Entrevista con Felipe Cazals, director de Chicogrande

“El género western es el de mayor exigencia que hay”

Por Salvador Perches Galván

Nota:
La quincuagésima octava edición del Festival Internacional de Cine de Donostia-San Sebastián exhibirá, en su gala inaugural, la película “Chicogrande”, del director mexicano Felipe Cazals el próximo 17 de septiembre. La cinta que aborda la expedición punitiva del ejército estadounidense para capturar a Panchi Villa, competirá en la Sección Oficial.

Chicogrande, un personaje creado por Ricardo Garibay y vuelto guión por Felipe Cazals, hubo de esperar tres décadas para realizarse cinematográficamente. La paciencia y la pasión del gran director mexicano, finalmente llega a un centenar de pantallas de la cartelera mexicana. Y permitió la conversación aquí reproducida.

Maestro, a usted le gusta la historia.

Sí, mucho.

Y resulta recurrente en su cine.

Pues sí, pero si filmas una película, inclusive ubicada en el 2007, estas hablando de la historia, estas haciendo una película histórica: son otros coches, otra moda, otros peinados, otros trapos, otros lugares, todo es historia.

A lo largo de su carrera ha ido retratando ciertos sucesos que forman parte de la historia reciente y remota del país, desde El jardín de tía Isabel. Y en Chicogrande vuelve a los personajes históricos, antes ya había abordado a Zapata.

No perdamos de vista que Zapata (1970), es una película de encomienda donde yo no tengo que ver con el guión, tengo que ver con la dirección y tengo que batallar con el productor (Tony Aguilar) que, al mismo tiempo es el actor principal; fue mi entrada al cine industrial, es un asunto muy complejo, es una película que no me satisface, que tuvo muchos descalabros durante su fabricación y su rodaje. Conté con el apoyo de mi fotógrafo (Alex Phillips Jr.) que pude insertar dentro de la producción, afortunadamente, y que esto me alivio de algunos problemas, pero es un Zapata absolutamente artificial, no nos equivoquemos.

A diferencia de Chicogrande que si es una obra suya en su totalidad.

Cuando menos, la responsabilidad total es mía. No se si esto de distinguir las paternidades absolutas o compartidas tiene algún sentido cinematográfico, pero cuando menos para el responsable significa mucha cosa, tiene mucha importancia.

La película surge de un relato de Ricardo Garibay, quien por cierto co-escribió el guión de Zapata.

Exacto, parte de un relato, un relato que yo tuve entregado en unas cuartillas, no conozco ni siquiera el cuento original, yo tuve unas cuartillas que adapté a mi modo, Ricardo no estaba muy de acuerdo, y que ahora también cambié radicalmente puesto que los personajes extranjeros que aparecen no están en el cuento original, o por lo menos no están tan desarrollados como existen aquí en esta película.

Si Garibay conoció el primer tratamiento de su película quiere decir que el proyecto ya tiene mucho tiempo en su mente.

El primer tratamiento si, pero tenía muchos de los personajes que están aquí. Siempre lo he estado revisando por una razón muy sencilla: en el camino, en estos años, me he encontrado ocasionalmente información complementaria sobre la expedición punitiva. En una librería de California encontré las memorias de un lugarteniente de Pershing, luego unas reflexiones sobre West Point, de por qué desapareció la caballería gringa después del episodio mexicano, que era la fuerza táctica por excelencia, en la Primera Guerra Mundial ya no existe, todo se mecaniza, en buena parte porque, vista por el pragmatismo norteamericano, no funcionó en las empinadas sierras de México y se dieron cuenta que había que modificar las cosas.

El asunto es que encontré. por aquí, por allá, documentos que explican como viajan enanitas mexicanas desde Zacatecas, San Luis Potosí, Guadalajara, para surtir las casas de putas de Ciudad Juárez. Porque aquí hay un hecho importante, la expedición punitiva dura once meses, de marzo de 1916 a febrero de 1917, no fue un ratito. En fin, entonces conforme voy encontrando cosas las voy guardando o adjuntando con stickers en el guión y voy transformando las cosas. Hace tres o cuatro años dije: bueno, voy a dejarlo limpio de una buena vez, me puse a trabajar y un amigo me dijo: ¿por qué no lo presentas a consideración? Entré a consideración, fue aprobado y se lo presenté a mis productores.

Me  gusta mucho el tratamiento histórico porque la película no es nada maniquea. Villa es el gran héroe que ayudó a mucha gente, pero también el villano que cometió grandes atrocidades. No es la típica historia que siempre nos han contado.

Chicogrande no está inscrito en la historia oficial, relata la historia de alguien que se convierte en héroe anónimo por su lealtad a la causa y que embarca a un compañero de armas que presiente, de antemano, por el sentimiento trágico que nos imbuye a todos, que va a perder la vida. Por otro lado los gringos no son un sólo perfil, hay una multiplicidad entre ellos. En fin, la multiplicidad de cosas que existen en la película le restan el carácter o sello oficial, porque también es una película sobre la identidad y sobre la lealtad. El Viejoresendez es un antivillista y también un racista que señala a los apaches y eso es tan mexicano como cualquier otra cosa.

No sé que disfrutaban en especial los soldados gringos de las chaparritas mexicanas pero en la autodegradación de Butch Fenton, al final de la película, dice textualmente que si no se llevó la cabeza de Villa por lo menos se llevó tres culitos mexicanos. Entonces la película no tiene el sello de oficial, obviamente que no.

En la película, una anciana, detractora de Villa, comenta que siempre hemos vivido del cuento.

No, ella dice: “lo de que aquel lado era nuestro es puro cuento”, y atrás, un hombre de sombrero le responde: “de eso vivimos, de puro cuento”.

¿Y vivimos del cuento, maestro?

Vivimos del valemadrismo, me temo. Primero vivimos, en términos generales, de una credibilidad absoluta, luego entró un cierto desencanto, después vino cierto escepticismo respecto de las consecuencias de aquel pasado y pasamos francamente a la indiferencia, hoy nos vale madre todo y eso se paga, y caro.

(Encuentra la versión completa de esta entrevista en la edición 10 de cine TOMA, mayo-junio de 2010).

About these ads

Etiquetas: , , , , ,

Una respuesta to “Entrevista con Felipe Cazals, director de Chicogrande”

  1. Tweets that mention Entrevista con Felipe Cazals, director de Chicogrande « TOMA Revista Mexicana de Cine -- Topsy.com Says:

    [...] This post was mentioned on Twitter by Cine Toma, Cine Toma. Cine Toma said: La cinta Viaje triunfal y del libro Fragmentos, sobre Salvador Toscano, mañana en San Idelfonso a las 19:00 horas. http://bit.ly/9stAR0 [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 223 seguidores

%d personas les gusta esto: