Octavo Festival DocsDF de la Ciudad de México

La eterna lucha de las dos serpientes

Por Alejandro Almazán

En el 2013, el Festival Internacional de Documentales de la Ciudad de México (DocsDF), arribará a su octava edición con el compromiso inicial vigente de mostrar la lucha entre las fuerzas antagónicas que define a la humanidad misma, como lo comprueban los 68 filmes que integran su Selección Oficial, en funciones mayoritariamente gratuitas.

capoteAlbert Maysles y su hermano David junto con Truman Capoote
durante la filmación de A Visit with Truman Capote (1966).

Según la mitología griega, Apolo le hizo un regalo invaluable a Hermes. El dios de la música, la poesía y las artes dispuso que el mensajero del Olimpo fuera el depositario único del Caduceo. Siglos después, Hermes –rebautizado como Mercurio por los romanos– observó una lucha feroz entre dos serpientes y, Caduceo en mano, logró pacíficamente que dejaran de combatir. Con el paso del tiempo y en diferentes culturas, las serpientes entrelazadas se convirtieron en una de las representaciones del equilibrio entre fuerzas antagónicas, el eterno movimiento cósmico, el infinito y… el número ocho.

Este año 2013, el Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF) cumple ocho años de existencia. Ocho años de esfuerzo, trabajo, dedicación y compromiso para llevar a todos los rincones de la República Mexicana el ideario que le dio origen en 2006.

Gracias a ello, tras lanzar convocatoria para la octava edición, recibimos casi mil 500 trabajos, provenientes de 101 países de los cinco continentes, lo cual demostraría –si todavía estuvieran entre nosotros– que el mensajero divino hizo bien su trabajo difundiendola y provocaría el regocijo del dios de las artes.

Desde lugares tan lejanos como Australia, Vietnam, Vanuatu o Gambia, las dos serpientes se materializaron en miles de historias que retratan la lucha diaria que, entre las fuerzas antagónicas, se despliega en todos los rincones del planeta. A veces cruda, descarnada y violenta, pero también, afortunadamente, esperanzadora y alentadora, la realidad de millones de individuos quedó plasmada en los 68 trabajos que componen la Selección Oficial en competencia de la octava edición del DocsDF –la cual se llevará a cabo del 24 de octubre al 3 de noviembre, en la Ciudad de México– y que aspiran al ganar el Charro de Bronce, que tal es el nombre del galardón del certámen. Divididos en siete secciones –Largometraje Internacional, Largometraje Iberoamericano, Largometraje Mexicano, Largometraje para Televisión, Cortometraje Internacional, Cortometraje Mexicano y Doctubre–, dichos trabajos dan cuenta del eterno devenir histórico que demanda nuevas formas de relacionarnos, comunicarnos y, sobre todo, solidarizarnos con nuestros semejantes y el entorno que nos rodea.

Reflejo del entorno

Resulta trivial, por evidente, la afirmación de que vivimos tiempos complejos y difíciles. La violencia, pobreza e injusticia, lejos de ser erradicadas, parecen ser la constante de una sociedad cada vez más globalizada, pero no por ello más empática con sus semejantes. Fenómenos que debilitan gradualmente, y cada vez en mayor medida, el ya de por sí deteriorado tejido social, siguen cobrando fuerza en los cuatro puntos cardinales de la Tierra.

Gobiernos –tanto los democráticos como los totalitarios, sin distinción– que abandonan a su suerte a los niños – Gente enferma y loca  (Sickfuckpeople, Austria, 2013), de Rechinsky Juri– y adultos –Anónimo (México, 2013), de Moisés Anaya­, quienes sobreviven en las calles y la ignominia; alienan a su población ideológicamente y culturalmente con la promesa de una sociedad más igualitaria –Un gran desorden bajo el cielo (España, 2013), de Iván García–; permiten el maltrato infantil disfrazado de beneficencia o caridad Frutas madurando (Blush of Fruit, Australia-Vietnam, 2012), de  Jakeb Anhvũ–; abandonan a sus ciudadanos después de graves catástrofes naturales –Refugiados en su tierra (Argentina, 2013), de Fernando Molina y Nicolás Bietti–; han sido rebasados por grupos criminales que cometen espectaculares y sofisticados robos, en Europa y Asia por igual, empleando los últimos avances tecnológicos –Romper y agarrar. La historia de las Panteras Rosas (Smash & Grab. The Story of the Pink Panthers, Reino Unido, 2013), de Havana Marking– o por piratas somalíes que en aguas internacionales asuelan a las embarcaciones como en los tiempos de Barbanegra y el capitán Kidd –El Capitán y su Pirata (The Captain and his Pirate, Alemania-Bélgica, 2013), de Andy Wolff–, son algunos de los ejemplos que ilustran este deterioro y la parte oscura de la naturaleza humana.

No obstante, en el otro extremo de la misma, encontramos grupos de individuos que a pesar de no contar con los recursos humanos y materiales suficientes devuelven la vida gratuitamente a miles de niños africanos que requieren cirugías cardiacas –A corazón abierto (Open Heart, Estados Unidos, 2012), de Kief Davidson–; defienden sus comunidades ante el acoso de empresas trasnacionales que intentan despojarlos de sus recursos naturales –Somos viento (México, 2013), de Kolektivo KolIbrI– o corporaciones nacionales que buscan expulsarlos de las tierras en donde han trabajado por generaciones –Salaverna (México, 2013), de Edin Alaín Martínez–; luchan contra la homicida y fanática creencia de que algunas partes del cuerpo de los albinos traen riqueza y fortuna a quienes las obtengan – A la sombra del sol (In the Shadow of the Sun, Reino Unido-Estados Unidos, 2013), de Harry Freeland–; intentan alcanzar la independencia de su país ofrendando lo más importante para casi todas las personas: su propia vida –El sacrificio (A Sacrifice, India-Reino Unido, 2013), de Theo Hessing– o forman compañías de teatro compuestas por individuos con capacidades diferentes, quienes demuestran que en el fondo son iguales a cualquiera –¡Qué circo! (Quel cirque!, Bélgica, 2012), de Philippe Cornet.

Cambio de paradigmas

Sin embargo, ambas serpientes tienen más de una cabeza. Sistemas de justicia que cancelan la libertad de expresión artística bajo argumentos sumamente controversiales, como la desacralización de un templo religioso –Pussy Riot. Una plegaria punk (Pussy Riot. A Punk Prayer, Reino Unido-Rusia, 2013), de Mike Lerner y Maxim Pozdorovkin–; destruyen valiosas pruebas y violan las más elementales garantías individuales de los sospechosos –Bajo tortura (Mèxico, 2013), de Cristina Juárez–; condenan a la gente con base en pruebas circunstanciales que no determinan claramente la culpabilidad de las mismas –Mata a tu amada (Kill your Darling, Holanda, 2012), de Jaap van Howeijk–; humillan públicamente a los ciudadanos que critican abiertamente a sus gobernantes, utilizando todo el poder del Estado –Confesiones forzadas (Forced Confessions, Reino Unido, 2012), de Maziar Bahari–; estigmatizan y criminalizan a las mujeres que sufren abortos involuntarios, sin respetar el derecho elemental que tienen a decidir sobre su propio cuerpo –Viva México (México, 2013), de Flavio Florencio; dejan impunes graves delitos que en los últimos años han proliferado dramáticamente como la privación ilegal de la libertad –Luz en el encierro (México, 2013), de Rodrigo Occelli– o provocan que una niña pierda a sus padres, quienes fueron encarcelados por cometer el delito de trabajar sin papeles en otro país –Dos americanos (Two Americans, Estados Unidos, 2012), de Valeria Fernández y Dan DeVivo–, son algunas de las dolientes expresiones que demandan un cambio de paradigma no sólo institucional, sino también social.

Un cambio que, afortunadamente, sigue en marcha gracias a las mujeres que continúan reclamando a sus autoridades la justicia y la verdad negadas durante décadas bajo la consigna elemental de “Vivos se los llevaron, vivos los queremos” –Rosario (México, 2013), de Shula Erenberg–; periodistas de guerra que antes de caer en el campo de batalla dejaron un legado de la crudeza de los conflictos bélicos, pero sobre todo de la fortaleza del espíritu humano ¿Dónde está la primera línea de fuego? La vida y época de Tim Hetherington (Which Way is the Front Line from Here? The Life and Time of Tim Hetherington, Estados Unidos, 2013), de Sebastian Junger; pequeñas que, a pesar de la pérdida de su entorno familiar, deciden cruzar una de las fronteras más hostiles para construirse un mejor futuro –Jocelyn y el coyote (El Salvador, 2012), de Pilar Colomé, José Lovo y María Cilleros– o campesinas históricamente abandonadas por los gobernantes que siguen buscando a sus muertos, a pesar de la pobreza y la marginación –Las montañas invisibles (México, 2012), de Ángel Linares.

Estas son algunas de las historias que revelan la dicotomía presente en la raza humana así como las batallas que cotidianamente se gestan entre las fuerzas antagónicas. Historias que los asistentes a la octava edición del DocsDF encontrarán del 24 de octubre al 3 de noviembre –la mayoría de ellas de forma gratuita– en las diversas sedes del festival y que conforman la selección oficial competitiva. Sin embargo, estamos conscientes de que sería muy ingenuo de nuestra parte pretender erigirnos como un Hermes contemporáneo y separar pacíficamente a los dos serpientes, pero aun así estamos convencidos de que el cine documental es un extraordinario vehículo para sensibilizar a las personas y si con ello logramos aportar a la construcción de una sociedad más justa, incluyente y participativa, seguiremos esforzándonos para lograrlo.

 

Profesionalización permanente

Sin embargo, DocsDF es mucho más que la proyección de cientos de los mejores trabajos que, año con año, se realizan en todo el planeta. Es también un decidido promotor de la formación de nuevos realizadores (Reto DocsDF), la exhibición gratuita de documentales (Videoteca DocsDF) y la profesionalización de cineastas, productores y estudiantes (DocsForum).

En este sentido y desde su nacimiento, una de las partes fundamentales del festival ha sido su componente de formación. Durante ocho años, importantes figuras del documentalismo internacional han enriquecido con su experiencia a jóvenes cineastas mexicanos y acompañado la profesionalización de productores, que es uno de los principales ejes que han definido los contenidos y programas del DocsForum.

Este año, además de contar con la participación de importantes personalidades, quienes impartirán talleres, mesas redondas, conferencias magistrales y un seminario, el DocsForum –con el apoyo del Programa Ibermedia–reunirá 12 trabajos en su Encuentro de Coproducción de Proyectos en Desarrollo, los cuales fueron seleccionados en algunos de los más importantes foros de coproducción de España y América Latina como DocsBarcelona, el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias (ficci), DocMontevideo, el Santiago Festival Internacional de Cine (Sanfic) y el Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires (fidba).

Asimismo, gracias a la colaboración del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) y el Tribeca Film Institute, se llevarán a cabo dos talleres en los que participarán 12 proyectos documentales mexicanos que podrán acceder a uno de los tres apoyos económicos que se otorgarán para continuar el desarrollo de los mismos.

De esta forma, DocsDF reafirma su compromiso con el desarrollo de nuevos proyectos documentales en México e Iberoamérica, haciendo del Distrito Federal la sede de este importante encuentro de coproducción, el cual contará con la presencia de televisoras de todo nuestro continente e importantes fondos de financiamiento como el Sundance Institute, Ibermedia, Tribeca y BritDoc.

28_chico

Lech Kowalsky durante la filmación de “Rock Souo” (EU, 1989).

Este artículo forma parte de los contenidos del número 30 de la revista cine TOMAde septiembre-octubre de 2013. Consulta AQUÍ dónde conseguirla.


docsdf-1

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: