Archive for 22 mayo 2009

¿Quién privatizó la permanencia voluntaria?

mayo 22, 2009

•    Hace tres lustros de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN). ¿En qué ha cambiado la industria y la producción de cine en México?

•    ¿Por qué las empresas exhibidoras se han convertido en un negocio boyante, mientras que la producción de cine es una inversión destinada casi seguramente a la quiebra? ¿Por qué imperan las películas de Hollywood en nuestra cartelera?

•    ¿Monopolio de Hollywood ante el desprotegido cine mexicano? ¿El libre comercio muestra sus bondades con el reciente repunte de la producción de películas? Estos y otros temas son abordados en el cuarto número de TOMA. Revista Mexicana de Cine.

•    Además, se incluyen entrevistas y testimonios de Amat Escalante, Fernando Sariñana, Sergio Arau, Patricia Arriaga-Jordán, Julián Hernández y artículos desde Chile, Nuevo León y Chihuahua.

Toma 4

El cine ha cambiado en los últimos 15 años. Para bien y para mal. Las salas de exhibición son cómodas, modernas y poseen tecnología de punta para proyectar películas. Hoy en día, ningún otro país en el mundo tiene un porcentaje mayor de complejos cinematográficos múltiplex (83%). Pero las entradas son más caras que hace tres lustros, tan caras que han dejado de formar parte de la canasta básica. Y lo mismo las palomitas y el resto de los productos de la dulcería, de precios altos y prohibitivos para los bolsillos de la mayoría de los mexicanos. Sin embargo, en este periodo, las ganancias de taquilla en el país fueron, apenas el año pasado, las quintas más altas a nivel mundial (182 millones de espectadores). Y, curiosamente, tal bonanza económica no alcanza a los productores nacionales, pues salvo excepciones, ninguno de ellos recupera su inversión.
Ocurre que a diferencia de Canadá, que defendió a sus industrias culturales y no las incluyó como parte de las mercancías a negociar, apelando a la “excepción cultural”, México sí negoció una apertura cinematográfica total, considerando las películas como un producto comercial y no como creación artística.
A revisar estos temas está dedicado el cuarto número de TOMA. Revista Mexicana de Cine, publicación bimestral de reflexión, análisis e información en torno al fenómeno cinematográfico en México y en el resto del mundo que, desde el 1 de mayo circula por todo el país.
La historia del desmantelamiento de la infraestructura cinematográfica para fincar una nueva, tal y como la recupera Isis Saavedra Luna, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, comenzó mucho antes del 1 de enero de 1994  fecha de entrada en vigor del TLCAN , pues las políticas neoliberales del Estado mexicano condujeron al remate, en un paquete de medios, de paraestatales como la cadena exhibidora Cotsa y los Estudios América, para dar paso a nuevas cadenas exhibidoras privadas y a empresas distribuidoras filiales de Hollywood.
Pese a que el problema tiene muchas aristas y resulta muy complejo, pues se presta a interpretaciones diversas, Alfredo Joskowicz plantea que basta con revisar la oferta cinematográfica para probar que el cine estadounidense tiene una presencia dominante en nuestras salas de exhibición comercial.
Sin embargo, no todo este panorama es negro, precisa el representante de la Motion Picture Association, Federico de la Garza, quien asegura que, además del crecimiento del negocio de la exhibición, la industria del cine en México produjo el año anterior 70 películas y propició coproducciones internacionales, además, la apertura de canales de televisión estadounidenses y canadienses al cine mexicano.
Mientras tanto, el director del canalseisdejulio, Carlos Mendoza, señala que el enemigo del cine mexicano quizá esté en casa: la autocensura y la complacencia del gremio hacia las autoridades que desprotegieron la creación fílmica local. Y otro cineasta, el documentalista Antonino Isordia Llamazares, relata desde su experiencia personal, la enorme dificultad que entraña estrenar un filme mexicano en la cartelera nacional actual, controlada por los taquillazos o blockbusters de Hollywood.
Víctor Ugalde, va más allá, al proponer que las actuales prácticas de control de cartelera y el repunte de producción mexicana, propiciado por los apoyos estatales y los diversos estímulos fiscales, encubren prácticas monopólicas y contrarias al libre comercio.
Desde Chile, Ignacio Decerega aborda el tema de la “excepción cultural” en la segunda entrega de su reporte acerca de la industria y producción de cine en aquel país andino. Y desde Nuevo León, Leticia Vargas López relata la situación de la ciudad que se ha convertido en el segundo polo de producción de filmes en México: Monterrey. El chihuahuense Eduardo Barraza, también aborda la creación de cine en su entidad.
Este número, que circulará durante mayo y junio, se complementa con una entrevista al cineasta guanajuatense Amat Escalante, que estrena la cinta Los bastardos, que formó parte de la Selección Oficial del Festival de Cannes, quien habla acerca de su formación fuera de las escuelas especializadas. La otra charla es con Fernando Sariñana, director de Enemigos íntimos, quien explica por qué no le tiene miedo a abordar el melodrama de clase media en su cine.
También se incluyen testimonios de los realizadores mexicanos Sergio Arau, Patricia Arriaga-Jordán y Julián Hernández, quienes relatan sus muy peculiares experiencias tras haber convertido en largometrajes trabajos que primero filmaron como cortometrajes. Y Antonio Armonía concluye sus reflexiones respecto de la confección del guión cinematográfico en torno a la conclusión de la historia.
Además, se inauguran las secciones “Tecnología” (dedicada a las herramientas con las que se filma y a las proveedurías de servicios fílmicos en México), “Estante” (recomendaciones de libros y filmes en video) y “Pizarra” (donde se ofrecen diversas convocatorias a festivales cinematográficos).

El cuarto número de TOMA. Revista Mexicana de Cine, editada por PasodeGato, Ediciones y Producciones Escénicas, circulará durante mayo y junio por todo el país en los principales puntos de venta de revistas como Sanborns, Caffé Caffé, librerías Educal y Gandhi.

Para entrevistas o mayor información, favor de comunicarse a los teléfonos 56 88 92 32 y 56 88 87 56, al correo electrónico revistatoma@gmail.com o a las oficinas ubicadas en Eleuterio Méndez 11, Col. Churubusco-Coyoacán,
C. P. 04120 en la ciudad de México.



La pornografía y el erotismo, dos fronteras inquietantes de la cinematografía

mayo 21, 2009

Los cortometrajes pornográficos de la Filmoteca de la UNAM, las escenas de desnudo en las cintas de luchadores, el sexo en Adán y Eva (todavía), los personajes desgarrados y de amores homosexuales de Julián Hernández, conforman el tercer número de TOMA.

Andrés de Luna escribe sobre Los sometimientos al caos; Armando Casas y Leticia Flores Farfán hablan de pornografía y erotismo desde la filosofía y el cine; Rafael Aviña traza una arqueología del cine sexual en México e Iván Trujillo relata el descubrimiento y la restauración de los cortos pornográficos en la UNAM.
José Xavier Návar revela información sobre las películas soft porno de Santo. El Enmascarado de Plata y de Blue Demon, Lorenza Manrique, aborda el proyecto Cine Libre, y Paula Astorga aborda sus recientes propuestas Cinema Global y Aquí se filmó.

TOMA3

Prácticamente toda la humanidad ha realizado el sexo. Sin embargo, existe un fuerte tabú a mostrarlo en la pantalla cinematográfica. Hay una larga historia en torno a la censura, la persecución e incluso el enlatado de                cintas que muestren la cópula o al menos los juegos de seducción.

Además, estas cintas han provocado ríspidas discusiones sobre las fronteras entre la pornografía y el erotismo. Uno considerado como el lado proscrito, animal, incluso ilegal, y el otro como la forma artística, incluso socialmente aceptada de mostrar la sexualidad de manera más abierta en las salas de cine.
¿Qué es lo permitido? ¿Qué es lo permisible? ¿Por qué el morbo, la moral y la natural curiosidad por conocer los órganos sexuales y la actividad erótica de los demás causan tantos conflictos, son motivo de tantas pugnas?
El tercer número de TOMA. Revista Mexicana de Cine está precisamente dedicado a reflexionar en torno a este asunto y circula, desde el primero de marzo, en locales cerrados de todo el país.
En las páginas de TOMA se encontrará una larga entrevista en torno al estilo personal de hacer y concebir cine de Julián Hernández, director de Rabioso sol, rabioso cielo (2009), cinta ganadora del Teddy Award en la recién acabada edición del Festival Internacional de Cine de Berlín. En ella, Arturo Castelán, director del Festival Mix de Diversidad Sexual en Cine y Video, aborda las profundas y desgarradas historias de amor y sexualidad homosexual de Hernández, además de la evolución en su lenguaje cinematográfico de los largos planos secuencias a los cruces de historias y de tiempos más fragmentados.
Además, el crítico e historiador cinematográfico Rafael Aviña escribe un acercamiento a los orígenes y la arqueología del cine pornográfico en México, en el que sorprende al ofrecer datos sobre la doble moral de la sociedad porfiriana, que daba gran importancia a los valores católicos y familiares, pero que en privado, gozaban del “cine para hombres solos”. El ex director de la Filmoteca de la UNAM, Iván Trujillo, relata de manera amena el encuentro, la restauración y la integración del archivo fílmico erótico de dicha institución, que ha llamado poderosamente la atención donde se ha proyectado, pues muestra que las cintas de sexo duro y los actos sexuales extremos no son privativos de esta época.
Y José Xavier Návar, periodista e investigador cinematográfico se refiere a un tema legendario que llama poderosamente la atención por pertenecer a las leyendas urbanas que aún no se esclarecen del todo: ¿Existen películas de luchadores con escenas soft-porno y nudies? ¿Aparecen héroes populares en ellas como Santo y Blue Demon? ¿Dónde pueden estar las copias de dichos filmes como El vampiro y el sexo título internacional para la versión con desnudos de Santo en el Tesoro de Drácula (1968)?
También, el erotómano mayor de México, Andrés de Luna, realiza un recorrido por las cintas eróticas que más le han atraído, desde Lolita (1962) de Stanley Kubrick hasta Lujuria y traición (2007) de Ang Lee, mostrándonos cómo, en todos los casos, el desenfreno y la pasión conducen a sus personajes a los “sometimientos del caos”.
Iván Ávila Dueñas y Diana Lein, director y protagonista de Adán y Eva (Todavía) (2004) ponen a debate los procesos mecánicos para entregar escenas sexuales cinematográficas y sobre los miedos de la sociedad a crearlas y luego mirarlas. Y finalmente, el coordinador del dossier, Armando Casas, Armando Casas, director del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos entrega una amplia reflexión escrita a cuatro manos con Leticia Flores Farfán, en el que realizan apuntes en torno al erotismo y la pornografía vistas desde la filosofía y la cinematografía.
Además, el número presenta una mirada a la cinematografía chilena de Ignacio Decerega; un reporte sobre los talleres de cine para indígenas del Totonacapan, Veracruz, de Chloe Campero; artículos de Lorenza Manrique sobre su proyecto Cine-Libre, y de Paula Astorga sobre los programas Aquí se filmó y Cinema Global, generados por Circo 2.12.
También se reporta la reciente generación de una generación de especialistas en animación en México gracias al éxito y al estreno de cintas como Otra película de huevos y un pollo (2009). Y Antonio Armonía ofrece una segunda reflexión sobre la creación del personaje en el guión cinematográfico en El factor X.

El cortometraje, territorio de mayor libertad y producción en el cine mexicano

mayo 1, 2009

•    En México se producen más de medio millar de cortometrajes competitivos al año y se multiplican los festivales dedicados a este formato. La publicación propone una amplia reflexión en torno a
este fenómeno.

•    También ofrece artículos acerca de Luis Buñuel y su particular forma de entender el nacionalismo, así como una comparación de las teorías de Aristóteles y Syd Field, un perfil del diseñador de producción Salvador Parra, reportes desde Argentina y Guadalajara, y entrevistas sobre los filmes Rudo y cursi, Amar y Desierto adentro.

toma2-baja¿Qué es el cortometraje? ¿Una película chiquita? ¿Un filme breve? ¿El aprendizaje previo al largometraje de todo cineasta en ciernes? ¿Una vía para alcanzar recono-cimiento en los festivales nacionales e internacionales? ¿El presupuesto más pequeño con el que se puede hacer cine? ¿Una moda?
Estas y muchas otras preguntas son analizadas en el segundo número de TOMA. Revista Mexicana de Cine, que ya circula en todo el país desde los primeros días de enero, dedicada al público cinéfilo, estudiantes de comunicación y a la comunidad cinematográfica mexicana. En sus páginas encontrarán la opinión de cineastas, productores, críticos, investigadores y periodistas acerca del formato más breve, pero a la vez el más libre y abundante, con una producción que supera el medio millar de trabajos anuales, algunos de los cuales reciben premios de primera importancia a nivel nacional e internacional.
El dossier “Cortometraje: el territorio libre del cine” es coordinado por el productor y cortometrajista Roberto Fiesco (Jacinta, El mago, El cielo dividido, Bramadero). Colaboran, entre otros, el investigador y teórico Lauro Zavala, quien reflexiona respecto a las coincidencias y diferencias entre la minificción literaria y los formatos cortos en el cine; el periodista Joaquín Rodríguez, director de programación del Festival de Morelia, quien brinda un panorama acerca de las crecientes ventanas que el cortometraje tiene en México; la investigadora Annemarie Meier, de la Universidad de Guadalajara, quien diserta sobre la importancia del plano secuencia en el cortometraje; y la directora y fundadora del Festival Internacional de Cine Expresión en Corto, Sarah Hoch, quien relata su experiencia al frente del festival guanajuatense. Además, se recogen las opiniones de destacados cortometrajistas como Elisa Miller (Ver llover, Palma de Oro 2007), Carlos Armella (Tierra y pan, León de Oro 2008), Sergio Tovar Velarde (Aurora boreal, Edén), Ernesto Contreras (El milagro, Ondas hertzianas), Víctor Audiffred (Clasificados, Cristiana sepultura), Enrique Arroyo (El otro sueño ame-ricano), Acán Coen (El otro cuarto, Fin de trayecto) y Alejandro Lubeski (De Mesmer, con amor o Té para dos, premiado en Cannes), entre otros.
La revista presenta en su sección “Close-up” un perfil profesional de Salvador Parra. El reconocido diseñador de arte y director de producción que ha colaborado en cintas como Arráncame la vida, La ley de Herodes, Volver, Un mundo maravilloso y La fiesta del chivo, charla con su colega Lorenza Manrique acerca de su forma de trabajo y su colaboración con directores como Pedro Almodóvar, Guillermo del Toro, Roberto Sneider y Luis Estrada.
Un cuarto de siglo después de la muerte del genio cinematográfico, Luis Buñuel, Fernando Macotela nos entrega un texto sobre la visión antifolclórica de México del director aragonés. Otro ensayo, éste del guionista Antonio Armonía, propone un análisis comparativo entre las teorías de Aristóteles y las de Syd Field en torno a la creación de argumentos dramáticos.
Desde Argentina, la periodista Eugenia Guevara, nos reseña la importancia de la mirada femenina en la cinematografía reciente de aquel país del Cono Sur; mientras que desde Guadalajara, la productora Isabel Cristina Fregoso reporta la creación del Fidei-comiso para la Producción Cinematográfica de Jalisco.
Finalmente, con sendas entrevistas a Carlos Cuarón (Rudo y cursi), Jorge Ra-mírez-Suárez (Amar) y Rodrigo Plá y Laura Santullo (Desierto adentro), se ofrece un vistazo a algunos de los estrenos recientes de la cinematografía nacional.
TOMA. Revista Mexicana de Cine, es una publicación de circulación nacional y periodicidad bimestral, editada por PasodeGato, Ediciones y Producciones Escénicas. Su costo es de $40.00 y puede adquirirse en Sanborns, Caffé Caffé, CENCA, librerías Educal y Gandhi de todo el país, entre otros sitios. La suscripción anual tiene un costo de 200 pesos.
Para entrevistas o mayor información, favor de comunicarse a los teléfonos 56 88 92 32 y 56 88 87 56, al correo electrónico revistatoma@gmail.com o a las oficinas ubicadas en Eleuterio Méndez 11, Col. Churubusco-Coyoacán, C. P. 04120 en la ciudad de México.

Hello world!

mayo 1, 2009

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!