Mix quince años: diversidad sexual en cine y video

Integración e igualdad

Por Arturo Castelán

La décimo quinta edición de Mix México: Festival de Diversidad Sexual en Cine y Video no sólo lo coloca como uno de los más añejos del país, sino que como cada año, ofrecerá una programación alternativa de temática LGBT que ha logrado mostrar a una audiencia especializada y abrir el rango de opciones en las salas de cine, del 12 al 25 de mayo en la Cineteca Nacional, Cinépolis Diana y el Cinematógrafo del Chopo.

Hablando con uno de los más importantes y exitosos distribuidores de cine internacional en nuestro país –un cine alejado de las expectativas de taquilla impuestas por las majors que, sin embargo, a veces genera una sorprendente respuesta de público–, se quejaba conmigo de que cada vez hubiera menos oportunidades para distribuir este cine de nicho, independiente, propositivo, de presupuestos modestos y grandes ideas. Con las salas copadas por lo espectacular superfluo, ahora más que nunca los festivales se han convertido en oasis necesarios para desiertos formados de estrenos en 3D y otras fórmulas de las que, muy ocasionalmente, salta una buena película.

En ésta plática también comentamos que a 15 años de su nacimiento, Mix México: Festival de Diversidad Sexual en Cine y Video, es una incansable fuente de entusiasmo por encontrar y ofrecer una programación alternativa que subraya los modos en que la temática gay/lésbica/bisexual/trans ha logrado formar, en ocasiones, parte exitosa de una programación comercial; la manera en que algunos creadores se mantienen al margen de las conveniencias populares a través de exploraciones sinceras a su identidad y su entorno; así como las búsquedas formales y temáticas de este cine que igual se retrae o se integra para formar parte de otros foros y festivales.

Respecto a éste último, fue inolvidable el año en que la Muestra Internacional de Cine de la Cineteca fue apabullada por la cantidad de material, personajes y temas homosexuales, previo a la aparición de Mix. Años después, cuando un par de críticos cuestionaban la existencia del festival y la pertinencia de su programación, la democracia y la libertad de expresión se estaban cimentando lo suficiente como para hacer inoperante una polémica innecesaria, intolerante y antidemocrática. Si mal no recuerdo, fue en 1998, cuando hicimos una retrospectiva del canadiense Bruce LaBruce, “pornógrafo renuente”, según su propia definición. Recientemente, su utilización erotizada de la imagen del Ché, en el filme Raspberry Reich –que fue demandado por los custodios de la imagen del héroe– se exhibió en México sin censura, crítica, ni ataques, en una de los mejores ediciones de FICCO. Este año, su último filme L.A. Zombie será presentado en este Mix México, antecedido por un escándalo de prohibición en Australia.

Éstos son ejemplos sobre el modo en que la programación de los Festivales encuentran retos dentro de sus propias estructuras para refrescar los debates de una audiencia cada vez más especializada, que ahora recibe su formación de cine independiente y contemplativo de festivales como Distrital y Cine Capital; de formas documentales nuevas en Ambulante y DOCSDF; de cine temático, actual y sincero de eventos como Macabro y… por supuesto, de Mix. Los unos nutren, provocan e inspiran a los otros. Lo que es controvertido en uno, en otro ya fue rebasado; lo que es frecuente en uno se convierte en conservador pero criticable en otro.

Un par de retrospectivas

En una curaduría realizada para Mix México por nuestro festival hermano Mix NYC: Queer Experimental Film/Video Festival, llamada “OOZE/Secreciones: el erotismo gay y lésbico”, convivía mano a mano en un programa de cortometrajes sobre sexualidad alternativa, lo que generaba que un público interesado en ver acción lésbica se viera alterado al encontrar imágenes similares gays. El mismo estupor se presenta varias veces en otros festivales cuando se encuentran una propuesta extrema de plano secuencia slow cinema a lo Hamaca Paraguaya (2006) de Paz Encina; o cuando un documental sacude nuestra ética ciudadana como cuando estamos expuestos a registros/denuncias como Presunto Culpable (2010). Cuando estas propuestas interactúan o saltan de un festival a otro, las respuestas sólo cambian de tono, pero el éxito sólo se sostiene si el filme es sincero y abrasivo.

Este año, con el apoyo del Instituto Italiano de Cultura y la Cineteca Nacional, proyectaremos una retrospectiva del director turco-italiano Ferzan Ozpetek, observador contundente de la forma en que la sociedad conservadora italiana choca con las ideas de diversidad sexual, en contextos que buscan la integración y la igualdad a través de un género cinematográfico que genera respuestas extremas: el melodrama.

Del mismo modo, artistas contra la integración y la vida gay aburguesada que persigue los lineamientos marcados por la heterosexualidad, también se dan cita en el festival con propuestas como las del mencionado LaBruce o las de Christophe Honoré con su registro sobre la prostitución y la actuación, en su extraño y erótico homenaje al impresionista Caillebotte (Homme au bain, 2010). Ambos filmes son protagonizados, coincidentemente, por el actor/director porno François Sagat, celebrado no sólo por su trasero, sino por la visión crítica e irónica de su oficio, aquí en colaboración con dos de los artistas queer más relevantes en el cine.

Otro punto a celebrar es la retrospectiva de la obra digital del maestro Jaime Humberto Hermosillo, el más congruente de los directores nacionales en activo, inconforme y crítico de la hipocresía nacional que a través de una cambiante parafernalia digital, ha retratado situaciones que ningún cineasta ha manejado en una nuestra implosionada industria: la manipulación del sida, la confesión galvanizante, la homofobia, el canibalismo materno y literal, el delirio sexual… Obras que sólo se habían podido ver en ocasiones especiales incluso dentro del mismo Festival Mix, así como nuevas películas digitales que nos muestran la buena forma de un creador que no se detiene ante nada para seguir los dictados de su corazón fílmico.

Las críticas y los filmes competirán para hacerse acreedores a varios premios en efectivo otorgados por El Marrakech y La Purísima, centros nocturnos de gran aprecio cultural y comunitario; otro más a otorgarse por el Instituto Mexicano de la Juventud para un creador menor a los treinta años; presentaciones de cineastas, proyectos y libros alrededor de las temáticas del cine y la diversidad sexual, conforman la décimo quinta edición.

Una celebración por quince años

  • Cien años de homosexualidad y cine: Para arrancar el festival, programamos el primer documental nacido en Hollywood que señalaba la homofobia de sus filmes a través de una investigación de una gran belleza y furia El Clóset del celuloide (The Celulloid Closet, 1996). El ciclo Cien años de Homosexualidad y Cine, en curaduría de Jim Hubbard para nuestro festival hermano MIX NYC, mostraba en sus formatos cinematográficos el primer baile entre hombres filmado por Edison en 1896, cortos como Lot en Sodoma, lo primero de Kenneth Anger, Curtis Harrington y Barbara Hammer, hasta llegar a los documentales íntimos de Black Sheep Boy. Pura historia que no ha vuelto a verse.
  • Perversiones polimorfas: “Dewey” Schot compiló un programa sobre sexo experimental, eso que sólo se sueña perversamente y que estaba empezando a invadir la Internet reseñando amoríos en Star Treck, romances transexuales con Burt Bacharach de fondo, sadomasoquismo lésbico, Skull-fucks y material de archivo en el que Joe Dallessandro se mostraba como estrella porno bottom antes de conocer a Warhol. Años después, abriríamos la sección Pantalla de látex para mostrar filmes eróticos con propuestas arriesgadas.
  • Retrospectiva de Bruce LaBruce: Conmocionando a la Cineteca Nacional, en 1998, LaBruce mostraba sus influencias de Altman y Anger en historias sobre tiernos skin heads, prostitutos con corazón de oro, piernas falsas y clientes asesinos como Ron Athey, así como directores posmo-porno berrinchudos y enloquecidos.
  • Retrospectiva de Ximena Cuevas: La extraordinaria artista visual nos muestra sus trabajos hasta el momento, plenos de humor negrísimo y una crítica severa al país que alcanzaba tanto a Salinas de Gortari en una versión de Nosotros los pobres dentro del corto Víctimas del pecado neoliberal como a su madrina La Tigresa e incluso a su padre en Medias Mentiras, como a los íconos femeninos que desfilaban en sus videoclips: Regina Orozco, Astrid Haddad y Úrsula Pruneda.
  • Dandy Dust de Hans Schierl y Sex/Life in L.A. de Jochen Hick: En el 99, ambos filmes avanzadísimos (uno era una tremenda ciencia ficción trans y el otro un documental cuya cámara le permitía hurgar en las entrepiernas del Hollywood sexual), que utilizaban la tecnología digital pre-Dogma: un cambio estético que a muchos espectadores les pareció radical.
  • Duro de Terror: Una curaduría para MIX NYC hecha por la artista Anie Stanley mostraba de una manera original y tremendista el terror en clave homosexual –ya sea a través del gore o de la aparición del vestido de la ¡Cenicienta!– y derivaría en la creación del Festival Macabro, co-fundado por los creadores de Mix México: Arturo Castelán y Edna Campos.
  • Retrospectiva de la Cooperativa Morelos: Parte de la historia y presentes en casi todos los años de realización Mix, la Cooperativa Morelos –convertida después en Mil Nubes Cine–, tuvieron una pista de despegue en Mix así como una pantalla sempiterna para sus filmes: David (2005), de Roberto Fiesco fue el primer cortometraje mexicano en inaugurar nuestro evento y Rabioso sol, rabioso cielo (2009), de Julián Hernández en versión íntegra tuvo su premiere capitalina en la Mix México después de ganar en la Berlinale.
  • Jaime Humberto Hermosillo: Fuimos honrados cuando el maestro del cine adulto decidió mostrar sus trabajos digitales –fuertes, propositivos en cuanto a forma y contenido– después de ignorar a salas comerciales y festivales por el maltrato que daban a sus películas y, en general, al cine nacional.
  • Premios Mix: Con apoyo de Kodak y el Imcine se ha logrado realizar una serie de cortometrajes premiados por un jurado en el que se han encontrado Juan Antonio de la Riva y César Jaime (qepd), entre otros. Cerro de la Cruz (2009), de Constantino Escandón, el más reciente, fue presentado en el Festival Internacional de Cine de Turín, mientras que En la luz del sol brillante (2008), de Jesús Torres Torres, fue presentado por su contraparte gay en la misma ciudad italiana.
  • ¡Postales en Acción!: Junto con directores y actores de cine como Alejandro Cantú, Jesús Torres Torres, Constantino Escandón y Jorge Luis Moreno, además del patrocinio de laboratorios médicos, lanzamos campañas contra el VIH dirigidos a la comunidad LGBT. El cine puesto al servicio de la salud, a través de profesionales de mentalidad avanzada.
  • Embajadas: Y poco a poco fueron llegando apoyos de la Embajada de Francia, quien nos permitió un ciclo de Jacques Démy, fallecido por SIDA, entre otros estrenos de Techiné, Honoré, Sciama y otros; con la Embajada de España participamos en el Seminario LGBTTTI del año pasado, y lograron traer a nuestro evento al exitoso cineasta Alfonso Albacete, y este año nos traerán joyas históricos; en el caso de la Embajada de Italia, este año lanzamos en conjunto a la Cineteca Nacional la ya comentada retrospectiva de Ferzan Ozpetek.
  • Realizadores y directores internacionales De los mencionados Albacete y LaBruce ,a la consentida underground Anie Stanley, a la estrella de culto Jey Crisfar (también como curador), pasando por los famosos de Sundance: Richard Glatzer y Wash West (también multipremiado director de filmes XXX).
  • Reconocimientos a la programación: Nuestra labor ha sido reconocida durante más de ocho años por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes; hemos sido invitados como jurado para la entrega del Teddy Award en la Berlinale; homenajeados en el LesGaiCineMad y el Festival Gay de Portugal; curadurías nuestras han sido invitadas a Morelia, Guadalajara, Nueva York, Brasil, Freiburg. Una labor tan sorprendente como placentera y llena siempre de buenos momentos…

Lo más… Mix 2011

Lo más bizarro: Alucardos y Mary, Bloody Mary.

Lo más tremendo: L.A. Zombie y Too Much Pussy.

Lo más feminista: Herejes y Hooters!

Lo más romántico: Bloomington y Lo extraño en nosotros.

Lo más erótico: Hombre en el baño.

Nunca antes visto junto: las retrospectivas de Ozpetek y Hermosillo.

Lo rescatado: Laberinto de pasiones, Amor chacal, Matar a un extraño.

Lo más delicioso: los cortos internacionales tan llenos de propuesta y formalmente tan perfectos.

Lo más conmovedor: Malas temporadas y Angélica María frente al mar, de Luis Zapata.

Directo de la Berlinale: Cosecha (documental ficcionado), ¿Quién eres tú? (sobre la pareja gay ganadora de la Bienal de Venecia), Buscando a Simon (realismo fantástico).

Lo más de culto: William S. Burroughs, el hombre al interior.

Lo más atrevido: Revolución bisexual y All Boys.

Lo más esperado: las funciones de corto mexicano con Escandón, Velarde, Hernández y Heinrich al frente.

La mayor expectativa: el taller de Julián Hernández.



About these ads

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 226 seguidores

%d personas les gusta esto: