria: La industria cinematográfica a dos décadas del TLCAN; siete películas mexicanas en Francia.

• La actuación en el set: Del silente al cine sonoro. Desde la Filmoteca de la UNAM: El desafío a la estabilidad 1952-1967. Académicas: La primera gala de la AMACC en 2014.

• Festivales: 3er Riviera Maya Film Festival; 8º Cinema Global en el fmx; 8º Contra el Silencio Todas las Voces. Estrenos: El crimen del cácaro Gumaro, de Emilio Portes; Paraíso, de Mariana Chenillo, y Preludios: Las otras partituras de dios, de Rafael Rangel. Autores: John Sayles y Alfonso Cuarón.

Portada Toma 33-chLa cifra de asistentes a las 5 mil 535 salas cinematográficas instaladas en México, siguió su aumento en 2013, al registrar 257 millones de boletos vendidos, la cuarta taquilla más alta del mundo, según cifras de la empresa especializada Rentrak. Pero en ese otro negocio, invisible por ilegal, que es la reproducción en el mercado de la piratería, registró ventas anuales por 982 mil 950 mil millones de pesos, según la Concanaco Servytur, lo que también lo convierte en el cuarto mercado a nivel global. Más allá de las pérdidas económicas de los productores de los filmes más rentables, estos números dejan claro que el sistema de exhibición cinematográfica nacional es excluyente, pues deja fuera a la gran mayoría de los habitantes del país.

Dado su carácter industrial y su capacidad mayúscula de recuperación económica, la cinematografía es un medio capaz de llegar a millones de individuos, sin embargo, el sistema económico que rige a la industria de la exhibición mexicana hacen que el lucro y la alta ganancia rijan a buena parte de los títulos que inundan la cartelera internacional, impidiendo que se muestre esa otra cara, la de ser receptáculo de la memoria y la identidad, guardián de las culturas y las geografías, de permitir que los más disímbolos individuos sean conmovidos, atraídos, interesados de manera universal, además de vistos por la mayor cantidad posible de personas.

Así, en un medio artificialmente vedado para el pueblo llano, para esa enorme cantidad de seres urgidos de relatos audiovisuales en su propia lengua –y no, como ahora, expuestos sistemáticamente a la producción estadounidense que domina las ganancias, más que la cantidad de estrenos y la oferta disponible, el público mexicano, cinéfilo por naturaleza, encuentra como opciones alternas, ante los altos costos de entrada a las salas, la televisión abierta y de cable; el streaming y las descargas en Internet; las pantallas públicas en autobuses, salas de espera o centros comerciales y, por supuesto, la reproducción ilegal –convertida en el gran difusor cultural audiovisual.

A reflexionar sobre el perfil del espectador de cine en México, así como las vías mediante las que se nutre de filmes, pero también a recopilar distintos testimonios sobre el acto de la cinefilia entre escritores, críticos cinematográficos, poetas, ensayistas, periodistas e investigadores especializados, es que se concentra el dossier del trigésimo tercer número de la revista cine TOMA, que circulará por la República Mexicana durante marzo y abril de 2013, en establecimientos cerrados.

El dossier inicia con un ensayo de la economista Mariana Cerrilla que ofrece una radiografía del espectador de cine en México en el siglo XXI, en el que revela que la mayoría de los asistentes son jóvenes, estudiantes o con título universitario y pertenecientes a la población con mayores ingresos, por lo que el 72% de los mexicanos quedan fuera de las salas. En seguida, los investigadores Rosario Lara y Giovanni Urquiza, abordan la manera en que se organiza, distribuye y se producen las copias ilegales de películas en la economía informal, convertida en el gran promotor y difusor de la cultura cinematográfica; además, el académico especializado en legislación, Tonatiuh Lay, realiza un recuento histórico de las viejas salas de cine de gran aforo en el estado de Jalisco así como su progresivo cierre o cambio de giro en los últimos veinte años.

En seguida, el segmento dedicado a recopilar remembranzas y reflexiones sobre el acto de ir al cine abre con el relato de algunos momentos específicos que condujeron a la crítica cinematográfica al sinaloense Ernesto Diezmartínez; al que le siguen diecisiete minificciones breves del escritor poblano José Luis Zárate Herrera; algunas reflexiones del poeta y ensayista Guillermo Vega Zaragoza sobre los cines viejos y el consumo actual privado; luego, un  ensayo sobre los géneros periféricos, la carne y la cinefilia en el siglo del cine, del ensayista veracruzano Pedro Paunero; los recuerdos entrecruzados y la prospectiva de futuro del productor y periodista Octavio Maya; una remembranza de los cines en Xalapa –a los que acudía cuando estudiante de primaria–, asalta el texto del crítico y editor Arturo Aguilar; al lado, el editor e investigador Irving Torres Yllán recuerda los usos y costumbres de las grandes salas de hace décadas y se queja de los hipsters actuales; para que Ricardo Pohlenz concluya, entre milagros mecanicistas, una crónica entre cámaras y proyectores de 8mm y 16mm, además de cintas familiares.

Un segundo dossier aborda algunos puntos altos de lo que será el XXIX Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) e inicia con un recorrido por sus actividades y secciones competitivas, ofrecido por su director de programación, Gerardo Salcedo Romero, así como las mutaciones que ha tenido desde sus inicios, en 1986, como Muestra de Cine Mexicano, hasta erigirse como un termómetro de la producción iberoamericana; más adelante, Pável Cortés, director general y de programación del Premio Maguey, adelanta su tercera edición y repasa la existencia de esta sección enfocada a la diversidad sexual. Se incluye un adelanto del libro biofilmográfico Las películas de Sara García, de Emilio García Riera y Eduardo de la Vega, como parte del homenaje póstumo que se le rendirá a la actriz mexicana que incluye la proyección de Los dinamiteros (L’Ultimo Rififi, España-Italia, 1962), de Juan García Atienza, nunca antes exhibida en México. Finalmente, las tres nuevas coordinadoras de la sección Industria Guadalajara, Estrella Araiza, Sarah Ross y Mariana Cerrilla, dan a conocer la unificación de la identidad de todas sus secciones.

En otros contenidos, Fotofijas presenta un relato en imágenes de la novena edición del Festival Internacional de Cine Acapulco, con fotografías de Pedro González y un texto de Fabián de la Cruz Polanco. Industria inicia con un ensayo de Víctor Ugalde a propósito de los 20 años de la firma del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), con la consecuente reducción en la producción y el público, y se complementa con el reporte de los siete estrenos mexicanos realizados en la cartelera francesa durante 2013, por Brittmarie Hidalgo de la promotora Cinéma Mexique Paris. En Académicas, se reporta la primera gala cinematográfica organizada por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) en el Centro Cultural “Roberto Cantoral”, y se adelantan algunas de sus próximas actividades, incluida la 56 ceremonia de entrega de los premios Ariel, el 27 de mayo.

La segunda entrega de la sección La actuación en el set, del actor José Sefami, nuevo director general de cine TOMA –quien sustituye a partir de este número a Ángeles Castro, relata las diferencias entre el cine mudo y el sonoro.

Festivales incluye adelantos del tercer Riviera Maya Film Festival, por parte de su directora Paula Chaurand; de la  octava muestra Cinema Global, incluida en el trigésimo Festival del Centro Histórico de la Ciudad de México en un texto de su directora, Patricia Zavala Zorrilla, así como de la octava edición de Voces Contra el Silencio, en un artículo de Christian Calónico, su director fundador. Estrenos incluye entrevistas con el cómico Andrés Bustamante, guionista y protagonista de El crimen del cácaro Gumaro, por parte del periodista José Juan Reyes; otra con la realizadora mexicana Mariana Chenillo, directora de Paraíso, de la pluma del periodista Salvador Perches Galván, y finalmente, del documental Preludios: Las otras partituras de dios, con su director, Rafael Rangel. Para rematar, en Autores, se ofrece una entrevista con el director independiente estadounidense John Sayles, respecto a su cinta más reciente, Go For Sisters, del periodista Luis Carrasco, así como un ensayo sobre Gravedad, de Alfonso Cuarón, escrita por el crítico y ensayista Jorge Luis Tercero Alvizo.

El número trigésimo tercero de cine TOMA. Revista Mexicana de Cinematografíapublicación editada por PasodeGato, Ediciones y Producciones Escénicas, circulará durante marzo y abril de 2014  por todo el país, en locales cerrados: Sanborns, Caffé Caffé, Cineteca Nacional Filmoteca de la UNAM; así como en librerías: Educal, Sótano, FCE, Gandhi, Julio Torri de la UNAM, El Foco, Ceuvoz y Foro Shakespeare.

Para entrevistas o mayor información, comunicarse a los teléfonos: 56 88 92 32 y 56 88 87 56; al correo electrónico cinetoma@gmail.com, o acudir a las oficinas, ubicadas en el callejón Eleuterio Méndez 11, colonia Churubusco-Coyoacán, C. P. 04120, en la Ciudad de México.

Además, los invitamos a seguirnos por Facebook y Twitter.

Así como la página Internet de Paso de Gato.

Candidatos a los Premios Platino del Cine Iberoamericano en Panamá

marzo 14, 2014

Derbez Platino

Eugenio Derbez en la presentación de los premios Platino.
Foto: Sergio Raúl López.

La primera entrega de los Premios Platino de Cine Iberoamericano, se realizará en una gala en la ciudad de Panamá el próximo sábado 5 de abril. Organizados por la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (Egeda) y la Federación Iberoamericana de Productores Cinematográficos y Audiovisuales (FIPCA), como un gran evento de promoción internacional del cine iberoamericano en su conjunto, que trascienda fronteras para convertirse en uno de los más importantes instrumentos de fomento y apoyo a la cinematografía de la región, y que reconozca lo mejor de la producción en la región durante el 2013.

Esta es la lista de candidatos:

Película Iberoamericana de Ficción

El médico alemán-Wakolda (Argentina)

Gloria (Chile)

Heli (México)

Las brujas de Zugarramurdi (España)

La jaula de oro (México)

Roa (Colombia)

Vivir es fácil con los ojos cerrados (España)

Mejor Director

Sebastián Lelio por Gloria (Chile-España)

Amat Escalante por Heli (México-Alemania-Francia-Holanda)

David Trueba por Vivir es fácil con los ojos cerrados (España)

Lucía Puenzo por Wakolda-El médico alemán (España-Argentina-Francia-Noruega)

Interpretación Masculina

Antonio de la Torre por Caníbal

Eugenio Derbez por No se aceptan devoluciones

Javier Cámara por Vivir es fácil con los ojos cerrados

Ricardo Darín por Tesis sobre un homicidio

Víctor Prada por El limpiador

Interpretación Femenina

Karem Martínez por La jaula de oro

Laura de la Uz por La película de Ana

Marián Álvarez por La herida

Nashla Bogaert por ¿Quién manda?

Natalia Oreiro, por Wakolda

Paulina García por Gloria

Música Original

Karin Zielinski por El limpiador (Perú)

Emilio Kauderer por Metegol (Argentina-España)

Joan Valent por Las brujas de Zugarramurdi (España-Francia)

Película de Animación

Anina (Uruguay-Colombia)

El secreto del Medallón de Jade (México)
Metegol (Argentina-España)

Justin y la espada del valor (España)

Uma história de amor e fúria (Brasil)

Película Documental

Con la pata quebrada (España)

Cuates de Australia (México)

La eterna noche de las doce lunas (Colombia-Bolivia)

O día que durou 21 anos (Brasil)

Sigo siendo (España-Perú)
Guión

Sebastián Lelio y Gonzalo Maza por Gloria (Chile-España)

Daniel Sánchez Arévalo por La gran familia española (España)

David Trueba por Vivir es fácil con los ojos cerrados (España)

Lucía Puenzo por Wakolda-El médico alemán (España-Argentina-Francia-Noruega)

Jorge Sánchez-Platino

Jorge Sánchez Sosa, director de Imcine, en la presentación de los Premios Platino.
Foto: Sergio Raúl López.

Miguel Ángel Benzal

Miguel Ángel Benzal, director general de Egeda.
Foto: Sergio Raúl López.

original cartel premios



Imprimir

“El cine en la cumbre” y Ambulante más allá, en la XV Cumbre Tajín

marzo 14, 2014

home_mas_alla

Fotografía: Ambulante Más Allá.

Como parte del décimo quinto Festival Cumbre Tajín, que se realizará del 20 al 24 de marzo de 2014 se realizará la segunda Muestra Internacional “El Cine en la Cumbre”, basada en tres ejes temáticos: Cine de México, Cine del Mundo y Raíces, además de conferencias y películas invitadas, junto con la colaboración de colectivos de videoastas y la participación de cinco países. El programa fue curado por la chilena Francisca Cabral Quidel, fundadora y directora del Festival de Cine Indígena de Buenos Aires (BAIn-Argentina); el realizador mexicano Ricardo Benet, docente de cortometrajes en la Escuela de Cine del Totonacapan, y por la documentalista mexicana Blanca X. Aguerre.

Además, entre la Casa de Medios de Comunicación y Difusión del Centro de las Artes Indígenas (CAI), el Festival Cumbre Tajín y Ambulante. Gira de Documentales, han implementado el proyecto de capacitación en producción documental para formar nuevos realizadores Ambulante Más Allá en las comunidades del Totonacapan. Las producciones seleccionadas serán exhibidas en el Nicho de la Universidad Veracruzana del Parque Takilhsukut, así como en distintos espacios públicos de Papantla. Poster15Años

logo_masalla

164149a

Tercer Riviera Maya Film Festival

marzo 12, 2014

Identidad y comunión mediante el cine

Por Paula Chaurand, directora del RMFF

La tercera edición del Riviera Maya Film Festival combina, en uno de los más emblemáticos sitios para el turismo mundial, la programación del cine autoral más arriesgado con algunas cintas de consumo masivo de gran calidad, de los más diversos géneros, nacionalidades y contenidos, además de irrestrictos apoyos a los proyectos mexicanos que buscan financiamiento y otros apoyos, a través de distintos espacios de industria.

nymphomaniac

Hacemos un festival de cine en Quintana Roo porque nos entusiasman las condiciones culturales en las que se encuentra este joven estado en el que conviven personas de múltiples orígenes y porque creemos que, al acercar esta expresión artística al mayor número de público posible, podemos cruzar puentes y unir mundos a través de la experiencia de asistir a la proyección de una película.

Comenzamos a hacer el Riviera Maya Film Festival (rmff) en el 2012, con la intención de acercar a todo el público a las grandes propuestas cinematográficas nacionales e internacionales. Teníamos mucho entusiasmo en formar audiencias ávidas por contenidos distintos y enriquecer la experiencia fílmica de nuestros visitantes, a través de la comunión de la expresión artística y su poder transformador.

Por tercer año consecutivo, del 9 al 15 de marzo, recibimos en la Riviera Maya una selección del cine nacional e internacional y lo compartimos más allá de la gran pantalla en diferentes contextos y escenarios. Proponemos cuatro maneras de ver cine: en la sala de cine, el autocinema, la playa y las plazas públicas. Conservamos la misma estructura de programación de las ediciones precedentes, con más de 60 proyecciones completamente gratuitas en Playa del Carmen, Cancún, Tulum y Puerto Morelos.

Con dos exitosas ediciones precedentes, más de 700 invitados, 39 mil espectadores, alrededor de 150 películas y tres millones de pesos en premios, hemos trabajado este año en crecer y mejorar para brindar al público una experiencia única de calidad.

Una programación que invita

La programación de RMFF 2014 es un calidoscopio que integra el trabajo de los más destacados protagonistas de la cinematografía contemporánea provenientes de diferentes latitudes, desde documentales y cine de autor hasta ciencia ficción y comedia, queremos hacer accesible el cine de calidad a todos los públicos.

Divididas en seis secciones: Plataforma Mexicana, Galas, Planetario, Gran Público, Panorama Autoral y la incorporación de la sección RivieraLab Presenta, en la que se mostrará una selección de las películas ya concluidas que llegaron como proyectos en las pasadas ediciones del RivieraLab. Las películas ofrecen otras visiones del mundo que invitan al espectador a compartir e incentivar ideas de conciencia social y ambiental.

La sección Plataforma Mexicana traduce nuestro interés en incentivar la distribución del cine nacional contemporáneo y en propiciar y apoyar las campañas de lanzamiento de sus respectivos estrenos en salas de cine. Este año presentamos 11 largometrajes nacionales, sin distinción de género, que competirán por los dos Premios Kukulkán, consistentes en 300mil y en 100mil pesos, para una película nacional otorgado por el Jurado Joven. Estamos muy contentos por la respuesta que obtuvimos cuando lanzamos la convocatoria, pues recibimos más de 60 títulos. La realizadora mexicana Yulene Olaizola; el director de origen polaco Lech Kowalski; el director y fotógrafo chino Yu Likwai, y la actriz francesa Caroline Charpentier, componen el jurado que elegirá las dos películas ganadoras.

A través de las Galas del Riviera Maya Film Festival, buscamos enriquecer la  experiencia del cine con la presencia de actores, directores y productores que, como cada año, serán nuestros invitados a las funciones especiales de esta sección. Nymphomaniac vol. 1 y 2 (Dinamarca-Alemania-Francia-Bélgica-Reino Unido, 2013), el más reciente trabajo del famoso director danés Lars von Trier, tendrá su estreno nacional en este festival.

Somos partidarios del poder transformador del cine, por lo que hemos creado la sección Planetario, en la que concentramos posturas cinematográficas ante diversas problemáticas, con la finalidad de contribuir  a la conciencia colectiva sobre temas de interés social como los derechos humanos, el medio ambiente y la economía global. Se trata de películas creadas con el fin de incentivar el carácter reflexivo y crítico del espectador.

Para nosotros, el cine de calidad también se encuentra en los éxitos internacionales  dirigidos a las grandes audiencias, por ello,  presentamos en Gran Público, un recorrido por películas de diferentes latitudes que propone acercamientos novedosos a un cine más accesible, ofreciendo un equilibrio entre el éxito de taquilla y la expresión artística personal. Un ejemplo de esto es la versión del  clásico del realizador coreano Chan-Wook Park, realizada por el estadounidense Spike Lee, Oldboy (Estados Unidos, 2013), que formará parte de esta sección.

Nuestro modelo de espectador es todo el mundo, sin embargo, queremos procurar al nicho de cinefilia dura. La sección Panorama Autoral expone diferentes géneros y vertientes del cine de autor que abren su propio camino al público. Trabajos más recientes de grandes maestros de la cinematografía, acompañados de manifestaciones sobresalientes de cineastas más jóvenes, se encuentran en esta sección, como Hard to Be a God (Trydno byt bogom, Rusia, 2013), la monumental y esperada obra póstuma de uno de los íconos de la cinematografía rusa, Aleksei German, y Why Don’t You Play in Hell? (Jigoku de naze warui, Japón, 2014), la más reciente película y una de las obras maestras del director de culto japonés Shion Sono.

En esta tercera edición, damos un paso natural al abrir un espacio dentro de nuestra programación con el nombre RivieraLab Presenta. Esta sección se compone por películas terminadas que han pasado por ediciones anteriores de RivieraLab en calidad de proyectos y que han tenido un exitoso recorrido internacional, como Esto no es una película (México-Dinamarca-Canadá-Filipinas, 2013), de Raya Martin y Mark Peranson. RivieraLab reafirma nuestra intención puntual de apoyar y promover la calidad artística y diversidad de voces autorales, ratificando su objetivo de propiciar la culminación de proyectos, el intercambio y la promoción.

Espacio de industria

RivieraLab es la plataforma de industria y el laboratorio de proyectos del Riviera Maya Film Festival. Presenta proyectos cinematográficos en búsqueda de coproducción, fondos internacionales y otras vías de financiamiento, así como de agentes de venta o distribuidores para iniciar su promoción y distribución.

De nuevo, la respuesta que obtuvimos en las convocatorias para RivieraLab superó a la de las ediciones anteriores, con la inscripción de 82 proyectos provenientes de 18 países para el Foro de Coproducción y de 71 películas provenientes de 20 naciones para el Work in Progress. Los productores y directores de los once proyectos seleccionados para Foro de Coproducción y los siete del Work in Progress, presentarán su proyecto ante un jurado y un foro de representantes internacionales de la industria audiovisual invitados al festival, con los que también se cumplirá una agenda de encuentros individuales (one to one).

Sumado a las alianzas que surjan entre los proyectos seleccionados y los representantes de la industria en RivieraLab, otorgaremos cuatro premios de 200 mil pesos cada uno, dos en cada categoría  (Foro de Coproducción y Work in Progress), para proyectos sobresalientes. Los proyectos ganadores serán seleccionados por un jurado internacional

Asimismo, Labodigital concederá un premio consistente en servicios de postproducción para la finalización de un proyecto. En esta edición del festival, RivieraLab consolida una alianza con el Festival de Documentales de Copenhague cph:dox, con la finalidad de incrementar las posibilidades de difusión de los proyectos cinematográficos.

Turismo y gratuidad

Creemos en Quintana Roo y procuramos hacer nuestro mejor esfuerzo en generar un impacto positivo para la entidad al ampliar el atractivo turístico con eventos completamente gratuitos e invitados especiales de talla internacional, además de programas como Riviera Club, que extienden el festival a más lugares y más contextos. Creemos también que el talento se encuentra aquí, por eso, promovemos la interacción con la juventud por medio de las convocatorias para Riviera Insiders y Jurado Joven. También invitamos a los jóvenes de la localidad a que se unan como anfitriones llevándose consigo una experiencia  enriquecedora.

Bajo el lema “El cine nos une”, quisiéramos generar un sentido de identidad en el visitante y habitante de la Riviera Maya e invitarlo abiertamente a acercarse a esta celebración al cine y su capacidad de comunión.

Este artículo forma parte de los contenidos del número 33 de la revista cine TOMAde enero-febrero de 2014. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.

oldboy

RMFF 2014 Rueda de prensa

rmff2014

Convocatoria del VI Festival de Cine Mexicano de Durango

marzo 12, 2014

994569_511526465567326_1225709374_n1

El sexto Festival de Cine Mexicano de Durango se realizará del 4 al 8 de junio de 2014 y ha abierto su convocatoria de cortometrajes de ficción, animación y documental, terminado de filmar durante el periodo 2013-2014, con un máximo de duración de 15 minutos.

La fecha limite para inscribir proyectos es el primero de abril de 2014.

8f61653180232aacbf922d3e9dd82160