Séptima edición de Contra el Silencio Todas las Voces

La ciudadanía audiovisual

Por Christian Calónico (Coordinador general del Encuentro Hispanoamericano de Cine y Video Documental Independiente: Contra el Silencio Todas las Voces).

Al arribar a su séptima edición, el encuentro Contra el Silencio Todas las Voces, se distingue del resto de festivales por exhibir todos los trabajos que responden a su convocatoria, por mantener una postura de análisis y crítica social audiovisual, por superar el medio centenar de sedes y por organizar foros y mesas de discusión y reflexión en torno al primer género de la historia del cine, el documental.

Contra el Silencio Todas las Voces se distingue por ser un festival incluyente y con una preocupación social que se manifiesta incluso en su convocatoria, su organización y las tareas que realiza de manera permanente y no sólo durante la semana en que se realiza.

Lo que queda de manifiesto desde las ocho categorías de su convocatoria, que reflejan –desde nuestro punto de vista– la casi totalidad de problemáticas que vive América Latina en general y México en particular: Movimientos Sociales y Organización Ciudadana; Derechos Humanos; Indígenas; Mujeres; Infancia, Juventud y Tercera Edad; Fronteras, Migraciones y Exilios; Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable; Vida Cotidiana y Cambio Social.

Uno de los requisitos que plantea la convocatoria es que sean trabajos independientes, entendiéndolos como aquellos en que el criterio del realizador refleja un punto de vista de autor y no el de una organización, institución o empresa.

Todos los materiales inscritos pasan a formar parte de la Videoteca Iberoamericana del Cine y el Video Documental Independiente, donde pueden ser difundidos con fines educativos y culturales, y se solicita autorización a los realizadores para que sus materiales puedan ser difundidos en canales de televisión no comerciales, tanto del país como del extranjero, concretamente en TV-UNAM –donde hemos mantenido una emisión semanal durante seis años ininterrumpidos, a través de la que hemos transmitido alrededor de 600 documentales– y en el canal VIVE-TV de Venezuela.

El espíritu del festival se refleja, además, en que tanto nuestra sede principal como las 50 sedes paralelas que tenemos, son centros culturales sin fines de lucro. Tratamos de llegar a la mayor cantidad de lugares de la Ciudad de México, que normalmente son excluidos de los circuitos cinematográficos comerciales, con el fin de crear públicos críticos hacia la televisión abierta, que normalmente constituye su única opción de entretenimiento. Desde su segunda edición, tenemos también sedes paralelas en los diferentes estados del país, en promedio 15 entidades, si bien en la edición de este año duplicaremos ese número.

Exhibimos prácticamente todo lo que se inscribe, con la condición de que sean trabajos donde se vea, se escuche y se narre, unos en concurso y otros fuera de competencia. No conocemos ni sabemos de ningún otro festival que lo haga, ni en México ni en otras partes del mundo, pero de no hacerlo estaríamos en contradicción con la tarea que nos propusimos al nacer como organización, abrir ventanas de difusión a los documentales de corte social.

Para conformar nuestro jurado invitamos a tres personas por categoría: un realizador extranjero, un realizador nacional y un especialista en el tema. Ya que nuestro punto de partida es que un buen documental tiene una gran investigación detrás, nos interesa el punto de vista de los expertos en el tema a la hora de decidir cuales son los mejores.

Contra el Silencio Todas las Voces se compone de las exhibiciones y las actividades de reflexión y discusión sobre el género documental. Es por ello que lo llamamos encuentro y no festival, porque su papel es difundir, conocer lo que se hace en otras partes, pero también para reflexionar acerca de nuestro quehacer. Además, publicamos en papel los resultados de estas actividades y las distribuimos de manera gratuita, las subimos a nuestra página electrónica y toda persona interesada puede descargarlas.

Por cierto, no somos un festival para publicitar productos comerciales. En nuestras sedes nunca se han anunciado marcas.

En los periodos entre festivales es en donde llevamos a cabo la labor más importante que desarrollamos como organización: la difusión de los documentales que conforman la videoteca, a través del préstamo gratuito directo a quien lo solicita. A través de la Red Alternativa de Exhibición de Documentales (raed) –circuito de exhibición que nació en mayo de 2009 y cuyo principio es que todos los centros culturales que participan exhiban en la misma semana la misma programación–, hacemos una difusión general mensual de los lugares y los documentales, dejando a cada espacio la difusión del día y la hora en que los proyectarán.

La memoria histórica

Para nosotros el cine nació como documental y es el género cinematográfico que ha preservado buena parte de la memoria histórica de la humanidad a partir de su nacimiento. Estamos en contra de la división que se hace entre cine y documental, el documental utiliza el lenguaje cinematográfico al igual que la ficción, nos tiene que narrar una historia, maneja una estética cinematográfica y refleja el punto de vista de quien lo realiza, al igual que la ficción, la gran diferencia es que su materia prima es la realidad y que se basa en una investigación profunda de lo que se va a narrar.

En los últimos quince años, los avances tecnológicos han evolucionado de manera muy acelerada. En pocos años los formatos han cambiado y otros han quedado obsoletos. Nos hemos adaptado a estos cambios porque este festival es principalmente para los documentalistas que trabajan en los formatos de video analógico y digital. Al contrario de otros festivales, aceptamos documentales hechos en cine, siempre y cuando nos lo entreguen en video, es una diferencia de fondo que significa incluir a todas aquellas personas y grupos sociales que han documentado sus procesos a partir de la utilización del video como un medio para expresar sus puntos de vista, en contra de lo que otros dicen o no quieren decir de ellos.

Hace dos años recibimos un apoyo importante de la Comunidad Europea, con el que pudimos subtitular 90 documentales ganadores de las diferentes ediciones, en inglés, francés e italiano, lo que nos ha permitido proyectarlos a Europa y el resto del mundo. A partir de esta edición tenemos el proyecto de subtitular a todos los ganadores, un salto cualitativo en nuestras labores de difusión por los potenciales públicos que pueden tener acceso a los documentales.

En esta séptima edición convocamos al primer Encuentro Nacional de Documentalistas, al que vendrán delegados de la mayoría de los estados del país a discutir una agenda que tiene que ver con las condiciones existentes para la producción y distribución del documental en México, con las actuales políticas estatales, el papel de los canales públicos y culturales en este proceso y los  cambios necesarios a nivel legislativo para tener mejores condiciones de producción y distribución de nuestros materiales. La idea es formar una red a nivel nacional que nos permita demandar cambios a la situación que se vive en la actualidad, pero también para generar circuitos alternativos de distribución y difusión a nivel nacional, así como proyectos de coproducción entre diferentes documentalistas de nuestro país.

Compromiso social

Desde nuestro punto de vista, el cine en general y el documental en particular, tienen un compromiso social. Desde su aparición, el documental ha acompañado los procesos sociales de lucha y cambio, no podríamos pensar su historia sin relacionarlo con los momentos más importantes de transformación de nuestra sociedad a todos los niveles. Es cierto que ha estado del lado de las clases dominantes en ciertos momentos de esta historia, pero si los revisamos, ha sido una de las pocas maneras en la que los dominados, los sin voz, han podido expresarse.

Creemos que tenemos que crear públicos críticos contra los mensajes audiovisuales que nos bombardean todo el tiempo, básicamente desde la televisión pero también desde el cine comercial, y una de las maneras de hacerlo es brindándole otras opciones para ver, conocer otras miradas, otras problemáticas. Esa posibilidad nos la da el documental, de esa manera alcanzaremos la ciudadanía audiovisual.

Para los que pertenecemos a Contra el Silencio Todas las Voces, este proyecto representa la manera en que, desde nuestro quehacer, que es el documental, contribuimos a que este país sea más solidario, más justo, más tolerante y más democrático.

Medio centenar de sedes

La sede principal del VII encuentro Contra el Silencio Todas las Voces serán las tres salas de la Filmoteca de la UNAM en el Centro Cultural Universitario; además del auditorio del Museo Universitario de Arte Contemporáneo y el Centro de Capacitación Cinematográfica.

Pero además habrá alrededor de 50 sedes paralelas en la Ciudad de México. Entre ellas se encuentran la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco; la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la unam, que serán sede del Coloquio Internacional Ciencias Sociales y Documental con investigadores de Italia, España, Argentina, Venezuela, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos y Canadá; además de académicos y documentalistas mexicanos.

También contarán con aproximadamente 30 sedes en  cerca de 15 estados del país, conformadas por filmotecas estatales, universidades y centros culturales públicos y privados.

Este artículo forma parte de los contenidos del número 21 de la revista cine TOMAde marzo-abril de 2012. Consulta AQUI dónde conseguirla.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: