Tony Kaye y la “Indiferencia” en las aulas estadounidenses

Quiero ser parte del sistema fílmico, no de la periferia

Por Sergio Raúl López

Microcosmos del mundo exterior, en el salón de clase se concentran las tiranías y desigualdades, los desánimos y las impotencias que asolan a la sociedad contemporánea. Sus víctimas resultan los maestros, oficiantes del orden y del control, más que del conocimiento y la forma- ción, cuyo mundo interior puede tener los mismos daños que el de sus pupilos.

Al menos, en esta historia ocurrida en una secundaria estadounidense, considerada la peor de la zona -en este caso la locación seleccionada fue la Escuela Secundaria Mineola, en Long Island, Nueva York-, a la que arriba Henry Barthes, uno de los mejores profesores eventuales del área, especialista en llenar las semanas vacías entre las cuales se releva a un maestro. Interpretado por Adrien Brody –ahora con más parlamentos pero la misma pasividad corporal inexpresiva que la deEl pianista, que le supuso un Oscar–, este hombre, especialista en ignorar las maledicencias con que es permanentemente atacado por los alumnos y en mantener a salvo y muy lejos su ruinoso mundo emocional, hallará en esta escuela, a punto de ser cerrada y derruida, con profesores indolentes e impotentes ante el alumnado vorazmente agresivo, una tabla de salvación.
En un ámbito que se hunde irremisiblemente, en el que sólo se sobrevive y se soporta todo, el eficiente y elusivo maestro de inglés irá construyendo, en torno suyo, una familia disfuncional -que incluye una prostituta prepúber, Erica (Sami Gayle en plan de futura estrella), una rolliza pero talentosa fotógrafa incomprendida, Meredith (Betty Kaye, vástaga del director) y una colega interesada pero ultra asustadiza Sarah Madison (Christina Hendrix)- para lograr lidiar con la inminente muerte del abuelo con Alzheimer y la fantasmal madre, trágicamente fallecida, pero siempre presente en sus traumáticos recuerdos.
De la desolación interna y la angustia existencial, más que de un docente que anima a sus alumnos fracasados volviéndolos exitosos, trata Indiferencia (Detachment, Estados Unidos, 2011), largometraje de ficción del director inglés de videos musicales y comerciales Tony Kaye (Londres, 1952) -teniendo a Brody como uno de los productores-, sobre un argumento y guión del exmaestro Karl Lund.
Director cercano a los temas duros, como el de la xenofobia radical en Historia americana X (American History X, EU, 1998), el debate en torno al aborto del documental Lake of Fire (EU, 2006), o la rapiña en torno a la trágica inundación en Nueva Orleans de Black Water Transit (EU, 2009), Kaye ha realizado gran parte de su carrera dando imágenes a las canciones de Soul Asylum, Red Hot Chili Peppers, Roger Waters y Johnny Cash, especialidad por la que ya ganó un premio Grammy.
En razón del estreno de Indiferencia en la cartelera mexicana, con la distribuidora Cine Caníbal, en la siguiente entrevista Kaye, de entrada, niega que sea un film sobre las secundarias estadounidenses y su sistema educativo.
-No creo que sea una película que tenga que ver con la educación. Cuando hago una cinta sobre un tema, como Lake of Fire, sobre el aborto, la considero lo mejor que puedo hacer en torno al debate que se ha generado. Pero Indiferencia no trata realmente sobre la escuela o el sistema educativo, sino sobre la historia de este hombre, sus decisiones, cómo enfrenta el trabajo, el tipo de familia y amigos que tiene, la gente que entra y sale de su vida y cómo intenta lidiar con todo eso de la manera más efectiva.

-¿Qué tan importantes le han resultado sus habilidades como creador de imágenes en videos musicales a la hora de crear escenas conmovedoras en sus filmes?
-Es muy importante. Soy producto de ello. No fui a la escuela de cine, así que tuve que creármela de manera propia. En el Reino Unido no hay una industria cinematográfica; digo, se hacen películas pero no es como en Los Ángeles o en Bombay o en Francia, así que tuve que aprender viendo muchas películas e involucrarme en el ámbito publicitario. En mi carrera he filmado más de ocho mil días, lo que implica muchísimo rodaje y es más de lo que han hecho muchos directores de cine. Además, aprendí a trabajar con mucha velocidad, filmé Indiferencia en 20 días. Claro, hay un precio a pagar, especialmente con una buena parte de la crítica estadounidense, para la que provenir del mundo de la publicidad equivale a haber vendido tu alma al diablo, te vuelve impuro.

-¿Cómo ha conseguido, primero, tener actores tan competentes para sus papeles protagónicos y mezclarlos con elencos de jóvenes talentosos si bien desconocidos?
-La buena fortuna de poder trabajar con actores simplemente maravillosos como James Caan, Lucy Liu, Brian Cranston o Marcia Gay Harden, que ofrecen siempre su mejor trabajo. No soy un haragán visual y tengo esta gran mano de baraja en mi experiencia audiovisual de los comerciales televisivos; además, soy viejo: tengo 60 años. Hago lo que he aprendido y ahora quiero hacer muchos más filmes, realizarlos más rápido. Todos los actores han hecho un trabajo fantástico, como Edward Norton, que no ha hecho algo mejor que Historia americana X y pienso que la interpretación de Adrien Brody en Indiferenciaes mejor que en la película de Polanski (El pianista, Francia-Polonia-Alemania-Reino Unido, 2002), en la cual su actuación es mucho más visual, y en ésta se convierte en una de esas estrellas de la vieja escuela neoyorquina, del tipo Pacino, De Niro o Hoffmann, que son mis actores favoritos.

-¿Cómo se siente al hacer retratos tan descarnados de la sociedad estadounidense?
-Amo Estados Unidos desde niño de tanto mirar sus películas y sus series televisivas, que eran muy superiores a las inglesas: yo quería estar allá, no en el Reino Unido. Pero tengo la tendencia a ir en sentido contrario y ya he hecho tres películas allí sobre la inundación en Nueva Orleans y los crímenes que se cometieron al amparo de la tragedia. Ahora quiero hacer muchos filmes y en- tretener de una manera distinta. Siento que quiero ser más parte del sistema que de la periferia independiente. Ya veremos. Quizá no tengo las habilidades pa- ra ser parte del sistema fílmico y es por ello que me he tenido que mantener afuera. No estoy seguro.

AULAS
Pizarrones y cuadernos
Una serie de testimonios documentales, filmados en blanco y negro, anteceden la historia del esquivo profesor de reemplazo Henry Barthes: son testimonios reales de maestros en activo para quienes resultaba impensable dedicarse a la docencia hasta que la casualidad los depositó en el aula. De igual manera, obra de Rebecca Foster, en un viejo pizarrón negro aparecen animados tanto los créditos iniciales como diversas sensaciones y recuerdos de los protagonistas de Indiferencia, y, en filmes caseros, de vívidos tonos rojos, aparecen los flashbacks dolientes en los que el maestro de inglés revive el macabro hallazgo de la madre suicidada por no soportar el viejo abuso sexual del abuelo.
De igual manera, para la música incidental de la cinta, el director Tony Kaye contactó al dueto de música electrónica The Newton Brothers, al que entregó las improvisaciones del pianista de jazz Taylor Eigsti, realizadas simultáneamente mientras veía la cinta por vez primera, para que conformaran un híbrido sonoro de ambas partes.
-Es un film muy experimental. Me gusta trabajar de esa manera -confiesa el londinense, quien deja ver su dominio de los diversos recursos audiovisuales que ha empleado a lo largo de su prolífica carrera-. Cuando estábamos en el proceso de edición de la película pensé que sería muy importante que los pizarrones tuvieran voz, ya que son un personaje más en las escuelas, aunque ahora se usen pizarrones interactivos. Quise mostrar una escuela bastante clásica: nadie envía mensajes de texto, no hay teléfonos inteligentes ni pizarrones electrónicos, todavía se utilizan cuadernos, lápices y libros. Así me surgió la idea de la animación en pizarrones. Los otros testimonios son de maestros reales de escuela. Pensé hacer algunas entrevistas en las escuelas que visitamos. Nunca se sabe si llegarás a usarlas, pero acabamos haciéndolo.

-¿Cómo logró crear esta metáfora sobre el texto de Poe, La caída de la casa Usher, para terminar el filme?
-El trabajo visual no estaba en el guión, pero ese fragmento ya estaba escrito, si bien aparecía a la mitad, no al final de la historia, y cuando lo editamos, simplemente funcionó y ya no lo movimos nunca de ahí. Cuando Adrien dice en clase: “Caminando en el pasillo, yendo a clases, ¿cuántos de ustedes han sentido alguna vez un peso que les presiona? Yo lo he sentido”. Eso nos ha ocurrido a todos, no tiene que ser un profesor de escuela o un estudiante. Como seres humanos todos atravesamos estas pequeñas luchas. Es un tapiz fantástico de interminable edición, pero ese final nos parecía una manera perfecta.

Este artículo se publicó originalmente en la sección de cultura del diario El Financiero (21/V/2012).


Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

3 comentarios to “Tony Kaye y la “Indiferencia” en las aulas estadounidenses”

  1. Download Winrar Says:

    This is absolutely perfect! Thankyou for putting
    this online!!!

  2. Lori Says:

    So the next time you lace up your shoes for a long run or big game, you might want to
    set aside that sports drink and opt for an
    all-natural banana instead. So start eating your bananas and stop being sad, depressed, and in pain all the time.
    It is rich in potassium which is beneficial to reduce high blood pressure.

  3. moroccan oil Says:

    Raw organic Argan oil helps replenish your skin
    and makes you look younger and rejuvenated almost instantly.
    The nuts are then roasted on an open fire to give them
    that peppery flavor. The rosewood oil helps
    in regeneration of tissues and is thus very effective
    in healing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: