Archive for 27 julio 2011

El concurso 48 Hour Film Project, en México

julio 27, 2011

El reconocido concurso mundial de cine 48 Hour Film Project (Proyecto Cine en 48 Horas) convoca a los cineastas a su primera edición en México. Este año pretende reunir a más de 3 mil 400 equipos en 100 ciudades de todo el mundo atrae a cineastas profesionales y novatos que compiten en igualdad de circunstancias rodando y produciendo un cortometraje original completo en sólo 48 horas de tiempo.

Fundado en la ciudad de Washington D.C. en 2000, hoy se celebra en casi 100 ciudades de seis continentes y convoca a más de 50,000 personas que participan en la producción de unas 3 mil 400 películas.

La fecha de inicio en México es el viernes 9 de septiembre, a las 19:00 horas. El producto final, completamente editado (de entre cuatro y siete minutos) deberá ser entregado cuarenta y ocho horas después, a las 19:30 horas del domingo 11 de septiembre, sin excepción. Esa misma semana, los cortometrajes serán exhibidos al público en una sala de cine y revisados por un panel de expertos mexicanos que emitirán un fallo inapelable para determinar qué equipo es el ganador. También se entregará el premio del público.

El equipo ganador de la fase mexicana, competirá en la edición internacional como parte del festival Filmapalooza en Miami, Florida. Los mejores cortometrajes elegidos serán exhibidos en el Festival de Cine de Cannes.

La Film School Americas también organizará el Curso de Cine en 2 Días, de Dov Simens, el 3 y 4 de septiembre, y Géneros, de Robert McKee, del 12 al 15 de octubre.

Anuncios

Paula Astorga y la Cineteca Nacional Siglo XXI

julio 27, 2011

¿Cómo era posible que fuera un gran estacionamiento?

Por Sergio Raúl López

La palabra es ya un localismo, según la Real Academia. Cineteca es la variante mexicana  equivalente a filmoteca o a cinemateca, que es como se nombra generalmente a los archivos fílmicos en la América Latina. En el aparatoso echeverrismo, sin embargo, se prefirió importar el término, originariamente italiano –existen con ese nombre en Boloña, Milán, Roma–, por sobre las opciones francesa e inglesa para bautizar a la colección oficial del gobierno nacional.

Corría enero de 1974, cuando un foro de los Estudios Churubusco fue adaptado para albergar dos salas cinematográficas, una biblioteca y varias bóvedas para contener un catálogo inicial de dos mil 500 películas. Era la nueva Cineteca Nacional, a cargo de la dirección de cinematografía, una dependencia de la Secretaría de Gobernación, bajo el control del actor Rodolfo Echeverría (acreditado Landa en las películas), hermano del presidente en turno. Un proyecto cuya pretendida grandeza acabaría literalmente por explotar un sexenio más tarde, bajo la conducción de la hermana del siguiente mandatario, Margarita López Portillo. El 24 de marzo de 1982, un incendio consumió casi la totalidad del acervo que ahí se resguardaba, acabando con copias únicas, archivos completos y miles de documentos irrecuperables.
Un par de años más tarde, la Cineteca Nacional hubo de mudarse a unos centenares de metros al oriente, sobre la avenida Río Churubusco, a la Plaza de los Compositores, un conglomerado de teatros que pertenecía a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) y que desde el 27 enero de 1984 alberga las salas, bóvedas y oficinas de la Cineteca Nacional de México -desde 2006 tiene una homónima chilena-, y que desde 1997 fue desprendida de la Secretaría de Gobernación para incorporarse al conglomerado de organismos que conforman el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).
En resumen, contada, así sea mínimamente, la historia de la Cineteca Nacional es más bien triste, de una grisura poco propia del mundo del cine. Porque de ser botín del primer hermano presidencial se tornó en despacho de diversas burocracias institucionales que sólo brillaban durante épocas de la Muestra y del Foro internacionales de cine. Pese a lo cual, curiosamente, año tras año mantiene un crecimiento constante de público. Basta mencionar que desde el 2007 su asistencia ha crecido 40 por ciento.
Hace poco más de un año ocurrió un relevo en la cabeza del organismo. El crítico de cine Leonardo García Tsao dejaba la dirección en manos de una activa promotora cinematográfica: Paula Astorga Riestra, ampliamente conocida como directora fundadora del Festival Internacional de Cine Contemporáneo de la Ciudad de México (FICCO), en la cadena Cinemex, y luego de diversas iniciativas impulsadas por la asociación civil Circo 2.12, como Cinema Planeta, Cinema Global, Distrital, la Sociedad Fílmica Tlatelolco y otras más.
A su llegada, impulsó variados cambios dentro del organismo fílmico y sobre todo promovió una mayor apertura para el gremio cinematográfico, pero de ninguna manera resultaba predecible el anuncio realizado el pasado 12 de julio. Acompañada por la plana mayor de funcionarios culturales del Conaculta, se anunció un proyecto ambicioso que se convertirá en una de las grandes obras de infraestructura cultural del sexenio: la Cineteca Nacional Siglo XXI, que implica la construcción de cuatro nuevas salas -para sumar diez pantallas-, dos nuevas bóvedas, un laboratorio de restauración digital y un estacionamiento de varios pisos, para añadir una sala al aire libre y áreas verdes; por cierto, todo techado bajo un espectacular domo blanco.
-Yo creo que la Cineteca es el centro del pensamiento del cine en México, no de la industria del cine -ataja Astorga, de entrada-. Creo que las cinetecas son los espacios sagrados del cine y creo que la de México, en especial, es una Cineteca diferente pues además de cumplir con sus funciones definitorias que son albergar el patrimonio fílmico nacional y divulgar y promover lo mejor del cine del mundo y el mexicano, además es un espacio de desarrollo cultural y de reflexión, investigación y de pensamiento a propósito de la creación cinematográfica.

-La Plaza de los Compositores fue una donación que realmente nunca se transformó de nuevo. ¿Qué tan necesario era hacer estos cambios?
-A la gente le gusta mucho, los usuarios lo tienen bien asimilado, es un lugar vivo. Pero la idea salió de observar. Yo empecé la reflexión en la época de lluvias. En agosto hay momentos en que llega a haber de mil 500 a dos mil personas en tránsito entre una función y otra. Y observando tanta gente que se sienta en el suelo a esperar, pero cuando llueve ni siquiera el suelo es su amigo. Otra imagen que me impactó mucho son todas estas personas que se quedan en el estacionamiento esperando en el coche a que empiece su función. ¿Por qué la experiencia de ir a la Cineteca Nacional equivale a quedarte atrapado 40 minutos en el Periférico en una tarde de lluvia? Luego, en una reunión con las autoridades de protección civil empecé a ver los planos desde arriba y me di cuenta que para exhibición se usa un 30 por ciento de los terrenos, otro 15 por ciento para las bóvedas y el 60 por ciento es un gran estacionamiento. ¿Cómo era posible que la Cineteca Nacional de México sea un gran estacionamiento en la puerta del siglo XXI?
“Paralelamente estaba la inquietud del resguardo de los materiales fílmicos que tiene el Instituto Mexicano de Cinematografía y de ahí salieron las dos bóvedas nuevas; también tenemos un tráfico de mil personas diarias que caminan hacia el Metro Coyoacán. ¿Por qué no tener, en el área que actualmente es de estacionamiento y un área verde, una infraestructura pública más importante? ¿Por qué no, si tengo tantos estudiantes, abrir la biblioteca los sábados, por qué no ampliarla, por qué no darle Internet? El espacio no se concibió para recibir a 600 mil personas al año como ahora ocurre. El edificio original, del arquitecto Manuel Rocha, ha tenido muchas intervenciones: le pegan techos, le pegan bancas, le abren ventanitas, le hacen nuevas oficinas, le suman y le quitan; es todo abigarrado y su calidad es muy dispareja, y creo que tiene que haber un esfuerzo por que haya un mínimo estándar de calidad”.

Cultura y obras sexenales

La renovación exhaustiva de la Cineteca Nacional costará 380 millones de pesos e implicará la construcción de 28 mil 897 metros cuadrados, de los cuales siete mil 110 serán áreas verdes y sus butacas crecerán a tres mil 50; sus bóvedas podrán resguardar 50 mil películas más (actualmente resguardan 15 mil títulos). Es el segundo gran proyecto de infraestructura cultural anunciado por la administración de Consuelo Sáizar en las semanas recientes, luego de la Biblioteca de Bibliotecas que remodelará las actuales instalaciones de la José Vasconcelos en la Ciudadela con un costo de 550 millones de pesos. La apuesta oficial cultural, a finales del segundo sexenio panista, es, de nuevo, a una biblioteca pública y, de forma inédita, una renovada infraestructura fílmica.
Por supuesto, no faltan las voces dubitativas e incluso discordantes respecto a los alcances de esta magna obra, los posibles desvíos de fondos en los meses previos al año electoral, la vocación que debiera tener una institución de resguardo y difusión cinematográfica, e incluso la alerta ante una privatización disfrazada. Habrá que esperar a que el proyecto inicie, en otoño y concluya, un año más tarde, en 2012, para descubrirlo.
Paula Astorga promete, por lo pronto, concluir las obras durante su gestión y, sobre todo, advierte que el proyecto es fruto de las necesidades que ha detectado en este año en el que ha sido directora de la Cineteca.

-¿No es peligroso plantear el proyecto al término del sexenio y no acabarlo a tiempo o entregarlo inconcluso, como suele suceder en este país?
-En cuanto a la agenda sexenal, yo siento que tengo el tiempo para hacerlo durante mi gestión. Desde que el proyecto se presentó en la presidencia del Conaculta fue muy bien recibido. Las razones y los argumentos de hacer un arreglo integral y no seguirla parchando fueron contundentes. La presidenta Sáizar decidió invitar al arquitecto Michel Rojkind junto con su socio Gerardo Salinas para realizarlo. Yo estoy convencida porque en mi trabajo cotidiano se me materializaron las necesidades y en ese sentido está su éxito y su viabilidad. Aunque el proyecto tiene esta visión espectacular, en realidad implica cuatro salas de 250 butacas, dos bóvedas cuyo destino es el material que actualmente custodia Imcine sin características de preservación y un estacionamiento de varios pisos. No vamos a construir siete pisos de salas de exhibición para quién sabe qué. Hay un público, hay una oferta cinematográfica, hay seis mil películas mal resguardadas, las bóvedas de la Cineteca están al 90 por ciento de su capacidad, tenemos capacidad para recibir filmes los próximos tres años. ¿De quién va a ser responsabilidad del patrimonio fílmico nacional si ya no hay espacio?

Este artículo se publicó originalmente en la sección de cultura del diario El Financiero (25/VII/2011).


 

 

Escenarios 2011, octavo encuentro internacional de cine documental

julio 26, 2011

El octavo Encuentro Internacional de Cine Documental Escenarios 2011, Territorios al límite, es un encuentro internacional bianual entre realizadores, teóricos, profesores, alumnos, profesionales del medio, la comunidad estudiantil y público en general. Se exhiben las nuevas tendencias del documental internacional durante una semana, presentando una muestra selecta, no competitiva, de alrededor de 30 películas nacionales e internacionales.

Con la presencia de invitados internacionales compartimos reflexiones académicas y teóricas en cuanto a la enseñanza y práctica del género documental, así como su producción, distribución y exhibición, intercambiando experiencias entre estudiantes y profesionales en una dinámica de mesas redondas, clases magistrales, discusiones y proyecciones.

Invitados internacionales:

Thomas Heise (Alemania)

Patricio Henríquez (Chile-Canadá)

Isaki Lacuesta (España)

Leonard Retel (Holanda)

John Appel (Holanda)

Coco Schrijber (Holanda)

Boris Gerrets (Holanda)

Todas las actividades que se llevan a cabo en las instalaciones del CCC son abiertas al público en general sin costo alguno.

La función inaugural será este jueves 29, a las 20:00 horas en la Cineteca Nacional, con la proyección del documental Exit Through the Gift Shop (EU- Reino Unido, 2010), del reconocido artista incógnito Banksy. La programación completa puede consultarse en el siguiente ENLACE.

Pueden también consultar las clases magistrales en el siguiente ENLACE.

dsadsa

Abre la AMACC el proceso de selección para el Oscar y el Goya

julio 25, 2011

La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas inició hoy el proceso de selección para decidir qué películas representarán a México en la categoría de Mejor Película en Lengua Extranjera en la octogésima cuarta entrega de los premios Oscar de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos, y en la categoría de Mejor Película Iberoamericana en la vigésimo sexta entrega de los premios Goya de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España. La inscripción de filmes podrá realizarse del lunes 25 de julio al 10 de agosto de 2011.

Fusión 14 festeja un año de existencia

julio 25, 2011

 

 

 

Nuestros amigos de la página electrónica de periodismo cultural Fusión 14.com celebran su primer aniversario con una fiesta en Casa Hilvana. Ese día se presentarán:
-La Internacional Sonora Balkanera
-Andy Mountains
-DJ Ramiro Puente
-Stand-Up Comedy
-Show de Magia
Entrada General: $60 (no olviden su identificación oficial).

Foro Hilvana. Colima #378 (entre Salamanca y Cozumel). Col. Roma Norte. Mexico City, Mexico.

 

Canal 22 abre la sexta convocatoria de apoyo a productores independientes

julio 22, 2011

 

El pasado 20 de junio abrió la 6ª. Convocatoria de Apoyo a Productores Independientes de Canal 22, que este año premia los trabajos en tres categorías del género documental: histórico, social y uno más de tema libre, cada uno con un monto de hasta 250 mil pesos. La fecha límite de entrega es el 3 de agosto de 2011.

 

 

“Pastorela”, de Emilio Portes, a cartelera en noviembre

julio 21, 2011

Pastorela. Batalla épica entre el bien y el mal (México, 2011), tendrá su estreno el 11 de noviembre próximo, con distribución de Videocine y Star Castle Distribución. Por lo pronto ya está listo el teaser.

Director: Emilio Portes.
Productor: Rodrigo Herranz Fanjul.
Guión: Emilio Portes.
Con: Ana Serradilla, Joaquín Cosío, Eduardo España, Silverio Palacios, Carlos Cobos, Eduardo Manzano, Ernesto Yáñez, Dagoberto Gama, José Sefami y Héctor Jiménez.
Género: Comedia.
Distribuidor: Star Castle Distribution/Videocine.

Desde que tiene uso de razón, el agente Jesús Juárez o Chucho, como todo lo conocen, ha representado al mismísimo Diablo en la pastorela tradicional de su barrio. Sin embargo, esta Navidad las cosas están por cambiar cuando Chucho no llega a la repartición de papeles organizada por el nuevo párroco de la Iglesia, el exorcista Edmundo Posadas, con quien tendrá que entablar una feroz lucha entre el bien y el mal, para recuperar lo que es suyo por tradición.

Cantinflas, en su centenario, a las Rejas de Chapultepec

julio 21, 2011

En conmemoración del centenario natalicio del actor mexicano Mario Moreno Reyes “Cantinflas” (1911-1993), que se celebrará el 12 de agosto próximo, se ha programado una exposición en la Galería Abierta de la Rejas de Chapultepec Mario Moreno “Cantinflas” 100 años, a partir del 25 de Julio del 2011, organizada por el Gobierno del Distrito Federal, la Fundación Mario E. Moreno A.C., y las empresas Gruma y Banorte, con lo que iniciarán las múltiples actividades del Homenaje Nacional al gran cómico.

Se presentará la filmografía completa de Don Mario a todo color, así como algunas de las mejores fotografías y caricaturas inéditas.

La exposición permanecerá en exhibición hasta el 28 de agosto y el acceso es libre.

Enrique Navarrete en la tercera conferencia de Animaturas, en la UAM-AZC

julio 20, 2011

 

 

La tercer conferencia de Animaturas, escuela de animación, ¿Cómo hacer un comercial en 2D y 3D?, será impartida por Enrique Navarrete, profesional del ramo que ha trabajado en Dreamworks y que dirige el estudio Los Hijos de Su Madre. Entrada general, 50 pesos. Miércoles 27 de julio en la UAM Azcapotzalco (San Pablo 180). Informes al 53189000.

 

 

“Los ladrones viejos”, un recorrido por las glorias y oficios del artegio

julio 19, 2011

“Tenemos el tipo de criminal que nos hemos buscado”: Everardo González

Por Sergio Raúl López

Sigilosa, tercamente, Everardo González dedicó cuatro años de su vida a la búsqueda de algunos de los míticos cultivadores de los más finos oficios del artegio –del arte del crimen– en las décadas de los sesenta y setenta, de su época de mayor apogeo y glorias. Finalmente logró dar con El Carrizos, el mayor de los zorreros, de los irruptores nocturnos.

Porque este hombre, de nombre tan largo como su fama, Efraín Alcaraz Montes de Oca, se negó a portar cualquier clase de arma o a usar la violencia para robar casas. Le bastaba su talento para trabajar limpiamente. Tampoco cometía hurtos a pobres ni a clasemedieros, únicamente le pegaba a los ricos, a los que tienen de sobra, para arañarles una pequeña porción de sus posesiones. Y únicamente trabajaba en áreas residenciales.
Su ética le llevó, primero por casualidad, a hurtar las joyas y algunas chamarras francesas de una casa en San Jerónimo custodiada por el ejército, la de Luis Echeverría Álvarez, presidente en funciones. Y un sexenio después, por pura reivindicación social, a robar en la Colina del Perro, la famosa mansión y guarida de aquel otro mandatario que primero nos advirtió que debíamos aprender a administrar la abundancia y acabara prometiendo defender como un cánido la moneda nacional, mintiendo siempre: José López Portillo.
Ante las cámaras, El Carrizos suelta una brillante y mordaz frase célebre pero inconclusa, para definir su trayectoria: “Ladrón que roba a ladrón…”. Sin los cien años de perdón, la cárcel es el riesgo que se asume como parte del oficio.
Dos horas diarias de entrevista durante cinco días fue todo el tiempo concedido al cineasta para entrevistarse con El Carrizos y ello le bastó para relatar sus épocas gloriosas en los 97 minutos del documental  Los ladrones viejos. Las leyendas del artegio (México, 2007), reconocido como mejor documental mexicano en la Muestra de Cine de Guadalajara, en DocsDF y en el Festival de Monterrey, y parte de la sección oficial de una docena de festivales cinematográficos fuera del país.
Además, es el primer documental en las 50 ediciones del premio Ariel en ser candidato a Mejor Película y Mejor Director, además de Mejor Edición, y claro, Mejor Documental. El propio director explica las razones de su entusiasmo: “Aunque muchos digan que el Ariel es una farsa, para mí es un gran honor, significa que a los documentales se les empiece a llamar películas una vez más, que se les tome con respeto, es una batalla ganada por muchos”.
Fotógrafo y periodista, ya ganó un Ariel, en el 2004, por su anterior documental, La canción del pulque (2003), una elegía a la ancestral cultura del pulque y su progresiva extinción, filmada en La pirata, una vieja y digna pulcata de la Ciudad de México. Ahora, tras un amplio periplo por distintos festivales mexicanos y extranjeros, Los ladrones viejos se exhibe en cartelera, con doce copias distribuidas por FilmHouse. Hace un año, Cinemark acordó distribuir dos copias de La canción del pulque por todas sus pantallas durante todo el año y ahora se negaron a exhibir la nueva cinta.
–Ojalá hubiera sido, no cumplieron, no dan explicaciones. Estuvo dos semanas solamente. El DVD (David Distribución) acaba de estrenarse apenas y estoy contento porque al menos no se murió la película. Ahora ha sido un broncón porque entras al mundo de la exhibición comercial donde prácticamente tienes que vender las mismas palomitas y los mismos chocolates que una película que sale con trescientas copias, imposible.
–Sus películas le significan procesos largos, de varios años, pues además la supervivencia viene de otros trabajos, como Clío.
–La ventaja que tengo es que no pretendo comerme la vida a puños. Quiero hacerlo más por una experiencia de vida que por el simple hecho de terminar una película en la pantalla. Eso me permite trabajar con mucha libertad, tiempos muy flexibles, presupuestos muy reducidos y me da espacios para detener los procesos y dedicarme a conseguir el pan para llevar a la casa. La verdad es que cada vez veo más cómo el cine se convierte en películas largas que se filman rápido, lo que han convertido en una virtud.
Yo todavía pienso que una película es consecuencia de lo que busco en la vida, entrar y salir de mundos, vivir la experiencia de, por ejemplo, un investigador, un criminalista, un forense, pisar sus terrenos, lo que ha sido verdaderamente placentero. Finalmente de eso se trata la vida. Y la consecuencia han sido estas dos películas.
–El documental surgió de algunas experiencias que no entraron en él, como acudir a la capilla de los ladrones en el centro o conocer los viejos oficios criminales.
–Finalmente no son mis mundos, pero los he pisado y me provocan historias. El pulque lo pisaba y retepisaba, me lo chupaba. En este caso sigo todavía yendo con la gente de prensa nocturna, con los policiacos. Luego tuvo que ver con una entrada que hice al barrio de la Merced para hacer este pequeño documental que se llamó Lipo y ahí descubrí estas historias: la idea del robo como oficio, las escuelas de ladrones, etcétera. Esas fueron las puertas de entrada. Siempre quise hacer una película de policías y ladrones, pero no tenía en la mente hacer la historia de un hombre que robó a Luis Echeverría, eso hacía extraordinaria la película.
–¿Cómo cambió el ámbito de policías y ladrones de entonces con respecto del actual?
–El perfil del criminal cambió porque la sociedad también lo hizo. Somos otros respecto de aquellos años. Nada tiene que ver, por supuesto, el robo con el tráfico de drogas, ni los vínculos que hay en el poder entre un ladrón y un policía de la secreta, y un capo de la mafia con un funcionario del gobierno federal. Ahora se rompieron los pactos, le pegan al cartel de Sinaloa cuando más de dos sexenios no les tocaron ni un pelo. Me ayudó a entender cómo funcionamos como sociedad: la escala de extorsiones, el manejo del poder y cómo nos hemos ido pervirtiendo como sociedad para tener definitivamente el crimen que nos hemos buscado y que hemos formado. También de la impunidad que seguimos teniendo.Lotería del crimen
Los boleadores, especialistas en vender cobre por oro. Los espaderos que abren puertas con una delgada hoja de metal. El dos de bastos que puede sacar carteras con sólo dos dedos. Los cirujanos que abren bolsas con una navaja. Los que traban o meten mano rápido. El cristero que se acomoda como crucificado en el marco de una puerta y la abre de un caderazo. Los zorreros que son perpetradores nocturnos.
La lista, interminable, serviría para armar una lotería de oficios delictivos, un bestiario de apodos populares. Pero, sobre todo, nutre nuestra imaginación sobre los riesgosos oficios del artegio y sus gremios particulares. Sobre una época ya perdida y una ciudad ya extinta, personaje primordial de la cinta, junto con El Carrizos y otros afamados criminales como el dandy Jorge Calva Márquez Fantomas, el viejo vendedor de leche de burra Raymundo Moreno Reyes El burrero y Arcadio Moreno Ocampo Xochi, presos todos ellos.
Enfrentar al departamento de Comunicación Social de los penales “que pretenden entenderlo todo cuando no entienden nada”, fue una barrera que se resolvió cuando el propio Director General de Reclusorios capitalinos, Azael Ruiz, creyó en el proyecto y le abrió las puertas.
–Aunque la película abre con la cárcel llega un momento que se olvida porque estás entrando a los recuerdos de estos personajes, a sus vidas, al México que habitaron. Me los prestaban por muy poco tiempo en un espacio horrible y quería sacarlos del contexto, pues se pierde la sorpresa. Porque la imagen es brutal: un hombre que lleva toda mi vida preso, 36 o 37 años, tiene un tiempo en la mente y una imagen de la ciudad como la que está retratada a partir de archivos fílmicos.  Entonces, la presencia de la cárcel rompía la sensación de hablar de un pasado glorioso y me permitía cerrar con las consecuencias que hablan de lo vulnerable que somos como seres humanos. Además él es así, es un personaje que así llegaba vestido a las entrevistas, con el uniforme que es ropa beige, pero es un catrín en la cárcel, es un ser humano digno.
La cinta retrata “esa época donde las migraciones fuertes eran del campo a la Ciudad de México y no a Los Ángeles o a Chicago. Y eso hablaba de una sociedad vulnerable para el engaño, muy frágil, semirrural, y cómo eso se fue modificando a lo largo de la historia moderna”.
–¿A qué dedicará su siguiente lustro como realizador fílmico?
–En Coahuila hay un éxodo por el conflicto del agua que me interesa mucho, un pueblo que se espera por las gotas de lluvia para volver a la casa y de ahí se van a deshilvanar muchas historias.
dasdas
fhgfhgfhg

Este artículo se publicó originalmente en la sección de cultura del diario El Financiero (25/III/2008).