Quince años de Gente de Cine por Radio Educación

La experiencia creativa de propia voz

Por Sonia Riquer

La crítica de cine escrita no es la única posible, existe en diversos medios de comunicación. En Radio Educación, desde 1997, la serie radiofónica Gente de Cine busca profundizar sobre las particularidades específicas de cada universo fílmico.

Frecuentemente se ha identificado como crítica cinematográfica solamente a la escrita, aquella que se publica en diarios o revistas. Sin embargo, así como existen diferentes propuestas cinematográficas, también hay diferentes medios de comunicación a través de los cuales también se hace crítica de cine. Los niveles de información, profundidad e incluso de intereses, son distintos para todos, y definir a cabalidad qué es la crítica resulta difícil de saber. Los que publican su palabra escrita podrán sentirse más autorizados que los que hacen programas de televisión, se leen en pantalla a través de las redes o se escuchan en la radio o en podcast electrónicos, pero el vehículo no determina ni la calidad, ni la valía de la crítica, de cine en este caso.

Siempre hay algo que diferencia a unos de otros. Es la opinión la que importa, lo que cada quien puede ver en una película ­­­–si es que la ve– y no se queda sólo con el press kit o la sinopsis, sino que busca encontrar lo que realmente expresa la película, aún a costa del mismo director. Con frecuencia, la pantalla frustra las intenciones del realizador y lo que muestra contradice sus propios deseos: no era ese el tema, y si lo era, su desarrollo cambió el sentido de lo que deseaba contar.

En la gran mayoría de los medios de comunicación actuales, el cine destaca como nota de espectáculo, entre el chisme y la mercadotecnia. Es común descubrir que abordan cada semana las mismas películas, generalmente de las grandes compañías productoras de  Hollywood –conocidascomo majors–,preocupadas siempre por acaparar el mayor número de salas y romper los récord de taquilla; mismas que organizan viajes todo pagado a cualquier parte del mundo –junkets– a los que invitan a selectos editores, reporteros y articulistas para que elogien sus “productos”, garantizando, de esa manera la “buena crítica”, es decir, la publicidad a sus películas: aparición en portada, sección especial o incluso en el noticiario con mayor audiencia. Es evidente que el cine es un negocio, un medio de diversión y entretenimiento, pero qué fácil olvidan que es mucho más que eso.

Sí, hay muchos tipos de crítica: de la promocional a la culta, de la superficial y bien intencionada a la áspera e insultante plena de visceralidad. Combinaciones abundan y en el país de los ciegos…

Más allá del disfrute que puede significar ver cine, están otros factores de lo que fue reconocido como el séptimo arte, nombre que para algunos resulta chocante, pero que define bien lo mejor que ha dado la cinematografía en el mundo. Cualquier película, por  mediocre, mala o pésima que sea tiene un valor intrínseco que le da la historia y eso no le quita su cualidad de desechable.

La crítica a la radio

Fue precisamente el deseo de reflexionar sobre aquello que diferencia al cine de las demás artes, además de profundizar sobre las particularidades específicas que ese lenguaje representa en cada universo fílmico, lo que motivó el origen de la serie radiofónica Gente de cine, iniciada el 14 de junio de 1997. Entonces, contaba con tres emisiones a la semana: los lunes dedicada a tratar aspectos teóricos del cine a través de sus realizadores –el primero fue una serie de siete entregas acerca de la obra de Andrei Tarkovski a partir de sus películas y de su libro Esculpir en el tiempo, y de la película de Michael Leszcylowski, Dirigida por Tarkovski. Los martes, el programa se refería al documental y al cortometraje. Y los viernes se hablaba de ese cine que por un tiempo se llamó “de calidad” y que se veía preferentemente en las salas universitarias o en la Cineteca Nacional –que por esas fechas presentaba un ciclo de Alexander Kluge– además de las películas mexicanas con el segmento En busca del Ariel, en ese año entre se encontraban las cintas Juego limpio, de Marco Julio Linares; Luces de la noche, de Sergio Muñoz Güemes, y Cilantro y perejil, de Rafael Montero.

Durante su existencia, Gente de cine ha sido un testigo muy cercano al desarrollo de la cinematografía, principalmente a nivel nacional. Ha dado cuenta de muchos de los nuevos cineastas y ha seguido la trayectoria de quienes con muchas dificultades han logrado mantenerse en activo. Ha crecido junto con festivales de cine como Expresión en corto de Guanajuato –que también comenzó en ese 1997–, y ha atestiguado el magnífico desarrollo de otros como Morelia, las transformaciones de Guadalajara, las certezas de Monterrey o los titubeos de Acapulco; se ha ocupado también de los festivales en la ciudad de México: para niños, organizado por La Matatena; el MIX de diversidad sexual; el de la Montaña; el Judío, y tantos otros que conforman la lista de los 46 festivales nacionales que aparecen registrados en el Anuario Estadístico de Cine Mexicano 2010 editado por el Instituto Mexicano de Cinematografía; las Muestras, el Foro y los diversos ciclos en la Cineteca Nacional, así como mucho de lo más relevante en materia de cinematográfica ha sido difundido en Gente de cine. A nivel internacional el festival que más ha sido cubierto en el programa es la Berlinale, donde ha encontrado las burbujas ilusorias de la alfombra roja y las grandes estrellas junto con las presencias y propuestas más recónditas, emocionantes y únicas. Entrevistar y conocer de propia voz la experiencia creativa de decenas de cineastas de todas partes del mundo es una de las riquezas de esta serie.

Ese año de inicio, 1997, fue uno de los más pobres en cuanto a estrenos de cine mexicano: 16 películas. El año siguiente, 1998, fue todavía peor, pues sólo ocho llegaron a las pantallas grandes, según el Anuario Estadístico 2010 del Imcine. Los problemas que vive el cine nacional, acrecentados a partir de la firma del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) y de una larga historia de vicios y corruptelas, sólo ha empezado a remontarse en los últimos tiempos.

El programa radiofónico Gente de cine no sólo ha difundido de la manera más informada, amplia y amena posible la riqueza y variedad temática que este medio ofrece, ha sido también un espacio para la crítica y los críticos de cine, un lugar de confrontación y diálogo con los cineastas y el radioescucha atento, cuestionador y tenaz de Radio Educación.

En todos estos años la cita ha cambiado de día y horarios, pero la presencia ha sido continua. Ahora se escucha los miércoles de 19:05 a 20:00 horas por Radio Educación.

El cine no es solamente una de las principales formas de entretenimiento, es también una de las mejores formas de conocer a otros seres, otros mundos, y conocernos a nosotros mismos. Y reitero la frase final con la que se remata cada programa: “Nos vemos en el cine y nos escuchamos en el 1060 de amplitud modulada”.

Este artículo forma parte de los contenidos del número 16 de la revista cine TOMAde mayo-junio de 2011. Consulta AQUI dónde conseguirla.


Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Una respuesta to “Quince años de Gente de Cine por Radio Educación”

  1. juan Says:

    me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: