La Asociación Mexicana de Cineastas Independientes cumple 17 años

La Asociación Mexicana de Cineastas Independientes (AMCI) celebra su décimo séptimo aniversario este día con una ceremonia en la Sala 2 “Salvador Toscano” de la Cineteca Nacional (Av. México Coyoacán #389 Col. Xoco Del. Benito Juárez Mexico D.F. C.P 03330), en una sesión en la que se proyectarán diversos trabajos y se entregarán varios premios.
Entre los cortometrajes estudiantiles se exhibirán Descanso sin Paz, de Kandy Mijangos; Gama, de Xóchtil Gil; Entre lo Bello y lo Cotidiano, de Verónica Ramírez; El Reino de Los Ciegos, de  Martín Pulido; El Amor de Diego, de Rodrigo Huerto; Hilos y Botones, de María Bustillos; El Canto del Zenzontle, de José Medina; Sicario APP, de Fernando Faz, y WRN Aquel Viejo Oeste, de Héctor Garza. Dichos filmes compiten por premios diversos.
Además, los estudiantes de la AMCI seleccionaron el Mejor Largometraje Mexicano del 2010, que se dará a conocer hoy, entre los siguientes filmes: Las Buenas Hierbas, de María Novaro; El Infierno, de Luis Estrada, y Abel, de Diego Luna.
Además, la actriz Ana Ofelia Murguía recibirá el galardón “Ignacio López Tarso”, entregada por el propio histrión, mismo que  en años anteriores ha sido recibido por Angélica María, Carmen Montejo, Eva Muñoz “Chachita”, Irma Dorantes, Elsa Aguirre y  Demetrio Bilbatúa.
Alumnos de la AMCI.
Les compartimos un artículo publicado en el número 5 de cine TOMA, dedicado a la educación cinematográfica, escrito por Pedro Araneda Vázquez, director general de la Universidad del Cine y de la Asociación Mexicana de Cineastas Independientes.

Que el aura de artista no ciegue

La Universidad del Cine/AMCI es la escuela privada más antigua en México y su modelo ha servido para otras tantas. En 1993, año de su fundación, sólo existían dos escuelas de gobierno con una tendencia, orientación y finalidad política. En la actualidad, iniciativas como los fideicomisos gubernamentales y la ley del I.S.R. han generado una industria con  pluralidad y nuevas oportunidades para nuevos cineastas. La educación cinematográfica también es plural. Existe una variedad de propuestas educativas y el potencial aspirante a cineasta debe revisar los siguientes elementos: Que el objetivo de la escuela sea la enseñaza y no sea una casa productora sin chamba que improvise unos cursos para sobrevivir. Un plan curricular bien estructurado con fundamentos académicos y teórico-prácticos coherentes con el momento histórico. Un profesorado integrado por profesionales del medio con el don de la enseñanza. Equipo e instalaciones propias, así como convenios con el medio cinematográfico. Un ambiente plural e incluyente que evite que el aura de artistas nos ciegue a todos nosotros, pobres mortales.

El medio se divide en dos: aquellos que trabajan para el cine (colaboradores y asistentes) que requieren capacitación técnica con un programa corto y la gente que “hace cine”, aquellos bienaventurados que generan proyectos y llevan la fuerza creativa.  La creatividad no se enseña en la escuela, pero puede brindar una estructura que facilite su aplicación para llegar mejor armado a las aguas turbulentas, con el gran reto de conseguir el dinero, realizar la película y colocarla en el mercado.

Un programa escolarizado como el de la Universidad del Cine/AMCI –con reconocimiento oficial por parte de la Secretaría del Trabajo– exige un tiempo adecuado para aprender y vivir la experiencia de estudiar cine sin descapitalizarte y poder ser feliz haciendo cine.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s